Amenorrea en mujeres deportistas

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (10 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
Mujer entrenando en gimnasio

En un artículo anterior tratamos la importancia de tener en cuenta el ciclo menstrual de las mujeres a la hora de llevar a cabo cualquier tipo de práctica deportiva. En el presente artículo nos centraremos en un problema relacionado con el ciclo menstrual y que se deriva de la práctica deportiva, nos referimos a la amenorrea en mujeres deportistas.

 ¿Qué es la amenorrea?

El Diccionario médico – biológico, histórico y etimológico de la Universidad de Salamanca (10) define la amenorrea como la “ausencia de flujo menstrual por más de 90 días; puede ser debido a un proceso fisiológico o a uno patológico.”

Tipos de amenorrea

Existen dos tipos diferenciados de amenorrea, primaria y secundaria (5):

  • Amenorrea primaria: Su incidencia en la población es realmente baja (-1%). Son debidas a alteraciones del desarrollo genital por anomalías genéticas o a trastornos endocrinológicos.
  • Amenorrea secundaria: Este trastorno afecta a un 3 – 5% de la población femenina general (1). El cual se produce en una mujer que previamente ha tenido la menstruación. Para que una amenorrea sea calificada como secundaria primero deben descartarse causas fisiológicas como el embarazo, la lactancia y la menopausia. Dentro de este apartado incluimos la amenorrea debida a la práctica de ejercicio físico intenso en la cual el porcentaje de deportistas afectadas es más del 40% (9).

chica bailando dance amenorrea

¿Qué causa la amenorrea en las mujeres deportistas?

En el escrito del Dr. Sergio (9) explica que la amenorrea en mujeres deportistas puede ser debida a uno o a varios de los siguientes factores:

  • Bajo peso: un peso bajo se asocia clínicamente con la amenorrea. Tanto el peso absoluto de la deportista como los bruscos cambios en el peso corporal influyen de manera directa en el ciclo menstrual.
  • Estrés por el entrenamiento o la competición: el estrés es un factor de gran influencia en las alteraciones del ciclo menstrual.
  • Aumento de los niveles de prolactina: al aumentar los niveles de prolactina en el organismo aumentan también los niveles de dopamina necesarios para neutralizarla. Esto influye de manera negativa en la producción de la hormona liberadora de la Gonadotrofina (GnRH) por el hipotálamo provocando alteraciones en el ciclo menstrual.
  • Ejercicio físico intenso: realizar ejercicio físico de alta intensidad tiene influencia sobre el ciclo menstrual provocando los siguientes trastornos hormonales: acortamiento de la fase lútea, alteraciones en la secreción de la hormona luteinizante y bajos niveles de estrógenos.
  • Aparato reproductor inmaduro: que puede estar derivado al someter a chicas jóvenes que todavía están en proceso de desarrollo anatómico y fisiológico a los requisitos del deporte de alta competición.
  • rutina torso pierna

Además de los mencionados anteriormente, en el artículo escrito por Izquierdo et al. (6) se destacan los factores ambientales como un elemento más que puede influir en el ciclo menstrual de una deportista. Por otra parte O´Brien (8) señala además a los antecedentes socioeconómicos y al entorno familiar de la deportista como factores a tener en cuenta a la hora de valorar si una deportista tiene riesgo de padecer amenorrea.

banner menstruación

¿Cómo se puede tratar?

La amenorrea consiste en un trastorno que puede llegar a ser muy perjudicial para la mujer que la padece, por ello una vez detectada debe ser tratada y corregida. Para ello Gutiérrez (4) nos explica los punto a tener en cuenta a la hora de tratarla:

  • Una vez detectada, en primer lugar se debe asumir que el ejercicio físico no es el único causante, por lo que se deben descartar otras complicaciones como por ejemplo: embarazo, menopausia prematura, ovarios poliquísticos, disfunción tiroidea y tumores pituitarios.
  • Se debe llevar a cabo un trabajo integral por parte del entrenador, el nutricionista y el médico para regular el entrenamiento, la ingesta calórica y promover un estilo de vida saludable.
  • En la dieta se deberá incluir la ingesta de 1500 mg./día de calcio junto con vitamina D para ayudar a la absorción y la fijación del calcio. Además se deberá aumentar el aporte de Hierro, vitamina E y Zinc (las dos últimas son fundamentales para el desarrollo y la maduración sexual) (2).
  • Por otro parte, si la menstruación no se recupera y la deportista mantiene relaciones sexuales, se deberá recomendarle que tome pastillas anticonceptivas.

¿En qué deportes existe un mayor riesgo de padecerla?

Todas las mujeres que practican deporte de alta competición sufren el riesgo de padecer amenorrea por lo menos en alguna ocasión de su vida deportiva, independientemente del deporte que realice. Si bien, algunos autores (1, 9), consideran que las gimnastas, las nadadoras, las bailarinas, las corredoras de media y larga distancia y las ciclistas son las deportistas que más posibilidades tienen de padecerla.

Mujer haciendo estiramientos

Conclusión

La amenorrea es un trastorno serio de alteración del ciclo menstrual que puede aparecer en mujeres que practican deporte de alta intensidad. Conocer en qué consiste y cómo prevenirla o tratarla es de vital importancia con el objetivo de minimizar el daño que las deportistas pueden sufrir en su cuerpo y en su organismo, consiguiendo así que lleven a cabo una práctica deportiva de forma saludable y segura aunque se dediquen a la alta competición.

 Bibliografía

  1. Apablaza, S. (s. f.) Amenorrea secundaria. Recuperado el 21/11/2014.
  2. Casares, A. (s. f.) Prevención y tratamiento de la “triada” de la mujer deportista I. Recuperado el 20/11/2014.
  3. Casas Rivero, J. (2005). Ginecología en adolescentes. Trastornos menstruales. Recuperado el 20/11/2014
  4. Gutiérrez Aparicio, C. (2008). Ciclo menstrual y deporte. Recuperado el 22/11/2014.
  5. Herrero – Gámiz, S.; Kazlauskas, S. & Bajo, J. (2008). Alteraciones menstruales por defecto: Amenorreas. Recuperado el 22/11/2014.
  6. Izquierdo Miranda, Z.; Cabrera Oliva, V.M.; Almenares Pujadas, M.E. & García Ucha, F. (2006): Actualización, pronóstico y medidas de intervención para la triada de la mujer deportista. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. 6 (24), 188-199.
  7. Mendizábal Albizu, S. & Rojo González, J. (2000): Menarquia, amenorrea y crecimiento en las gimnastas de rítmica de élite españolas: estudio retrospectivo. I Congreso de la Asociación Española de Ciencias del Deporte. 1, 277 – 286.
  8. O´Brien, M. (1989): Efectos del ejercicio en el ciclo menstrual. Archivos de medicina del deporte. 23 (6), 265 – 268.
  9. Sergio, R. (2011): Amenorrea en deportistas. XII Congreso Latinoamericano de Obstetricia y Ginecología de la Infancia y la Adolescencia. 1, 1 – 52.
  10. Universidad de Salamanca. (2014): Diccionario médico – biológico, histórico y etimológico. Recuperado el 21/11/2014.

Deja un comentario