Saltar al contenido
Mundo Entrenamiento

Periodización y preparación física en tenis en etapas de formación

2 abril, 2020

En este artículo analizamos en profundidad la periodización y la preparación física en tenis en etapas de formación. Algo relevante para mejorar rendimiento.

Preparación física en el tenis en etapas de formación

En el presente artículo analizamos la periodización y la preparación física en tenis en etapas de formación. La periodización es la división de un plan anual en diferentes fases de entrenamiento. Es la distribución en el tiempo de un ciclo de entrenamiento anual en unidades menores, cada una con sus propios objetivos, para garantizar la máxima probabilidad de alcanzar el mejor rendimiento posible en períodos del año determinados.

Una correcta planificación de la temporada es condición indispensable para que el jugador de tenis en etapas de formación obtenga buenos resultados. La programación debe repartir adecuadamente las semanas de entrenamiento, competición y descanso (10).

El modelo de periodización

Antes de nada, los procesos de entrenamiento de la condición física deben ser estudiados y planificados exhaustivamente, de forma que podamos alcanzar un máximo rendimiento motor y deportivo de los jugadores de tenis en etapas de formación sin perjudicar su desarrollo evolutivo (1, 11).

En etapas de formación, el objetivo no debe ser alcanzar el rendimiento máximo (pico de forma), al menos hasta los 13 años y siempre y cuando el objetivo en esa edad sea «alcanzarlo para aprender cómo se hace». En etapas posteriores podrán programarse picos de forma para los jugadores más bien preparados y con muchas capacidades pero seguirán siendo muy importantes los periodos de entrenamiento/preparación relativamente largos (1, 12).

La periodización o preparación física en tenis en etapas de formación debe seguir escrupulosamente un modelo que permita desarrollar el potencial deportivo y motor sin comprometer las reservas de estímulo de los sujetos, debe primar la evolución del jugador sobre los resultados a corto plazo. En este sentido el modelo de cargas regulares (modelo tradicional) ofrece mayores garantías para el desarrollo del rendimiento deportivo y evolutivo del sujeto (1, 10). Una periodización fundamentada en los modelos contemporáneos (por ejemplo el ATR) será sólo recomendada en el caso de que el tenista alcance la alta competición adulta (1).

La periodización tradicional

La periodización tradicional o clásica estructura un macrociclo en tres grandes periodos: un periodo preparatorio, un periodo competitivo y un periodo de transición, siendo el periodo preparatorio mucho más largo y prolongado en el tiempo que el periodo competitivo.

Si tomamos como referencia la planificaición o preparación física en tenis en etapas de formación de los centros de tecnificación de la Federación Catalana de Tenis, esta se hace para una duración de dos años en ciclos anuales y cada ciclo anual consta de dos periodos, uno preparatorio y otro más “competitivo” donde la intensidad sube levemente. El período transitorio se contempla como el tiempo que existe desde que acaba el curso hasta que comienza el siguiente (6).

Otro modelo de planificación a largo plazo recomendado sería un plan anual «doble», con dos fases de preparación y dos de competición, debiéndose considerar el calendario escolar para la estructura de todos los ciclos de entrenamiento (12).

Margets (10) nos propone dividir la planificación de la preparación física en tenis en etapas de formación en cuatro etapas:

  1. Pre-temporada, con el objetivo de mejorar el nivel técnico y físico de los alumnos y una duración de 5-6 meses para menores de 12 años.
  2. Pre competición o fase de acondicionamiento específico con el objetivo de preparar al alumno para que afronte la competición en condiciones idóneas y una duración de 2-3 meses para los pequeños.
  3. Competición concentrada en los meses de vacaciones para los menores.
  4. Descanso de 2 a 3 semanas antes de iniciar la nueva temporada.

Finalidad de la periodización

En la preparación física en tenis en etapas de formación, es necesario respetar los ritmos de crecimiento y velocidades de maduración de los diversos sistemas funcionales para no perjudicar la correcta maduración y crecimiento del joven tenista. . Por lo tanto las cargas de entrenamiento deben ser fuertemente controladas, aprovechando las fases sensibles de las diferentes cualidades físicas básicas para conseguir un óptimo desarrollo de las mismas (11, 7).

Otra finalidad a la hora de periodizar el entrenamiento de nuestros jóvenes jugadores será la de proporcionarles la adquisición de unos hábitos de entrenamiento que propicien en años posteriores una rutina de trabajo encaminada a la alta competición por un lado, y la formación integral de los alumnos que no sigan por la vía de la competición y si por la de ocio (6).

