Sesión de entrenamiento en el fútbol

La sesión de entrenamiento en el fútbol es un conjunto de ejercicios que se presentan interrelacionados con el fin de conseguir uno o varios objetivos. Tradicionalmente, se subdivide en diferentes partes. Aquí los ejercicios encuentran una progresión en cuanto a complejidad e intensidad, de menor a mayor durante la sesión.

Con el desarrollo del entrenamiento y de su estudio desde una perspectiva más científica y sociológica, surgieron a su vez más propuestas que cambiaban o daban una nueva visión sobre su aplicación en campo.

Con todo esto, la sesión de entrenamiento cambió mucho a lo largo de los años, donde se pasó de una forma más tradicional, extraída del atletismo, donde primaban los aspectos condicionales, sesiones muy extensas en el tiempo y muy alejadas de la realidad del juego, a unas sesiones de entrenamiento más actuales donde se valora la calidad por encima de la cantidad, donde las cargas están individualizadas y donde el trabajo técnico-táctico es el eje sobre el que se desarrolla.

Competición como condicionante de la sesión

La competición es el mayor condicionante sobre la sesión de entrenamiento en el fútbol actual y esto sucede por 2 motivos:

  1. Especificidad en el entrenamiento: La sesión de entrenamiento debe ser específica de fútbol. Todo el contenido que en ella se trabaja es para conseguir objetivos marcados en la competición.
  2. Regularidad temporal: Obviando ciertos periodos vacacionales, la actividad competitiva se alarga durante 9 meses. De estos, el equipo tiene entre 4 – 6 semanas para prepararse. Tiempo insuficiente que provoca que la necesidad de especialización en los entrenamientos sea mayor y el margen de actuación se vaya de semana en semana.

Con la competición en el centro de nuestro desarrollo de plan semanal, exponemos 3 diferentes tipos de semana que se nos pueden presentar y cómo afrontar la sesión de entrenamiento según sean de un tipo u otro. La exposición semanal la hacemos entre partido y partido y situamos el marco en una situación ideal de partido de Domingo a Domingo.

  1. Semanas de 1 partido: Son semanas en las que sólo hay un partido. Suelen ser anteriores a una semana donde se den vacaciones o no haya competición por algún motivo señalado.
  2. Semanas de 2 partidos: Son semanas en las que hay 2 partidos. Es lo más frecuente (De Domingo a Domingo) y es donde se establece el microciclo tipo con sesiones orientadas y concretas, de más fácil planificación.
  3. Semanas de 3 partidos: Son semanas en las que se disputan 3 encuentros. Son frecuentes en equipos que juegan competición europea o tienen partidos de copa entre semana (Domingo – jueves – Domingo).

Según el tipo de semana en la que nos encontremos, la sesión de entrenamiento será diferente, al igual que su contenido, su distribución y su contexto. Para este desarrollo existen diferentes tipos de sesión.

Tipos de sesión

Con el marco de la competición de forma continua e inmediata, nos surgen diferentes corrientes y metodologías sobre las que encajar la sesión de entrenamiento. Junto con esta distribución, debemos tener también en cuenta el día de descanso y la adaptación de la sesión al momento en el que nos encontramos (2,3,9):

Según el tipo de tarea:

  • Sesión para conocer a los jugadores o al equipo:

    Son sesiones que tienen por objetivo conocer el estado técnico, táctico y físico de los jugadores o bien, otras particularidades de los mismos. En esta sesión, el entrenador consigue información muy importante para establecer los objetivos de las próximas sesiones y, a su vez, para poder establecer ciertos objetivos comunes a medio plazo y la programación a emplear. Este tipo de sesión de entrenamiento se utiliza principalmente en periodos de formación o cuando el entrenador llega nuevo a un club. Estarán formadas por tareas específicas y de carácter competitivo, para extraer más y mejor información.

  • Sesión de aprendizaje:

    Son sesiones donde el objetivo principal es la asimilación de conceptos tácticos y técnicos a nivel individual y también a nivel grupal. Este tipo de sesión de entrenamiento sirve para establecer pautas a seguir y a desarrollar en función del rival. Los ejercicios son de un nivel de intensidad y densidad bajo y se realizan para representar situaciones concretas del juego que queremos que se reproduzcan o se van a dar ante un rival en concreto. Es importante que estas tareas se realicen con un nivel de fatiga bajo que no afecte negativamente a la concentración

  • Sesión de repetición:

    Tiene como objetivos concretos:

– Desarrollar o mantener el nivel de gestos técnicos y motrices.

