Beneficios del ejercicio físico en personas mayores

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (2 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
Ejercicio físico en personas mayores

De modo general, la participación en un programa regular de actividad y ejercicio físico proporcionará diferentes beneficios saludables tales como reducir al mínimo los cambios fisiológicos y funcionales asociados con el envejecimiento, así como contribuir a la salud psíquica y el bienestar. Además se conseguirá aumentar la longevidad y reducir el riesgo de que se produzcan diferentes enfermedades crónicas comunes y puede ser utilizado como un tratamiento primario o auxiliar para ciertas enfermedades crónicas (1).

En el presente artículo analizaremos de manera más concreta los efectos beneficiosos que aporta el ejercicio físico en personas mayores, tanto en el aspecto físico, psicológico y social, así como en la prevención y tratamiento de diferentes enfermedades o patologías.

Los efectos beneficiosos del ejercicio a nivel físico, psicológico y social son los mostrados a continuación (1-8):

Beneficios del ejercicio físico a nivel fisiológico

  • Mejora en la capacidad funcional de aquellas personas que presentan un déficit en la realización de las AVD.
  • Favorece la funcionalidad del Sistema Nervioso.
  • Favorece la integración del esquema corporal.
  • Mejora la actividad del sistema inmunitario.
  • Aumenta el metabolismo.
  • Aumenta la capacidad de contracción del músculo cardíaco.
  • Mayor vascularización del corazón.
  • Disminución de la presión arterial.
  • Descenso de la F.C en reposo y a niveles sub-máximos de intensidad.
  • Incremento del consumo máximo de oxígeno (VO2Max).
  • Aumento del volumen sistólico y de la capacidad diastólica máxima.
  • Mejora de la capacidad respiratoria y la oxigenación sanguínea.
  • Mejora la tolerancia a la glucosa.
  • Mayor fortalecimiento muscular, óseo y articular.
  • Retarda el declive y aumenta la densidad mineral ósea.
  • Favorece la funcionalidad del Sistema Nervioso.
  • Favorece la integración del esquema corporal.
  • Mejora la actividad del sistema inmunitario.
  • Aumenta el metabolismo.
  • Aumenta la capacidad de contracción del músculo cardíaco.
  • Mayor vascularización del corazón.
  • Disminución de la presión arterial.
  • Descenso de la F.C en reposo y a niveles sub-máximos de intensidad.
  • Incremento del consumo máximo de oxígeno (VO2Max).
  • Aumento del volumen sistólico y de la capacidad diastólica máxima.
  • Mejora de la capacidad respiratoria y la oxigenación sanguínea.
  • Mejora la tolerancia a la glucosa.
  • Mayor fortalecimiento muscular, óseo y articular.
  • Retarda el declive y aumenta la densidad mineral ósea.

Beneficios a nivel psicológico o cognitivo

  • Mejora la independencia y la calidad de vida.
  • Conserva más ágiles y atentas nuestras capacidades sensoriales.
  • Mejora del tiempo de reacción.
  • Se fortalece la actividad intelectual y la viveza mental.
  • Refuerza el equilibrio psicoafectivo.
  • Incrementa la calidad del sueño.
  • Mejora del estado de ánimo y la autoestima.
  • Mejora de la autonomía y el control personal.
  • Mayor dominio de habilidades ante hábitos cotidianos.
  • Adquisición de nuevas destrezas.
  • Desarrollo de una actitud positiva.
  • Mejora de la imagen personal.
  • Generación de sensación de placer y diversión, y evasión de pensamientos, emociones y conductas desagradables.
  • Mejora el estado de humor.
  • Aumenta el sentimiento de bienestar e integración social.
  • Mayor capacidad para relacionarse con otras personas de la misma o de diferentes edades, así como para integrarse en otros grupos.
  • Mantenimiento y desarrollo de habilidades de interacción y comunicación que permiten un buen nivel en las relaciones sociales.

Beneficios a nivel social

  • Facilita la integración social y familiar.
  • Aumenta los contactos sociales y la participación social.
  • Vehículo de socialización para aquellas personas que tengan dificultad en hacer amistades.
  • Mejora de las interacciones sociales e interculturales.
  • Se vuelven mucho más productivos para la sociedad.
  • Disminuye el aislamiento social.
  • Disminuye los estereotipos sociales ante el envejecimiento y ante el contacto intergeneracional.
  • Capacita al individuo para desempeñar un papel más activo y participativo en la sociedad.

Personas mayores haciendo ejercicio

Beneficios en la prevención y tratamiento de enfermedades o patologías

  • Disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • Frena la atrofia muscular.
  • Aumenta la eliminación del colesterol, disminuyendo el riesgo de arterioesclerosis e hipertensión.
  • Retrasa y evita la descalcificación ósea previniendo la osteoporosis y el riesgo de fracturas.
  • Evita y sirve como tratamiento contra la obesidad.
  • Reduce el riesgo de cáncer de colon y de mama.
  • Reduce el riesgo de caídas y golpes.
  • Disminuye los niveles de tensión, ansiedad, depresión y estrés.
  • Retrasa el deterioro cognitivo y reduce el riesgo de demencia.
  • Proporciona un efecto rehabilitador y reduce el riesgo de diabetes tipo 2.
  • Ayuda en el tratamiento de la osteoartritis y dolores de espalda.
  • Proporciona un papel terapéutico o rehabilitador en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Como podemos ver son muchos los beneficios que aporta a salud de las personas mayores la práctica de ejercicio físico. Todos los beneficios arriba analizamos están basados en la evidencias científicas (1-8).

Bibliografía

  1. Fiatarone Singh, M.A. (2002): Exercise comes of age: rationale recommendations for a geriatric exercise prescription. The Journal of Gerontology: Medical Sciences. 57(5): 262-282.
  2. Heredia Guerra, L.F. (2006): Ejercicio Físico y Deporte en los Adultos Mayores. GEROINFO RNPS: 1(4).
  3. González Gallego, J. (2006): Desarrollo de una batería de test para la valoración de la capacidad funcional en las personas mayores (VACAFUN-ancianos) y su relación con los estilos de vida, el bienestar subjetivo y la salud. León: Universidad de León.
  4. Castillo Garzón, M. J., Ortega Porcel, F. B. & Ruiz Ruiz, J. (2005): Mejora de la forma física como terapia anti-envejecimiento, Medicina Clínica. 124(4): 146-155.
  5. Sayce, V. & Fraser, I. (2002): Como mejorar la artritis. Barcelona: INDE.
  6. Meléndez Ortega, A. (2000): Actividades físicas para mayores: Las razones para hacer ejercicio. Madrid: Gymnos.
  7. Willmore, J.H. & Costill, D.L. (1999): Physiology of sport and exercise. Champaign, IL: Human Kinetics.
  8. Sánchez Bañuelos, F. (1996): La actividad física orientada hacia la salud. Madrid: Biblioteca Nueva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.