Según Roetert, et.al (12), la periodización debería ayudar a los jugadores a:

  • Alcanzar los objetivos de entrenamiento.
  • Equilibrar el entrenamiento general y el específico, la competición y el desarrollo de capacidades motrices (p.ej., velocidad y resistencia, fuerza y potencia).
  • Coordinar y planificar adecuadamente las intensidades, volúmenes y cargas del entrenamiento.
  • Respetar su desarrollo biológico (mediante supercompensación, hipertrofia, descanso y recuperación, etc.).
  • Acelerar el desarrollo general de su juego.
  • Reducir el riesgo de lesiones en el tenis, sobreentrenamiento y agotamiento del jugador.

La preparación física en tenis en etapas de formación

En la preparación física en tenis en etapas de formación, la actividad motora es compleja y adaptativa, alternándose de forma aleatoria períodos variables de trabajo con pausas. Las acciones más relevantes se realizan a alta intensidad y son de menor duración. Por ello, es un deporte en el que participan diferentes vías metabólicas, siendo fundamentalmente un deporte de base aeróbica con participación puntual de las vías anaeróbicas, fundamentalmente anaeróbicas alácticas y en menor medida el metabolismo anaeróbico láctico (7, 5).

La preparación física en tenis en etapas de formación, debe estar formada por un amplio conjunto de capacidades condicionales como pueden ser velocidad, fuerza, potencia, agilidad o resistencia aeróbica (3, 2). El jugador de tenis necesita el desarrollo de la fuerza y velocidad para poder realizar golpeos a más velocidad, y realizar desplazamientos frecuentes, cortos y rápidos, con cambios de orientación y de sentido. El desarrollo de la resistencia para ejecutar los gestos técnicos a velocidades similares durante un prolongado periodo de tiempo y el desarrollo de la flexibilidad para realizar los movimientos en las amplitudes articulares adecuadas (11).

Los objetivos específicos, en cuanto a preparación física en tenis en etapas de formación se refiere, que se busca con la planificación es desarrollar las cualidades físicas orientándolas hacia la práctica y las necesidades del tenis y realizar un trabajo compensatorio de la musculatura no dominante.

El trabajo que se propone según las diferentes cualidades físicas es el siguiente (6)

Fuerza

La sobrecarga será el propio peso. Elevar las sobrecargas con aumentos de volumen no de intensidad.

Velocidad

Se trabajara la velocidad de reacción, velocidad de desplazamiento, coordinación neuromuscular y agilidad.

Resistencia

Se trabajara de forma aeróbica, con cargas dinámicas y leves con períodos de trabajo largos de 5-10 minutos a 20-30 de forma continua o fraccionada. La intensidad deberá ser entre el 50% y el 70% del valor máximo. Las pulsaciones deben oscilar entre 150 y 170.

Flexibilidad

La trabajaremos diariamente para que se produzca la mínima pérdida posible. Son recomendados tanto los movimientos pasivos como los activos.

Vila (13), nos propone trabajar en una primera fase un acondicionamiento físico general dando mucha importancia al trabajo multifuncional y de lateralidad y trabajar la preparación física en tenis de carácter específico. De forma simple a través de juegos con especial atención al trabajo coordinativo y de equilibrio. En una segunda fase de la preparación física en tenis, se podría empezar a trabajar con pequeños pesos, balones medicinales (1-2kg), saltos, gomas, mancuernas de poco peso… Buscando un inicio a la fuerza general y su posterior conversión en potencia. Aunque la mayoría de los ejercicios deberán realizarse con el peso del propio cuerpo, lo que a su vez nos servirá para controlar el equilibrio y la coordinación.

Florido (6) nos propone variar las capacidades físicas a trabajar cada dos – tres semanas (meso ciclos). El trabajo a realizar será la flexibilidad, la resistencia general, la fuerza, la velocidad de reacción y de desplazamiento, juegos o deportes distintos al tenis para trabajar la coordinación y trabajo de la agilidad en una segunda etapa. Siempre se trabajará la compensación.

La resistencia en el tenis

El principal objetivo de la resistencia es mantener la intensidad de juego durante la totalidad del partido e intentar evitar, o retrasar la aparición de la fatiga (8).

Gracias a la resistencia, un jugador de tenis aumentara la duración de su trabajo y su cadencia sin deuda de oxígeno, y su recuperación se verán facilitadas (3). Una base de resistencia aeróbica puede ser muy importante para favorecer la recuperación entre puntos, resistir los entrenos o los torneos con muchos partidos por semana (5).

El tenis se caracteriza por una serie de esfuerzos breves a intensidad alta, alternados con tiempos de recuperación más o menos completos. La duración de un partido de tenis puede oscilar entre 30 minutos y 5 horas. Un adecuado nivel de resistencia permitirá un restablecimiento más rápido de las concentraciones musculares de ATP y fosfocreatina durante los tiempos de pausa, lo cual permitirá participar de manera más intensa y eficiente en la disputa de los puntos y retrasar la aparición de la fatiga durante la competición (3, 8).

