estilo mariposa en natación

Estilo mariposa en natación: 9 errores que debes evitar

El objetivo de este artículo es que se puedan obtener diversos conceptos a la hora de ejecutar el estilo mariposa o por si queremos enseñar a nadar, poder tener en cuenta estos ítems; para ello veremos la posición del cuerpo, las fases de brazada y patadas, la coordinación y los errores más frecuentes que se nos pueden presentar a la hora de realizar esta técnica.

Uno de los cuatro estilos en la natación competitiva es la mariposa; este se desarrolla en una posición horizontal y ventral.

La peculiaridad de este estilo que se considera el segundo más rápido detrás del crol, es que es el que más consumo energético necesita para su ejecución con un total de 700 Kcal en una hora de nado, a su vez la mariposa requiere mayor coordinación  para que su técnica sea eficaz y eficiente en relación a los demás estilos.

Uno de los puntos más importantes en este estilo es la posición de la cadera, la cual debemos intentar mantener siempre en una posición lo más arriba posible en relación a la superficie del agua.

Cabe destacar que en las fases de brazada y patada, la posición de la cadera va a ir variando pero siempre intentando que esta no se hunda más allá de unos 10 cm por debajo de la superficie.

Un hundimiento excesivo provocaría una inestabilidad de la posición corporal y por ende un aumento de la resistencia conllevando a un mayor gasto energético por parte del nadador.

Posición del cuerpo en el estilo mariposa

A continuación os mostramos la posición del cuerpo dentro del estilo mariposa en natación.

Acción de los brazos

La acción de los brazos está dividida en cuatro fases, ejecutándose tres de ella en la parte subacuática (agarre, tirón y empuje) y la restante (recobro) la que asume el papel de no realizar ninguna fuerza por encima del agua, «preparando» el brazo para la siguiente fase y creando estabilidad en el cuerpo para que el brazo opuesto pueda realizar correctamente la fase propulsiva.

Agarre en el estilo mariposa

Esta es la primera fase subacuática y de transición entre el recobro y esta, esta fase se considera la más importante ya que un buen agarre hace que el brazo esté preparado para una eficiente y posterior propulsión. La mano entra agua con la mano en pronación.

La posición de entrada es con el hombro pegado a la oreja y el brazo en línea recta hacía él, manteniendo en todo momento los codos altos, posteriormente se realiza una apertura de brazos con una distancia aproximada de manos de 80cm (depende mucho de la envergadura del nadador).

Tirón en el estilo mariposa

En esta fase, comienza la propulsión hacia atrás y abajo evitando poner la palma de la mano en dirección al suelo de la piscina. Los codos siempre continúan en una posición alta, debido a que si bajamos esto perderíamos toda la fuerza de tracción hacia atrás y cambiaríamos la fuerza hacia abajo lo que supondría una elevación innecesaria del tronco.

Las palmas de las manos siempre van en dirección hacia la tracción, mientras los brazos comienzan con la flexión hasta alcanzar una flexión de codo de unos 90º por debajo de la altura del hombro.

El pectoral mayor es el músculo más implicado en esta fase.

Empuje en el estilo mariposa

La fase del empuje o la fase final de la propulsión de los brazos, es donde alcanzan las manos la máxima velocidad realizando un movimiento por debajo del cuerpo y separándose hasta pasar salir del agua pegado a la cadera.

Las palmas se dirigen en todo momento hacia atrás

En esta fase de la brazada tenemos al pectoral mayor y al tríceps braquial como principales músculos influyentes.

estilo mariposa en natación

Recobro en el estilo mariposa

En esta parte de la brazada, lo primero que salen del agua son los codos y posteriormente lo hacen las manos con las palmas en supinación ya que si dejamos las palmas hacia arriba generaríamos una resistencia que perjudicaría nuestra posición del tronco.

Acción de las piernas en el estilo mariposa de natación

La acción de las piernas es de forma simultánea con las piernas en menor separación que en una posición natural; aquí debe intervenir la movilidad de la cadera y la flexo-extensión de la rodilla.

El tobillo en todo momento debe estar relajado ya que una rigidez del mismo, afectaría al gasto energético con un aumento de este y a la fuerza aplicada en la propulsión.

ℹ Podemos dividir a la acción de las piernas en dos fases, la ascendente y la descendente y recordando que, por cada ciclo de brazada, debemos ejecutar dos ciclos de patadas con diferentes objetivos y forma de ejecución cada una de ellas.

El primer batido es menos profundo y cumple la función de mantener al cuerpo en posición hidrodinámica; este batido se realiza en el momento de la fase de entrada y sirve para darle mayor continuidad en el desplazamiento.

