Causas de la fatiga en el fútbol

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (8 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
gareth bale celebrando un gol

En el fútbol de élite, el número de partidos por temporada incluyendo liga, copa, copa de Europa y partidos internacionales es muy elevado.

Muchos estudios han indicado que son necesarias 72 horas tras el último entrenamiento para poder rendir al máximo nivel durante un partido oficial (1,2).

Durante períodos con muchos partidos consecutivos, la recuperación entre partidos no llega a las 72 horas, por lo que dicha recuperación es insuficiente para restablecer la homeostasis de los jugadores.

Mecanismos de fatiga en el fútbol

El fútbol demanda una gran cantidad de esfuerzos físicos diferentes así como sprints, saltos, entradas, cambios de dirección así como acciones técnicas como regates y golpeos al balón. Realizar todas estas actividades provoca una disminución en el rendimiento del deportista.

Generalmente, la fatiga se define como una disminución del rendimiento de la actividad muscular (3). En fútbol, la fatiga aparece principalmente en dos momentos: cerca del final del partido y tras finalizar el mismo (4).

seleccion española de fútbol

Los mecanismos que producen la aparición de fatiga durante un partido ya han sido estudiadas (4,6). Aquí analizaremos las más comunes o potenciales. La fatiga está determinada por factores centrales y periféricos (5,7). El descenso del rendimiento acusado al finalizar un partido es debido a múltiples factores que involucran desde sistema nervioso central hasta la producción de energía (8).

En el siguiente apartado las causas principales de la fatiga en el fútbol. Estas son la deshidratación, la depleción de glucógeno, el daño muscular y la fatiga mental.

Deshidratación

Un balance negativo de fluidos es observado de manera común después de los partidos debido a las pocas posibilidades que tienen los jugadores de hidratarse durante el partido. El nivel de deshidratación también depende de las condiciones climáticas y atmosféricas (9).

Aun así, una deshidratación moderada no afecta al rendimiento anaeróbico (10,11), las habilidades técnicas (11) y el rendimiento cognitivo (12, 13) pero sí se ha demostrado que afecta al rendimiento en pruebas de resistencia (14-16). Sea cual sea el tipo de ejercicio que se realice, el tiempo para rehidratarse tras el esfuerzo es crucial.

La rehidratación es fundamental para la recuperación post-partido debido a que la pérdida de fluido intracelular reduce la síntesis de glucógeno y proteínas mientras que la hidratación intracelular contribuye a estimular dichos procesos (17,18).

Depleción de glucógeno

En un jugador de fútbol, el glucógeno muscular es quizás el sustrato energético más importante. Dicho glucógeno se consume durante el partido y se agota al finalizar los partidos (19,20).

Leo Messi

En relación con los artículos que así lo demuestran, es posible que la depleción de glucógeno en algunas fibras no permita realizar el máximo rendimiento en sprints repetidos. El tiempo de recuperación de los valores normales de glucógeno tras un partido es de 2 a 3 días.

Daño muscular

Durante un partido, actividades intensas, como aceleraciones y desaceleraciones en distancias reducidas, cambios de dirección (21), golpeos al balón (22), tiros a portería (22), saltos verticales (22,23) o contactos directos con otros rivales (32) se ejecutan constantemente.

Esas actividades producen en muchas ocasiones contracciones excéntricas con gran potencial para dañar la musculatura de los jugadores (24-26). Los cambios de dirección y las aceleraciones y desaceleraciones en distancias reducidas son los gestos que mayor daño muscular provocan.

En resumen, los cambios de dirección y las aceleraciones durante un partido de fútbol inducen daño muscular que lleva asociada una inflamación como respuesta a ese daño. Cualquier retraso en la reparación de dicho daño muscular, además, puede afectar al funcionamiento de varios mecanismos que tienen lugar durante la recuperación. Debido a todo esto, el daño muscular es probablemente un factor importante a considerar en un intento de explicar la fatiga post-partido en el fútbol.

