Saltar al contenido
Mundo Entrenamiento

Control de la carga de entrenamiento en la danza

23 junio, 2020

Analizamos la importancia de controlar la carga de entrenamiento en la danza. Descubre qué dicen los últimos estudios científicos sobre este aspecto.

Control de la carga de entrenamiento en la danza 1

En el presente artículo analizamos la importancia del control de la carga de entrenamiento en la danza. Es un hecho que la danza avanza con pasos de gigante en creatividad pero envejece y se queda atrás en la manera de abordar los retos físicos y psicológicos que se le plantean al/la bailarín/a en comparación con otras actividades físicas.

Está en manos tanto del atleta como del equipo de profesionales de la salud intentar alargar la vida profesional de un/a deportista así como la de un/a bailarín/a.

Para ello todo el staff que hay detrás del bailarín/a debe trabajar conjuntamente con los objetivos de velar por la salud de las personas con las que trabajamos y de mejorar su rendimiento para alcanzar logros individuales y colectivos.

Riesgo de lesión en la danza

La bibliografía publicada hasta ahora muestra total acuerdo en que la mayoría de lesiones que se producen en la danza clásica tanto en bailarines/as amateurs como en profesionales son por sobre uso (Smith et al., 2016). El uso excesivo de nuestros sistemas nervioso y músculo esquelético produce fatiga en el organismo.

La fatiga se puede manifestar de forma aguda y/o crónica y esto puede comprometer la salud y el rendimiento del/la deportista. Por esta razón, es de gran importancia llevar un control de la carga de entrenamiento en la danza cada día, ya que de esta manera podemos modular la intensidad de los estímulos del entrenamiento sin perjudicar al deportista y manteniéndolo en un estado óptimo para cada momento de la temporada.

Gabbett afirma que un control inapropiado de la carga de entrenamiento en la danza, tanto si la carga es excesiva como si es insuficiente, se relaciona con el riesgo de lesión. Y por ello las lesiones por sobreuso, como las que encontramos en danza, se consideran errores de control de la carga de entrenamiento (Gabbett et al., 2016).

En este mismo artículo, basado en estudios con jugadores de rugby profesionales, se remarca el desconocimiento del control de cargas de entrenamiento en la danza en la fase de pretemporada porque no todos los deportistas entrenan igual en el periodo vacacional y porque a muchos de ellos no les gusta informar de lo que han estado haciendo en ese periodo de tiempo.

Gabbett (2016) comenta que al llegar a las primeras semanas de entrenamiento de la temporada el riesgo de lesión de algunos deportistas es muy alto debido al estado de muy baja forma. Se recomienda, por lo tanto, mantener un estado mínimo de carga de trabajo crónica durante el período de descanso.

¿Qué datos debo usar par identificar la carga de entrenamiento en la danza?

La carga de trabajo se extrae del producto de la carga externa por la carga interna del deportista. Para definirla y poder comparar ratios más adelante, se debe usar siempre el mismo sistema de medición y por lo tanto las mismas unidades.

  • La carga externa puede incluir, por ejemplo, la distancia total recorrida, el peso movilizado, los minutos totales de juego o de la actividad, el número y la intensidad de sprints, saltos o colisiones (Gabbett, 2016).
  • La carga interna se puede observar a través de la percepción subjetiva del esfuerzo (RPE) o bien por el registro de la frecuencia cardíaca (FC), entre otros.

Al finalizar cada sesión de entrenamiento, los atletas indican de manera individual el valor que más se ajusta a su percepción del esfuerzo/intensidad de la sesión.

Uno de los instrumentos que se usa para medir tal valor es la escala de Borg del 1 al 10. El RPE se obtiene al final de cada entrenamiento y es importante esperar siempre unos 20 o 30 minutos para que el/la deportista pueda recuperarse bien de la última tarea.

Para registrar datos de frecuencia cardiaca se usa un pulsómetro con tal de obtener valores de R durante el entrenamiento o competición. También se pueden registrar valores de variabilidad de FC justo después del entrenamiento o competición para observar como recupera el deportista o bailarín/a.

