Efectos fisiológicos de la deshidratación

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (4 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
0
deshidratado

Durante el ejercicio prolongado realizado en ambientes calurosos, los deportistas incurren en niveles de deshidratación bastante acusados debido principalmente a las grandes pérdidas de agua a través del sudor (1-2 l/h).

Con la ingesta de un volumen de líquido equivalente a las pérdidas de agua por la sudoración se previene la deshidratación y, por lo tanto, se evitan numerosas alteraciones funcionales.

Deshidratación y ejercicio físico

La deshidratación progresiva causa alteraciones significativas de los sistemas cardiovascular, metabólico, termorregulador y endocrino, que a su vez pueden anticipar la aparición de la fatiga, ocasionar un golpe de calor o incluso causar la muerte (20).

Estos efectos negativos de la deshidratación se manifiestan independientemente de la modalidad y de la intensidad del ejercicio. Desde un punto de vista estrictamente fisiológico, no cabe ninguna duda que el esquema más idóneo de reposición hídrica durante el ejercicio en el calor es aquel en el que se reponen completamente las pérdidas de agua provocadas por la sudoración (20).

Efectos negativos de la deshidratación en ambientes cálidos

Tras cinco décadas de investigación en este área, se presenta como un hecho claramente demostrado que la deshidratación durante el la práctica deportiva en zonas calurosas causa alteraciones significativas de las funciones corporales que implican a los sistemas cardiovascular, termorregulador, metabólico y endocrino. El deterioro de estos sistemas fisiológicos debido a la deshidratación puede a su vez causar el adelanto de la fatiga durante el ejercicio prolongado en estos ambientes (3, 14, 15, 17, 19).

La deshidratación también causa un incremento significativo de las concentraciones plasmáticas de catecolaminas (9, 11), la hormona antidiurética, la renina, el cortisol, la hormona adrenocorticotrópica, la aldosterona, y el péptido atrial natriurético (2, 7). Parece pues, que la deshidratación produce modificaciones significativas de la función de las glándulas pituitaria y adrenal, al objeto de conservar fluido corporal, contrarrestando en parte las alteraciones concomitantes en el sistema cardiovascular, la termorregulación y el metabolismo.

Deshidratación deportiva

Reposición de fluidos durante en ambientes cálidos

Al contrario que la deshidratación, la ingesta de líquidos durante el ejercicio se asocia con beneficios significativos en la respuesta cardiovascular y termorreguladora. En repetidas ocasiones, literatura ha demostrado que la reposición de fluidos durante el ejercicio prolongado atenúa o evita el incremento de la frecuencia cardíaca y de la temperatura corporal (5, 6, 12, 13, 18), así como la caída del volumen sistólico y del gasto cardíaco, que se observan cuando no se ingieren líquidos durante el ejercicio (9, 10, 14, 15).

Este efecto positivo de la ingesta de líquido en la temperatura corporal y las respuestas cardiovasculares se observa durante el ejercicio realizado independientemente de la temperatura ambiente (1, 4, 5, 6, 8, 10, 14, 15), la modalidad del ejercicio (1, 4, 8, 12, 13, 14, 15, 18) y la intensidad del ejercicio (3, 14, 16).

Efectos de la reposición completa de fluidos

Desde un punto de vista estrictamente fisiológico, el régimen óptimo de reposición hídrica durante el ejercicio en el calor es aquel en el que se reponen por completo las pérdidas de agua a través del sudor (20).

No obstante, es muy importante tener en cuenta que existen condiciones ambientales caracterizadas por alta temperatura y humedad, junto a la velocidad del aire escasa o inexistente (> 35°C y > 80% humedad relativa), en las que no es posible, incluso para sujetos entrenados y aclimatados al calor, mantener un nivel constante de las funciones corporales a pesar de estar bien hidratados.

Hidratación deportiva

Conclusiones

Los datos presentados demuestran que el régimen óptimo de reposición hídrica para evitar los efectos negativos de la deshidratación durante el ejercicio en ambientes calurosos es aquel en el que se previenen completamente las pérdidas de líquido corporal. Sin embargo, este régimen de reposición de líquidos quizás no sea el más idóneo para los atletas de alto nivel. Al tener que ingerir volúmenes elevados de líquido (500-700 mi cada 15 minutos) para mantener un estado normal de hidratación durante el ejercicio, los atletas tienen que reducir la intensidad del ejercicio para concentrarse en beber, en particular durante la carrera de fondo (20).

