Fisiología del corredor con diabetes

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (7 Votos. Puntuación media: 4,71 de 5)
Cargando…
Fisiología del corredor diabético tipo 2

En el presente artículo analizamos la fisiología del corredor con diabetes de tipo II. La diabetes tipo II es una enfermedad de carácter pandémico y que está muy ligada a la obesidad, ante la necesidad de respuestas urgentes en todos sus ámbitos, actualmente muchos diabéticos tipo II están recurriendo a grupos de corredores como una forma de moverse y realizar actividad física para un bien en su salud, lo cual, si analizamos aspectos sobre la fisiología del corredor con diabetes, se está muy lejos de ser un ambiente recomendado para dicha población.

En el siguiente articulo por tanto, analizamos la fisiología del corredor con diabetes tipo II, sumado a esto la necesidad del entrenamiento de fuerza y control constante por parte del entrenador, tratando de asumir que ellos corren o caminan por decisión y deseo propio y no por una mala prescripción de supuestos profesionales.

Variables de la fisiología del corredor con diabetes

Los corredores y caminantes diabéticos tipo II utilizan como vía predominante la glucolítica, su estimulación al sistema nervioso simpático producto de la actividad mencionada, produce un aumento excesivo de adrenérgicos y cortisol en sangre que activan un consumo excesivo de glucosa, el cual si no es controlado conllevara a un estado hipoglucémico severo.

Muchos profesionales creen que al caminar se estimularían ácidos grasos, pero si tenemos en cuenta que la diabetes tipo II puede estar vinculada con obesidad, el peso graso y la intensidad que se manejan al trasladar dicho peso con tal gesto mecánico es bastante alto, y por ende desgastante, demandando mayor oxígeno y fuerza muscular, empeorando aún más si hablamos de sarcopenia inducida, lo cual determinaría que habría poca fuerza para mover tanto peso, ni hablar de correr.

Vías de utilización de energía por el corredor diabético tipo II

Analizamos a continuación las vías de utilización de energía dentro de la fisiología del corredor con diabetes. La utilización tanto de la glucosa libre en sangre como del glucógeno almacenado en el musculo, ocasionan un incremento en la liberación de insulina causada por este efecto estimulante, lo cual puede aumentar los efectos de una cetoacidosis en carencia de glucosa, proceso critico a nivel fisiológico y que aumentara el catabolismo de proteínas en una población que urge de estas. Ante esto, es que un plan nutricional rico en proteínas va a ser muy favorable en post a encontrar mejorar significativas.

Fisiología del corredor diabético Tipo II insulino resistente.

Control específico del corredor diabético Tipo II

Realizar controles constantes de hemoglobina glicosilada, glucemia en sangre y peso muscular (principal regulador metabólico) de forma tal de controlar mejor la dosis de insulina previa a estos estímulos tan desgastantes.

Ante esta problemática de doble entrada, donde se altera aún más el metabolismo de las proteínas y se producen mayores desbalances de la glucosa en sangre, pensar en fomentar un correcto entrenamiento de fuerza en estos corredores o caminantes parece ser algo necesario. Logrando producir adaptaciones más favorables a la actividad y sin empeorar su calidad de vida (1).

Un correcto plan de entrenamiento con énfasis en la fuerza para el corredor diabético, permitirá  tener un mayor control, estimulación y utilización de la vía glucolítica, es importante aclarar, que la fuerza en altas a medias intensidades va a lograr un efecto más que ventajoso sobre la disfunción musculoesquelética o sarcodinapenia a la que se asocia también dicha patología.

Limitaciones en la vía de los ácidos grasos en corredores diabéticos tipo II

Dentro de la fisiología del corredor con diabetes y su asociación con la obesidad o sus desbalances en los niveles de glucemia, traen aparejados grandes limitaciones en la beta-oxidación, lo cual aumentara la acumulación de grasas producto de procesos inflamatorios y escasa liberación de leptina, critico si a eso sumamos la inhibición de la síntesis proteica, conllevando a un cuadro sumamente critico a nivel metabólico y de sarcodinapenia (2).