Los valores de carga externa idénticos en dos personas con grandes características individuales pueden provocar considerables diferencias en la carga interna en cada una de ellas.

El estímulo de entrenamiento puede ser apropiado para una persona, pero inapropiado para la otra. Por esta razón las cargas se deben de individualizar y no se debería generalizar a la hora de planificar las tareas específicas para cada deportista o bailarín/a.

El sistema GPS puede ser de gran ayuda para medir la carga externa de los deportistas. El GPS proporciona información sobre velocidad y distancia recorrida, datos de aceleraciones y desaceleraciones, giros, entre otros. Es una ventaja que estos datos se puedan obtener además a tiempo real.

En la danza, sería interesante usar acelerómetros para ver la distancia recorrida, aceleraciones y desaceleraciones. Éstos son bastante más asequibles que los sistemas GPS y se pueden usar dentro de cualquier instalación.

Estudios publicados sobre la carga de entrenamiento en la danza

Recientemente se ha publicado un estudio en el que el propósito era evaluar la validez entre la RPE y el registro de la FC para obtener la carga interna en bailarines estudiantes. Se usó el método Edwards – TL para calcular la carga de entrenamiento en la danza.

El método consiste en determinar 5 zonas (usando FC y los coeficientes correspondientes) y observar cuanto tiempo pasa cada atleta en cada zona según sus valores de FC. Los autores indican que la FC muestra una relación casi linear con el Vo2max, sin embargo el valor de la FC puede presentar problemas a la hora de evaluar la intensidad en actividades intermitentes (como es la danza) que usan tanto el sistema aeróbico como anaeróbico a la par (Surgenor & Wyon, 2019).

Diez estudiantes de danza contemporánea realizaron 5 días de entrenamiento. Dentro de este microciclo se incluyeron 11 sesiones de danza de las cuales 5 fueron clases de contemporáneo, 3 clases de ballet y 3 ensayos.

En cada una de estas sesiones se registró la RPE y la FC de cada bailarín/a. La RPE se obtuvo 15 minutos después de cada sesión y se hico también mediante la escala de Borg (1 – 10). La FC se registró durante todos los entrenamientos mediante el pulsometro Polar Team System y cada 5 segundos.

Figura 2. Compañia de danza contemporanea Jacob Jonas the Company. Fotografiado por Sinziana Velicescu.
Figura 2. Compañia de danza contemporanea Jacob Jonas the Company. Fotografiado por Sinziana Velicescu.

Impellizzeri et al. (2004) defienden que el ejercicio de carácter intermitente (aeróbico –  anaeróbico) puede reducir el grado de correlación entre el RPE y el método Edwards-TL.

Surgenor y Wyon (2019) afirman que el session-RPE puede ser una herramienta útil para los bailarines, profesores y profesionales en ciencias de la danza para que puedan monitorizar y cuantificar la cargas de entrenamiento en la danza. El session-RPE es el valor de RPE multiplicado por los minutos de trabajo del entrenamiento. De todas formas, sugieren también combinar el indicador de session-RPE con diferentes factores externos para predecir mejor la carga interna de los/las bailarines/as de manera individual.

¿Cómo puedo controlar las cargas de entrenamiento en la danza?

La carga aguda es el promedio del resultado del producto entre carga externa y carga interna durante un microciclo (aprox. una semana). La cara crónica es el promedio del resultado del producto entre carga externa y carga interna durante un mesociclo (aprox. un mes).

El ACWR (ratio de carga de trabajo entre aguda y crónica) es el resultado de la división entre la carga aguda y la carga crónica de un mismo día, semana o mes.

El ratio de carga de trabajo entre aguda y crónica está considerado como la mejor manera de aproximarse a monitorizar la carga de entrenamiento en la danza durante la temporada.

Este ratio es el resultado de la división entre carga aguda (microciclo) y carga crónica (mesociclo). Un valor más grande que 1 representa una carga aguda más grande que la carga crónica.

