Transaminasas altas: ¿es una patología hepática?

¿Te han dado las transaminasas altas en la analítica. Descubre qué son, cómo afectan al hígado y qué causas pueden elevarlas.

La aparición de unos valores elevados de las transaminasas es un problema no poco frecuentes en la práctica clínica diaria, y suele ser consecuencia de una inflamación de algún tipo (crónica o aguda) en el hígado (1).

El objetivo del artículo es conocer las causas de las transaminasas altas en sangre y como reducir o prevenir la aparición de una lesión hepática.

Además, presentaremos algunos ejemplos de hábitos y pautas médicas que se pueden seguir para evitar futuras patologías.

¿Qué son las transaminasas?

El hígado es uno de los órganos más relevantes del organismo y uno de los que más importan cuando hablamos del metabolismo. Por ello, una lesión en las células hepáticas (lesión hepatocelular) debe de detectarse cuanto antes, a través de análisis específicos (5).

Las transaminasas son un grupo de enzimas, en concreto la alanina aminotrasferasa (ALT) y la aspartato aminotrasferasa (AST), que intervienen en el metabolismo, y, aunque se encuentran en diferentes zonas del cuerpo (músculo o riñón), el órgano diana es el hígado. (1)

Estas enzimas, intervienen especialmente en reacciones de transferencia de grupos amínicos de un aminoácido a un cetoácido, lo que favorece la síntesis de aminoácidos y cetoácidos distintos a los originales. (3)

Cuando las células del hígado, llamadas hepatocitos, se dañan por algún motivo, estas enzimas pasan al torrente sanguíneo y pueden ser medidas a través de una analítica de sangre, ocasionando las conocidas transaminasas altas.

Por esta razón, es muy común determinar las enzimas hepáticas en las analíticas rutinarias, en controles médicos realizados en la mayoría de los trabajos y en donaciones de sangre. (2)

¿Cuáles son los valores normales de transaminasas?

ℹ Las concentraciones normales de transaminasas en sangre suelen ser inferiores a 30-40 UI (Unidades Internacionales), correspondiendo un valor de 10 a 40 UI/L a hombres y de 7 a 35 UI/L a mujeres. (7)

¿Cuáles son las transaminasas más importantes en el hígado?

Como comentamos, las transaminasas más importantes en el hígado y que ayudan a diagnosticar cualquier problema hepático son (5):

  • Aspartato-aminotransferasa (o transaminasa glutámicooxalacética), también conocida como AST o GOT; cuya vida media es de 48 horas.
  • Alanino-aminotransferasa (o transaminasa glutámico-pirúvica), conocida también como ALT o GPT; con una vida promedio de 18 horas.

hígado inflamado¿Qué puede causar que el hígado se inflame?

Un médico especialista en Gastroenterología, el doctor Oreste Lo Iacono, afirmó que algunas de las razones más graves y menos frecuentes por las que el hígado se puede inflamar son:

  • Hepatitis viral aguda
  • Hepatitis isquémica
  • Lesiones por drogas o toxinas

No obstante, está demostrado que más de un 80% de los adultos tienen las transaminasas altas en la sangre y se deben frecuentemente a:

  • Depósitos de grasa en el hígado
  • Daños por un alto consumo de alcohol 
  • Infección por el virus de la hepatitis

factores que afectan a tener transaminasas altas

¿Cuáles son los síntomas de las transaminasas altas?

A veces, los niveles de transaminasas altas se tardan en diagnosticar porque no producen síntomas como en otras enfermedades, sino que se tienen que proceder a un diagnóstico que nos determine su concentración.

ℹ Varios estudios científicos han demostrado que en casos de obesidad y sobrepeso se observan frecuentemente más casos de transaminasas altas en la población general.

Este motivo se ha observado en la tasa de prevalencia de hígado graso en pacientes obesos de aproximadamente un 38%, mientras que el 5% de los casos diagnosticados corresponde a pacientes con un peso normal. (11)

Lo más frecuente es que las transaminasas altas se descubran de forma accidental cuando realizamos un análisis de sangre, ya bien sea porque nos lo ha solicitado el médico de forma rutinaria o porque se esté realizando al paciente un examen antes de una operación por alguna enfermedad no hepática.

Además, también se puede detectar las transaminasas altas durante el seguimiento de un tratamiento farmacológico.

Esto se debe a que existen fármacos con un potencial hepatotóxico muy alto, como la amoxicilina o los macrólidos, productos de herbolario, así como el uso de suplementos deportivos. (8)

Gracias al trabajo de Roger Andree, O. y Yessenia Vanessa, S.G. en 2022, entre otros muchos trabajos e investigaciones, podemos reseñar la sintomatología de las enfermedades hepáticas de forma general (6):

  • Hinchazón del abdomen y piernas.
  • Hematomas.
  • Cambios en el color de la orina y heces.
  • Piel y ojos amarillentos.

