Entrenamiento de la fuerza en la natación

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (11 Votos. Puntuación media: 4,27 de 5)
Cargando…
Entrenamiento de fuerza en la natación

Al igual que otras capacidades físicas que ya hemos abordado en Mundo Entrenamiento, la fuerza es un determinante esencial de la calidad de las acciones propulsivas que generan el movimiento en el agua. Cada uno de los gestos técnicos que realiza un nadador en el agua requiere de esta capacidad.

La fuerza producida por dicho nadador durante la ejecución de los gestos técnicos es el resultado de la interacción de las fuerzas internas, generadas por la musculatura, y las fuerzas externas, generadas por el peso a vencer, la resistencia al desplazamiento y el movimiento del cuerpo (1).

El entrenamiento de fuerza en natación mejora el rendimiento en este deporte. Es un hecho que la investigación respalda (2, 3, 4). En cada una de las pruebas de natación, los gestos técnicos que se realizan son producidos por manifestaciones de fuerza específicas (5). Tradicionalmente se ha considerado que la fuerza se manifiesta en la práctica deportiva en tres formas de aplicación:

  • Fuerza máxima (FM).
  • Fuerza explosiva (FE).
  • Resistencia a la fuerza (RF).

El concepto de fuerza resistencia o resistencia de fuerza se deduce de los anteriores y se expresa por el tiempo determinado de aplicación de un cierto porcentaje de la fuerza que se es capaz de manifestar.

En la natación es esencial la aplicación de fuerza y resistencia porque aunque la presión ejercida durante la fase propulsiva no es elevada, se repite muchas veces, lo cual hace necesario tener esta capacidad correctamente desarrollada.

La capacidad del nadador para producir fuerza depende de diversos factores que tienen una influencia distinta en cada una de las manifestaciones de fuerza señaladas. Tales diferencias deben ser consideradas para orientar la programación del entrenamiento de fuerza con el fin de mejorar el rendimiento competitivo en las distintas pruebas de natación.

Particularmente importante en la natación es la fuerza relativa, ya que se relaciona la fuerza máxima con el peso corporal y el nadador debe impulsar su cuerpo en salidas, virajes y nado. Una consecuencia de ello, es la necesidad de controlar el aumento de la sección transversal de los músculos que se ejercitan en el trabajo de fuerza, que puede afectar a la flotabilidad del nadador al aumentar el peso de la musculatura corporal.

Otra particularidad, propia de los deportes cíclicos, reside en la repetición de ciclos de movimientos donde la estructura biodinámica se manifiesta de forma extremadamente precisa y la funcionalidad extremadamente elevada. Se observa que el conjunto de los parámetros que determinan la calidad de las acciones propulsivas (frecuencia de movimiento, duración del movimiento acuático, trayectoria del movimiento acuático, velocidad y fuerza del movimiento de propulsión) se vuelven menos eficaces con la fatiga (6).

Chica entrenando con palas

Tipos de ejercicios para trabaja la fuerza en natación

Los ejercicios para el entrenamiento de las distintas manifestaciones de la fuerza se pueden clasificar en cuatro grupos:

  • Ejercicios generales: en los que participan grupos musculares diversos, realizando movimientos que no tiene similitud con el gesto técnico deportivo. Los ejercicios de autocarga, o por parejas, se encuentran dentro de éste grupo.
  • Ejercicio básicos: para el entrenamiento de grupos musculares que participan en la ejecución del gesto técnico deportivo, realizados sin imitar el movimiento competitivo. El ejemplo más característico de este grupo lo constituyen los ejericios con pesos libres y máquinas de musculación (1).
  • Ejercicios específicos: en los que participan grupos musculares que intervienen en la ejecución del gesto técnico deportivo, realizados imitando el movimiento competitivo. Estos ejercicios pueden realizarse en seco (tracción con bandas o gomas elásticas, con aparatos de fricción, en banco de poleas o en banco isocinético) o en agua (nado con palas, aletas, lastres, nado atado con gomas elásticas…) (1).
  • Ejercicios competitivos: para el entrenamiento de grupos musculares que participan en la ejecución del gesto técnico deportivo, realizados con un patrón espacio-temporal similar al del movimiento competitivo. Como los ejercicios específicos, estos pueden realizarse en seco o en agua con los mismos aparatos, siempre que se respete la similitud en la ejecución del ejercicio con respecto del patrón de movimiento competitivo. No obstante, es en el agua donde se pueden reproducir con mayor fidelidad las características del gesto competitivo (1).

Chico entrenando con gomas

Conclusión

La fuerza mejora el rendimiento en el agua al nadador. Esto es un hecho científicamente demostrado. Por ello es de vital importancia trabajar esta capacidad si queremos mejorar nuestro rendimiento en este medio acuático (1).

La selección de los ejercicios para el entrenamiento de la fuerza en natación debe hacerse buscando la transferencia, con el fin de obtener el mayor efecto positivo sobre el rendimiento competitivo en cada una de las pruebas. Para que se produzca dicha transferencia, los ejercicios seleccionados deben respetar al máximo las caracterísitcas del gesto técnico competitivo, fundamentalmente en lo referente a los aspectos estructurales, cinemáticos, dinámicos, neuromusculares y energéticos (7).

Bibliografía

  1. Navarro, F., Oca, A. (2010). Entrenamiento físico de natación. Madrid: Cultivalibros.
  2. Girold, S. et al. (2006). Assisted and resisted sprint training inswimming. Jousrnal of Strength an Conditioning Research, 20. 547-554.
  3. Girold, S. et al. (2007). Effects of dry-land vs. Resisted- and assisted-sprint exercises on swimming sprint performances. Journal of Strehngth and Conditioning Research, 21, 599-605.
  4. Toussaint, H.M. y Vervoorn, K. (1990). Effects of specific high resistance training in the water on competitive swimmers, 11. 228-233.
  5. Navarro, Fernando, Oca, Antonio y Castañon, J. (2003). El entrenamiento del nadador joven. Madrid: Gymnos.
  6. Van Handel, P. J. et al. (1988). Aerobic economy and competitive performance of U.S. Elite Swimmers. Human Kinetics, 219-227.
  7. González Badillo, J. (2000). Concepto y medida de la fuerza explosiva en el deporte. Posiciones aplicadas al entrenamiento. Revista de Entrenamiento Deportivo. 5-16.

5 Comentarios

    • Muchas gracias Wilson por tus comentarios y también por leernos.

      Un saludo y nos alegra que te gusten nuestros contenidos.

Deja un comentario