Anemia ferropénica del deportista

anemia ferropénica en deportistas

La anemia ferropénica es el trastorno hematológico con mayor prevalencia a nivel mundial.

En relación con los atletas, tiene su mayor incidencia en deportistas de resistencia (larga duración), donde combinado con deporte de impacto y/o mujer en edad fértil (1) encontramos la población más susceptible.

La anemia ferropénica consiste en una disminución de glóbulos rojos en sangre por una deficiencia de hierro, empeorando el transporte de hierro y provocando cansancio y disminución del rendimiento físico (2).

Por tanto antes de llegar a la anemia, los depósitos de hierro han de descender lo suficiente como para poder repercutir en la hemoglobina, hematocrito y volumen corpuscular medio (parámetros de referencia en las analiticas para el estudio de las anemias).

La misión del médico deportivo será identificar de forma precoz, signos producidos por el descenso de hierro para no llegar a la anemia.

Esto lo conseguimos con el control periódico en deportistas con riesgo alto, como piragüistas, ciclistas, triatletas… (3), lo cual también nos servirá para identificar otras anemias que también repercutirán en el rendimiento y son debidas a otras causas, como la megaloblástica (4).

Clasificación de deportes según su componente dinámico y estático (5).
Clasificación de deportes según su componente dinámico y estático (5).

Anemia Ferropénica: Diferencias entre hombres y mujeres

La diferencia entre hombres y mujeres reside en un aspecto hormonal, puesto que las hormonas masculinas favorecen la síntesis del grupo hemo y la formación de glóbulos rojos (eritropoyesis).

Por otro lado, la menstruación podría provocar descenso en los niveles de hierro si esta es muy abundante por lo que algunas deportistas deberían suplementarse durante el periodo.

Si tuviéramos que hacer un perfil del atleta con mayor riesgo de padecer una anemia ferropénica sería:

Mujer joven (adolescente), con una dieta restrictiva o vegetariana y consumidora habitual de té o café. Cuya disciplina sea larga distancia, requiriera muchas horas de entrenamiento semanal o fuera de impactos repetidos. Respecto a patologías acentuará el cuadro la insuficiencia o litiasis renal y un tránsito intestinal rápido.

Alimentos que mejoran la absorción de hierro

Determinados alimentos y suplementos ayudan a mejorar la absorción de hierro a nivel intestinal.

Las frutas son un buen recurso. Dado que la vitamina C y ácidos orgánicos como el málico y el cítrico ayudan a su absorción.

Por excelencia si estamos suplementados con hierro, la naranja nos ayudará a potenciar su absorción.

Una pieza de fruta después de cada comida, además de ser un hábito saludable, contribuirá a no tener problemas de hierro.

Las proteínas animales favorecen la absorción de hierro de los vegetales, por eso en todos los aspectos la combinación de alimentos siempre es una buena opción, dado que enriquecen nuestros platos.

Un plato de estofado de lentejas (pimiento, cebolla, ajo, zanahoria…) con arroz y carne de aguja nos aporta todos los macronutrientes esenciales y cantidad de fitonutrientes.

Alimentos que empeoran la absorción de hierro

Es cierto que el grupo hemo de origen animal si absorbe mejor que el no hemo de origen vegetal, lo que no quiere decir, que un vegetariano deba tener miedo a la anemia.

Al margen de esto, encontraremos nutrientes que dificultan la absorción de hierro, como los quelantes, lignina, fitatos (cereales integrales), fibra, calcio, té y café. En menor medida alimentos con magnesio, cobre y zinc.

A todo lo anterior debemos tener en cuenta que un tránsito intestinal rápido o una ligera disfunción contribuye a problemas con la absorción de hierro y cierta tendencia a la aparición de anemia ferropénica.

Recomendaciones para prevenir la anemia ferropénica

Una dieta equilibrada nos ayudará a mantener a raya cualquier alteración metabólica, respecto al hierro debemos tener en cuenta (6):

  • Aporte de hidratos de carbono en torno al 60% de la ingesta total de calorías diarias
    Mínimo 1,4 gramos de proteína diaria
  • Evitar combinar la ingesta de hierro con los principales inhibidores de su absorción (fitatos, tanatos y calcio) descritos anteriormente
  • Asegurarnos una ingesta mínima de 18 mg de hierro diarios si eres mujer
  • Si eres hombre 9 mg
  • Consumo de carne y pescado 2 veces (cada uno de ellos) por semana
  • Si optas por hierro de origen vegetal (legumbres), combinarlas con tomate, pimiento o col que son ricos en vitamina C. Se recomienda el consumo de legumbre mínimo 3 veces por semana
  • Consumo de verduras y un puñado de frutos secos (20 gramos) a diario

Referencias Bibliográficas

  1. Sacristán A, Estaca EG, Galinari HJ. Actividad física y salud en la mujer. Toko-Gin Pract. 2009; 68(2): 40-2.
  2. Urdampilleta A, Martínez-Sanz JM, Mielgo-Ayuso J. Anemia ferropénica en el deporte e intervenciones dietético-nutricionales preventivas. Rev Esp Nutr Hum Diet. 2013; 17(4): 155-64.
  3. Rivera Ameri, Alexandra, Quiroz Acurio, Valeria, & Arias Montano, Kevyn. (2017).
  4. Prevalencia de anemia ferropénica en deportistas seleccionados del Instituto Peruano del Deporte durante el año 2013: estudio transversal. Revista Española de Nutrición Humana y Dietética, 21(2), 112-120.
  5. Legaz Arrese A. Atletismo español: Análisis básico de la pseudoanemia, anemia ferropénica y anemia megaloblástica. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, 2000; 1:65-83.
  6. Mitchell JH, Haskell W, Snell P, Van Camp SP. Task Force 8: classification of sports. J Am Coll Cardiol. 2005; 45(8): 1364-7.
  7. Urdampilleta Otegui A., Martínez Sanz JM., González-Muniesa P. Intervención dietético-nutricional en la prevención de la deficiencia de hierro. Nutr Clin Diet Hosp., 2010; 30: 27-41.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here