Debido a estas características, para el desarrollo de la resistencia debería ser utilizado un entrenamiento intermitente, múltiples sprints de corta duración (menos de 1 minuto) y un adecuado descanso (ratio de trabajo-descanso 1:3) para alcanzar los mayores beneficios del entrenamiento aeróbico, (3, 8).

Aun así, no deberíamos obviar el entrenamiento aeróbico continuo tradicional ya que como dice Le Deuff, 2003 citado en (3), el trabajo del umbral aeróbico de forma continua será útil e indispensable en niños para el aprendizaje de los ritmos de carrera y de la respiración adecuada, para recuperar el nivel físico después de una parada prolongada (parada voluntaria, lesión, recuperación física o psíquica, etc.).

La velocidad en el tenis

El tenis es un deporte en cuanto a velocidad se refiere, de movimientos acíclicos, donde la mayoría de desplazamientos son cortos o muy cortos, en el cual se presentan numerosos y continuos cambios de dirección en espacios reducidos por lo tanto se requiere de una gran velocidad para la ejecución de los golpeos y los desplazamientos. (2, 8). Si el jugador no consigue realizar los desplazamientos a la velocidad óptima, posiblemente, no tendrá una adecuada posición de golpeo, lo que conllevara a un posible error técnico ().

El entrenamiento específico de la velocidad en tenis debe tener principalmente tres prioridades (2):

  • Una mejora del tiempo de reacción
  • El desarrollo de desplazamientos más rápidos, juego de pies más dinámico, explosividad en los avances de ataque (0-5 metros).
  • El aumento de la velocidad gestual acíclica (velocidad del brazo y la raqueta).

Este entrenamiento de la velocidad debe comenzar a los 6-7 años. Hasta los 9 años se realizará una o dos sesiones a la semana. A partir de los 9 años se trabajará de dos a cinco veces por semana. La velocidad máxima se podrá comenzar a trabajar de forma cauta y con la adecuada progresión desde los 10 a los 12 años (2).

La fuerza en el tenis

Tanto la velocidad y la potencia de los miembros superiores para el golpeo, como la velocidad de las piernas en los desplazamientos, además de toda la musculatura coadyuvante, dependen de la manifestación de fuerza-explosiva y de la capacidad de resistencia a la fuerza-explosiva durante todo el partido. Por este motivo la fuerza, y más concretamente la fuerza útil que el jugador es capaz de manifestar en el tiempo que dispone para producirla, juega un papel muy importante y esencial en el tenis en etapas de formación (4, 8). Tareas de fuerza/velocidad donde los alumnos deban realizar acciones dirigidas y específicas al juego ayudaran a trabajar esta fuerza útil.

Uno de los principales papeles del objetivo del trabajo de fuerza en el jugador de tenis es reequilibrar la asimetría y disminuir los desequilibrios musculares. Un programa de fortalecimiento muscular de carácter general, que abarque todos los grupos musculares y que preste gran atención tanto a los antagonistas como a los del lado no dominante del jugador, para crear una compensación de fuerzas, ayudara en gran medida a disminuir el alto número de lesiones que se presenta día a día entre los jugadores de tenis (4, 8).

Saltos, carreras, lanzamientos, utilizar el propio peso corporal y cargas adicionales (balones medicinales, lastres, compañeros) serán métodos adecuados para el entrenamiento de la fuerza en este deporte (4). Según Manzano (9), el entrenamiento de la fuerza en tenistas alevines e infantiles, es decir 10-14 años, se debe realizar mediante ejercicios con el propio peso corporal, este tipo de ejercicios no dependen de ningún tipo de material adicional, son fáciles de realizar con una formación previa y se adecuan a cada individuo, a de más ofrecen una amplia gama de posibilidades echándole un poco de imaginación y pueden realizarse en cualquier parte, por lo tanto deberemos prestar mucho protagonismo en nuestras sesiones de fuerza a este tipo de actividades.

Toda planificación y preparación física en tenis en etapas de formación debe tener en cuenta que la fuerza resistencia deberá incluir de 10 a 15 minutos de calentamiento y vuelta a la calma. El programa de entrenamiento debe trabajar los principales grupos musculares (incluyendo abdominales y lumbares).

Movilidad articular y la coordinación

Estas capacidades serán necesarias para adquirir hábitos, realizar un trabajo preventivo de lesiones y como trabajo complementario de las otras cualidades físicas y técnicas específicas del deporte del tenis.

Propuesta de periodización para la preparación física en tenis en etapas de formación

A continuación, os mostramos un ejemplo práctico de periodización para la preparación física en tenis en etapas de formación.

