HIIT para perder peso

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (6 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
hiit y oxidación de grasas

HIIT para perder peso ¿Sí o no? En los últimos años, las ciencias del deporte están tratando de determinar dichos efectos. Este tipo de entrenamientos parecía reservado exclusivamente a deportistas y no se incluía en programas saludables de entrenamiento.

En referencia a la pérdida de grasa, la recomendación clásica es realizar ejercicio aeróbico de manera prolongada, para así, utilizar la grasa como sustrato energético predominante…¿Y si el entrenamiento de alta intensidad consiguiera los mimos efectos sobre la grasa?.

¿Qué es el HIIT? ¿HIIT para perder peso?

En los últimos años, ha surgido una nueva tendencia de entrenamiento conocida como HIIT (High intensity interval training). El HIIT consiste en la realización de series repetidas de corta-moderada duración (<45” a 2-4´) a intensidades superiores del umbral anaeróbico (>80% VO2max), separadas por breves periodos de tiempo (1´- 5´) a baja intensidad o descanso (6,10,12,22).

¿Para qué sirve el HIIT?

Este método de entrenamiento se ha convertido en una alternativa al entrenamiento continuo y de intensidad moderada (moderate intensity continuous training) debido a su eficiencia: se obtienen, al menos, las mismas adaptaciones centrales (cardiovasculares) y periféricas (músculo esquelético) con un volumen de entrenamiento mucho menor (7,12,13). El HIIT, también, ha demostrado producir mejoras en patologías determinadas como la hipertensión arterial (9), diabetes tipo II (12,13), obesidad (15) e incluso patologías cardíacas (8).

Por otra parte, mediante el HIIT se obtienen reducciones de la grasa subcutánea, abdominal y  el porcentaje total de masa grasa (5). No obstante, existe cierta controversia en cuanto a la mayor eficacia del HIIT con respecto al ejercicio continuo en este sentido. Unas investigaciones defienden que el HIIT produce una mayor pérdida en el porcentaje de grasas (5, 21, 27, 28, 30), mientras que hay otras que no encuentran diferencias entre ambos tipos de entrenamiento (1, 2, 17).

Sin embargo, en las investigaciones que no denotan diferencias no se realizó control nutricional de los sujetos, o bien, solamente se midió el peso corporal, obviando cambios en la composición corporal (descenso de masa grasa y aumento de masa magra).

Estos efectos son más evidentes con programas de entrenamiento de 8 a 12 semanas (4, 25). Aunque periodos más cortos (2-6 semanas) también han mostrado mejoras (5, 16, 20, 24).

HIIT para perder peso
Figura 1. El HIIT puede ser una alternativa al ejercicio aeróbico para la pérdida de grasa.

¿Sirve el HIIT para perder peso?

Emplear el HIIT para perder peso es más que un acierto. La pérdida de peso se puede deber a la oxidación de grasas post-ejercicio (5, 10, 11). Tras el ejercicio de alta intensidad se produce un aumento de consumo del oxigeno (EPOC, excess post-exercise oxygen consumption) para subsanar la elevación de energía requerida y así, regresar al estado basal (3,5,18).

El entrenamiento con altas intensidades va a provocar altas concentraciones de lactato y una depleción de las reservas de glucógeno. Los procesos de eliminación del lactato y resíntesis de glucógeno van a causar una mayor movilización de ácidos grasos (5). Además, tras el HIIT se han observado niveles elevados de catecolaminas, de hormona de crecimiento (19) y de cortisol (5), estas hormonas están relacionadas con la lipólisis (26,29), lo que explicaría que se produzca esa oxidación de ácidos grasos para recuperar la homeostasis del organismo (5).

Aunque también existen otros factores como la estimulación de los receptores β-adrenérgicos que inducen esta mayor oxidación de grasas y que han sido observados tras el HIIT (3, 30).

La intensidad y volumen del entrenamiento HIIT condicionan la magnitud y la duración del EPOC. Mientras que el volumen guarda una relación lineal con el EPOC, la intensidad tiene una relación exponencial. Por tanto, la intensidad de entrenamiento es el factor más relevante para incrementar el EPOC (3, 14, 18).

