Saltar al contenido
Mundo Entrenamiento

Origen del deporte: dónde, cómo, cuándo y por qué

24 noviembre, 2020

Existen preguntas para las que no conocemos una respuesta, pero si podemos acercarnos a su historia, en este caso, el origen del deporte, ¿Dónde surgió?, ¿Cómo y por qué se comenzó a practicar?

Origen del deporte

El origen del deporte. El siguiente artículo, trata de dar respuesta a preguntas desconocidas para la mayoría de la población, algunas de las cuales ni siquiera hoy en día tienen una única respuesta.

Son preguntas relacionadas con el origen del deporte, la historia del mismo, su lugar de nacimiento, las razones que lo llevaron a existir y convertirse en lo que en la actualidad es y el proceso y procedimiento que ha seguido hasta la fecha.

Origen del deporte

Conocemos el origen de determinados deportes como el baloncesto, el fútbol y otros deportes convencionales, también conocemos el origen del deporte escolar, de la Educación Física y los sistemas de la misma. Pero pasamos ahora a dar respuesta al origen del deporte como tal.

¿Cuándo y dónde surgió el deporte?

Definir el origen del deporte es algo complejo, ya que dependiendo de la perspectiva desde la que se investigue se puede partir de un inicio o considerar otro.

El origen de la palabra deporte es latino (1). En castellano, en el siglo XIII de denominaba: depuerto que significaba deportarse, lo que quiere decir divertirse o descansar. En inglés la palabra deporte proviene del término disport, lo que quería decir juego.

Lo anterior implica que en el siglo XIII ya existía una palabra que hablará del deporte y de juego como acción realizada por las personas.

Pero como resulta evidente, mucho antes de acuñar este término, aunque quizás sin hacer referencia a un término específico, ya existía el deporte como acto.

Se encuentran evidencias de la existencia de juegos de pelota, carreras de velocidad y resistencia, natación, lucha…, en muchos pueblos y culturas de los
distintos continentes anteriores al siglo I (2).

El deporte desde su origen, refleja los valores básicos del marco cultural en que se desarrolla. Por esta razón, actúa como ritual cultural o como transmisor de cultura.

Siguiendo este supuesto, el deporte tiene su nacimiento histórico junto a los principios de la civilización humana.

No todos los investigadores lo consideran así debido a la mezcla o dificultad de diferencias entre la naturaleza de las actividades o expresiones culturales que se realizaban en la Prehistoria: religión, arte o juego (3).

Partiendo de estas dos diferencias entre el origen del deporte Contemporáneo y el origen del deporte como tal, se encuentran distintas visiones (2):

  • La primera perspectiva es la del deporte desde el siglo XVIII que tiene su origen en Inglaterra
  • La segunda hace referencia a los pensadores e investigadores que consideran su origen como una forma de actividad individual y de práctica socio-cultural que ha existido desde el comienzo de la humanidad y que, como tal deporte o forma de práctica, sus características y significados han ido evolucionando de acuerdo con los cambios sociales, políticos y culturales del contexto en el que han tenido lugar.

Siguiendo la segunda perspectiva, la actividad física o el deporte que practican las personas antiguamente se centraba en la búsqueda de alimento, así como en la protección y la defensa ante otros depredadores y demás peligros del medio en el que se encontraban (4).

Posterior a este origen del deporte como búsqueda de alimento y protección ante el peligro, los individuos observaron como había individuos que presentaban mejores destrezas y habilidades para la realización de estas actividades, y por esta diferenciación, se buscaba un reconocimiento al esfuerzo y trabajo a través de la práctica de actividades (entrenamiento).

Cuando comenzaron a crear comunidades, dejando de lado el nomadismo, surgieron nuevas actividades como la lucha entre personas de distintas comunidades, por el alimento, por el propio lugar en el que vivían, etc.

Poco a poco fue evolucionando y pasando de una función de supervivencia, a una utilitaria y posteriormente a una forma de ocupación del tiempo de ocio.