Fatiga mental

Participar en un partido de fútbol conduce a una alteración fisiológica que también induce el estrés psicológico en los jugadores debido a la necesidad de mantener constamente altos niveles de concentración, habilidades de percepción y toma de decisiones junto con la presión rival durante el juego.

Trabajar en tareas cognitivamente exigentes (como un partido) durante un tiempo prolongado a menudo conduce a la fatiga mental, que puede afectar al rendimiento. En un estudio de Greig y colaboradores (27) se examinaron las respuestas fisiológicas de una tarea con una vigilancia continua en una actividad específica del fútbol. Observaron que, el desempeño de dicha tarea se deterioró significativamente durante los últimos 30 minutos de la segunda parte. Por lo que se puede decir que la fatiga mental puede afectar considerablemente al rendimiento físico.

Cristiano Ronaldo cansado

La incomodidad y estrés de los viajes son otros factores que pueden aumentar la fatiga mental en los jugadores. Los efectos perjudiciales de los viajes en el rendimiento deportivo del equipo pueden ser explicados por la alteración de los ritmos circadianos (jetlag) junto con el estrés asociado de la limitación del movimiento en el avión o el autobús. También puede afectar el ambiente desconocido para dormir que lleva a trastornos del sueño (28).

Conclusiones

  • La fatiga que se produce tras un partido de fútbol tiene muchas causas potenciales (deshidratación, agotamiento de glucógeno, daño muscular, fatiga mental).
  • El enfoque para el futuro puede ser el de identificar concretamente los mecanismos que contribuyen a la aparición de la fatiga y estimar su importancia cuantitativa.
  • La fatiga después de un partido de fútbol es multifactorial y está relacionada con la deshidratación, la depleción de glucógeno, el daño muscular y la fatiga mental. Una multitud de estrategias de recuperación se aplican actualmente en los clubes de fútbol profesional para optimizar el rendimiento de los futbolistas.