– Perfeccionar los comportamientos técnico-tácticos individuales y colectivos.

– Integrar los procesos técnico-tácticos en condiciones de fatiga y exigencia física elevados.

Este tipo de sesiones es mayor cuando dentro de nuestra unidad de entrenamientos semanal es elevada. Son ejercicios conocidos por todos los miembros y no contiene temáticas nuevas para el equipo y se realiza con el fin de corregir, automatizar o mantener comportamientos que se dan en la competición. Se realizan muchas repeticiones con el fin de mejorar y perfeccionar de forma rápida y sin alterar el ritmo de ejecución correcto

  • Sesión de control:

    Esta sesión de entrenamiento tiene como objetivo principal la apreciación, lo más objetiva posible, del progreso del rendimiento de los jugadores o del equipo a nivel técnico, táctico, físico y psicológico. Debemos realizar estas sesiones a través de tareas con un criterio básico, teniendo en cuenta las correcciones y la eficacia de la ejecución. Los ejercicios se pueden organizar:

– Aislados de la competición: Dividir las tareas en partes aisladas del juego (gesto técnico, por ejemplo)

– Integrados en la competición: No se divide la tarea en partes y se valora sobre todos los puntos de vista (técnico, táctico, físico y psicológico)

  • Sesión de entrenamiento mixto:

    Es la que se emplea con mayor frecuencia ya que se combinan diferentes objetivos y diferentes procesos de entrenamiento. En una misma sesión de entrenamiento podemos encontrar:

– Objetivos de aprendizaje junto con objetivos de perfeccionamiento

– Entrenamiento individual y grupal

– Esfuerzos físicos de diferente capacidad

– Entrenamiento por circuitos con entrenamiento por intervalos

– Entrenamiento técnico junto con físico, táctica….

Este tipo de sesiones son de una elevada intensidad y densidad de ejercicios. Al final el entrenamiento se suele realizar una competición con el fin de aplicar los aspectos y conceptos entrenados en la sesión independientemente del nivel aplicado de los jugadores

Según el contenido de la sesión:

  • Sesión selectiva:

    Esta sesión desarrolla un solo objetivo de la preparación (técnica, táctica, física). Se realiza únicamente y concentrado en una sesión. Estas sesiones pueden presentarse en 2 tipos (6):

  1. Sesiones selectivas con medios uniformes: Utilización de un solo método intrasesión para la obtención del objetivo
  2. Sesiones selectivas con medios diversificados: Utilización de más de un método intrasesión para la obtención del objetivo
  • Sesión compleja:

    Se desarrollan diferentes objetivos y capacidades en la misma sesión. La carga del trabajo es elevada y se puede trabajar de 2 formas:

  1. Sesiones complejas consecutivas: Utilizadas solo cuando se entrenan capacidades a nivel físico – condicional
  2. Sesiones complejas simultáneas: Utilizadas cuando se realiza entrenamiento integrando capacidades físicas, técnicas y tácticas
  • Sesión suplementaria:

    Es la sesión de entrenamiento cuyos componentes de la carga están orientados a la consecución de objetivos secundarios en la preparación básica del futbolista. Son una parte importante del entrenamiento deportivo ya que preparan para el objetivo principal de la sesión. También son comunes en la previa de la competición e incluso a nivel individual para centrarse en objetivos individuales del futbolista

Según la organización del grupo:

  • Sesión en grupo:

    Todo el equipo realiza la misma actividad o ejercicio.

  • Sesión individual:

    Se prepara específicamente a un jugador en su puesto, bien sea a nivel conceptual, técnico-táctico o físico.

  • Sesiones mixtas: 

    Participa todo el equipo, pero se divide el trabajo por grupos reducidos o por líneas con objetivos concretos.

Según la magnitud de la carga:

  • Sesión con cargas elevadas o de desarrollo:

    Las cargas son grandes y existe un estímulo que genera adaptación en el futbolista. Pueden provocar sobre entrenamiento prolongadas en el tiempo y son potencialmente lesivas, por ello su realización estará controlada y no será tan habitual. El tiempo de recuperación de estas sesiones se sitúa entre las 24 y 72 horas.

