Osteoporosis y actividad física

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (5 Votos. Puntuación media: 4,80 de 5)
Cargando…
Osteoporosis y Actividad Física

La actividad física desempeña un papel fundamental en la salud de la población; también a  la hora de prevenir y tratar ciertas dolencias como hemos podido ver en otras entradas de Mundo Entrenamiento.

Como no podía ser de otra manera el ejercicio es una importante receta contra la osteoporosis, enfermedad que disminuye el tejido que forma el hueso.

En este artículo trataremos: una breve introducción  sobre el papel que desempeña el sistema esquelético para entrar en materia y posteriormente comentaremos en qué consiste la enfermedad de la osteoporosis, los principales factores de riesgo y el tipo de actividad física efectivo para dicha enfermedad.

El sistema esquelético

El sistema esquelético,  junto al trabajo coordinado del sistema muscular y nervioso da lugar a la actividad física. Este sistema se puede dividir en dos partes anatómicas: el esqueleto axial y el esqueleto apendicular.

El esqueleto axial está formado por el cráneo, la columna vertebral, el esternón y las costillas. Cumple la función de proteger a órganos internos importantes.

Por su parte el esqueleto apendicular está constituido por los huesos de las extremidades inferiores y superiores. Estos huesos a los que se unen los músculos esqueléticos. Estos músculos tiran de los huesos y provoca la rotación de estos dando lugar a los movimientos necesarios para llevar a cabo la actividad física.

Tiene también otras funciones importantes entre las que destacamos: principal almacén de minerales, lugar donde se forman las células sanguíneas y protección de la médula espinal.

Como podemos observar, el esqueleto es un sistema a tener en cuenta por su importancia en la calidad de vida de la población, por lo tanto se ha de velar su salud.

¿Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis es una enfermedad que se caracteriza por una disminución de la masa ósea y un deterioro del tejido óseo , lo que da lugar a que los huesos se vuelvan débiles y quebradizos, condición que puede dar lugar a la rotura, sobre todo en la columna vertebral y en la cadera.

El hueso es un tejido vivo que se encuentra en un continuo proceso de remodelación, en el que células destructoras, llamadas osteoclastos, eliminan hueso, mientras otras llamadas osteoblastos estimulan su formación. La osteoporosis tiene lugar cuando el organismo no produce suficiente hueso nuevo.

Se trata de una enfermedad asintomática, por lo que puede pasar desapercibida hasta que se manifiesta en fractura. Se trata de una causa importante de mortalidad en los países desarrollados.

Osteoporosis en espalda

Factores de riesgo

Entre los factores que pueden dar lugar a la osteoporosis destacamos (2) (3) (4):

  • Edad.
  • Mujeres menopaúsicas y atletas con amenorreas prolongadas en el tiemp0: debido a la disminución de la producción de estrógenos lo que da lugar a pérdida de hueso.
  • Raza caucásica y asiática.
  • Genética.
  • Obesidad.
  • Hipertensión.
  • Sedentarismo, alcohol, tabaco: evidentemente los malos hábitos de vida son un factor de riesgo importante no sólo de la osteoporosis, también de cualquier otra enfermedad.

Tipo de actividad física para tratar la osteoporosis.

“Más vale prevenir que curar”; esta frase es aplicable a esta enfermedad ya que se le da especial importancia a la prevención.

Junto a la actividad física, se recomienda una dieta con suficiente calcio y vitamina C, exposición solar y controles médicos (5).