Los síntomas iniciales abarcan:

  • Pérdida de energía.
  • Poco apetito.
  • Nauseas.
  • Dolor estomacal.
  • Vasos sanguíneos pequeños y rojos en forma de araña en la piel.

Si la enfermedad hepática empeora, la sintomatología será:

  • Acumulación de líquido en las piernas y en el abdomen (ascitis).
  • Color amarillo en la piel, las membranas mucosas o los ojos (ictericia).
  • Enrojecimiento de las palmas de las manos.
  • En hombres, impotencia, encogimiento de testículos e hinchazón de los pechos.
  • Propensión a la formación de hematomas y sangrado anormal.
  • Confusión o problemas para pensar.
  • Heces de color pálido o color arcilla.
ℹ Como ya hemos comentado, no existe síntomas frecuentes que nos orienten para deducir que tenemos las transaminasas altas en la sangre, pero sí que podemos observar signos derivados de algún daño hepático que tengamos.

Por esta razón, es necesario realizar un diagnóstico precoz para que podamos evitar la evolución de una enfermedad, a través de métodos no invasivos como test bioquímicos y serológicos, ecografías, Fibroscan, y, solo en casos específicos, una biopsia hepática. (2)

Signos derivados del daño hepático

  • Cansancio extremo
  • Fatiga
  • Vómitos
  • Dolor abdominal
  • Náuseas
  • Mucosas amarillas o ictericia
  • Orina oscura o coluria
  • Picor general

Infecciones y transaminasas altas

En algunos procesos infecciosos de carácter transitorios pueden desencadenar que en la sangre tengamos las transaminasas altas.

Estas infecciones pueden ser tanto locales como sistémicas, fundamentalmente en lactantes y niños pequeños, sin llegar a superar el doble del valor máximo considerado normal.

Como ejemplo de estas infecciones tenemos respiratorias o gastrointestinales derivadas de numerosos virus como el adenovirus o herpesvirus.

También, se pueden producir infecciones de orina debidas a Escherichia coli, fundamentalmente en lactantes, por lo que en estos casos se debe de realizar como principal diagnóstico un urocultivo. (4)

¿Qué tipo de examen médico detecta cambios hepáticos?

En el día a día de la práctica clínica, los métodos para diagnosticar enfermedades hepáticas son múltiples, y entre ellos tenemos (5):

  • Pruebas que detectan una posible lesión hepatocelular o citólisis.
  • Pruebas que se relacionan con el metabolismo de la bilirrubina, siendo también válida para el éstasis biliar.
  • Pruebas para analizar la síntesis del hígado de sustancias vitales.
ℹ Las transaminasas altas antes mencionadas (AST y ALP) se producen por una necrosis de las células hepáticas o miocárdicas. Las dos enzimas muestran valores 50 veces por encima de los normal en lesiones agudas y extensas del hígado (hepatitis por virus)(3).

Transaminasas altas y ejercicio físico

Está dentro de lo normal que un ejercicio realizado de forma intensa y de forma contínua (ejercicio o actividad física) hace que las transaminasas altas estén así, elevadas, sin ninguna explicación aparente.

En ese caso, se debe de suprimir toda la medicación que dicha persona esté tomando (siempre que sea innecesaria) y se disminuya la intensidad de dicho ejercicio o actividad física (3).

En resumen si tienes las transaminasas altas:

  • Se deben evitar los alimentos procesados o grasos.
  • Aumentar el consumo de frutas y verduras.
  • Moderar el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Evitar productos azucarados y el consumo excesivo de sal.
  • Realizar actividad física diariamente.
  • Beber agua de forma regular para ayudar al hígado a eliminar grasas

¿Tengo transaminasas altas puedo consumir proteínas?

Una elevación del cociente AST/ALP se correlaciona con un trabajo demasiado intenso del hígado, con un ejercicio con una intensidad inadecuada (por exceso), por la ingestión elevada de suplementos proteicos, por alcohol, o con enfermedades del sistema inmunológico (4).

Las recomendaciones dietéticas de consumo de proteínas son (3):

  • De 1,1 a 1,4 gramos por kg de peso en caso de deportistas aficionados.
  • De 1,2 a 1,4 gramos por kg de peso en el caso de deportistas competitivos profesionales.
  • Hasta 2 gramos de proteína por kg de peso en culturistas.
  • Atletas que buscan aumentar de masa muscular, entre 1,5 y 2 gramos por kg de peso.

