Beneficios del consumo de frutos secos

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (5 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
0
Bolsa con frutos secos

En el ámbito del deporte (independientemente de los objetivos que se persigan, como por ejemplo, salud, rendimiento deportivo, rehabilitación deportiva, etc.) y de la salud, la alimentación juega un papel cada vez más importante y destacado.

Conocer qué, cómo, cuánto y cuándo comer es fundamental si queremos cumplir los objetivos marcados previamente; además es importante resaltar que una alimentación variada y saludable debe incluir diferentes tipos de alimentos y nutrientes, entre los que se encuentran, por citar algunos, carbohidratos, vitaminas, antioxidantes, alimentos de tipo vegetal, etc.

En el presente artículo analizamos las principales conclusiones de diversas investigaciones científicas acerca del papel de los frutos secos en el deporte y en la salud.

¿Qué dice la ciencia sobre el consumo de frutos secos?

La investigación de Lang et al. (10) que el consumo de nueces podría jugar un papel importante el en riesgo de padecer cáncer; si bien indican que son necesarios más estudios para establecer, de forma clara, esta relación.

Lo mismo ocurre con ciertos desórdenes gastrointestinales en los que su uso se ha mostrado efectivo (5). Otras investigaciones (11, 12, 15, 18) señala que el consumo de frutos secos y de semillas de legumbres (entre otros alimentos) tiene un efectos protector frente al riesgo de sufrir daños cariovasculares.

Por otra parte, la investigación de Rita et al. (16), señala que ciertos tipos de frutos secos como la nuez de Brasil, por alto contenido en selenio podría tener efectos positivos en ciertas funciones cognitivas. Al centrarnos en la obesidad, el estudio de Mohammadifard et al. (13) en población iraní encontró una relación negativa entre el consumo frutos secos (especialmente si era más de una vez al día) y el nivel de obesidad.

nueces y avellanas

En su estudio Tey et al. (19) demostraron que tras seis semanas de consumo de frutos secos, se incrementan y mejoran los lípidos en sangre. En relación a está conclusión, la investigación de Torabian et al. (21) concluyó que el consumo de frutos secos (concretamente nueces y almendras) incrementó las concentraciones de polifenoles en el plasma sanguíneo, de igual manera que incrementa la capacidad antioxidante del organismo y reduce la peroxidación de lípidos en plasma.

De igual manera, es necesario señalar, el importante papel antioxidante que tiene los frutos secos (3) y a la hora de reducir la presión sanguínea (1). Al centrarnos en un único tipo de fruto seco, los pistachos, se ha comprobado que tienen propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, así como ayudan a mantener el control glucémico, además un consumo responsable ayuda a reducir la obesidad (4).

Otro estudio sobre los pistachos (17) concluye que su consumo moderado durante un período de cuatro semanas consecutivas puede modificar favorablemente los niveles de lipoproteínas en sujetos con hipercolesterolemia moderada.

Conclusiones

El papel que los frutos secos tienen en la salud de las personas se está mostrando muy importante, es por ello que algunos gobiernos, como el Griego, apuesta por ellos para mejora la salud de su población (8).

Otros, apuestan por crear cuestionarios para dar a conocer sus beneficios a la población (20) o se crean cuestionarios para conocer los hábitos alimenticios de las personas (6).

Es importante indicar que el consumo de ciertos frutos secos (nueces), además de tener un efecto cardioprotector, no está asociado con situaciones de sobrepeso u obesidad (2), por lo que tienen un papel muy destaco a la hora de reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares (7) y coronarias (9). Sin embargo, a la hora de consumirlos hay que ser consciente de que no se tienen alergias a este tipo de alimentos (14).

