Composición Corporal y su correcta evaluación

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (5 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
Composición corporal y salud

En el siguiente artículo, les planteamos interrogantes y mitos sobre la evaluación de la composición corporal. Por otro lado, dejamos en claro la relación que existe entre musculo y adiposidad, la importancia del tejido muscular en la regulación metabólica, las problemáticas que surgen al descuidarlo, y en consecuencia el aumento de patologías metabólicas que empeoran la calidad de vida a conste de bajar de peso.

Formas actuales de evaluar erróneamente la composición corporal

La ciencia cada vez nos da más motivos para evitar ciertas formas de medición actuales, técnicas que poseen un gran margen de error a la hora de evaluar la composición corporal y subestiman aspectos de gran importancia. Aún y pese al aumento de personas con patologías asociadas a síndromes metabólicos, se sigue utilizando la balanza y el IMC como indicadores óptimos.

El IMC y la balanza común no pasan a ser más que simples mensuraciones basadas en valores generales con amplios márgenes de error. Es decir, que no discriminan efectivamente la relación que existe entre peso graso y magro, solo dan un valor generalizado y poco útil a nivel fisiológico. En estos casos, nos vamos a encontrar con personas con buen tejido muscular, que son categorizadas como sujetos con sobrepeso y obesidad,  cuando solo con observar nos damos cuenta de tal error (1).

Indice cintura/cadera y su correcta aplicación

El índice de cintura cadera puede ser un efectivo indicador de riesgo cardiovascular. Principalmente si se aboca a detectar mediante perímetros posibles patologías, como pueden ser caracterizadas morfologicamente por un cuerpo androide. Pese a esto, este índice puede presentar mucho margen de error cuando la relación de cadera cintura se disminuye en su misma proporción. Es decir, que tanto los perímetros de cadera y de cintura disminuyan por ejemplo 4 cm, su índice seria siempre el mismo y no se notarían mejoras significativas (2).

Formas más efectivas de evaluar la composición corporal

Dentro de los métodos más efectivos, o con menor margen de error tenemos a la balanza de bioimpedancia y a las antropometrías de fraccionamiento de 2 y 5 componentes. La primera, al basarse en una serie de variables y estimar en porcentajes puede presentar mucho error, aunque no comparable con la medición global de una balanza común. La balanza de bioimpedancia puede ser una herramienta efectiva, basada en una serie de variables que derivan a porcentajes de grasa y musculo, pese a esto, puede presentar grandes errores de medición si la comparamos con na antropometría de fraccionamiento de cinco componentes.(3).

Una antropometría de fraccionamiento puede ser el método más efectivo para mensurar correctamente tejido muscular y adiposo. Esto obviamente debe realizarse por un profesional capacitado y que domine la técnica, con poco error técnico de medición. Los resultados en kilogramos de estas antropometrías son arrojados posterior a una serie de fórmulas y mediciones, lo cual da una ilusoria ventaja sobre demás métodos por su correlación y validez. A diferencia de otro método se requiere de un tiempo mayor para su aplicación, ya que al ser tantas mediciones se debe de ser muy cuidadoso siguiendo un protocolo especifico, por ejemplo, el I.S.A.K (4).

Consideraciones para evaluar la composición corporal

La composición corporal es algo mucho más complejo de lo que nos afirma una simple balanza, algo que debería abordar desde niños, asumiendo un control y plan adecuado. Para esto debemos discriminar primero dos principales tejidos, el adiposo y el muscular, enormemente influyentes en la calidad de vida de la persona.

Para mejorar nuestra evaluación es importante desestimar la altura, por otro lado, jamás va a ser lo mismo una persona con 83kg y un porcentaje de tejido adiposo del 31%, comparado a una persona del mismo peso, pero con un porcentaje del 43%. Claramente la segunda posee mayores riesgos cardio-metabólicos y fisiológicos que la primera.
Pese a esto a lo largo de los años el tejido adiposo a sido el actor principal. La mayoría de los profesionales que obtienen datos antropométricos siempre valoraron el tejido graso como principal componente de importancia, cuando la relación que existe entre tejido adiposo y muscular es muy cercana.

El tejido Muscular asociado a una mejor calidad de vida

Es importante destacar como afirman múltiples investigaciones, que el tejido muscular está asociado plenamente a una mejor calidad de vida, ya que de este dependen la regulación metabólica y la fuerza funcional de nuestro cuerpo. En simples palabras, la funcionabilidad de nuestros músculos para generar fuerza, mejorar nuestra independencia motriz y por ende evitar el riesgo de caídas y lesiones, que en consecuencia aumentaran el riesgo de morbilidad y mortalidad.

Múltiples estudios estadísticos relacionan el déficit de fibras rápidas tipo II, fuerza relativa y masa muscular con el riesgo de lesiones artro-musculares producto de caídas (5). Una problemática que puede ser evitada o combatida con una alimentación rica en proteínas (6) y el entrenamiento de fuerza como núcleo central (7).

Composición corporal y la necesidad de su evaluación en obesos y diabéticos tipo II

Numerosas patologías como la obesidad y la diabetes tipo II están asociadas justamente a una Sarcopenia y Dinapenia severas. Esto  se manifiesta en una menor calidad de vida si no son tratadas correctamente, tanto desde un rol nutricional como desde la actividad física periodizada. Dichos síndromes metabólicos se ven asociados a un aumento de peso graso, pero a una disminución severa de tejido muscular (8).

