Saltar al contenido
Mundo Entrenamiento

NEAT, ¿Importante para perder peso?

21 marzo, 2020

En este artículo analizamos el NEAT. Esa parte de actividad física de nuestro día a día pero que no cuantificamos y que ha demostrado ser importante.

Qué es el NEAT

En la actualidad, la sobreinformación y las recomendaciones de múltiples sectores para incentivar la práctica de ejercicio están a la orden del día. Sin embargo el ejercicio en sí no debe sustituir ni modificar nuestros hábitos de vida, son todos ellos en conjunto los que conforman el estilo de vida de cada individuo. En este artículo trataremos de abordar un término un tanto desconocido dentro del mundo del fitness y de la nutrición, el NEAT. Este término hace referencia en inglés a «Non-exercise Activity Thermogenesis«, básicamente se relaciona con la energía gastada por parte de los seres humanos para lo que no es dormir, comer o realizar ejercicio(1).

En la actualidad este parámetro parece ser un componente crítico a la hora de mantener nuestro peso corporal, desarrollar la obesidad o favorecer el adelgazamiento. Estudios han confirmado una alto NEAT para trabajos agrícolas y una menor tasa de la misma para desempeños de gestión administrativa. En una sociedad donde la obesidad constituye uno de los grandes problemas de salud, muchas personas que sufren un exceso de peso buscan soluciones rápidas: dietas restrictivas, métodos de entrenamiento poco adaptados a sus necesidades y no prestan atención a sus hábitos diarios.

¿Qué es el NEAT?

Podríamos definir este concepto como todas aquellas actividades que realizamos en nuestra vida cotidiana y que conforman nuestro estilo de vida. El nivel de participación en actividades domésticas, el tipo de trabajo y los desplazamientos del día a día entre otros, son factores que pueden alterar este marcador. Pulsómetros, pulseras de actividad y podómetros pueden ser dispositivos interesantes para cuantificar este parámetro. No obstante ciertas campañas actuales como las de establecer un mínimo de 10.000 pasos al día tienen como fin incrementar el NEAT.

«La vida es como andar en bicicleta.Para mantener tu balance debes seguir moviéndote» (A.Einstein)

¿Como se calcula?

La medición del gasto energético puede realizarse con métodos de laboratorio y ser así mas exactos, a pesar de esto para medir o estimar el NEAT se pueden utilizar dos enfoques:

  1. En este primer cálculo deberíamos cuantificar la energía gastada durante todo un día y a esto debemos restarle la tasa metabólica basal y la termogénesis  producida por los alimentos(2).
  2. Una segunda forma de calcularlo sería la suma de todas las actividades diarias que conforman el NEAT y el gasto energético que cada una de ellas conlleva(2).

Las dos mediciones propuestas anteriormente variarán de forma razonable entre diferentes personas debido a su composición corporal, metabolismo y demás variables en las cuales la genética se encuentra bastante presente.

En este artículo proponemos un procedimiento para la estimación del gasto energético que se divide en cuatro pasos:

NEAT, ¿Importante para perder peso? 1
Tabla para cálculo del requerimiento energético basal (5).
  1. Medición antropométrica del sujeto donde registraremos: Peso (Kg) y Talla (Cm).
  2. Calcular el gasto energético basal en base a la tabla anterior.
  3. Restar 0.1Kcal/kg de peso por hora de sueño.
  4. Añadir el aumento de la actividad física utilizando la siguiente tabla.
NEAT, ¿Importante para perder peso? 2
Tabla para cálculo de gasto por actividades (5).

¿Porqué es importante en la pérdida de peso?

Si nos atenemos a un cálculo simple de entrada y salida de energía, entenderíamos que si la ingesta de energía excede el gasto calórico, se produce un incremento de peso. Por lo tanto el balance energético estaría descompensado. Este último prolongado en el tiempo favorece la acumulación de tejido graso y el desarrollo de una problemática exponencial.

El NEAT lo que nos puede aportar en este sentido es una gran ayuda en mantener ese equilibrio energético o inclinarlo de tal manera que nos provoque un déficit calórico. Los sistemas que regulan el NEAT de acuerdo con el equilibrio energético pueden estar vinculados a circuitos neuronales que modulan el sueño, la adicción y la respuesta al estrés. Estos sistemas neuronales y endocrinos son objetivos potenciales para el tratamiento de la obesidad(4).

NEAT, ¿Importante para perder peso? 3

Es por ello que organizaciones como la OMS(Organización Mundial de la Salud), categorizan el sedentarismo como una problemática que afecta a la calidad de vida de las personas y con ello su longevidad. Lo que se considera indiscutible es, que la contribución del NEAT al aumento del gasto energético diario es muy importante(6).

¿Como aumentar el NEAT?

La manera más sencilla de aumentar nuestro gasto diario, es modificar nuestros hábitos cotidianos. La sociedad en la que vivimos nos ha dotado de múltiples comodidades: Ascensores, escaleras mecánicas, automóviles…

Con esto no queremos decir que no hayan sido grandes avances para el ser humano sino que si nuestro objetivo es aumentar el NEAT debemos emplear más nuestro cuerpo para realizar ciertas acciones. Subir las escaleras, caminar a diferentes lugares en lugar de utilizar el transporte son pequeños cambios que reportarán grandes beneficios. Herramientas como las pulseras de actividad o aplicaciones móviles pueden ser objeto de motivación para cada uno de nosotros.

Conclusiones

Para finalizar podríamos resumir las diferentes aportaciones del NEAT para la salud en los siguientes puntos:

  • El NEAT aporta cambios en el balance energético(1).
  • Trabajos agrícolas/manuales disponen de un alto NEAT mientras que en zonas industriales y ricas el parámetro disminuye(1).
  • Reduce la posibilidad de contraer síndrome metabólico(7).
  • El NEAT demuestra ser una herramienta muy útil para combatir obesidad(7).
  • La sobrealimentación aumenta el NEAT, mientras que al revés lo disminuye(1).

Bibliografía

  1. Levine, J.(2002). Best practice&Research Clinical Endocrinology&Metabolism.Non-exercise activity thermogenesis(NEAT).Vol 16.
  2. Levine, J. (2003). Non-exercise activity thermogenesis. Proceedings of the Nutrition Society, 62(3), 667-679. doi:10.1079/PNS2003281
  3. Levine, J.(2007). Nonexercise activity thermogenesis liberating the life-force
  4. Novak, C.M. and Levine, J.A. (2007). Central Neural and Endocrine Mechanisms of Non‐Exercise Activity Thermogenesis and Their Potential Impact on Obesity. Journal of Neuroendocrinology, 19: 923-940.
  5. Díaz. F.R. Alimentación y balance energético.5ºCurso.Vol2.FEPREVA.
  6. Haley M. Scott, Tess N. Tyton, Craig A. Horswill.(2016).Conducta ocupacional sedentaria y soluciones para aumentar la termogénesis no asociada al ejercicio. Pensar en movimiento:Revista de Ciencias del Ejercicio y la salud 14(2).
  7. Villablanca, P.A. Alegria, J.R. Mookadam F., Holmes, D.R. R.S Wright, J. Levine.(2015).Nonexercise Activity Thermogenesis in Obesity Management.Mayo Clinic Proceedings. Volume 90, Issue 4(509-519).