Planificación en el fútbol. La periodización táctica

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (4 Votos. Puntuación media: 4,00 de 5)
Cargando…

La planificación del entrenamiento es una de las claves para optimizar el rendimiento deportivo de los jugadores. Tal y como indica Navarro (1) “es un instrumento fundamental en la gestión del rendimiento deportivo, ya que las estructuras de la planificación, las formas de organización del entrenamiento y sus contenidos conforman una estrecha ligazón con la dinámica de rendimiento pretendida“.

Debido a esta importancia que se le concede a la planificación, la evolución del proceso de entrenamiento deportivo ha ido asociada al desarrollo de diversos modelos a lo largo de la historia por parte de muchos autores como Matveev, Verjoshanski o Tschiene. Si bien cada modelo ha tenido unas características propias, el objetivo común siempre ha sido el posibilitar una evolución controlada del atleta, alterando los factores responsables de su eficacia de una forma racional para encaminar sus adaptaciones en el sentido deseado (2) ya sea para correr correr más rápido, saltar más alto o lanzar más lejos.

Concepto de planificación

Para definir el concepto de planificación, acudimos a Seirul-lo, citado en Arjol (3), el cual nos la define como “el conjunto de presupuestos teóricos que el entrenador realiza, consistentes en la descripción, previsión, organización y diseño de todos y cada uno de los acontecimientos del entrenamiento (…) así como de los correspondientes medios de análisis y control que permiten modificar estos acontecimientos, a fin de obtener un proceso de entrenamiento cada vez más adecuado que logre la optimización del jugador, permitiéndole obtener los resultados deseados en forma ininterrumpida en la competición, de esa determinada especialidad deportiva en la que está implicado”.

Hasta aquí hemos abordado la planificación desde una perspectiva teórica. Sin embargo, a pesar de la existencia de diversos modelos, a la hora de planificar el entrenamiento de los deportes de equipo nos encontramos con que dichos modelos tienen poca aplicación, ya que que en su origen fueron desarrollados para deportes de carácter eminentemente individual.

La problemática de la planificación en los deportes de equipo

Las características propias de los deportes colectivos, y en este caso del fútbol, condicionan en gran medida la labor del entrenador a la hora de planificar, ya que este se encuentra sujeto a aspectos como el gran número de competiciones que se dan a lo largo de la temporada, la posición del equipo en la tabla o la existencia de lesiones en el equipo (4).

A consecuencia de esto, durante el proceso de entrenamiento existe la disyuntiva de si entrenar para poder competir el siguiente fin de semana o si, por el contrario, preparar verdaderamente a sus jugadores para que puedan obtener un alto nivel de condición física y prevenir así la aparición de las lesiones como resultado de solo jugar y no entrenar (5).

Dada esta problemática se admite de forma consensuada que los modelos de planificación tradicionales no están enfocados a deportes de equipo, en los que se exige la participación continua en competiciones, manteniendo un rendimiento deportivo alto, en condiciones distintas y en intervalos de tiempo mantenidos (2).

Aparición de los modelos contemporáneos de planificación

A raíz de lo comentado en el punto anterior, el desarrollo de nuevos modelos de planificación ha ido enfocado al desarrollo de microestructuras acordes a la realidad competitiva del fútbol.

Puede entenderse que en estos modelos hay ciertas consideraciones generales a la hora de diseñar la dinámica de las cargas como las siguientes (6):

  1. Una notable ondulación de la carga por cambios entre aspectos cualitativos y cuantitativos del entrenamiento.
  2. Uso de contínuo de una elevada intensidad de la carga superior al 80%.
  3. Prevalencia del trabajo específico de competición.
  4. Utilización de las competiciones como medio específico para desarrollar y mantener la forma deportiva.
  5. Inclusión de intervalos preventivos por el elevado número de entrenamientos de alta calidad.
  6. Mínima diferencia entre el volumen utilizado entre el periodo preparatorio y el competitivo.
  7. Control riguroso de las capacidades funcionales y condicionales para preveer el rendimiento del jugador en competición.
  8. Búsqueda durante todo el proceso de preparación de modelos de ejecución que se adapten a la competición.

El principal objetivo de dichos modelos no es mejorar el rendimiento mediante el logro de elevados estados de forma, sino el conseguir mantener un equilibrio físico óptimo durante el mayor tiempo posible (7).

Para ello cobra importancia el realizar una planificación basada en el calendario de competiciones, que permita afrontar cada partido en estado de supercompensación según el valor competitivo que se le otorgue a cada encuentro, pudiendo mantener así un elevado nivel de rendimiento (8).