El aumento de volumen muscular por razones estéticas es uno de los principales motivos para la modificación dietética basada en el aumento de las proteínas. Sin embargo, se puede conseguir dicho aumento a través de la alimentación (carne, pescado, lácteos, entre otros) (2).

No obstante, para aumentar 500 gramos de músculo solamente se necesitaría unos 10-14 gramos adicionales de proteína diaria. Los suplementos aportan unos 80 gramos por porción. Lo que nos deja en unos 60-70 gramos de exceso. Más trabajo para el hígado (3).

¿Qué enfermedades que suben las transaminasas?

Las patologías que se vinculan con las transaminasas altas son las siguientes (5):

  • Hepatitis causadas por virus.
  • Cirrosis (incluyendo cualquier etiología).

Siendo también posibles explicaciones de las transaminasas altas (aunque se dan con menos frecuencia), las siguientes:

  • Hepatitis autoinmune.
  • Enfermedad de Wilson.
  • Enfermedad celíaca.
  • Déficit de alfa 1 antitripsina.
  • Hemocromatosis.
  • Miopatías.
  • Intolerancia a proteínas de la leche de vaca.

Higado

Referencias bibliográficas

  1. Ampurdanès Mingal, S y Bruguera Cortada, M (2000). Un paciente con hipertransaminasemia prolongada. Medicina integral.
  2. Apta vital sport (sf). Proteínas para ganar masa muscular. Algunos consejos.
  3. Cobos Lituma, AE (2022). Alteraciones en los valores de las transaminasas en deportistas que consumen suplementos proteicos en el centro especializado en medicina del deporte asdrubal e la torre de los años 2015 y 2016. Universidad Central del Ecuador. Trabajo final de grado.
  4. Díaz Gil, D (2014). Las transaminasas altas en el fitness. Vitonica.
  5. García Martín, M y Zurita Molina, A (2010). Transaminasas. Valoración y significación clínica. Protocolos diagnostico-terapéutico de gastroenterología, hepatología y nutrición pediátrica SEGHNP-AEP.
  6. López Roger Andree, O y Gutiérrez Yesenia Vanessa (2022). Características clínicas y diagnósticas de enfermedades hepáticas asociadas a transaminasas y gamma glutamil transpeptidasa en adultos. Universidad Estatal del Sur de Manabí. Trabajo fin de grado.
  7. Esteban, C. F. (2022, 6 mayo). ¿Qué significa tener las transaminasas altas y cuáles son las causas? Business Insider España. Recuperado el 14/11/2022.
  8. Robles, L. (2016, 11 octubre). Transaminasas elevadas ¿Son siempre un problema? Especialistas en Cirugía. Recuperado el 14/11/2022.
  9. Ampurdanès S; M. Bruguera (2000). Un paciente con hipertransaminasemia prolongada. Elservier. Medicina Integral, 36(4): 129-136.
  10. Lesmes L; Albañil M.R. (2013). Aumento aislado de transaminasas: aproximación diagnóstica. Formación Activa en Pediatría de Atención Primaria, 6 (1): 35-42.
  11. Schwimmer J, Deutsch R, Kahen T, Lavine J, Stanley C, Behling C. Prevalence of Fatty Liver in Children and Adolescents. Pediatrics. 2006;118:1388-93.

Coautor | Juanma Campos – Leer más artículos de este redactor.

Autor: Yolanda | Página del escritor

imagen del autor del artículo

BIO: Graduada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, soy amante del sector alimentario, con el objetivo de aportar todos mis conocimientos para fomentar el adecuado desarrollo de la calidad y seguridad alimentaria.

Directrices Editoriales | Redactora de artículos Mundo Entrenamiento SL | Contacto | Linkedin

✅ El artículo ha sido verificado para garantizar la mayor rigurosidad posible (el artículo incluye enlaces a estudios científicos de revistas de impacto o bases de datos como Pubmed). Todo el contenido de nuestra revista online se ha revisado por profesionales altamente cualificados. Si consideras que nuestro contenido está desactualizado, puedes contactarnos en revision@mundoentrenamiento.com

Deja un comentario

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Mundo Entrenamiento SL
  • Finalidad: Gestión y moderación de comentarios.
  • Legitimación: Consentimiento expreso del usuario a través de la selección de la casilla check de envío del formulario. Consentimiento del interesado.
  • Destinatarios: Proveedor de hosting de la web en EU, Raiola Networks SL, cuyos niveles de protección son adecuados según Comisión de la UE.
  • Derechos: Podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, portabilidad y retirada de consentimiento de sus datos personales en la dirección de correo electrónico info@mundoentrenamiento.com
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad