Saltar al contenido
Mundo Entrenamiento

¿Puede ayudarnos el ejercicio a reducir las varices?

16 junio, 2022

En este artículo analizamos la relación entre las varices y ejercicio físico ¿Puede ayudarnos el ejercicio a reducirlas?

varices y ejercicio físico

En este artículo analizamos la relación entre las varices y ejercicio físico ¿Puede ayudarnos el ejercicio a reducirlas?

¿Cómo puede influir el ejercicio físico ante varices en los miembros inferiores?

El denominador común en la aparición de las várices es un retorno venoso lento por debilidad de la pared venosa e insuficiencia valvular que provoca “reflujo” y la consecuente aparición de várices superficiales, es por eso, que toda actividad física encaminada a la prevención y tratamiento de los síntomas venosos debe tener un objetivo claro en la mejora la velocidad del retorno venoso.

En el artículo vamos a analizar qué dice la evidencia con respecto al ejercicio físico en general y la problemática de las varices, esto con el fin de prescribir un modelo de ejercicios acorde a dicha población y sus características.

Se hace necesario fundamentar y establecer un nivel de importancia en la prescripción del ejercicio físico, su correcta dosificación y aspectos o variables que pudieran influir tanto de forma positiva como negativa en la calidad del retorno venoso de sujetos con varices.

¿Puede ayudarnos el ejercicio a reducir las varices?
Imagen 1 – Diferencias entre Venas normales y con varices en miembros inferiores.

¿Qué dice la evidencia con respecto al hecho de hacer ejercicio libre en personas con varices?

Un estudio de Klonizakis  y colaboradores (2009), investigó los efectos del ejercicio físico sobre la función microvascular cutánea en sujetos con varices posquirúrgicas.

Se evaluó a 16 sujetos con varices en las piernas post operación durante un periodo de 4 a 5 semanas, siendo aleatorizados a un grupo de caminata en cinta rodante y un grupo de control sin ejercicio.

El grupo de ejercicio entrenó 2 veces por semana durante 8 semanas. Los cambios en la función microvascular cutánea del área de la polaina se evaluaron utilizando flujometría láser Doppler combinada con la administración iontoforética de dosis incremental de cloruro de acetilcolina (ACh) y nitroprusiato de sodio (SNP) en posición supina y de pie.

A las 8 semanas, las respuestas de flujo máximo a la ACh en posición supina aumentaron en el grupo de ejercicio. Sin embargo, no hubo tales cambios en el grupo control (P>0.05).

Además, las respuestas de flujo máximo a SNP no cambiaron en ambos grupos y posiciones corporales (P> 0.05).

Los resultados sugieren que el entrenamiento físico de las extremidades inferiores de intensidad moderada mejora la función vasodilatadora del endotelio microvascular en pacientes con venas varicosas posquirúrgicas (1), datos muy similares obtenidos en otro estudio supervisado con respecto a la mejora de la reactividad microvascular cutánea de las extremidades inferiores en adultos con ulceración venosa de la pierna. (2)

El movimiento como causa principal a tratar en personas con varices

Es sabido que el edema, como consecuencia de la estasis venosa prolongada (mala circulación venosa) de los miembros inferiores, provoca y preserva las complicaciones tróficas que se establecen durante la evolución de esta dolencia.

Las presiones venosas de la marcha elevadas se han considerado un signo importante de flebopatías o personas con varices, por lo que en general en la insuficiencia venosa crónica (IVC) se recomiendan medidas que tengan como objetivo no sólo reducir la hipertensión de la marcha sino también combatir el edema para controlar y/o impedir la evolución mórbida de la enfermedad. Enfermedad, ya sea superficial, profunda o perforante.

Estudios recientes de la fisiología venosa han sugerido que, para superar los efectos perjudiciales de la fuerza gravitacional al estar de pie, el sistema venoso de los miembros inferiores proporciona un aparato hemocinético que constituye unas bombas de inyección laterales que están compuestas por bombas de impulso de succión (SIP) o bombas músculo-venosas (VMV).

Métodos y tratamientos propuestos para personas con varices

Un estudio de Belczak y colaboradores (2009) buscó comparar la reducción del edema obtenido en el tratamiento conservador de las varices tras el reposo y tras la realización de un programa de ejercicios musculares en posición de Trendelenburg.

38 sujetos luego de una larga jornada normal de trabajo sin utilizar ninguna medida compresiva o médica que interfiriera en la formación de edemas en los miembros inferiores se evaluaron en este estudio.

Como indicadores se les mantuvo sentados alrededor de 15 minutos antes de iniciar el protocolo de estudio. El primer día, permanecieron en reposo en posición de 30° Trendelenburg a temperatura ambiente durante unos 30 minutos.

El segundo día, exactamente en las mismas condiciones en posición de Trendelenburg, realizaron una media de 10 ejercicios de dorsiflexión plantar con una carga de 4 kg por minuto durante el mismo tiempo de reposo del día anterior. La volumetría mediante desplazamiento de agua se realizó antes y después de cada fase del experimento. (3)

Formas de abordar el tratamiento con varices según estudios

Con base en el conocimiento actual de la fisiología venosa y las varices, es posible afirmar que el movimiento es fundamental para una adaptación real al estilo de vida.