A diferencia de la amplia investigación realizada sobre el EPOC, el HIIT para perder peso parece ser una opción aconsejable. Como se ha visto, el HIIT para perder peso es efectivo porque puede causar una mayor oxidación de grasas post-ejercicio, además, también ha demostrado incrementar la capacidad de metabolización lipídica por parte del músculo esquelético durante ejercicios aeróbicos (5, 20,23).

HIIT y pérdida de peso

 

Ante la dramática subida de la obesidad durante décadas la cual ha provocado en la población la aparición de numerosas enfermedades asociadas a la inactividad y a los inapropiados hábitos de vida, la actividad física empieza a consolidarse unida a los programas nutricionales como parte fundamental de esta asociación.

Es precisamente el estilo de vida el que ha generado un cierto rechazo a la práctica de ejercicio físico básicamente por razones de falta de tiempo, ya que, las pautas de dicho ejercicio se han estado relacionado con una moderada intensidad y una duración prolongada. Normalmente, para la realización de este tipo de actividad, las más practicadas son aquellas de carácter cíclico cómo correr, nadar, pedalear o incluso andar caracterizadas por un carácter monótono.

Es por eso que en los últimos años, el HIIT, que ha sido practicado por la mayoría de las disciplinas deportivas dado la alta exigencia en la competición, se ha acercado al sector del fitness. Sin embargo, actualmente no está claro si la intensidad del ejercicio es una variable crítica de entrenamiento para promover diferentes adaptaciones en la acumulación de la grasa abdominal visceral (33).

Numerosos investigadores muestran que en efecto los entrenamientos HIIT para perder peso son efectivos, además de incrementar el rendimiento aeróbico y anaeróbico e incluso mejorar la presión sanguínea, sensibilidad a la insulina y regulación de la glucosa en un periodo relativamente corto (39).

En este artículo queremos repasar si en efecto, esta modalidad de entrenamiento que bien ha demostrado ser válida con múltiples efectos beneficiosos para el rendimiento, también es válido para una de las mayores preocupaciones en el ámbito de la salud así como social: la grasa abdominal.

hiit-high-intensity-interval-training (1.1)

HIIT vs Intensidad moderada

Como hemos comentado anteriormente, el entrenamiento continuo de intensidad moderada (ECIM) ha sido considerado como una poderosa estrategia para la reducción de la grasa abdominal y visceral (31).  No obstante, años más tarde, el propio Irwin en 2008, observó como un modesto incremento de la intensidad en el protocolo tiende a aumentar la pérdida de grasa (32). En continuación con esta línea, la creciente literatura acerca de este tema demostró que el HIIT podría inducir a adaptaciones metabólicas similares a las que se han venido asociando con el entrenamiento continuo tanto en poblaciones normales (33) como en pacientes con enfermedades crónicas, incluido, obesidad (34).  Las intensidades comprendidas entre el 60-75% del VO2pico incrementa el volumen mitocondrial muscular y máxima oxidación de grasas y carbohidratos (35).

La pérdida similar de grasa resultante de la realización de series de alta intensidad como protocolo HIIT puede ser entendida a través del gasto energético post-ejercicio. Este gasto se mantiene más tiempo en el caso del HIIT en comparación con el ejercicio de moderada intensidad (35).  También, el metabolismo de las grasas post-ejercicio ha sido correlacionado con una mayor utilización de masa grasa post ejercicio en respuesta a la alta intensidad que puede ser explicado por la liberación de la GH (hormona del crecimiento), clave en la regulación de la composición corporal y regulación metabólica (34).

La grasa regional evaluada con un scan de tomografía computerizada a nivel del ombligo (alrededor de la L4-L5) está generalmente aceptada para reflejar adecuadamente el volumen de la masa grasa visceral (36)  y por tanto es comúnmente usada para la evaluación de la masa grasa visceral en el abdomen (37, 38). No obstante, el uso del DEXA en vez de la tomografía computerizada, para medir el contenido de grasa abdominal, provoca que no sea posible el hecho de concretar la reducción de la extensión de la grasa abdominal que ocurre a nivel visceral así como en el tejido subcutáneo (39)

Añadiendo HIIT a ECIM en sujetos no entrenados se ha encontrado una reducción de la utilización de la glucosa e incremento de la oxidación de grasas durante 2 horas de pedaleo al 60% del VO2máx.

