Metodología integrada en el fútbol

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (4 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
Entrenamiento de fútbol

En la actualidad, existe una clara tendencia a que el balón vuelva a ser el elemento central gracias a las investigaciones y estudios científicos que avalan y evidencian que el “entrenamiento integrado” es la mejor herramienta de trabajo, ya que en el fútbol existe un balón que lo condiciona todo.

El entrenamiento integral se fundamenta en que en la práctica deportiva, las habilidades tácticas, la estructura condicional, el aspecto psicológico y el aspecto visual están en continua relación. Esta metodología integrada, presente en las mejores escuelas de fútbol, implica una combinación y conexión entre diferentes tipos de carga, pero lo que diferencia a esta metodología integrada es la importancia de la técnica y la táctica (1). Introducir todos estos aspectos con una alta transferencia al juego real supone un mayor estímulo motivacional para el futbolista (2). Por último, se deben integrar habilidades que se complementen mutuamente para potenciar la toma de decisiones en el proceso de enseñanza-aprendizaje del futbolista (3).

“Lo que es conveniente enseñar a los chavales es a disfrutar, tocar, crear, inventar, explotar sus cualidades rectificando sus defectos sin estropear sus virtudes, precisamente lo contrario de lo que todos los entrenadores pareces obsesionados en inculcarles”. (J. Cruyff)

Requiere una mayor complejidad que simplemente incluir el balón en todos los ejercicios del entrenamiento. Va más allá, al intentar acercar lo máximo posible el entrenamiento a la competición (creación de situaciones simuladoras preferenciales) con el conocimiento previo de la persona como una estructura hipercompleja que se articula a través de las relaciones con las siguientes estructuras:

Figura 1. Estructuras relacionadas con el juego (Solé, 2002)
Figura 1. Estructuras relacionadas con el juego (4).

Francisco Seirul·lo, promotor de la metodología integrada explica a través de sus artículos que la estructura bioenergética es la más relevante porque de ella dependen el desarrollo de todas las otras estructuras (5). Por esta razón, el máximo rendimiento deportivo se obtiene gracias a la adecuada combinación de cargas de distinta naturaleza. Además, como entrenadores debemos diseñar nuestras tareas de entrenamiento pensando en que los futbolistas son seres humanos en constante evolución y adaptación, en donde se interrelacionan sentimientos, emociones y relaciones sociales.

No obstante, para realizar un correcto proceso de planificación tenemos que diferenciar entre las etapas de entrenamiento de los jóvenes y las etapas de entrenamiento de alto nivel. En la primera, debemos planificar el entrenamiento con una gran diversidad de objetivos, tareas y condiciones y con ello, las transformaciones de los futbolistas las obtendremos por crecimiento, maduración y/o adaptación (planificación a largo plazo de la vida del deportista). En cambio, en las etapas de alto nivel tendremos que planificar con concreción los objetivos, tareas y condiciones del entrenamiento y las transformaciones se adquirirán por adaptación (planificación plurianual). Además, se distinguen distintos grados de concreción de los factores, teniendo gran importancia en la configuración de una planificación a largo plazo:

  • Factores “intervinientes”: aquellos que están presentes, de un modo u otro, en la estructura del rendimiento.
  • Factores “relevantes”: aquellos que contribuyen decisivamente y de manera necesaria, al rendimiento competitivo en un deporte concreto.

Más aún, para realizar una correcta planificación del entrenamiento deberemos diferenciar a la hora de hacer las sesiones de entrenamiento entre los distintos tipos de tareas. Una tarea es una situación que simula un aspecto del juego, modificada o no para incidir y mejorar a nivel formativo y competitivo. Según Albert Roca, existen cinco tipos diferentes de tareas (6):

  • Tareas de carácter genérico: la naturaleza y la organización de la carga es completamente diferente a la que aparece en la competición. (Ejemplo: 20′ de bicicleta estática en el período transitorio).
  • Tareas de carácter general: la naturaleza y la organización de la carga ya tiene mayor relación a la competición, pero el proceso de la toma de decisiones es nulo. (Ejemplo: 20 x 20″ / 10″ pausa).
  • Tareas de carácter dirigido: la naturaleza y la organización de la carga se asemeja a la de competición con la inclusión de ejercicios con la toma de decisiones inespecíficas. (Ejemplo: circuito físico-técnico con balón).
  • Tareas de carácter especial: la naturaleza y la organización de la carga esta vinculada totalmente a la competición con la toma de decisiones específica. (Ejemplo: 20 repeticiones de un automatismo táctico con oposición).
  • Tareas de carácter competitivo: aquellas que están compuestas por contenidos competitivos. (Ejemplo: partido en espacios reducidos).

Utilizando la metodología integrada se utilizarían las tareas de carácter dirigido, especial y competitivo, es decir, las que mayor transferencia tienen al juego y las más específicas, pero en períodos transitorios o de pretemporada se podrían utilizar las tareas más inespecíficas en relación a la competición.

Conclusión

En conclusión, la capacidad deportiva para obtener un nivel de rendimiento óptimo no sólo depende del nivel de desarrollo de factores como la condición física, sino que se relaciona y se amplía con otros ámbitos como las capacidades tácticas, técnicas, psicológicas y sociales (metodología integrada). Por lo tanto, podemos deir que el rendimiento en competición depende de múltiples capacidades y de las complejas sinergias que se establecen entre ellas. Para ello, las tareas tienen que ser abiertas, adaptadas a la edad, a las posibilidades y a las necesidades integrando la estructura condicional y la coordinativa con el trabajo táctico siempre buscando la libertad en la toma de decisiones para la mejora perceptivo-decisional.

Bibliografía

  1. Teodorescu, L. (1991). Como entrenar a un jugador. Revista Entrenamiento Deportivo, 5 (5), 11-18.
  2. Antón, J.A. (1994). Balonmano: Metodología y alto rendimiento. Paidotribo. Barcelona.
  3. Solé, J. (1994). Visión y deporte, propuesta metodológica específica e investigadora. Tesis Doctoral. Barcelona: INEFC.
  4. Solé, J. (2002). Entrenamiento de la resistencia en los deportes de equipo. Apuntes del Máster de alto rendimiento en deportes de equipo. Byomedic System INEFC: Barcelona.
  5. Seirul·lo, F. (1999). Criterios modernos de entrenamiento en el fútbol. Revista Training Fútbol. nº 45.
  6. Roca, A. (2006). El proceso de entrenamiento en el fútbol. MCsports. Barcelona.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.