Los valores que quedan por encima de 1 (sobreentrenamiento) se relacionan significativamente con riesgo de lesión (Hulin, Gabbett, Lawson, Caputi, & Sampson, 2017). En el estudio de Gabbet (2016) se habla de sobreentrenamiento con un valor del ratio de por encima de 1’3 de carga aguda:crónica. Los valores que quedan por debajo de 0’8 (desentrenamiento) se relacionan también significativamente con riesgo de lesión (Gabbett, 2016).

El ratio puede variar según el deporte o actividad física que se practique y sería conveniente identificarlo y hacer uno propio para cada disciplina deportiva. El ratio variará según como se distribuyan los microciclos y mesociclos y según la intensidad y la duración de las tareas seleccionadas para cada día. El objetivo es encontrar uno o varios ratios de carga de trabajo que más se ajusten a las necesidades de los atletas y a las de la temporada según los objetivos.

Cuando se identifica una alta carga de trabajo crónica de manera aislada puede protegernos ante las lesiones. El riesgo de lesión se encuentra incrementado cuando el pico de la carga aguda coincide en el tiempo con el pico ya sea bajo o alto de la carga crónica (Gabbett et al., 2016).

En el artículo de Gabbett (2016) se remarca que si el desentrenamiento incrementa el riesgo de lesión, los entrenamientos que se focalizan en trabajar en la franja de la media de las demandas de la competición también serán insuficientes para soportar la carga del juego o actuación.

¿Cómo interpreto los resultados de la carga de entrenamiento en la danza?

La evidencia de la relación entre la carga de trabajo y el riesgo de lesión en atletas de alto rendimiento ha sido fuertemente comprobada en estos últimos seis años  indicando que hay una estrecha relación entre estas dos variables.

Teniendo en cuenta el parámetro 0’8 – 1’3, el cual indica estar en zona de bajo riesgo de lesión del ACWR, debemos comprender la situación de cada atleta en toda su totalidad, complejidad e individualidad. Esto quiere decir que dentro de un mismo equipo o compañía de danza, no todos los deportistas o bailarines desempeñan el mismo rol y es probable que por el tipo de tareas específicas que uno hace, la carga de alguno/a de ellos/as se manifieste ligeramente por encima o por debajo en comparación con la de otros.

Por otro lado, aunque el ratio nos puede ayudar a predecir un momento crítico en una temporada, hay que saber escuchar al/la deportista y tener en cuenta otros factores externos que puedan influir en su salud y rendimiento (estado de ánimo, familia, alimentación, factores psicológicos, descanso, etc.).

Figura 3. Guía para interpretar y aplicar los datos del ratio de carga de trabajo aguda:crónica. La zona verde (sweet spot) representa el parámetro en el cual el riesgo de lesión es bajo. La zona roja (danger zone) representa el parámetro de carga aguda:crónica en el que hay un alto riesgo de lesión. Para minimizar el riesgo de lesión, el equipo de profesionales de la salud deberían mantener los parámetros del ratio aproximadamente entre 0’8 i 1’3. Redibujado por Blanch y Gabbet (Gabbett, 2016).
Figura 3. Guía para interpretar y aplicar los datos del ratio de carga de trabajo aguda:crónica. La zona verde (sweet spot) representa el parámetro en el cual el riesgo de lesión es bajo. La zona roja (danger zone) representa el parámetro de carga aguda:crónica en el que hay un alto riesgo de lesión. Para minimizar el riesgo de lesión, el equipo de profesionales de la salud deberían mantener los parámetros del ratio aproximadamente entre 0’8 i 1’3. Redibujado por Blanch y Gabbet (Gabbett, 2016).

El momento de la temporada en el que nos encontramos es de gran importancia a la hora de comprender la cargas de entrenamiento en la danza. En la pretemporada se debería de poder conocer en qué punto está cada deportista y hacer que entrene según sus necesidades sin que se lesione.

En las semanas previas a la competición hay que llegar con un ratio de carga aguda:crónica óptimo para que el/la deportista o bailarín/a se sienta lo menos fatigado/a posible, manteniendo un muy buen estado de forma.