Aplicación de protocolos HIIT para perder peso

Como hemos confirmado anteriormente, el volumen de entrenamiento que se produce en el HIIT en comparación con el entrenamiento continuo de intensidad moderada es menor favoreciendo estrategias de una duración inferior en esa búsqueda la eficiencia en el tiempo.

Si bien es cierto que la mayoría de la literatura científica se ha encontrado beneficios del HIIT en la reducción de la masa grasa abdominal en poblaciones con sobrepeso y en sujetos con menor experiencia en el entrenamiento, podemos decir que aún podemos considerar limitados los datos publicados (30, 31)

Recientemente, fue reportado que el HIIT en bicicleta durante 6 semanas no indujo a un incremento del contenido mitocondrial del tejido adiposo subcutáneo (32).

Cuando el HIIT se ha planteado en forma de sprints de 30s. (SIT – 150% VO2pico) durante 6 semanas con una frecuencia semanal de 3 sesiones y 6 serie por sesión ha mostrado mejoras en el incremento en la oxidación de carbohidratos con mayor contenido de la enzima piruvato deshidrogenasa (PDH), lactato y transportadores de glucosa (GLUT-4) (36), si bien es cierto que su capacidad para la oxidación de grasas está en entredicho (37).

Lo que sí ha parecido dar mejores resultados es cuando se ha trabajado con un HIIT real en forma de intervalos de duración intermedia con una intensidad alta pero que pudiera ser soportada durante más tiempo.

10 series de 4´al VO2pico con 2´ de descanso entre series (duración total 1 hora), 3 días en semana en mujeres aumentó el VO2pico, la máxima actividad mitocondrial y la oxidación de grasas global con una reducción en la utilización de glucogenólisis muscular y fosfocreatina durante una hora al 60% del VO2pico. (18) en mujeres.

Conclusiones sobre el HIIT para perder peso

El entrenamiento HIIT ha mostrado controversia en los resultados obtenidos cuando se ha practicado únicamente; para lograr mejores efectos en la salud de las personas debería ser realizado con intervalos que permitieran una duración de en torno a una hora de ejercicio. Además, para mejores resultados en la oxidación de grasas, el HIIT para perder peso es aconsejable siempre que se emplee como complemento combinándolo con entrenamiento continuo.

La alta intensidad en forma de sprint ha mostrado efectos positivos sobre el metabolismo de los hidratos de carbono, pero, a pesar del bien conocido efecto post ejercicio, en cuanto al metabolismo de las grasas, requiere más investigación.

