Músculo esquelético: anatomía funcional

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (6 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
Músculos del cuerpo humano

Conocer el funcionamiento y las características del músculo esquelético permite que podamos diseñar mejores programas de entrenamiento, así como incrementar el conocimiento sobre el funcionamiento de nuestro propio cuerpo. A pesar de que en el cuerpo humano existen tres tipos de tejido muscular: esquelético, cardíaco y liso, en el presente artículo únicamente nos centraremos en el músculo esquelético. Si bien, el resto de tejidos, y sus implicaciones en la actividad deportiva,  se analizarán en futuras entradas.

¿Qué funciones tiene el tejido muscular?

El tejido muscular tiene en el organismo las siguientes funciones clave principales (1, 3, 4, 5, 6,  9, 10):

  • Generar calor: Cuando el tejido mucular se contrae produce calor mediante un proceso llamado termogénesis, cuya función principal es la de mantener una temperatura corporal adecuada y correcta en todo el organismo.
  • Estabilizar las posiciones corporales: Las contracciones que realiza en músculo esquelético permiten que se puedan realizar y mantener diversas posturas corporales (sentarse, estar de pie, etc.).
  • Realizar movimientos corporales: Los movimientos que realiza todo el cuerpo (correr, andar, saltar, etc.) y los que son movimientos localizados (sujetar algo, mover la cabeza, etc.) son posibles gracias al trabajo en conjunto y a la coordinación de los huesos, las articulaciones y los músculos.
  • Almacenar y movilizar sustancias en el organismo: Lo primero se consigue gracias a la contracción continua de los esfínteres (bandas anulares de músculo liso) cuya función es la de impedir que se escape el contenido de un órgano hueco. La movilización de sustancias se pueden conseguir de muchas maneras, por ejemplo, mediante la contracción del músculo cardíaco para expulsar la sangre del corazón, permitir el recorrido de los aliimentos y de la bilis a través del tubo digestivo o promover el flujo linfático mediante las contracciones del músculo esquelético.

Propiedades del tejido muscular

Al tejido muscular se le atribuyen cuatro propiedades particulares que permiten que cumpla sus funciones y contribuyen a la homeostasis (1, 2, 3, 4, 5, 7, 9):

  • Excitabilidad eléctrica: Esta propiedad permite al músculo responder a determinados estímulos produciendo señales eléctricas denominadas potenciales de acción.
  • Elasticidad: Capacidad que permite al tejido muscular volver a su longitud y forma originales después del proceso de extensión o contracción.
  • Contractilidad: Capacidad que el tejido muscular tiene para, después de haber sido estimulado por un potencial de acción, contraerse de manera enérgica.
  • Extensibilidad: Capacidad que el tejido muscular tiene para ser capaz de estirarse sin sufrir daños ni lesiones. Además le permite contraerse con fuerza a paer de estar en elongación.
cuerpo humano corriendo
Figura 1. Sistema musculo esquelético corriendo.

Componentes del músculo esquelético

Cada uno de los músculos esqueléticos que posee el cuerpo humano es un órgano independiente, el cual está compuesto por miles de células alargadas denominadas fibras musculares. Además posee tejido conectivo que rodea a las fibras musculares y al propio músculo en su totalidad, así como nervios y vasos sanguíneos (8, 9).

Fibras musculares

Como mencionamos anteriormente las fibras musculares son pequeñas células alargadas con un diámetro que varía entre 10 y 200 micras (3, 7). A continuación analizaremos cual es la estructura de una fibra muscular (1, 3, 5, 9).

Plasmalema

También conocida como membrana plasmática que se encuentra rodeando la fibra muscular y forma parte de una unidad mayor como es el sarcolema (formado por el plasmalema y la membrana basal). El plasmalema, en los extremos de las fibras musculares se combina con el tendón insertándose en las diversar estructuras óseas. Dentro del plasmalema merecen una mención las células satélite que se encuentran posicionadas entre el plasmalema y la membrana basal y cuya función principal es la de participar en el crecimiento y desarrollo del músculo esquelético y en la adaptación muscular de las lesiones (2, 3, 6, 9, 10).