Periodización y Preparación física en el tenis en etapas de formación

Periodización y Preparación física en el tenis en etapas de formación

Periodización y Preparación física en el tenis en etapas de formación

Periodización y Preparación física en el tenis en etapas de formación

Conclusiones

  • En etapas formativas una periodización tradicional a largo plazo donde se respete el desarrollo evolutivo del jugador y este vaya por delante de los resultados competitivos será lo más adecuado.
  • Definir unos periodos de preparación física en tenis muy largos y otros periodos donde haya un poco más de competición sin que esta modifique demasiado el planteamiento y proceso de entrenamiento de las diferentes capacidades físicas.
  • No se buscaran picos de forma hasta los 13-14 años y solo en los jugadores más avanzados como base para una preparación física en tenis posterior.
  • Se trabajaran todas las capacidades físicas, dando mayor relevancia a las capacidades específicas para el deporte del tenis, y siguiendo siempre una evolución coherente y adaptada al periodo evolutivo de nuestros jugadores.
  • El trabajo compensatorio estará siempre presente en nuestros entrenamientos.
  • Será necesario trabajar una buena base de resistencia aeróbica y realizar ejercicios intermitentes para trabajar el entrenamiento anaeróbico alactico, a ser posible a través de juegos y ejercicios en pista.
  • Trabajaremos la fuerza mayormente a través del propio peso corporal. Se introducirán otros elementos para el entrenamiento poco a poco como balones medicinales, gomas elásticas, mancuernas de poco peso, etc…
  • En cuanto a la velocidad trabajaremos la velocidad de desplazamiento con cambios de dirección y la velocidad de reacción en una primera fase de la periodización y la velocidad gestual en otra segunda fase. Juegos y ejercicios en pista serán una buena opción.
  • Siempre realzaremos un buen calentamiento y vuelta a la calma. Serán un buen momento donde trabajar la zona abdominal y lumbar así como el trabajo de elasticidad para prevenir lesiones (estiramientos dinámicos – inicio sesión y estáticos al finalizar).

Este artículo se ha centrado en hablar de cómo periodizar la preparación física en tenis en etapas de formación después de analizar estudiosos de este tema (leer bibliografía).

Pretende dar consejo y ser de ayuda para escuelas formativas donde los alumnos van practicar un deporte, con expectativas, pero siempre de una manera más enfocada al ocio. No se ha hablado de la técnica y la táctica, elementos indispensables en todo deporte y donde concretamente en el tenis en etapas de formación la técnica también cobra una especial importancia. El método de periodización y la idea propuesta es la misma introduciendo estos elementos y respetando los periodos y tipos de trabajo de las capacidades físicas.

Referencias

  1. Berdejo, D.; González, J.M. (2008). The periodisation of training in young tennis players. The International Journal of Medicine and Science in Physical Education and Sport. 4(3).
  2. Berdejo del Fresno, D. y Gonzalez Ravé, J.M. (2009). Entrenamiento de la velocidad en jóvenes tenistas. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte vol. 9 (35) pp. 254-263.
  3. Berdejo, D.; González, J. M. (2008). Endurance training in young tennis players. The International Journal of Medicine and Science in Physical Education and Sport. 4(4).
  4. Berdejo, D.; González, J.M. (2009). Strength training in young tennis players. Journal of Sport and Health Research. 1(1):46-55.
  5. Comellas, J; Lopez, P. Análisis de los requerimientos metabólicos en el tenis. Revista apunts (65) 60-63.
  6. Florido, E.; (1996). Los Centros de tecnificación. La planificación de la preparación física. Revista apunts (44-45) 71-75.
  7. Galiano, D; Escoda, J; Pruna, R (1996). Aspectos fisiológicos del tenis. Revista apunts (44·45) 115-121.
  8. Material propio. Apuntes. Metodología del entrenamiento condicional. Master RETAN, INEFC (Barcelona).
  9. Manzano Moreno, J. I.: La preparación física en tenis. Sevilla. Wanceulen. 1991.
  10. Margets, A (1996). Planificación del entrenamiento. Las diferentes etapas del tenista. Revista apunts (44-45) 81-86.
  11. Sanchez, B; Planificación de sesiones de entrenamiento para jóvenes tenistas (8-12 años) EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 3, Num. 18 (septiembre-octubre de 2012).
  12. Paul Roetert (Programa USA de Alto Rendimiento), Machar Reid (Universidad de Australia Occidental) y Miguel Crespo (2005). Introducción a la periodización en el tennis actual. ITF Coaching & sport science review. Año 13, Número 36.
  13. Vila, C (2015). Tenis. Preparación física total. Editorial: Paidotribo. Badalona.

ACCEDE A 15 VIDEOS EXCLUSIVOS

 

Entrevistas de expertos

TOTALMENTE GRATIS

CON PILDORAS DE FORMACIÓN

SOBRE ENTRENAMIENTO Y NUTRICIÓN