El deporte desde su origen, refleja los valores básicos del marco cultural en que se desarrolla. Por esta razón, actúa como ritual cultural o como transmisor de cultura.

¿Por qué se originó el deporte?

Básicamente la actividad no surgió propiamente como deporte hasta el siglo XVIII.

La acción surgió desde el origen como medio de supervivencia y los distintos cambios que se han ido produciendo a lo largo de la historia a hecho que esta actividad se considere deporte, tras siglos de práctica con distintos fines.

En función de la perspectiva, se considera que el origen del deporte nace con una finalidad u otra (2):

  • Perspectiva Naturalista: se considera que existe en la raíz de los ejercicios físicos un ámbito vital elemental común al hombre y al animal, y que ese instinto constituye el origen del deporte.
  • Perspectiva humanista: el deporte se desarrolla de forma paralela a la historia del hombre, constituyéndose como una de sus manifestaciones culturales más relevantes.

origen del deporte

Evolución del deporte

Como se ha mencionado anteriormente, partiendo del origen del deporte desde el inicio de la humanidad, se comienza realizando actividad física como medio para alimentarse.

Posteriormente en la Antigüedad, el deporte se relaciona con la representación que tenían los hombres de sus dioses como seres aficionados al ejercicio corporal.

Esto dio lugar a que en las celebraciones y fiestas, se incluyeran poco a poco juegos y competiciones de velocidad, resistencia, fuerza y habilidad (5).

De esta forma, los hombres creían que los dioses pensarían positivamente sobre ellos.

Posteriormente, durante la Edad Media, la práctica deportiva continua su desarrollo y evolución.

Personas de distintos grupos sociales se organizan para practicar actividad, entre otras juegos de pelota, lanzamiento de barra y otros juegos que en la actualidad consideramos deportes tradicionales.

Las clases altas de la sociedad aprovechaban las festividades para realizar torneos y actividades de mayor espectáculo, dejando de lado las manifestaciones lúdicas más simples que realizaban las clases más bajas.

Todas estas actividades servían como entrenamiento y preparación física para posibles enfrentamientos, incluso guerras.

Acercándonos a lo que conocemos en la actualidad como deporte, encontramos que este nació en Inglaterra, en el siglo XVIII, de la mano de Thomas Arnold, quien lo introdujo en el ámbito educativo en el siglo XIX.

A su vez, durante el siglo XIX nacieron también los primeros estudios gimnásticos.

Además, es también en el siglo XIX, cuando se retoman la realización de los Juegos Olímpicos, los cuales se reanudas de la mano de Pierre de Coubertin en Atenas en 1896.

Desde este momento, las disciplinas deportes crecen, el poder político ligado al deporte aumenta, los juegos y deportes se institucionalizan, regular y crean Federaciones y en definitiva, se genera la imagen que tenemos hoy en día del término deporte.

Conclusiones sobre el origen del deporte

El origen del deporte presenta distintos puntos de vista en función de la denominación del mismo.

Por un lado encontramos el origen del deporte de la mano del propio origen de la humanidad y por otro lado encontramos el punto de vista del origen del deporte en la época contemporánea, teniendo su origen en el siglo XVIII y mostrando características similares a las que presenta hoy en día (deporte reglamentado, medido y organizado).

Referencias bibliográficas

  1. García Blanco, S. (1994). Origen del concepto «deporte». Recuperado de: gredos.usal.es
  2. Velázquez Buendía, R. (2000). Una aproximación a las teorías de la génesis del deporte. Revista digital Askesis. Editorial Pila-Teleña. www. askesis. es/número_10/invitados/2. htm
  3. Blanchard, K. & Cheska, A. (1986). Antropología del deporte. Barcelona: Bellaterra.
  4. Bartoll, Ò. C., & Domingo, C. H. (2014). Origen, evolución y actualidad del hecho deportivo. EmásF: revista digital de educación física, (31), 21-34. Recuperado de: dialnet.unirioja.es/
  5. Diem, C. (1996): Historias de los deportes (vol.I y II). Luis de Caralt. Barcelona.