Bibliografía HIIT para perder peso

  1. Alkahtani, S. A., King, N. A., Hills, A. P., & Byrne, N. M. (2013). Effect of interval training intensity on fat oxidation, blood lactate and the rate of perceived exertion in obese men. SpringerPlus, 2, 532.
  2. Astorino, T. a, Schubert, M. M., Palumbo, E., Stirling, D., & McMillan, D. W. (2013). Effect of two doses of interval training on maximal fat oxidation in sedentary women. Medicine and Science in Sports and Exercise, 45(10), 1878–86.
  3. Børsheim, E., & Bahr, R. (2003). Effect of exercise intensity, duration and mode on post-exercise oxygen consumption. Sports Medicine, 33(14), 1037–1060.
  4. Boudou, P., Sobngwi, E., Mauvais-Jarvis, F., Vexiau, P., & Gautier, J. (2003). Absence of exercise-induced variations in adiponectin levels despite decreased abdominal adiposity and improved insulin sensitivity in type 2 diabetic men. European Journal of Endocrinology, 149(5), 421–424.
  5. Boutcher, S. H. (2011). High-intensity intermittent exercise and fat loss. Journal of Obesity, 2011.
  6. Buchheit, M., & Laursen, P. B. (2013). High-intensity interval training, solutions to the programming puzzle: Part I: cardiopulmonary emphasis. Sports Medicine (Auckland, N.Z.), 43(5), 313–38.
  7. Burgomaster, K. A., Howarth, K. R., Phillips, S. M., Rakobowchuk, M., Macdonald, M. J., McGee, S. L., & Gibala, M. J. (2008). Similar metabolic adaptations during exercise after low volume sprint interval and traditional endurance training in humans. The Journal of Physiology, 586(1), 151–60.
  8. Chrysohoou, C., Angelis, A., Tsitsinakis, G., Spetsioti, S., Nasis, I., Tsiachris, D., … Dimitris, T. (2015). Cardiovascular effects of high-intensity interval aerobic training combined with strength exercise in patients with chronic heart failure. A randomized phase III clinical trial. International Journal of Cardiology, 179, 269–74.
  9. Ciolac, E. G. (2012). High-intensity interval training and hypertension: maximizing the benefits of exercise? American Journal of Cardiovascular Disease, 2(2), 102–10.
  10. De Feo, P. (2013). Is high-intensity exercise better than moderate-intensity exercise for weight loss? Nutrition, Metabolism, and Cardiovascular Diseases : NMCD, 23(11), 1037–42.
  11. De Feo, P., Di Loreto, C., Lucidi, P., Murdolo, G., Parlanti, N., De Cicco, A., & Piccioni F Santeusanio, F. (2014). Metabolic response to exercise. Journal of Endocrinological Investigation, 26(9), 851–854.
  12. Gibala, M. J., Gillen, J. B., & Percival, M. E. (2014). Physiological and health-related adaptations to low-volume interval training: influences of nutrition and sex. Sports Medicine (Auckland, N.Z.), 44 Suppl 2, 127–37.
  13. Gibala, M. J., Little, J. P., Macdonald, M. J., & Hawley, J. a. (2012). Physiological adaptations to low-volume, high-intensity interval training in health and disease. The Journal of Physiology, 590(Pt 5), 1077–84.
  14. Gore, C. J., & Withers, R. T. (1990). The effect of exercise intensity and duration on the oxygen deficit and excess post-exercise oxygen consumption. European Journal of Applied Physiology and Occupational Physiology, 60(3), 169–74.
  15. Gremeaux, V., Drigny, J., Nigam, A., Juneau, M., Guilbeault, V., Latour, E., & Gayda, M. (2012). Long-term lifestyle intervention with optimized high-intensity interval training improves body composition, cardiometabolic risk, and exercise parameters in patients with abdominal obesity. American Journal of Physical Medicine & Rehabilitation / Association of Academic Physiatrists, 91(11), 941–50.
  16. Hazell, T. J., Hamilton, C. D., Olver, T. D., & Lemon, P. W. R. (2014). Running sprint interval training induces fat loss in women. Applied Physiology, Nutrition, and Metabolism = Physiologie Appliquée, Nutrition et Métabolisme, 39(8), 944–50.
  17. Keating, S. E., Machan, E. a, O’Connor, H. T., Gerofi, J. a, Sainsbury, A., Caterson, I. D., & Johnson, N. a. (2014). Continuous exercise but not high intensity interval training improves fat distribution in overweight adults. Journal of Obesity, 2014, 834865.