Durante la marcha, particularmente con la compresión de los colectores venosos de los músculos plantares y de la pantorrilla, como ocurre con la flexión y estiramiento plantar, se activan la VMV y la SIP, aumentando el retorno venoso y principalmente la reabsorción de líquidos, reduciendo así el edema. (4)

Los ejercicios activos en posición de Trendelenburg fueron más eficaces que los de reposo para reducir el edema y varices de los miembros inferiores.

¿Puede ayudarnos el ejercicio a reducir las varices?
Imagen 2 – Sujeto con varices en posición de Trendelenburg.

Por otro lado, Jones y colaboradores (2018) nos ofrecen algunas opciones de tratamiento conservador para personas con varices, entre ellas evitar estar de pie y esforzarse por mucho tiempo, elevar la pierna afectada, hacer ejercicio, compresión externa, aflojar la ropa restrictiva, terapia médica, modificación de los factores de riesgo cardiorespiratorio, reducción del edema periférico y pérdida de peso.

Factores que sin dudas cuando vemos la importancia de reducir el peso corporal o mantener el circuito sanguíneo activo nos muestran la importancia del ejercicio físico. Por último, los tratamientos contra las varices más agresivos incluyen el tratamiento con láser externo, la escleroterapia con inyección, las intervenciones endovenosas y la cirugía. (5)

Entrenamiento de fuerza e índices de rigidez arterial y sujetos con varices

Algunos informes indican que el entrenamiento de fuerza aumenta los índices de rigidez arterial y varices, mientras que otros no informan asociación.

Un estudio de Werner T. J. y colaboradores (2021) buscó determinar la asociación entre 2 modelos comunes de entrenamiento de fuerza e índices de rigidez arterial. Para esto se reclutó a 30 sujetos masculinos sin entrenamiento (18-30 años) y se aleatorizarón en 1 de 3 grupos:

• Grupo control (CON)
• Grupo ejercicio de fuerza de alta intensidad (AI)
• Grupo ejercicio de fuerza de alto volumen (AV) n = 10)

En los 3 grupos se seleccionó a 10 sujetos y se les asignó al azar uno los grupos, ya sea de entrenamiento o de control. Quienes realizaban ejercicios de fuerza lo hacían formato fullbody de 3 a 5 días a la semana durante 12 semanas.

El régimen de ejercicio consistia en 2 a 3 series de 3 a 8 repeticiones (80-90% de 1 repetición máxima [1RM]) para el grupo (AI) y 3 a 4 series de 10 a 15 repeticiones (50-70% de 1RM) para el grupo AV.

Una vez definido esto, se midieron los diámetros de las arterias carótidas, la presión arterial periférica y central y la fuerza dinámica máxima antes y después del período de estudio de 12 semanas.

Se instruyó a los sujetos para que mantuvieran su dieta normal y evitaran el ejercicio cardiovascular durante el estudio.

Después de la intervención, tanto el grupo AI como el grupo de AV aumentaron su fuerza máxima en sentadilla trasera, press de banca y remo sentado (todos p < 0,05). Sin embargo, no hubo cambios en los índices de rigidez arterial en ninguno de los grupos. (6)

Por otro lado, un estudio de  Kravtsov y colaboradores (2016) menciona la corrección del ciclo de pasos y el fortalecimiento del componente muscular de la bomba músculo-venosa conducen a la mejoría del curso clínico del tratamiento contra las varices.

Siendo el ejercicio físico una herramienta adicional efectiva y patogenéticamente sólida para el tratamiento de los sujetos que presentan esta patología en el tratamiento de las varices. (7)

¿Puede ayudarnos el ejercicio a reducir las varices?
Imagen 3 – Venas con varices y su deficit en el retorno venoso.

Conclusiones sobre varices y ejercicio físico

Si bien el movimiento en términos generales se presenta como una importante y necesaria opción, el tratamiento quirúrgico parece tener los mejores resultados con respecto a las venas varicosas a lo largo del tiempo, pese a esto, esta opción debe ser representada como una última instancia.

Para aquellos que desarrollan una úlcera venosa, la morbilidad es muy alta ya que no tiene cura (8, 9, 10).

También es importante tener en cuenta que los sujetos con varices también tienen un alto riesgo de trombosis venosa profunda, lo que requiere un tratamiento prolongado con un anticoagulante que conlleva una mayor morbilidad por efectos secundarios como sangrado de las varices.

Se recomienda un abordaje interprofesional de las varices para lograr buenos resultados, ofreciendo movimiento a lo largo de la vida, utilizando medias de compresión, evitando posturas estáticas largas horas del día y otras estrategias que beneficien al retorno venoso a lo largo de la vida.

La calidad de la evidencia reportada en los estudios que existen sobre ejercicios terapéuticos, intensidad, control de cargas y venas varicosas es muy débil o incierta.