Específicamente, las características de  la actividad física que se recomiendan son las siguientes:

  • Aumentando la actividad física en las etapas de la infancia y la adolescencia, aumenta la mineralización del tejido óseo y disminuye el riesgo de osteoporosis en el futuro (6).
  • En cuanto a métodos de entrenamiento de fuerza, hemos de inclinarnos por la carga excéntrica (7). También cualquier entrenamiento que aumente la masa muscular, pues según un estudio (8),  niños con sobrepeso tenían una mayor acumulación ósea pero no por tener mayor masa grasa, sino por disponer de mayor masa muscular.
  • Los entrenamientos de equilibrio y agilidad son eficaces contra las caídas (propias en las osteoporosis), mejora de la marcha y la función física en personas mayoras con esta enfermedad (9).
  • El hueso se adapta al estrés al que es sometido, así que actividades que favorezcan el impacto debido a la gravedad son beneficiosos (10). Por ejemplo: correr, saltar, deportes como el baloncesto y el fútbol, etc . Deportes como la el ciclismo o la natación (11) no serían recomendables para el aumento de la densidad mineral ósea ya que no implican una resistencia ni impacto significativos. No obstante los nadadores disponen de mayor densidad ósea que los ciclistas debido a la mayor masa muscular como comentábamos en un punto anterior.
  • Actividades físicas donde se produzcan tracciones musculares (12).

Musculación y osteoporosis

Bibligrafía

  1. Coburn, JW; Malek, MH. (2014). Manual NSCA. Fundamentos del entrenamiento personal. Editorial Paidotribo.
  2. He, C; Wang, S; Li, S; Yang, L; He, H; Wu,Y; Lan, Q.; Tang, T. (2012). Study of the association between female obesity and osteoporosis. Journal of Back & Musculoskeletal Rehabilitation. 25(3): 143-148.
  3. Snow-Harter, C. (1994). Bone health and prevention of osteoporosis in active and athletic women. Clinics in Sports Medicine . 13(2):389-404.
  4. Gupta, S; Ahsan, I; Mahfooz, N; Abdelhamid, N; Ramanathan, M; Weinstock-Guttman, B. (2014). Osteoporosis and Multiple Sclerosis: Risk Factors, Pathophisiology, and Thearapeutic Interventions. CNS Drugs. 28(8): 731-742.
  5. Dolbow, DR; Gorgey, AS. (2013). Non-Pharmacological Management of Osteoporosis. Clinical Kinesiology. 67(2): 5-9.
  6. Raczyńska, B; Dlugołęcka, B. (2009). Physical activity in osteoporosis prevention and treatment. Polish Journal of Sport & Tourism. 16(1): 1-7.
  7. Hawkins, SA; Schroeder, ET; Wiswell, RA; Jaque, SV, Marcell, TJ; Costa, K. (1999). Eccentric muscle action increases site-specific osteogenic reponse. Medicine and Science in Sports and Exercise. 34: 1287-1292.
  8. Yu, C; Sung, R; So, R; Kam-Chi, L; Lau, W; Lam, P; Lau, E. (2005). Effects of strength training on body composition and bone mineral content in children who are obese. Journal of Strength & Conditioning Research. 19(3): 667-672.
  9. Carter, ND; Khan, KM; McKay, HA; Petit, MA; Waterman, C.; Heinonen, A. et al. (2002) Community- based exercise program reduces risk factors for falls in 65- to 75-year-old women with osteoporosis: randomized controlled trial. CMAJ: Canadian Medical Association. 167(9): 997-1004.
  10. Duncan, CS; Blimkie, CJ; Cowell, CT; Burke, ST; Briody, JN; Howman-Giles, R. (2002). Bone mineral density in adolescent female athletes: Relationship to exercise type and muscle strength. Medicine and Science in Sports and Exercise. 34: 286-294.
  11. Ureña, GD; Poyatos, MC; Martín, AB; Díaz, FJ; Valdivielso, FN. (2010). Efecto de dos programas de actividad física en el medio acuático con diferente impacto, sobre el índice de rigidez óseo y el nivel de actividad física en mujeres postmenopáusicas y osteopénicas de Toledo. Revista Internacional de Ciencias del Deporte. 6(20): 196-204.
  12. Heinonen, A; Kannus, P; Sievänen, H; Oja, P; Pasanen, M; Rinne, M. et al. (1996). Randomised controlled trial of effect of high-impact exercise on selected risk factors for osteoporotic fractures. Lancet. 348(9038): 1343-1347.

Deja un comentario