  18. LaForgia, J., Withers, R. T., & Gore, C. J. (2006). Effects of exercise intensity and duration on the excess post-exercise oxygen consumption. Journal of Sports Sciences, 24(12), 1247–64.
  19. Nevill, M. E., Holmyard, D. J., Hall, G. M., Allsop, P., van Oosterhout, A., Burrin, J. M., & Nevill, A. M. (1996). Growth hormone responses to treadmill sprinting in sprint- and endurance-trained athletes. European Journal of Applied Physiology and Occupational Physiology, 72(5-6), 460–7.
  20. Perry, C. G. R., Heigenhauser, G. J. F., Bonen, A., & Spriet, L. L. (2008). High-intensity aerobic interval training increases fat and carbohydrate metabolic capacities in human skeletal muscle. Applied Physiology, Nutrition, and Metabolism = Physiologie Appliquée, Nutrition et Métabolisme, 33(6), 1112–23.
  21. Phelain, J. F., Reinke, E., Harris, M. A., & Melby, C. L. (1997). Postexercise energy expenditure and substrate oxidation in young women resulting from exercise bouts of different intensity. Journal of the American College of Nutrition, 16(2), 140–6.
  22. Robinson, E. H., Stout, J. R., Miramonti, A. a, Fukuda, D. H., Wang, R., Townsend, J. R., … Hoffman, J. R. (2014). High-intensity interval training and β-hydroxy-β-methylbutyric free acid improves aerobic power and metabolic thresholds. Journal of the International Society of Sports Nutrition, 11(1), 16.
  23. Talanian, J., & Holloway, G. (2010). Exercise training increases sarcolemmal and mitochondrial fatty acid transport proteins in human skeletal muscle. American Journal of …, 299(2), E180–8.
  24. Talanian, J. L., Galloway, S. D. R., Heigenhauser, G. J. F., Bonen, A., & Spriet, L. L. (2007). Two weeks of high-intensity aerobic interval training increases the capacity for fat oxidation during exercise in women. Journal of Applied Physiology (Bethesda, Md. : 1985), 102(4), 1439–47.
  25. Tjønna, A. E., Stølen, T. O., Bye, A., Volden, M., Slørdahl, S. a, Odegård, R., … Wisløff, U. (2009). Aerobic interval training reduces cardiovascular risk factors more than a multitreatment approach in overweight adolescents. Clinical Science (London, England : 1979), 116(4), 317–26.
  26. Tortora, G. J., & Derrickson, B. H. (2008). Principles of Anatomy and Physiology (p. 1280). John Wiley & Sons.
  27. Trapp, E. G., Chisholm, D. J., Freund, J., & Boutcher, S. H. (2008). The effects of high-intensity intermittent exercise training on fat loss and fasting insulin levels of young women. International Journal of Obesity (2005), 32(4), 684–91.
  28. Tremblay, A., Simoneau, J. A., & Bouchard, C. (1994). Impact of exercise intensity on body fatness and skeletal muscle metabolism. Metabolism: Clinical and Experimental, 43(7), 814–8. Retrieved from http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8028502
  29. Wilmore, J. H., & Costill, D. L. (2007). Fisiología del Esfuerzo y el Deporte (Color) (p. 744). Editorial Paidotribo. Retrieved from https://books.google.com/books?id=RXmtpVxDZXQC&pgis=1
  30. Yoshioka, M., Doucet, E., St-Pierre, S., Alméras, N., Richard, D., Labrie, A., … Tremblay, A. (2001). Impact of high-intensity exercise on energy expenditure, lipid oxidation and body fatness. International Journal of Obesity and Related Metabolic Disorders : Journal of the International Association for the Study of Obesity, 25(3), 332–9.
  31. Irwin, M.L., Yasui, Y., Ulrich, C.M., Bowen, D., Rudolph, R.E., & Schwartz, R.S. (2003). Effect of exercise on total and intra-abdominal body fat in postmenopausal women: A randomized controlled trial. JAMA, 289, 323-330.
  32. Irving, B.A., Davis, C.K., Brock, D.W., Weltman, J.Y., Swift, D., & Barrett, E.J. (2008). Effect of exercise training intensity on abdominal visceral fat and body composition. Med Sci Sports Exerc, 40,1863-1872.
  33. Nybo, L., Sundstrup, E., Jakobsen, M.D., Mohr, M., Hornstrup, T., & Simonsen, L. (2010). High-intensity training versus traditional exercise interventions for promoting health. Med Sci Sports Exerc, 42, 1951-1958.
  34. Sijie, T., Hainai, Y., Fengying, Y., & Jianxiong, W. (2012). High intensity interval exercise training in overweight Young women. J Sports Med Phys Fitness, 52, 255-262.
