Incidencia lesiva en fútbol

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (2 Votos. Puntuación media: 4,50 de 5)
Cargando…
Lesion de LCA de Jese

El fútbol es uno de los deportes más populares en todo el mundo, con más de 265 millones de jugadores en el año 2006 (FIFA). En los últimos años se está trabajando y realizando grandes avances en el campo de la prevención de lesiones. No sólo por las horas perdidas de entrenamiento o competición sino también por el coste económico que suponen éstas a los clubs.

El fútbol no sólo es el deporte más jugado sino que también se han encontrado más lesiones  que en otros deportes como hockey, voleibol, balonmano, baloncesto, rugby, cricket, bádminton, esgrima, ciclismo, judo, boxeo, actividades subacuáticas y natación (18).

La mayoría de lesiones que se producen en las prácticas deportivas son leves, hecho que indica que podría evitarse mediante planes de prevención bien diseñados (14). La revisión sistemática y meta-análisis de Rössler, Donath, Verhagen, Junge, Schweizer & Faude (2014) (15)  revela una buena evidencia de que los programas de prevención de lesiones pueden conllevar a una reducción de las lesiones de alrededor de 46% en los deportes juveniles.

Es importante que tras recibir el alta médica después de sufrir una lesión el deportista siga teniendo un programa preventivo para no sufrir una recaída(14) .Romero y Tous (14) proponen que los programas de prevención deben estar orientados a las características y demandas específicas de cada deporte o disciplina deportiva, siendo los pilares de la Prevención el trabajo de fuerza (principalmente excéntrico), sistema propioceptivo-visual-vestibular y el trabajo de coordinación.

A continuación tras la realización de una revisión bibliográfica pasamos a ver la incidencia lesiva que se produce en este deporte en concreto, el  fútbol:

Entrenamientos vs Partidos

Un estudio de Morgan & Oberlander (2001) (11) en la Major League Soccerreveló que hay una diferencia entre la incidencia lesiva en los entrenamientos (2,9 por cada 1.000h de juego) y la competición (35,3 por cada 1.000h de juego) con una cierta tendencia aunque moderada, a que las lesiones en competiciones son más importantes que en los entrenamientos. El número de lesiones durante los entrenamientos ha aumentado durante las últimas décadas, muy probablemente por el aumento de horas de esta práctica (6).

Se sabe que la incidencia de lesiones durante los partidos de fútbol tiende a aumentar con la edad, con una incidencia promedio de 10 a 35 lesiones por cada 1.000 horas de juego entre los jugadores mayores de 15 años (1, 4, 9, 12, 14).

Hombres vs Mujeres

Parece ser que las mujeres sufren lesiones con mayor frecuencia y gravedad que los hombres (como por ejemplo la ruptura de Ligamento Cruzado Aanterior) (14).

Los resultados de la National Collegiate Athletic Association (18) muestran que las tres partes del cuerpo más lesionadas para jugadores masculinos fueron el tobillo (20%), la parte superior de la pierna (17%) y la rodilla (15%), y  para las jugadoras femeninos eran la rodilla (24%), el tobillo (21%), y la parte superior de la pierna (16% ).

Lesiones musculares

Recientemente, las lesiones musculares se clasificaron en lesiones funcionales y lesiones estructurales-mecánicas, donde las lesiones funcional se refieren a lesiones inducidas por fatiga o procesos neurogénicos menores, causando endurecimiento del músculo, mientras que las lesiones estructurales-mecánicas son desgarros musculares o cepas de fibras musculares (3).

Aunque son muchos los estudios acerca de este tema, nos gustaría destacar un reciente estudio de Ekstrand, Hägglund & Walden (2011)  (3), en el que se hizo un seguimiento a 51 clubs de fútbol entre 2001 y 2009 con un total de 2299 jugadores profesionales de fútbol analizados de 10 países diferentes. Se hizo un estudio retrospectivo acerca de las lesiones musculares y obtuvieron las siguientes conclusiones:

– El 92% de las lesiones musculares afectan a los 4 grandes grupos musculares del miembro inferior: isquiotibiales (37%), aductores (23%), cuádriceps (19%) y gemelos (13%).

– El 31% de todas las lesiones en fútbol son lesiones musculares.

– El 16% de las lesiones musculares vuelven a sufrir una recaída.

– Los futbolistas sufren un promedio de 0,6 lesiones musculares por temporada.

– Se espera unas 15 lesiones musculares por año en una plantilla de 25 futbolistas.

Lesiones articulares

Es sabido que en los deportes las 2 articulaciones con mayor índice de lesión son la rodilla y el tobillo (10) pero según un estudio de Woods, Hawkins, Hulse & Hodson (2003) (16) existen diferencias de lesiones producidas en pretemporada y durante la temporada en fútbol. En pretemporada el tobillo fue la articulación más lesionada (59%). En cambio durante la temporada competitiva fue la rodilla la articulación más lesionada (30%). En este mismo estudio se vio que el tiempo medio que un jugador se pierde por lesión es de 22,3 días, cifra nada despreciable como para no tenerla en cuenta.