El segundo batido tiene el papel de ser más potente cumpliendo la función de propulsión siendo más profundo que el anterior llegando a realizar la extensión total de rodillas y se realiza en la fase final del empuje.

Fase descendente en el estilo mariposa

Lo primero que debemos tener en cuenta es que la acción de piernas va en coordinación con la flexo-extensión de la cadera.

Esta fase comienza con una flexión de la cadera en donde van descendiendo las rodillas manteniendo en este punto los pies en la posición cercana al agua, posteriormente con una extensión de la rodilla, los pies realizan un movimiento hacia abajo dejando los tobillos en rotación interna y en flexión plantar.

Fase ascendente en el estilo mariposa

Cuando ya se alcance el final de la fase descendente, comienza esta fase en donde con una extensión total de la rodilla y una aplicación de fuerza mediante una flexión plantar y con la contribución de los músculos isquiotibiales, se realiza un movimiento hacia arriba.

 Coordinación brazo-pierna en el estilo mariposa

La parte más difícil del estilo mariposa, viene dada por la coordinación de los brazos y piernas; una mala coordinación de estas implicaría una ejecución más ineficiente de la técnica y un mayor gasto energético lo que implicará una aparición de fatiga temprana.

Para ello es importante tener en cuenta varios puntos teniendo en cuenta lo que hemos hablado anteriormente respecto a las fases de brazada y de piernas.

  • El primer batido se realiza en la fase de entrada
  • El segundo batido se realiza en el empuje

Coordinación de la respiración en el estilo mariposa

Los puntos más importante de una correcta coordinación de la respiración respecto al movimiento de los brazos es que para evitar una mayor resistencia de arrastre o una elevación ineficaz e innecesaria de la cabeza, debemos tener en cuenta dos puntos a destacar.

La cabeza debe salir antes que los brazos comiencen el recobro y deben entrar al agua antes que las manos empiecen la fase de agarre, en esta parte debemos realizar la espiración, siendo la inspiración la que realizaremos en la fase de empuje.

La respiración conlleva una preparación táctica en la prueba a realizar, en las pruebas de 50 mts la frecuencia respiratoria va a ser menor que en las pruebas de 100 mts y estas serán menores que en el recorrido de 200 mts (longitud máxima de una carrera oficial).

estilo mariposa en natación

Beneficios de la ondulación en el estilo mariposa

A continuación queremos enseñaros los beneficios que tiene la ondulación del cuerpo en el estilo mariposa de natación.

Músculos involucrados en el estilo

Si dividimos al cuerpo en tren superior e inferior, podemos decir que respecto al tren superior, los músculos principales que se implican en la ejecución de la técnica de este estilo son el pectoral mayor, el dorsal ancho y el tríceps braquial; respecto al tren inferior los principales músculos son el cuádriceps, el isquiotibial y el gemelo.

Junto a estos, obviamente participan otros grupos musculares, como son los del core, por ejemplo. Todos estos grupos musculares los debemos trabajar complementariamente para poder mejorar la fuerza.

Errores más frecuentes en el estilo mariposa de natación

  • Dejar la cabeza rígida y no coordinarla en relación al movimiento de los brazos
  • Levantar demasiado la cabeza al respirar
  • Abrir por fuera o cerrar por dentro de la linea de los hombros los brazos al entrar al agua
  • No realizar la fase de empuje en su totalidad
  • Realizar la respiración «adelantada» o «atrasada»
  • Hundir la cadera por debajo de la superficie del agua
  • Dejar rígido la articulación de la rodilla en la fase descendente
  • No dejar «suelto» el tobillo en ambas fase de la patada
  • No realizar fuerza hacia arriba con las piernas en la fase ascendente de estas.

Nadador de mariposa

Referencias bibliográficas

  1. Arellano-Colomina, R. (2010). Entrenamiento Técnico de Natación. Cultivalibros.
  2. Colwin, C. (2002). Breakthrough Swimming (1st ed.). Human Kinetics.
  3. FINA. (2017). Swimming rules. https://www.fina.org/swimming/rules
  4. Maglischo, E. (2003). Swimming Fastest (1st ed.). Human Kinetics.
  5. McLeod, I. (2010). Swimming anatomy (1st ed.). Human Kinetics.
  6. Molina-Sánchez, J. A., Navarro-Valdivielso, F., Ortíz, E. M., & Contreras, G. L. (2007). Swimming Science I (Issue January).
  7. Riewald, S., & Rodeo, S. (2015). Science of Swimming Faster (1st ed.). Human Kinetics.