Todo tipo de actividad física bajará los niveles de glucemia en sangre, es por eso, que es importante contar con glucagón en detrimento a que los niveles bajen bruscamente y se puede producir una hipoglucemia en los deportistas (3), aspecto clave, que puede llevar a bajar levemente la dosis de insulina debido al gran número de estímulos presentados. Por otro lado, picos elevados de insulina pueden inhibir la lipolisis, lo que afectaría aún más al riesgo de acumular ácidos grasos en exceso.

Datos analíticos a tener en cuenta en diabéticos tipo II insulino resistentes
Datos analíticos a tener en cuenta en deportistas con diabetes mellitus tipo II (American Diabetes Associatión. 2018)

Entrenamiento de Fuerza y fisiología en corredores con diabetes tipo II

Cuando aplicamos un trabajo de fuerza resistencia general en el corredor diabético, se estimula la vía glucolítica extra mitocondrial como principal vía energética, lo cual entre pequeñas series permitirá trabajar progresivamente y de forma pausada para no producir efectos hipoglucemiantes bruscos, efectos que si pueden acarrear entrenamientos continuos con poco tiempo de recuperación, con un gran volumen de tiempo a una baja o moderada intensidad general.

Esto se lleva a cabo, debido a la mayor sensibilidad que presentan los receptores de GLUT4 y células satélite ubicadas en la fibra muscular, ocasionado post entrenamiento de fuerza, acompañado además de un aumento en el trabajo de las enzimas glucógeno fosforilasa hepática y muscular, las cuales facilitan la degradación del glucógeno a glucosa generando lo que se conoce como glucogenolisis (4).

Beneficios del entrenamiento de fuerza en corredores diabéticos tipo II

Con el entrenamiento de fuerza asociado, el corredor diabético tipo II podría verse beneficiado en su sistema energético de los ácidos grasos (5), liberando catecolaminas con potencial adrenérgico que estimularían la enzima lipasa hormona sensible (LHS), generando un efecto más próximo en la lipolisis a nivel del tejido adiposo.

Esto sin producir una escases total del glucógeno almacenado tanto en el hígado como en el musculo, vías de suma importancia en corredores con esta patología, que en consecuencia, se ven muy perjudicados con la elevación excesiva de la insulina en sangre y de cuerpos cetónicos movilizados en presencia de dicha hormona (6).

Déficit muscular y complicaciones en el corredor diabético tipo II

Ya en varios artículos se hace alusión a la sarcopenia como asociación a la obesidad y diabetes tipo II, afectando de lleno en el índice musculo-adiposidad y de adiposidad intra-abdominal en el corredor diabético, los cuales están asociados al riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y accidente cerebro-vasculares (7), por ende, se hace cada vez más difícil no encontrar evidencia de porque es tan importante entrenar la fuerza con esta población.

Se menciona a la proteína anabólica mTOR como aspecto clave en el camino a la estimulación de la síntesis de proteínas, primordial en la construcción de tejido muscular y aumento de las reservas energéticas, siendo la principal responsable en la cadena de señalización para la síntesis proteica, la cual es reconocida como garante de responder con ese fin al entrenamiento especifico de fuerza (8).

Entrenamiento concurrente y dicotomías de fisiología en el corredor diabético

Ante estas evidencias de la fisiología en el corredor diabético, es que los ejercicios de fuerza se vuelven cada vez más imprescindibles en esta población, en donde caminar, correr o realizar ejercicios de gran volumen y duración solo degradarán más metabolitos, en consecuencia, determinarán la pérdida de masa muscular, activando otra proteína llamada AMPK, que atenta a efectos contrarios e inhibitorios en el crecimiento muscular, sensibilidad insulínica y síntesis de proteínas (9).

La proteína AMPK efectuara una regulación negativa de la actividad de la proteína mTOR, acentuando el trabajo catabólico y hormonal en presencia excesiva de catecolaminas y cortisol en sangre, de esto podemos sustentar y fundamentar el hecho de no realizar entrenamientos concurrentes con este tipo de población, separando los trabajos por sesiones, por un lado trabajos de fuerza y por otro, de índole cardiovascular o “aeróbicos” (mal llamados por muchos profesionales) de larga duración y requeridos por estos deportistas con Diabetes tipo II.