El estudio de Hulin y Gabbett remarca que la carga que se monitorice en una semana determinada influye también sobre las dos semanas siguientes (Hulin et al., 2017). Esta información es de gran utilidad para poder preparar bien las etapas de competición.

Conclusiones sobre la carga de entrenamiento en la danza

El ACWR es una buena herramienta descriptiva que podemos incluir en nuestro método de trabajo i que puede ser útil para controlar la carga i así prevenir lesiones.

Debemos tener en cuenta que el indicador de una carga crónica alta, en comparación con el de una carga crónica baja, puede ser beneficioso para protegerse de las lesiones. Por lo contrario, una carga aguda más alta que la carga crónica suele indicar un alto riesgo de lesión.

Un ratio de carga A:C que indique alta probabilidad de lesión en una semana determinada, puede influir también en las dos semanas próximas en la probabilidad de lesionarse.

El ACWR es un recurso del que podrían hacer uso muchas compañías de danza con los objetivos de minimizar el riesgo de lesión, velar por la salud de los/as bailarines/as y mejorar el rendimiento.

Si consideramos que el ACWR es una herramienta interesante y queremos indagar y hacer uso de ella debemos tener en cuenta que existe también el recurso o método EWMA. Este método ha demostrado ser mucho más sensible que el ACWR a la hora de detectar el riesgo de lesión (Murray, Gabbett, Townshend, & Blanch, 2017).

Referencias bibliográficas

  1. Gabbett, T. J. (2016). The training-injury prevention paradox: should athletes be training smarter and harder? 
  2. Gabbett, T. J., Kennelly, S., Sheehan, J., Hawkins, R., Milsom, J., King, E., … Ekstrand, J. (2016, September 1). If overuse injury is a “training load error”, should undertraining be viewed the same way? British Journal of Sports Medicine, Vol. 50, pp. 1017–1018.
  3. Hulin, B. T., Gabbett, T. J., Lawson, D. W., Caputi, P., & Sampson, J. A. (2017). The acute:chronic workload ratio predicts injury: high chronic workload may decrease injury risk in elite rugby league players
  4. IMPELLIZZERI1, F. M., ERMANNO RAMPININI1, A. J., SASSI, C. A., & MARCORA, S. M. (2004). Use of RPE-Based Training Load in Soccer. Med. Sci. Sports Exerc, 36(6), 1042–1047.
  5. Murray, N. B., Gabbett, T. J., Townshend, A. D., & Blanch, P. (2017). Calculating acute:chronic workload ratios using exponentially weighted moving averages provides a more sensitive indicator of injury likelihood than rolling averages. Br J Sports Med, 51(9), 749, 749–754.
  6. Smith, T., Davies, L., De Medici, A., Hakim, A., Haddad, F., & Mac-Gregor, A. (2016). Physical Therapy in Sport Title Page Extended Title: Prevalence and profile of musculoskeletal injuries in ballet dancers: A systematic review and meta-analysis Short Title: Musculoskeletal injury in ballet.
  7. Surgenor, B., & Wyon, M. (2019). Measuring training load in dance: The construct validity of session-RPE. Medical Problems of Performing Artists, 34(1), 1–5.

 

Autores: Ester Vidal Mallo. Estudiante de Máster en Entrenamiento Deportivo, Actividad Física y Salud. Facultad de Psicología, Ciencias de la Educación y del Deporte. Blanquerna – Universidad Ramón Llull.

Bienvenido a 5.12

Tu Nueva Oportunidad

Deja tu nombre y tu Email para completar tu suscripción gratuita

Responsable del fichero: Mundo Entrenamiento, S.L. | Finalidad: Gestionar el envío de información y prospección comercial y dar acceso a los productos online | La Legitimación: gracias a tu consentimiento | Destinatarios: empresas proveedoras nacionales y encargados de tratamiento acogidos a Privacy Shield | Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional | Información adicional: puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos.

ACCEDE A 15 VIDEOS EXCLUSIVOS

 

Entrevistas de expertos

TOTALMENTE GRATIS

CON PILDORAS DE FORMACIÓN

SOBRE ENTRENAMIENTO Y NUTRICIÓN