Periodo transitorio

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (3 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
trx entrenamiento

A lo largo de una temporada se pueden diferenciar diferentes periodos. En función del deporte y el modelo de planificación utilizado estos periodos pueden variar, en número, denominaciones y características. De forma general existen un periodo de preparación, uno de competición y uno de transición. Los dos primeros periodos son aquellos en los que habitualmente el entrenador o preparador influyen de forma más directa. Mientras que el periodo transitorio es el gran olvidado.

Objetivos del periodo transitorio

Para poder empezar con la programación de cada periodo es fundamental establecer los objetivos. De esta manera, se deben conocer los objetivos del periodo preparatorio para poder adecuar el resto de aspectos. Los autores consultados coinciden en la necesidad de buscar una recuperación y regeneración completa del organismo, tanto física como psicológica. Además, Platonov (2001) afirma que se debe mantener un cierto nivel de preparación. De esta forma se puede asegurar el buen comienzo de la temporada siguiente.

Entrenamiento lúdico para el periodo transitorio

Características del periodo transitorio

¿Reposo total o reposo activo?

De forma general durante el periodo transitorio se pueden escoger dos opciones, descanso total o activo. Se debe considerar que un descenso muy drástico de la actividad puede ser nocivo para su salud. En este sentido, Vasconcelos (2000) afirma que tras 10 – 12 días de reposo total el sueño, el apetito y las funciones del aparato digestivo se ven alteradas. Por este motivo, sólo recomienda prescribir reposo total en casos particulares y con una duración inferior a 7 días. Por lo tanto, se puede afirmar que de forma general durante el periodo transitorio es conveniente realizar un reposo activo.

Duración

La duración de este periodo es muy variable y depende del deporte, las características y nivel del deportista y la etapa de la preparación plurianual. De forma general se puede decir que este periodo suele durar entre 3 y 8 semanas. El descenso de actividad durante estas semanas debe ser progresivo. En caso de realizar un periodo de descanso total, es recomendable que sea a partir de la segunda semana.

Contenidos

Según Platonov (2001), existen diferentes opciones en relación a los contenidos de entrenamiento durante este periodo:

  • Combinar el descanso activo con el descanso pasivo durante todo el periodo. Esta opción ocasiona una disminución significativa del nivel de condición física del deportista. Como consecuencia, se necesita un periodo posterior de preparación bastante prolongado. Tiene la gran ventaja de conseguir una recuperación psíquica completa. Puede ser una opción adecuada para deportistas de élite en su etapa de mantenimiento de máximos resultados.
  • Realizar un entrenamiento organizado intenso precedido por unos días de descanso. De esta forma, parte del periodo transitorio sirve como mesociclo introductorio. Esta alternativa es adecuada cuando se ha finalizado prematuramente el periodo de competición anterior, sobre todo si es por algún tipo de lesión.
  • Utilizar medios de descanso activo y cargas inespecíficas. La elección de esta estrategia probablemente sea la más adecuada en la mayoría de los casos. Esta forma permite recuperar y regenerar el organismo física y psicológicamente a la vez que permite mantener un nivel de fitness aceptable.

Recuperación de lesiones y puntos débiles.

Durante la temporada los deportistas se ven obligados a mantener un elevado nivel de rendimiento. Esto ocasiona que a veces una lesión no se recupere totalmente. Precisamente el periodo transitorio es una época ideal para realizar un trabajo específico de rehabilitación y readaptación. Ya que no importa que el rendimiento disminuya durante esta fase.

De la misma manera que en el caso anterior, los puntos débiles a veces se dejan a un lado para priorizar el desarrollo de las fortalezas y/o de contenidos más específicos. Estos puntos débiles habitualmente no influyen de forma directa y determinante en el rendimiento. Motivo por el cual, durante la temporada su trabajo queda en un segundo plano. Sin embargo, estos puntos débiles son susceptibles de generar lesiones y de limitar las posibilidades de desarrollo de otros contenidos. Como consecuencia, aumentar su carga durante el periodo transitorio puede ser una buena estrategia para afrontar próximas temporada con una mejor predisposición.

Pautas generales y medios de entrenamiento durante el periodo transitorio.

A continuación, se van a proponer una serie de pautas generales y medios interesantes a la hora de afrontar el periodo preparatorio. Este listado sirve sólo como orientación, ya que el periodo transitorio debe considerar las especificidades del deporte y del deportista. Las pautas que se deben seguir son:

  • Mantener bajos el volumen total y la carga de trabajo.
  • Realizar entre 4 y 6 sesiones semanales.
  • Incorporar medios de entrenamiento diferentes a los aplicados durante la temporada.
  • Variar los lugares de entrenamiento, aprovechando los espacios naturales.
  • Realizar sesiones complejas.
  • Utilizar fundamentalmente contenidos regenerativos y ejercicios de preparación general y auxiliares.
  • Realizar actividades de carácter lúdico.

A continuación, se presentan una serie de medios de entrenamiento que, de forma general, se consideran adecuados para el periodo preparatorio:

  • Aeróbico ligero:
    • Senderismo: 3 – 4h.
    • Ciclismo de carretera: <3h.
    • MTB: 1 – 2h.
    • Natación: 10′ – 45′.
    • Carrera: 20′ – 1h.
  • Flexibilidad, sesiones de 20′ – 30′ de estiramientos y movilidad, utilizando métodos:
    • Estáticos.
    • Pasivos.
    • Facilitación Neuromuscular Propioceptiva (FNP).
Ejercicios de CORE para el periodo transitorio
Ejercicios de fortalecimiento de CORE
  • Fortalecimiento, sesiones inespecíficas y globales de entre 30′ y 1h de duración:

    Bibliografia consultada

    1. Vasconceloes, A. (2000). Planificación y Organización del Entrenamiento Deportivo. Barcelona: Paidotribo.
    2. Platonov, V. (2001). Teoría General del Entrenamiento Deportivo Olímpico. Barcelona: Paidotribo.
    3. García Manso, J.M., Navarro Valdivieso, M. y Ruiz Caballero, J.A. (1996). Planificación del Entrenamiento Deportivo. Madrid: Gymnos.
    4. García-Verdugo, M. (2007). Resistencia y Entrenamiento; Una Metodología Práctica. Badalona: Paidotribo.

Deja un comentario