Cuando un diabético u obeso con sarcopenia inducida pierde masa muscular, pierde reservas glucogénicas, fibras rápidas, fuerza y por ende su calidad de vida empeora (9). ¿Entonces porque priorizar el tejido adiposo cuando el tejido muscular está en riesgo?. Lo peor de todo es quizás, que manden a esta población a caminar o realizar dietas hipocalóricas bajas en proteínas, estimulando aun más la degradación de musculo y estimulando la proteólisis (10).

Composición corporal y la necesidad de evaluación en Longevos

Personas de la tercera edad se ven expuestos a la necesidad de evaluar su composición corporal con urgencia, esta población naturalmente pierde su tejido magro y aumenta el graso con los años. Pero su deterioro principal se asocia a esa pérdida de funcionalidad que le brinda la Sarco-Dinapenia y su poco tejido muscular en piernas (11).
Quizás ya sea demasiada la demanda para comenzar urgente a utilizar variables antropométricas en cada plan nutricional y de entrenamiento en post a mejorar la salud general de la población, tanto en longevos, como en patológias metabólicas.

Composición corporal y su análisis en el deporte y la salud

El análisis de la composición corporal en el deporte ya debería ser algo mas que necesario. De hecho, es uno de los pocos ámbitos en que se lo utiliza con frecuencia. Un deportista que realice una antropometría con fraccionamiento de cinco componentes (12), no solo podrá determinar si su composición esta dentro de rangos aceptables y acordes en parámetros de salud, sino que se podrá situar en tablas específicas de análisis de su deportes, disciplina y hasta puesto.

Esto coloca a las antropometrías como una herramienta fundamental para que trabajen el nutricionista deportivo y el preparador físico con el deportista. De no ser así, se cae en una laguna en la que el control de las cargas o macronutrientes pasa a ser algo más a ojo que a conciencia.

 

Conclusión sobre la composición corporal y su importancia en la salud

La composición corporal es un aspecto fundamental que hay que evaluar, pero esto debe hacerse con herramientas certeras, de forma tal de poder discriminar entre tejidos y brindar la importancia necesaria al tejido muscular por sobre el tejido adiposo.

Es hora de comenzar a desterrar viejos testeos o evaluaciones como el IMC, la balanza y la índice cintura-cadera de muchos espacios del ámbito de la salud y el entrenamiento. Utilizarlos solo como variables rápidas y sencillas pero considerando su margen de error. Solo así quizás las personas comiencen a entender la importancia de evaluar correctamente su composición corporal, entiendan la importancia del tejido magro en la mejora de su calidad de vida, y comprendan porque no debe caminar cuando este se encuentra en decadencia, su peso graso es elevado y su dieta muy baja en calorías.

Referencias Bibliográficas

  1. María V. Benjumea, Jorge Bacallao, Carmen Dussán (2002). Concordancia del índice peso para la talla con el índice de masa corporal. Rev Cubana Salud Pública v.28. (enlace)
  2. Van der Kooy, K. y colegas (1993). Critica al indice de cintura / caderas.
  3. Juan C. Aristizábal, Maria Restrepo, Alejandro Estrada (2007). Evaluación de la composición corporal de adultos sanos por antropometría e impedancia bioeléctrica. Revista del instituto nacional de salud. Biomédica. (enlace)
  4. Michael M. Jones, Francisco Esparza-Ros, Arthur Stewart and Hans de Ridder. (2016). ISAK, Acretitatión Handbook.
  5. Liens, Á. G. Ortega, (2013). Tendencias históricas sobre la fuerza muscular. Universidad de Ciencias de la Cultura Física y el Deporte Facultad de Granma (Cuba). (enlace)
  6. Martin W. et al.(2005) –  Dietary protein intake and renal function. Nutrition & Metabolism.
  7. Roig, Jorge (2018). Fuerza muscular y adquisición de enfermedades. Articulo de la web G-SE Entrenamiento. (enlace)
  8. Ortiz, Jonathan (2018). Sarcodinapenia y su relación con la mortalidad. Revista digital Mundo entrenamiento.(enlace)
  9. Ortiz, Jonathan (2018). Entrenamiento de fuerza en corredores diabéticos Tipo II. Revista digital Mundo entrenamiento.(enlace)
  10. Roig, Jorge, (2017). Diabetes y Suplementación Proteica. Artículos y Blogs. Revista Digital G-SE Entrenamiento.(enlace)
  11. Roig, Jorge, (2018). Masa muscular en piernas, un blanco para la leptina en la obesidad sarcopénica. Artículos y Blogs. Revista digital G-SE entrenamiento.(enlace)
  12. William D Ross y Deborah A Kerr (1993). Fraccionamiento de la Masa Corporal: Un Nuevo Método para Utilizar en Nutrición, Clínica y Medicina Deportiva. Artículo publicado en el journal PubliCE. (enlace)
Compartir
Artículo anteriorInfluencia del trabajo de fuerza en corredores
Artículo siguienteGuarapo: made in La Gomera
Mi formación me titula como licenciado en Educación Física con especialidad en alto rendimiento y deporte, antropometrista ISAK y guardavidas. Me desempeño en escuelas secundarias de la ciudad de Miramar, soy profesor de Fisiología en la escuela de guardavidas CEF N°75 y en un centro de entrenamiento funcional y Cineantropometria (Corporal Kinesis). Me apasiona la investigación sobre todo lo relacionado con las ciencias del deporte y el ejercicio físico. Formar parte de esta red de entrenamiento con validez científica me da mucha satisfacción, me incentiva a seguir creciendo como profesional.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.