  • Sesión con cargas medias o de mantenimiento:

    Las cargas son medias, donde el estímulo no genera adaptaciones nuevas, pero mantiene el nivel del entrenamiento. Suelen ser las que se realizan normalmente durante la semana. El tiempo de recuperación de estas sesiones se sitúa entre las 12 – 24 horas

  • Sesión con cargas pequeñas o de recuperación:

    La carga física es mínima y se utilizan para recuperar la condición física o psicológica, normalmente tras un partido o tras un periodo de cargas altas. Estas sesiones no deben ser una base prolongada demasiado en el tiempo ya que produce desadaptaciones sobre el entrenamiento. El tiempo de recuperación de estas sesiones se sitúa por debajo de las 12 horas.

Como comprobamos hay muchos tipos de sesiones y diferentes entre ellas tanto en contenido como en sus características o diseño. Conforme se avanzó en el estudio del entrenamiento y de todo lo que lo compone, aparecieron nuevos métodos y medios. De entre los tipos de sesión expuestos, cabe decir que no son excluyentes, sino que muchas veces pueden incluso complementarse para dar mayor riqueza a la organización de los objetivos y de la planificación diaria, incluso, sirviendo de base para la organización a medio plazo.

Estructuración de la sesión

Dentro de las sesiones, como forma de organizar el entrenamiento, existen diferentes formas. También su estructura se ve afectada por diferentes factores entre los que destacan: (1)

  • Objetivos, tareas y contenidos de las sesiones
  • Alteración de las funciones fisiológicas debido a la influencia de cargas de entrenamiento
  • Especificidad del fútbol como deporte

Aquí analizamos las principales formas de organización del entrenamiento y sus características:

Modelo tradicional:

El modelo tradicional divide la sesión de entrenamiento en 3 partes:

Calentamiento:

Como parte introductoria y fundamental del entrenamiento se establece el calentamiento. El fútbol, a ser un deporte en el que participan un gran número de grupos musculares necesita de una preparación general y posteriormente específica de forma previa a la parte principal de la sesión.

  • Calentamiento general: Recorriendo la globalidad de los músculos del cuerpo y ejercicios básicos de coordinación.
  • Calentamiento específico: Tratando aspectos que tengan relación directa con el fútbol como puedan ser pases, conducciones, movimientos en carrera…

El calentamiento debe estar relacionado directamente con el objetivo principal de la sesión. Por lo que el calentamiento será diferente según los objetivos propuestos para la misma. De las características del calentamiento destacamos:

  • Global: Se deben calentar todos los músculos y articulaciones.
  • Dinámico: Los ejercicios deben ser intercalados sobre la continuidad de un ritmo suave, sin que haya paradas ni cambios demasiado bruscos.
  • Metódico y progresivo: Se debe realizar siempre antes de la parte principal de la sesión y de la competición, ya que no solo ayuda al calentamiento fisiológico, también al psicológico para aumentar la concentración en la tarea. Debe ser progresivo para aumentar de una intensidad baja a una mayor y de una complejidad sencilla a una más difícil.
  • Proporcionado: Se deben alternar fases dinámicas con fases de descanso.

Respecto a la duración del calentamiento, hay diferentes ideas y propuestas, pero tradicionalmente se dice que debe durar sobre 15-20 minutos. En este sentido, debemos nombrar factores que pueden hacer que la duración sea mayor o menor y que debemos tener en cuenta:

  • Factores endógenos:
    • Edad: Los jugadores más jóvenes y los niños necesitan menos tiempo de calentamiento. A mayor edad los músculos y articulaciones necesitan más tiempo para adaptarse al esfuerzo.
    • Grado de preparación individual: Cuando un jugador está poco entrenado o viene de un proceso de parado, debe calentar con menor intensidad que cuando se está en forma.
    • Estado psicológico del jugador.
  • Factores exógenos:
    • Hora del día: Por las mañanas el cuerpo necesita generalmente más tiempo para adaptarse al esfuerzo que en otras horas del día. Por las mañanas el calentamiento debería ser algo más extenso. Sin embargo, si queremos hacer el calentamiento más corto, la hora ideal serían sobre las 5-6 de la tarde (siempre que haya una temperatura adecuada).
    • Temperatura ambiente: El calentamiento se puede hacer con temperaturas altas y bajas y ambas producen efectos diferentes en el organismo:
      • Ambiente caluroso: El calentamiento debe ser más corto ya que si no corremos riesgo de fatigar al jugador. Se debe tener en cuenta también la humedad ya que durante un partido se pierde mucho sudor.
      • Ambiente frío: La fuerza se reduce un 5% por cada grado de temperatura que estamos por debajo de los niveles normales (38º). Si es posible se debe realizar la primera parte general en un lugar cubierto o en su defecto, bien provistos de ropa y alargar la fase de calentamiento más.