  35. Knab, A.M., Shanely, R.A., Corbin, K.D., Jin, F., Sha, W., & Nieman, D.C. (2011). A 45-minute vigorous exercise bout increases metabolic rate for 14 hours. Med Sci Sports Exerc, 43, 1643-1648.
  36. Kobayashi, J., Tadokoro, N., Watanabe, M., & Shinomiya, M. (2002). A novel method of measuring intra-abdominal fat volume using helical computed tomography. Int J Obes, 26, 398-402.
  37. Gillen, J.B., Percival, M.E., Ludzki, A., Tarnopolsky, M.A., & Gibala, M.J. (2013). Interval training in the fed or fasted state improves body composition and muscle oxidative capacity in overweight women. Obesity21, 2249-2255.
  38. Trapp, E.G., Chisholm, D.J., Freund, J., & Boutcher, S.H. (2008). The effects of high-intensity intermittent exercise training on fat loss and fasting insulin levels of young women. Int J Obes, 32,684-691.
  39. Gillen, J.B., Percival, M.E., Ludzki, A., Tarnopolsky, M.A., & Gibala, M.J. (2013). Interval training in the fed or fasted state improves body composition and muscle oxidative capacity in overweight women. Obesity21, 2249-2255.
  40. Larsen, S., Danielsen, J.H., Sondergard, S.D., Sogaard, D., Vigelsoe, A., & Dybboe, R. (2014). The effect of high-intensity training on  mitochondrial fat oxidation in skeletal muscle and subcutaneous adipose tissue. Scand J Med Sci Sports, 25, e59-e69.
  41. Vissers, D., Hens, W., Taeymans, J., Baeyens, J.P., Poortmans, J., & Gaal, L.V. (2013). The effect of exercise on visceral adipose tissue in overweight adults: A systematic review and meta-analysis. PLoS ONE 8(2): e56415
  42. Enevoldsen, L.H., Polak, J., Simonsen, L., Hammer, T., Macdonald, I., & Crampes, F. (2007). Post-exercise abdominal, subcutaneous adipose tissue lipolysis in fasting subjects is inhibited by infusion of the somatostatin analogue octreotide. Clin Physiol Funct, 27, 320-326.
  43. Leblanc, P.J., Howarth, K.R., Gibala, M.J., and Heigenhauser, G.J. (2004). Effects of 7 week of endurance training on human skeletal muscle metabolism during submaximal exercise. J. Appl. Physiol. 97: 2148–2153.
  44. Burgomaster, K.A., Howarth, K.R., Phillips, S.M., Rakobowchuk, M., Macdonald, M.J., McGee, S.L., et al. 2008. Similar metabolic adaptations during exercise after low volume sprint interval and traditional endurance training in humans. J. Physiol. 586: 151–160.
  45. McConell, G.K., Lee-Young, R.S., Chen, Z.P., Stepto, N.K., Huynh, N.N., Stephens, T.J., et al. (2005). Short-term exercise training in humans reduces AMPK signalling during prolonged exercise independent of muscle glycogen. J. Physiol. 568: 665–676.
  46. Talanian, J.L., Galloway, S.D., Heigenhauser, G.J., Bonen, A., and Spriet, L.L. 2007. Two weeks of high-intensity aerobic interval training increases the capacity for fat oxidation during exercise in women. J. Appl. Physiol. 102: 1439–1447.
  47. Whyte, L.J., Ferguson, C., Wilson, J., Scott, R.A., & Gill, J.M. (2013). Effects of single bout of very high-intensity exercise on metabolic health biomarkers in overweight/obese sedentary men. Metabolism, 62(2), 212-219.
  48. Paoli, A., Pacelli, Q.F., Moro, T., Marcolin, G., Neri, M., & Battaglia, G. (2013). Effects of high-intensity circuit training, low-intensity circuit training and endurance training on blood pressure and lipoproteins in middle–aged overweight men. Lipids in Health Dis, 12, 131.
  49. Olson, M. (2014). TABATA: It’s a HIIT! ACSM’S Health & Fitness Journal, 18(5), pp. 17-24.

 

Autores del Artículo

 Jesús Adolfo Alarcón  ||   Abel Pérez Lobato 

2 Comentarios

  1. El estudio 5 dice que aumenta el cortisol, pero que este inicie la lipólisis no lo había leído nunca. Más bien al contrario… En general es un buen artículo

    • Hola Miguel Ángel, en primer lugar gracias por tu comentario. Recuerda que el cortisol es una hormona meramente catabólica y que es segregada por el organismo en respuesta el estrés, por ejemplo el ejercicio físico. Causa la elevación de glucosa en sangre y estimula el metabolismo de las grasas (lipólisis). Un saludo y muchas gracias de nuevo.

Deja un comentario