En consecuencia, la decisión sobre la cantidad de líquidos a ingerir durante el ejercicio debe realizarse en base a un análisis coste-beneficio. Para asegurar los mayores beneficios de la ingesta de volúmenes elevados de líquido durante el ejercicio con altas temperatura y reducir o evitar sus desventajas, los deportistas deben beber durante sus entrenamientos diarios. Es también importante reseñar, dado que la hipohidratación causa los mismos efectos que la deshidratación progresiva durante el ejercicio, que los deportistas deben ingerir líquidos con frecuencia al objeto de asegurar un estado de euhidratación al inicio de la prueba (20).

Bibliografía

  1. Bothorel, B; Dewasmes, B.G; Hom, A; Candas, V. (1991): Temperature and sweating responses in one-legged and two-legged exercise. Eur J Appl Physiol 63: 157-164.
  2. Brandenberger, G; Candas, V; Follenius, M; Libert, J. P; Kahn, J.M. (1986): Vascular fluid shihs and endocrine responses to exercise in the heat. Eur J Appl Physiol. 55: 123-129.
  3. Elow, P. R; Gonzalez-Alonso, J; Mora-Rodríguez, R; Coyle, E. F. (1995): Fluid and carbohydrate ingestion individually benefit intense  exercise lasting one-hour. Med Science Sports Ex. 27, (2):200-210.
  4. Candas, V; Libert, J. P; Brandenberger, G; Sagot J. C; Amoros, C; Kahn, J. M. (1986): Hydration during exercise. Effects on thermal and cardiovascular adjustment. Eur J Appl Physiol 55: 113-122.
  5. Costill, D. L., Kammer, W F., Fisher, A. (1970): Fluid ingestion during distance running. Arch Environ Health 21: 520-525.
  6. Ekblom, B; Greenleaf, C. J; Greenleaf, J. E; hermansen, L. (1970): Temperature regulation during exercise dehydration in man. Acta Physiol Scand 79: 475-483.
  7. Follenius, M., Candas, V., Bothorel, B., Brandenberger, G. (1989): Effect of rehydration on atrial natriuretic peptide release during exercise in the heat. J Appl Physiol 66, (6): 2516-2521.
  8. Gisolfl, C. V; Copplng, J. R. (1974): Thermal effects of prolonged treadmill exercise in the heat. Med Sci Sports 6, (2): 108-113.
  9. González-Alonso, J., Mora-Rodríguez, R., Below, P. R., Coyle E. F. (1995): Dehydration reduces cardiac output and increases systemic and cutaneous vascular resistance during exercise. J Appl Physiol 79, (5): 1487-1496.
  10. Hamllton, M; González-Alonso, J., Montain, S. J., Coyle E. F. (1991): Fluid replacement and glucose infusion during exercise prevents cardiovasculardrih. J Appl Physiol. 71: 871-877.
  11. Hargraeves, M., Dlllo, P. Angus. D., Febbraio, M. (1995): Effect of fluid ingestion on muscle metabolism during prolonged exercise. J Appl Physiol 80, (1): 363-366.
  12. Jonhson, R. E., Consolazio. F. C. (1944): Factors influencing chloride concentration in human sweat. Am J Physiol 141:575-589.
  13. Landell, W S. S. (1955): The effects of water and salt intake upon the performance of men working in hot and humid environments. J Physiol. 127: 11-46.
  14. Montain. S. J; Coyle, E. F. (1992): Fluid ingestion during exercise in creases skin blood flow independent of blood volume. J Appl Physiol 73: 903-910.
  15. Montain. S. J; Coyle, E. F. (1992): Influence of graded dehydration on hyperthermia and cardiovascular drih during exercise. J Appl Physiol. 73, (4): 1340-1350.
  16. Montain, S. J., Latzka, W A., Sawka. M. N. (1995): Control of thermoregulatory sweating is altered by hydration level and exercise intensity. J Appl Physiol. 79, (5): 1434-1439.
  17. Nadel, E. R., Cafarelll, E., Roberts, M. F., Wenger. C. B. (1979): Circulatory regulation during exercise in different ambient temperatures. J Appl Physiol. 46: 430-437.
  18. Pitts G. C., Johnson. R. E., Consolazio, F. C. (1944): Work in the heat as affected by intake of water, salt and glucose. Am J Physiol. 142: 253-259.
  19. Saltin. B., Stenberg, J. (1964): Circulatory response to prolonged severe exercise. J. Appl Physiol. 19, (5): 833-838.
  20. Coyle, E; González-Alonso, J. (1998): Efectos fisiológicos de la deshidratación. ¿Por qué los deportistas deben ingerir líquidos durante el ejercicio en el calor? Apunts: Educación Física y Deportes. 54: 46-52.

Deja un comentario