Bibliografía

  1. Andersson H, Raastad T, Nilsson J, et al. (2008). Neuromuscular fatigue and recovery in elite female soccer: effects of active recovery. Med Sci Sports Exerc. 40(2): 372-380.
  2. Ispirlidis I, Fatouros IG, Jamurtas AZ, et al. (2008). Time-course of changes in inflammatory and performance responses following a soccer game. Clin J Sport Med. 18(5): 423-431.
  3. Allen DG, Lamb GD, Westerblad H. (2008). Skeletal muscle fatigue: cellular mechanisms. Physiol Rev. 88(1): 287-332.
  4. Mohr M, Krustrup P, Bangsbo J. (2005). Fatigue in soccer: a brief review. J Sports Sci. 23(6): 593-599.
  5. Rampinini E, Bosio A, Ferraresi I, et al. (2011). Match-related fatigue in soccer players. Med Sci Sports Exerc. 43(11): 2161-2170.
  6. Bangsbo J, Mohr M, Krustrup P. (2006). Physical and metabolic demands of training and match-play in the elite football player. J Sports Sci. 24(7): 665-674.
  7. Robineau J, Jouaux T, Lacroix M, et al. (2012). Neuromuscular fatigue induced by a 90-minute soccer game modeling. J Strength Cond Res. 26(2): 555-562.
  8. Bigland-Ritchie B, Woods JJ. (1984). Changes in muscle contractile properties and neural control during human muscular fatigue. Muscle Nerve. 7(9): 691-699.
  9. Mohr M, Mujika I, Santisteban J, et al. (2010). Examination of fatigue development in elite soccer in a hot environment: a multi-experimental approach. Scand J Med Sci Sports. 20. Suppl. 3: 125-132.
  10. Cheuvront SN, Carter 3rd R, Haymes EM, et al. (2006). No effect of moderate hypohydration or hyperthermia on anaerobic exercise performance. Med Sci Sports Exerc. 38(6): 1093-1097.
  11. Hoffman JR, Stavsky H, Falk B. (1995). The effect of water restriction on anaerobic power and vertical jumping height in basketball players. Int J Sports Med. 16(4): 214-218.
  12. Bandelow S, Maughan R, Shirreffs S, et al. (2010). The effects of exercise, heat, cooling and rehydration strategies on cognitive function in football players. Scand J Med Sci Sports. 20. Suppl. 3: 148-160.
  13. Cian C, Barraud PA, Melin B, et al. (2001). Effects of fluid ingestión on cognitive function after heat stress or exerciseinduced dehydration. Int J Psychophysiol. 42(3): 243-251.
  14. Armstrong LE, Costill DL, Fink WJ. (1985). Influence of diuretic induced dehydration on competitive running performance. Med Sci Sports Exerc. 17(4): 456-461.
  15. Cheuvront SN, Carter R, Sawka MN. (2003). Fluid balance and endurance exercise performance. Curr Sports Med Rep. 2(4): 202-208.
  16. Edwards AM, Mann ME, Marfell-Jones MJ, et al. (2007). Influence of moderate dehydration on soccer performance: physiological responses to 45 min of outdoor match-play and the immediate subsequent performance of sportspecific and mental concentration tests. Br J Sports Med. 41(6): 385-391.
  17. Keller U, Szinnai G, Bilz S, et al. (2003). Effects of changes in hydration on protein, glucose and lipid metabolism in man: impact on health. Eur J Clin Nutr. 57 Suppl. 2: S69-74.
  18. Waller AP, Heigenhauser GJ, Geor RJ, et al. (2009). Fluid and electrolyte supplementation after prolonged moderateintensity exercise enhances muscle glycogen resynthesis in standardbred horses. J Appl Physiol. 106(1): 91-100.
  19. Mohr M, Krustrup P, Bangsbo J. (2003). Match performance of high-standard soccer players with special reference to development of fatigue. J Sports Sci. 21(7): 519-528.
  20. Di Salvo V, Gregson W, Atkinson G, et al. (2009). Analysis of high intensity activity in premier league soccer. Int J Sports Med. 30(3): 205-212.
  21. Osgnach C, Poser S, Bernardini R, et al. (2010). Energy cost and metabolic power in elite soccer: a new match analysis approach. Med Sci Sports Exerc. 42(1): 170-178.
  22. Rahnama N, Reilly T, Lees A. (2002). Injury risk associated with playing actions during competitive soccer. Br J Sports Med. 36(5): 354-359.
  23. De Baranda PS, Ortega E, Palao JM. (2008). Analysis of goalkeepers’ defence in the world cup in Korea and Japan in 2002. Eur J Sport Sci. 8(3): 127-134.
  24. Byrne C, Twist C, Eston R. (2004). Neuromuscular function after exercise-induced muscle damage: theoretical and applied implications. Sports Med. 34(1): 49-69.
  25. Howatson G, Milak A. (2009). Exercise-induced muscle damage following a bout of sport specific repeated sprints. J Strength Cond Res. 23(8): 2419-2424.
  26. Chatzinikolaou A, Fatouros IG, Gourgoulis V, et al. (2010). Time course of changes in performance and inflammatory responses after acute plyometric exercise. J Strength Cond Res. 2 (5): 1389-1398.
  27. Greig M, Marchant D, Lovell R, et al. (2007). A continuous mental task decreases the physiological response to soccer- specific intermittent exercise. Br J Sports Med. 41(12): 908-913.
  28. Bishop D. (2004). The effects of travel on team performance in the Australian national netball competition. J Sci Med Sport. 7(1): 118-122.

Contenido extraído de: Nedelec, M. et al. (2012): Recovery in soccer. Part 1.Post-Match Fatigue and Time Course of Recovery. Sports Med. 42(12): 1-19.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.