Esto hace que sea imposible confirmar su eficacia sobre la calidad de vida, la funcionalidad y el dolor.

Pese a esto, algunos autores apoyan fuertemente la idea del ejercicio programado, observando efectos positivos en la reducción de la circunferencia maleolar, normalización de la frecuencia y amplitud de las oscilaciones modales en el músculo sóleo reveladas por electromiografía y un mejor flujo sanguíneo venoso en la dirección proximal.

En definitiva, no hay evidencia suficiente para indicar o contraindicar ejercicios terapéuticos o de fuerza para mejorar la calidad de vida, el dolor y la funcionalidad en sujetos con venas varicosas.

Sin dudas, todo va a depender de cada contexto en particular y de un enfoque multidisciplinar en el cual, como afirman las tantas publicaciones, siendo el movimiento o precisamente el ejercicio un garante de cara a ofrecer movimiento y con ello todas las virtudes que su correcta dosificación basada en el contexto pueden lograr sobre la mejora de la calidad de vida y la salud del sujeto con varices.

Referencias Bibliográficas

  1. Klonizakis M, Tew G, Michaels J, Saxton J. (2009). Exercise training improves cutaneous microvascular endothelial function in post-surgical varicose vein patients. Microvasc Res. 78(1):67-70. (Enlace)
  2. Tew, G. A., Gumber, A., McIntosh, E., Kesterton, S., King, B., Michaels, J. A., & Klonizakis, M. (2018). Effects of supervised exercise training on lower-limb cutaneous microvascular reactivity in adults with venous ulcers. European journal of applied physiology, 118(2), 321–329.(Enlace)
  3. Cleusa Ema Quilici, B., Gildo, C., Maria Pereira de Godoy, J. et al. (2009). Comparison of reduction of edema after rest and after muscle exercises in treatment of chronic venous insufficiency. Int Arch Med 2, 18. (Enlace)
  4. Perrin, M., Guex J. J. (2000). Edema and Leg Volume: Methods of Assessment. Angiology 2000,51(1):9–12. (Enlace)
  5. Jones R. H., Carek P. J. (2008) Management of varicose veins. Am Fam Physician. 1;78(11):1289-94.
  6. Werner T. J., Pellinger, T. K., Rosette, V. D. (2011) Ortlip AT. Effects of a 12-Week Resistance Training Program on Arterial Stiffness: A Randomized Controlled Trial. J Strength Cond Res. 1;35(12):3281-3287.
  7. Kravtsov P. F., Katorkin, S. A., Volkovoy, V. V., Sizonenko, Y. V. (2016) Vliyanie trenirovki myshechnogo komponenta myshechno-venoznoi pompy nizhnikh konechnostei na techenie varikoznoi bolezni [The influence of the training of the muscular component of the musculo-venous pump in the lower extremities on the clinical course of varicose vein disease]. Vopr Kurortol Fizioter Lech Fiz Kult. 93(6):33-36. Russian.
  8. Yang, G. K., Parapini M, Gagnon J, Chen J. C. (2019) Comparison of cyanoacrylate embolization and radiofrequency ablation for the treatment of varicose veins. Phlebology. 34(4):278-283.
  9. Epstein D, Onida S, Bootun R, Ortega-Ortega M, Davies A. H. (2018) Cost-Effectiveness of Current and Emerging Treatments of Varicose Veins. Value Health. 21(8):911-920.
  10. Oliveira, R. Á, Mazzucca, ACP, Pachito, D. V., Riera, R., Baptista-Silva, J. (2018). Evidence for varicose vein treatment: an overview of systematic reviews. Sao Paulo Med J. 136(4):324-332.

Autor: Lic. Ortiz, Jonathan Nahuel | Página del escritor

imagen del autor del artículo

BIO: Magister y Licenciado en Ciencias del ejercicio fisico y el Deporte. Especializado en entrenamiento personal orientado a la mejora de la composición corporal y entrenamiento deportivo. Mi instagram: https://www.instagram.com/kinesiscorporal/

Directrices Editoriales | Redactor Mundo Entrenamiento SL | Contacto | Linkedin | Facebook

✅ El artículo ha sido verificado para garantizar la mayor rigurosidad posible (el artículo incluye enlaces a estudios científicos de revistas de impacto o bases de datos como Pubmed). Todo el contenido de nuestra revista online se ha revisado por profesionales altamente cualificados. Si consideras que nuestro contenido está desactualizado, puedes contactarnos en revision@mundoentrenamiento.com

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Mundo Entrenamiento SL
  • Finalidad: Gestión y moderación de comentarios.
  • Legitimación: Consentimiento expreso del usuario a través de la selección de la casilla check de envío del formulario. Consentimiento del interesado.
  • Destinatarios: Proveedor de hosting de la web en EU, Raiola Networks SL, cuyos niveles de protección son adecuados según Comisión de la UE.
  • Derechos: Podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, portabilidad y retirada de consentimiento de sus datos personales en la dirección de correo electrónico info@mundoentrenamiento.com
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad
Siguiente artículo