Proteínas quinasa especificas al ejercicio físico.
Proteínas Quinasas específicas que actúan en relación al ejercicio físico. Editado por Lic. Ortiz Jonathan

Soluciones para contrarrestar la perdida de tejido muscular en corredores diabéticos

Desde aspectos de la fisiología en corredores con diabetes, todo nos lleva al trabajo de fuerza periodizado, el aumento de la masa muscular, síntesis de proteínas, inhibición a la insulina, aumento de fibras rápidas tipo II, de modo tal, a no favorecer la pérdida de masa muscular ante trabajos de larga duración como la carrera.

Por lo cual, suena extraño que sigan mandando a esta población a correr o caminar por un supuesto bien a su “salud”, la única alternativa que veo es concientizar, para que al menos se hagan las cosas lo mejor posible en dicho ámbito de corredores, de gran relevancia actualmente, pero mal prescripto en diabéticos tipo II si nos referimos a la mejora la calidad de vida.

Metodologías HIIT y efectos positivos en corredores con diabetes tipo II

En este tipo de población, investigaciones han demostrado fehacientemente que el trabajo de fuerza resistencia es esencial, pero esto parece tener resultados mayores cuando se combina con metodologías de entrenamiento HIIT, de media a altas intensidades y aplicadas de forma progresiva (9).

Se viene demostrando hace años la eficacia del entrenamiento HIIT (Higt Interval Intensity Training), aunando investigaciones que lo definen como un método sumamente efectivo, tanto en la perdida de tejido graso como mantención de los niveles de masa muscular, aunque cabe destacar que este método debe ser atendido muy rigurosamente, lo cual, en combinación con estímulos de fuerza apartados, puede dar muy buenos resultados en este tipo de población, como afirma Chicharro, J. (2018) “la realización de HIIT dos veces por semana, es efectiva para promover adaptaciones cardiometabólicas saludables y mejoras en la calidad de vida en personas sedentarias” (10).

La importancia del tejido muscular en corredores diabéticos Tipo II

En comparación con otros trabajos como el de Kelley, A. y Kelley, K. (11), en donde se resaltan beneficios en el trabajo con ejercicios “aeróbicos”, con un posterior descenso de peso en personas con diabetes mellitus tipo II,  pero no se hace alusión a la importancia de la masa muscular, factor clave en esta población, es por eso, que disminuciones en los niveles de colesterol no serían tan impactantes como si lo serian el trabajo de fuerza, factor clave en el aumento de musculo esquelético, al cual se le atribuyen beneficios en la regulación de la glucemia en sangre y la hemoglobina glicosilada.

Conflictos en la activación de vías anabólicas por parte de corredores diabéticos tipo II

Los ejercicios de resistencia de larga duración, en definitiva, no brindaran beneficios del todo primordiales en esta población, sino que empeoraran al diabético en detrimento de la pérdida de masa muscular, lo que determinara una disminución progresiva del trabajo beta oxidativo y de la proteína quinasa (mTOR), predominante en la activación de las vías anabólicas, determinando en consecuencia una severa sarcodinapenia (12) y empeoramiento mayor en la regulación metabólica.

Cetoacidosis en el corredor diabético tipo II

Es importante aclarar que los diabéticos insulino-resistentes presentan lo que se denomina cetoacidosis, que no es igual a una cetosis fisiológica normal e inducida por la dieta, ya que esta primera produce una liberación mucho mayor de cuerpos cetónicos en plasma (aproximadamente de 25mmol).

La escases de glucógeno que se puede llegar a presentar después de periodos hipoglucemiantes y elevación de insulina, impulsarían al aumento del índice glucémico y disminución del Ph sanguíneo, generando un desequilibrio metabólico que afectaría no solo al rendimiento sino a la salud (13).

Metodologías que beneficiarían a corredores diabéticos Tipo II

Hay que destacar que los ejercicios de fuerza si son bien periodizados, pueden influir en la ganancia de masa muscular, por ende, asumir un mayor gasto calórico estimularía también a la pérdida de peso, es así como un trabajo intervalado de fuerza isoinercial a una intensidad moderada-alta junto con metodologías de entrenamiento de tipo HIIT puede beneficiar enormemente a este tipo de población en la pérdida de peso y ganancia de músculo,

Algunos autores apoyados en varios estudios científicos aseguran que podría haber un aumento en la concentración tanto de trasportadores GLUT4 y células satélites (14), así como permitir un control mayor sobre los niveles de glucemia postprandial a altas intensidades y generar adaptaciones favorables a nivel fisiológico que logren minimizar la producción decreciente de insulina y favorezcan su utilización y secreción en los islotes a nivel del páncreas.