También es muy importante calcular el tiempo entre el calentamiento o el inicio de partido o entrenamiento. Los jugadores que están bien entrenados se recuperan del calentamiento y de sus efectos en aproximadamente 5 minutos. Un descanso o periodo parados mayor, podría anular los valores fisiológicos obtenidos durante el calentamiento.

Parte principal:

Es la parte de la sesión que está orientada a conseguir los objetivos propuestos. Es el núcleo central y lo que condiciona el resto de partes de la misma. La estructura de la parte principal es modificable, pero requiere del seguimiento de unas cuantas consideraciones:

  • Objetivos de la sesión de entrenamiento.
  • Definición de la carga de entrenamiento (física, táctica, psicológica) y los estímulos que en ella se buscan.
  • Valoración de la carga interna y externa.
  • Aspectos organizativos en relación con el espacio, el grupo, cambios de ubicación, organización del material, gestión del tiempo, comunicación, posición del entrenador ante el grupo….
  • Condiciones del entorno del lugar donde se realiza la sesión.
  • Estado de los jugadores.
  • Relación de la sesión en concreto con la estructuración temporal del proceso de entrenamiento que se lleva a cabo.

Vuelta a la calma:

Es la parte final del calentamiento y su objetivo es asegurar un descenso progresivo de la intensidad. Se realiza con el fin de devolver al organismo a un estado más próximo posible al estado inicial. En este estado tendremos las mejores condiciones para iniciar el proceso de recuperación. En esta parte se pueden hacer ejercicios suaves con balón (juegos) y estiramientos o relajación de diferentes grupos musculares. No tiene sentido el entrenamiento de golpeos o acciones que mantengan el estado de activación de la misma forma que la parte principal.

Otros autores:

Otros autores, pedagogos y entrenadores, han formulado diferentes propuestas sobre la organización de la sesión de entrenamiento. La base entre todos ellos es muy similar y algunos subdividen partes dentro de la estructura tradicional antes vista, pero con el mismo contenido en su mayoría. Exponemos en modelo de cuadro, algunas de las principales y su estructuración a modo representativo:

Metodología sobre la sesión

Para planear una sesión de entrenamiento hace falta primero ver y comprender el contexto en el que nos encontramos. Como expusimos con anterioridad, no es lo mismo encontrarnos en pretemporada que en periodo competitivo, estar a 2 días del partido que a 4, tener varios partidos esa semana, etc. También es importante conocer factores internos del equipo o situaciones concretas, que nos permitan aplicar con mayor exactitud el tipo de sesión. Por lo tanto, aquí, vamos a marcar los pasos a seguir para planificar correctamente la sesión.

Analizar el periodo:

Este primer paso tiene relación con el momento competitivo en el que se encuentra el equipo. Lo dividimos en 3:

  1. Pretemporada: Periodo de 4-6 semanas (depende la liga y el nivel del equipo) previos al inicio de la competición. Aquí las sesiones serán de una carga alta considerando aplicar los conceptos tácticos y estratégicos que queremos desarrollar durante la temporada.
  1. Temporada: Periodo de 8-9 meses que dura la competición. Aquí las sesiones serán de una carga variante según el momento y las necesidades del equipo. Repasar o corregir aspectos tácticos entrenados con anterioridad y aplicando si cabe, nuevos.
  1. Transitorio: Periodo de 1 o 2 semanas después de que finalice la competición. En este periodo, como si de la vuelta a la calma se tratase, se realizan sesiones que sirvan de relajación. Tienen más que ver con la cohesión grupal, dando pautas a seguir para preparar las vacaciones.