Momento de la lesión

Se ha observado que la mayor parte de las lesiones de isquiotibiales (hasta un 47%) ocurren en los últimos 15 minutos de la primera parte y los últimos 15 minutos del partido (17), probablemente por la disminución de las diferentes cualidades físicas provocadas por la fatiga (la más estudiada la fuerza), provocando alteraciones de la coordinación neuromuscular (7, 8, 13).

Messi tumbado en el cesped

Conclusiones

– Las lesiones en los deportes y en el fútbol son un factor a tener en cuenta, no solo por la imposibilidad de entrenar o participar en la competición sino también por el gasto económico que conllevan.

– Las mujeres tiene mayor posibilidad de sufrir una lesión que los hombres.

– Las articulaciones más lesionadas son la rodilla y el tobillo.

En los partidos hay una mayor incidencia lesiva que en los entrenamientos.

La lesión más común en el fútbol se produce en los isquiotibiales y ésta es más común en los periodos finales de cada parte.

– La mayoría de las lesiones se consideran leves y se podrían prevenir con un buen programa por lo que la prevención de lesiones es un campo interesante.

 Bibliografía

  1. Arnason, A., Andersen, T. E., Holme, I., Engebretsen, L., & Bahr R. (2008). Prevention of hamstring strains in elite soccer: An intervention study. Scandinavian Journal of Medicine and Science in Sports, 18, 40-48.
  2. Bangsbo, J., Mohr, M., & Krustrup, P. (2006). Physical and metabolic demands of training and match-play in the elite football player. Journal of Sports Sciences, 24(07), 665–674.
  3. Ekstrand, J., Hägglund, M., & Waldén, M. (2011). Epidemiology of muscle injuries in professional football (soccer). American Journal of Sports Medicine, 39(6), 1226-1232.
  4. Faude, O., Rößler, R., & Junge, A. (2013) Football injuries in children and adolescent players: Are there clues for prevention?. Sport Medicine, 43, 819–837.
  5. FIFA. Federation Internationale de Football Association [online]. Extraído de: http://www.fifa.com/. en 31/05/2015.
  6. Hägglund, M., Waldén, M., & Ekstrand, J. (2007). Lower reinjury rate with a coach-controlled rehabilitation program in amateur male soccer. British Journal of Sports Medicine, 35(9), 1433-1442.
  7. Hubbard, TJ., Carpenter, EM. & Cordova, ML. (2009). Contributing factors to medial tibial  stress syndrome: a prospective investigation. Medicine & Science in Sports & Exercise,41(3), 490-496.
  8. Iwamoto, J. & Takeda, T. (2003). Stress fractures in athletes. Review  or 196 cases. Journal of Orthopaedic Science, 8(3), 273-278.
  9. Junge, A., & Dvorak, J. (2004). Soccer injuries: a review on incidence and prevention. Sports Medicine, 34, 929-38.
  10. Moreno, C., Rodríguez, V., & Seco, J. (2008). Epidemiología de las lesiones deportivas. Fisioterapia, 30(1), 40-48.
  11. Morgan, Be., & Oberlander, M. A. (2001). An examination of injuries in major league soccer. The inaugural season. American Journal of Sports Medicine, 29(4), 426-430.
  12. Olsen, O-E., Myklebust, G., Engebretsen, L., Holme I., & Bahr, R. (2005). Exercises to prevent lower limb injuries in youth sports: cluster randomised controlled trial.  British Medicine Journal, 330(7489), 449-.
  13. Rahnama, N., Reilly, T., Lees, A. & Graham-Smith, P. (2003). Muscle fatigue induced by exercise simulating the work rate competitive soccer. Journal of Sports Science, 21, 1933-1942.
  14. Romero, D., & Tous, J. (2010). Prevención de lesiones en el deporte. Claves para un rendimiento óptimo. Madrid: Médica Panamericana S.A.
  15. Rössler, R., Donath, L., Verhagen, E., Junge, A., Schweizer, T., & Faude, O. (2014). Exercise-Based Injury Prevention in Child and Adolescent Sport: A Systematic Review and Meta-Analysis. Sports Medicine, 44, 1733-1748.
  16. Woods, C., Hawkins, R., Hulse, M., & Hodson, A. (2003).  The football Association Medical Research Programme: an audit of injuries in professional football: an analysis of ankle sprains. British Journal of Sports Medicine, 37(3), 233-238.
  17. Woods, C., Hawkins, R., Maltby, S., Hulse, M., Thomas, A. & Hodson, A. (2004). Football Association Medical Research Programme: injuries in professional football–analysis of hamstring injuries. British Journal of Sports Medicine, 38(1), 36-41.
  18. Wong, P., & Hong, Y. (2005). Soccer injury in the lower extremities. British Journal of Sports Medicine, 39(8), 473-482.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.