Conclusión sobre la fisiología del corredor con diabetes tipo II

En este artículo sobre la fisiología del corredor con diabetes, se ve a grandes rasgos las implicancias que la caminata y el running pueden traer a este tipo de población, primero en la carencia de tejido muscular, y segundo alteraciones metabólicas severas que conducen desde hipoglucemias constantes hasta déficits en la vía de los ácidos grasos, lo cual conlleva a su acumulación.

Cuando realmente un sujeto se interesa por esta práctica, como profesionales capacitados en el área, debemos de saber que el entrenamiento de fuerza, el índice positivo de proteínas y control constante de los valores de glucemia en sangre serán fundamentales.

Resulta clave pensar estrategias que permitirán al menos no empeorar al corredor diabético, ya que se supone que este decide caminar o correr, problemática tan severa que necesita de forma urgente ser atendida correctamente desde el ámbito de la actividad física, por profesionales idóneos en fisiología del corredor con diabetes.

fisiología del corredor con diabetes

Referencias Bibliográficas

  1. Hernando, Rafael (2011) –  Etiología y fisiopatología de la diabetes mellitus tipo 2. Revista de Medicina de Cardiología.(enlace)
  1. Ortiz, Jonathan (2018) – Sarcodinapenia y su relación con la mortalidad. Revista digital Mundo entrenamiento.(enlace)
  2. American Diabetes Associatión. (2017). (Fecha de consulta 18 de Agosto de 2018) disponible en.(enlace)
  3. Roig, Jorge, (2017) – Diabetes y Suplementación Proteica. Artículos y Blogs. Revista Digital G-SE Entrenamiento.(enlace)
  1. Ortiz, Jonathan (2018) – Entrenamiento de fuerza en corredores diabéticos Tipo II. Revista digital Mundo entrenamiento.(enlace)
  2. Asker Jeukendrup, William H Saris y Anton J Wagenmakers (1999). Metabolismo de las grasas durante el ejercicio: Una revisión, Parte I: Movilización de Ácidos grasos y Metabolismo muscular. Artículo publicado en Journal Publice.(enlace)
  3. Márquez, Arabia JJ. (2012) – El ejercicio en el tratamiento de la diabetes Mellitus Tipo II. Medellín, Colombia.(enlace)
  4. Roig, Jorge (2015), Entrenamiento y Diabetes tipo II. Artículos y Blogs. Revista digital G-SE entrenamiento.(enlace)
  1. Bertino, Mario. (2016) – Fisiología Molecular aplicada, modulo V: Energética Muscular. Licenciatura en Educación Física, Universidad Fasta. Mar del Plata, Argentina.
  2. Chicharro, J. (2018) – Efectos de la frecuencia de aplicación de HIIT sobre marcadores cardiometabólicos y calidad de vida.(enlace)
  3. Kelley G. A, Kelley K. S. (2000) Progressive resistance exercise and resting blood pressure: A meta-analysis of randomizaed controlled trails.(enlace)
  4. Roig, Jorge, (2017). Células satélites, BCAA y entrenamiento de fuerza en el adulto mayor. Artículos y Blogs. Revista digital G-SE entrenamiento.(enlace)
  5. Sánchez, Carlos. (2017), Rendimiento deportivo con dieta cetogénica en el deporte.(enlace)
  6. Rodríguez, Yisell Águila. (2011). Efecto del ejercicio físico en el control metabólico, factores de riesgo de pacientes con diabetes mellitus tipo 2: estudio cuasi experimental.(enlace)
Compartir
Artículo anteriorEl Arte del Boxeo
Artículo siguienteEl Microciclo de Entrenamiento
Mi formación me titula como licenciado en Educación Física con especialidad en alto rendimiento y deporte, antropometrista ISAK y guardavidas. Me desempeño en escuelas secundarias de la ciudad de Miramar, soy profesor de Fisiología en la escuela de guardavidas CEF N°75 y en un centro de entrenamiento funcional y Cineantropometria (Corporal Kinesis). Me apasiona la investigación sobre todo lo relacionado con las ciencias del deporte y el ejercicio físico. Formar parte de esta red de entrenamiento con validez científica me da mucha satisfacción, me incentiva a seguir creciendo como profesional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.