Analizar el momento de la temporada:

Metidos dentro de este periodo, debemos tener en cuenta diferentes factores que pueden condicionar nuestra sesión de entrenamiento:

  • Resultado: Las sesiones se pueden ver modificadas en cierto modo dependiendo de los resultados que se dan y si siguen ciertos periodos de resultados positivos o negativos continuados.
  • Acumulación de partidos: Según nuestra semana tenga 1, 2 o 3 partidos, tendrá una influencia directa sobre las sesiones. Disputar 1 partido por semana se puede trabajar con cargas más altas y sobre objetivos muy concretos. Si tenemos 2 partidos, la carga debe modularse y los objetivos hay que sintetizarlos más. Jugando 3 partidos en una semana, las sesiones casi serán exclusivamente de recuperación física y de repaso de conceptos / correcciones.

Analizar el día de la semana:

Si el partido está lejano a nuestro día de sesión de entrenamiento, el nivel de la carga física y táctica será mayor. Conforme nos acercamos al día del partido, la carga será menor para evitar llegar con fatiga física y cognitiva al partido.

Analizar el contexto previo:

Se debe valorar la situación de los jugadores, si hay ausencias, el número del que disponemos, el campo, el clima, material…

Una vez estos pasos son reconocibles y están bien planificados, pasamos a analizar la sesión antes, durante y después de su realización:

  • Antes de la sesión de entrenamiento: El entrenador, antes de ir al campo a realizar la sesión de entrenamiento, debe planificar todo sobre la sesión: organización del material, responsabilidades de los ayudantes, las tareas con sus objetivos, las estructuras y pasos a seguir, el número de jugadores…y llevarlo al campo. Como ayuda, puede llevarse una guía en un folio para meter en el campo y tener referencias a seguir.

También es importante que el entrenador se haga un esquema con alternativas pensando en posibles problemas que se puedan dar: jugador lesionado, climatología, tarea que no termina de salir bien… .

  • Durante la sesión de entrenamiento: Es importante que los objetivos de la sesión se sepan por todos desde su inicio y que las 3 partes de la sesión sean enfocadas al objetivo principal. A nivel de ubicación el entrenador debe:
  1. Observar desde una posición externa mientras se trabaja, con el fin de poder valorar y observar la tarea al completo.
  2. Para las explicaciones se debe llamar a todos los jugadores cerca, colocarse en círculo o semicírculo, pero pudiendo ver a todos los jugadores. Explicar y/o demostrar el ejercicio a realizar y puntualizar los condicionantes y normas.

También es labor del entrenador planificar el entrenamiento para que no haya pausas muy prolongadas. Que el ritmo y el dinamismo se mantenga alto en el juego y que la competitividad sea elevada.

  • Después de la sesión de entrenamiento: Buscar y provocar un clima confortable y cómodo, intentar acabar siempre las sesiones con un buen clima. Después, buscaremos respuestas y preguntas sobre la sesión y sus objetivos, para que quede todo claro.

Conclusiones

  1. La competición es el principal condicionante de la sesión de entrenamiento, aunque dependen de otros muchos factores para decantarse por un tipo u otro.
  2. Los modelos de organización de sesiones se pueden complementar y podemos crearnos nuestro propio modelo con el fin de optimizar los recursos de los que disponemos, pero siempre siguiendo las pautas básicas de desarrollo.
  3. La sesión de entrenamiento persigue un objetivo, el cual debe ser el eje sobre el que giran todas las tareas desde la parte principal hasta la vuelta a la calma.
  4. Debemos conocer el entorno y la situación del club y los jugadores antes de realizar la sesión y pensar y planificar con antelación todo lo que en ella se puede dar.

Bibliografía

  1. Bellido, D. (2008) Teoría y práctica del entrenamiento deportivo. Universidad politécnica de Madrid: Madrid
  2. Bompa, T. (1990) Periodización: Teoría y metodología del entrenamiento. Ed: Hispano europea
  3. Castañer, M. y Camerino, O. (1991) La educación física en la enseñanza primaria. Una propuesta curricular para la reforma. Barcelona
  4. Castelo, Jorge (1993) Metodologia do treino desportivo FMH Ediçoes: Portugal
  5. Mendiara, J. (1997) La educación física en educación infantil. Segovia
  6. Platonov, V.N. (1988) El entrenamiento deportivo: teoría y metodología. Paidotribo
  7. Sáenz-López, P. (1997) Educación física y su didáctica: manual para el profesor. Wanceulen, Sevilla
  8. Seners, P. (2001) La lección de educación física. Barcelona
  9. Teodorescu, L. (1984) Problemas de teoría e metodología nos desportos colectivos. Livros Horizonte, Lisboa

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here