Sarcoplasma

Se trata de un elemento de carácter gelatinoso que tiene la función de rellenar el espacio que queda entre las miofibrillas y en su interior, siendo la parte líquida de la fibra muscular (citoplasma de la fibra). Posee una cantidad notable de glucógeno, además de proteínas, lípidos y minerales (3, 7, 9).

Túbulos transversales

En el sarcoplasma existen miles de pequeñas invaginaciones del sarcolema denominadas túbulos transversales o Túbulos T. Los túbulos T tienen la función de realizar interconexiones entre las miofibrillas permitiendo la transmisión de los impulsos nerviosos recibidos por el plasmalema hacia cada una de ellas. Además penetran desde el exterior hasta el interior de la fibra permitiendo que determinadas sustancias lleguen a las células, así como elimando sustancias de desecho (2, 3, 6, 8, 9).

Retículo sarcoplásmico

Consiste en una serie de sacos membranosos con contenido líquido con la función de sirvir como depósito de calcio (elemento fundamental en la contracción muscular) (3, 4, 9).

Miofibrillas

Se trata de los orgánulos contráctiles del músculo esquelético, cada fibra muscular puede contener entre cientos y miles de miofibrillas (3, 9, 10).

Sarcómero

Se trata de la unidad funcional básica de una miofibrilla, así como la unidad contráctil básica de un músculo. Cada una de las miofibrillas que posee el músculo posee determinados sarcómero que se encuentran unidos en las líneas Z. Cada sarcómero incluye el contenido entre cada par de líneas Z en la siguiente secuencia (2, 3, 5, 8, 9):

  • Una banda I (zona clara).
  • Una banda A (zona oscura).
  • Una zona H (en el medio de la banda A).
  • Una línea M (en el medio de la zona H).
  • El resto de la banda A.
  • Una segunda banda I.
Filamentos gruesos

Estructuras que se encuentran dentro de las miofibrillas que poseen un diámetro de 16 nanómetros y entre 1 y 2 micras de longitud aproximadamente y que se encuentran involucrados de una manera directa en el proceso de contracción muscular. La principal proteína que la compone es la miosina (1, 3, 7, 9).

Filamentos finos o delgados

A nivel general, existen dos filamentos finos por cada filamento grueso en las áreas en las que estos filamentos se superponen. Los filamentos tienen finos un diámetro de 8nanómetros y entre 1 y 2 micras de longitud aproximadamente y, al igual que sus homólogos gruesos están involucrados de una manera directa en el proceso de contracción muscular.  La actina es la principal proteína que los compone, pero también tiene poseen tropomiosina y troponina (3, 5, 9, 10).

Sistemas musculares en movimiento

Conclusiones

En el presente apartado analizamos las funciones principales del sistema muscular, sus propiedades y nos centrados en mencionar y clasificar los componentes del músculo esquelético para conocer la función de cada una de las partes que las conforman. En futuros artículos nos centraremos en estudiar la relación entre el músculo esquelético y el ejercicio, los tipos de fibras musculares existentes y el proceso de contracción de la fibra muscular.

Bibliografía

  1. Ashwell, K. (2012). Manual de anatomía del ejercicio. Badalona: Paidotribo.
  2. Dimon, T. (2014). Anatomía del aparato locomotor : curso completo sobre huesos, músculos y articulaciones. Barcelona: Obelisco.
  3. Kenney, W.; Wilmore, J. & Costill, D. (2014). Fisiología del deporte y del ejercicio. Champaign: Human Kinetics.
  4. Lippet, H. (2013). Anatomía con orientación clínica para estudiantes. Madrid: Marbán.
  5. Marieb, E. (2012). Anatomía y fisiología humana. Madrid: Pearson Addison Wesley.
  6. Moore, K; Agur, A. & Dalley, A. (2015). Fundamentos de anatomía con orientación clínica. Barcelona: Wolters Kluwer.
  7. Netter, F. (2014). Atlas de anatomía humana. Barcelona: Elsevier Masson.
  8. Thibodeau, G. (2013). Anatomía y fisiología. Barcelona: Elsevier.
  9. Tortora, G. & Derrickson, B. (2010). Principios de anatomía y fisiología. Madrid: Médica Panamericana.
  10. Weineck, J. (2013). Anatomía deportiva. Badalona: Paidotribo.

2 Comentarios

Deja un comentario