Bibliografía

  1. Åkesson, A. (2014). Go Nuts and Go Extra Virgin Olive Oil! Mediterranean Diets Reduce Blood Pressure. Hypertension (0194911X), 64(1), 26-27.
  2. Bes-Rastrollo, M., Sabaté, J., Gómez-Gracia, E., Alonso, A., Martínez, A., & Martínez-González, M. A. (2007). Nut Consumption and Weight Gain in a Mediterranean Cohort: The SUN Study. Obesity (19307381), 15(1), 107-116.
  3. Davis, L., Stonehouse, W., Loots, D. T., Mukuddem-Petersen, J., van der Westhuizen, F. H., Hanekom, S. M., & Jerling, J. C. (2007). The effects of high walnut and cashew nut diets on the antioxidant status of subjects with metabolic syndrome. European Journal Of Nutrition, 46(3), 155-164.
  4. Dreher, M. L. (2012). Pistachio nuts: composition and potential health benefits. Nutrition Reviews, 70(4), 234-240.
  5. Ghayur, M. N., & Gilani, A. H. (2012). Contractile Effect of Radish and Betel Nut Extracts on Rabbit Gallbladder. Journal Of Complementary & Integrative Medicine, 9(1), 1-11.
  6. Giovannelli, J, Dallongeville, J, Wagner, A, Bongard, V, Laillet, B, Marecaux, N, Ruidavets, J, Haas, B, Ferrieres, J, Arveiler, D, Simon, C, & Dauchet, L. (2014). Validation of a Short, Qualitative Food Frequency Questionnaire in French Adults Participating in the MONA LISA-NUT Study 2005-2007. Journal Of The Academy Of Nutrition & Dietetics, 114(4), 552-561.
  7. Griel, A. E., & Kris-Etherton, P. M. (2007). Nuts Reduce Risk of Cardiovascular Disease. Alternative Medicine Alert, 10(2), 17-21.
  8. Kalogeropoulos, N., Chiou, A., Ioannou, M. S., & Karathanos, V. T. (2013). Nutritional evaluation and health promoting activities of nuts and seeds cultivated in Greece. International Journal Of Food Sciences & Nutrition, 64(6), 757-767.
  9. Kris-Etherton, P. M., Guixiang, Z., Binkoski, A. E., Coval, S. M., & Etherton, T. D. (2001). The Effects of Nuts on Coronary Hear Disease Risk. Nutrition Reviews, 59(4), 103-111.
  10. Lang, W., Zhen, W., Jingjing, Z., Murad, A. L., Prokop, L. J., & Murad, M. H. (2015). Nut consumption and risk of cancer and type 2 diabetes: a systematic review and meta-analysis. Nutrition Reviews, 73(7), 409-425.
  11. Li, G., Zhu, Y., Zhang, Y., Lang, J., Chen, Y., & Ling, W. (2013). Estimated Daily Flavonoid and Stilbene Intake from Fruits, Vegetables, and Nuts and Associations with Lipid Profiles in Chinese Adults. Journal Of The Academy Of Nutrition & Dietetics, 113(6), 786-794.
  12. López-Uriarte, P., Bull, M., Casas-Agustench, P., Babio, N., & Salas-Salvad, J. (2009). Nuts and oxidation: a systematic review. Nutrition Reviews, 67(9), 497-508.
  13. Mohammadifard, N., Yazdekhasti, N., Stangl, G., & Sarrafzadegan, N. (2015). Inverse association between the frequency of nut consumption and obesity among Iranian population: Isfahan Healthy Heart Program. European Journal Of Nutrition, 54(6), 925-931.
  14. Nut allergy and eczema are both disabilities. (2013). Occupational Health, 65(8), 5.
  15. O’Neil, C. E., Keast, D. R., Nicklas, T. A., & Fulgoni III, V. L. (2011). Nut Consumption Is Associated with Decreased Health Risk Factors for Cardiovascular Disease and Metabolic Syndrome in U.S. Adults: NHANES 1999-2004. Journal Of The American College Of Nutrition, 30(6), 502-510.
  16. Rita Cardoso, B., Apolinário, D., Silva Bandeira, V., Busse, A., Magaldi, R., Jacob-Filho, W., & Cozzolino, S. (2016). Effects of Brazil nut consumption on selenium status and cognitive performance in older adults with mild cognitive impairment: a randomized controlled pilot trial. European Journal Of Nutrition, 55(1), 107-116.
  17. Sheridan, M. J., Cooper, J. N., Erario, M., & Cheifetz, C. E. (2007). Pistachio Nut Consumption and Serum Lipid Levels. Journal Of The American College Of Nutrition, 26(2), 141-148.
  18. Souza, R. M., Gomes, A. C., Naves, M. V., & Mota, J. F. (2015). Nuts and legume seeds for cardiovascular risk reduction: scientific evidence and mechanisms of action. Nutrition Reviews, 73(6), 335-347
  19. Tey, S., Delahunty, C., Gray, A., Chisholm, A., & Brown, R. (2015). Effects of regular consumption of different forms of almonds and hazelnuts on acceptance and blood lipids. European Journal Of Nutrition, 54(3), 483-487.
  20. The Health Benefits Of Regular Nut Consumption. (2012). Nutrition & Dietetics, 69(1), 69-73.
  21. Torabian, S., Haddad, E., Rajaram, S., Banta, J., & Sabat, J. (2009). Acute effect of nut consumption on plasma total polyphenols, antioxidant capacity and lipid peroxidation. Journal Of Human Nutrition & Dietetics, 22(1), 64-71.

Deja un comentario