De esta forma, en el diseño de las microestructuras de entrenamiento se han producido cambios metodológicos, pasando de los modelos tradicionales a modelos de planificación cotemporáneos en los que se priorizan las cargas específicas sobre las generales, la intensidad sobre el volumen, y los factores técnico-tácticos sobre los condicionales (6). Uno de estos modelos es la periodizacion táctica.

La Periodización Táctica

Diseñado originalmente por el profesor de la de la Universidad de Oporto Victor Frade, y teniendo en la actualidad a José Mourinho como máximo representante (9) este modelo rompe con la forma tradicional de entender la planificación del entrenamiento, ya que utiliza como principal elemento el diseño de los microciclos (o morfociclo patrón como veremos más adelante) considerándose la táctica como la cualidad principal sobre la cual se asientan todas las demás estructuras (7).

La planificación de los microciclos va a ir por tanto enteramente enfocada al desarrollo de esta táctica, concretamente al desarrollo del modelo de juego del equipo (3,9,10).

Instrucciones de Mourinho durante un entrenamiento con el Inter

Importancia del modelo de juego

Según Xamarit (10) el modelo de juego se define como la “organización que presenta un equipo en cada momento del juego, y lo hace forma regular“. El modelo de juego es por tanto la visión futura de cómo pretendemos que el equipo se comporte regularmente en los diferentes momentos del juego, no debiéndolo confundir con el esquema o sistema de juego del equipo. Este modelo de juego se sustenta sobre la puesta en práctica de diversos principios establecidos por el entrenador, estando estos a su vez estructurados de una forma jerárquica en subprincipios y sub subprincipios en cada una de las cuatro fases del juego (ataque, defensa y transiciones ataque-defensa y defensa-ataque) (3,10).

El modelo de juego es por tanto el que va a marcar la planificación, y a partir de él se van a plantear las tareas de entrenamiento siguiendo el principio de propensión, según el cual mediante la repetición de diversas tareas va a favorecer la aparición de las conductas deseadas (11).

La “intensidad” entendida como “concentración”

El hecho de que todo el proceso de entrenamiento vaya enfocado al desarrollo del modelo de juego del equipo hace que la intensidad de las sesiones se asocie a la concentración que estas requieren al jugador. Hablamos en este caso del concepto de “intensidad táctica”. Para aclarar esta idea acudimos a Ramallo, Riveiro y Rodríguez (12) los cuales definen la intensidad táctica como “el nivel de concentración que un futbolista tiene que mantener para la comprensión y ejecución de las tareas enfocadas a la resolución de acciones tácticas“.

Tal y como señalan estos autores, el factor que va condicionar la planificación semanal es la intensidad táctica de las tareas. Dicha intensidad va a venir indicada básicamente por la suma de momentos en los que hay que trabajar durante el entrenamiento, siendo estos momentos las fases del juego anteriormente comentadas. Esto no quiere decir que no se cuantifiquen los parámetros físicos de las tareas ni la orientación de las cargas, sino que estos van a ir en función de la intensidad táctica, la cual también ha de ser registrada (Figura 1).

Intensidad Táctica según el momento del juego
Figura 1: Intensidad táctica de las tareas de entrenamiento. Tomado de Ramallo, Riveiro y Rodríguez (11).

 Diseño del microciclo: El morfociclo patrón

Como ya se ha comentado, el núcleo de la planificación en la periodización táctica es el microciclo, que en este caso se llama morfociclo patrón (10,13) (Figura 2). Este morfociclo va a ser exactamente igual a lo largo de toda la temporada, siendo la distribución de principios y subprincipios lo que va variando entre sesiones (10).

Morfociclo patrón según la periodización táctica
Figura 2: Estructura de un morfociclo patrón con una sola competición. Tomado de Delgado-Bordonau y Mendez-Villanueva (13).

Una vez tenemos la estructura básica del morfociclo, toca establecer los contenidos de trabajo que vamos a desarrollar a lo largo del mismo. Este diseño se sustenta sobre tres grandes principios (10):

  1. Principio de Progresión Compleja: Propone que los principios del modelo de juego se adquieran siguiendo una progresión en su complejidad.
  2. Principio de las Propensiónes: Propone repetir muchas veces los comportamientos y situaciones que queremos que aparezcan en competición para favorecer su adquisición por parte de los jugadores.
  3. Principio de la Alternancia Horizontal Específica: Propone una alternancia en el tipo de contracción muscular (tensión, duración o velocidad) durante las sesiones.

Con todo lo expuesto hasta aquí, los contenidos a trabajar durante un morfociclo para una semana con un solo partido podría ser el siguiente:

Contenidos de un morfociclo patron con un partido semanal
Figura 3: Distribución de contenidos en un morfociclo con un partido por semana. Tomado de Arjol (3).

 Conclusiones

Como hemos visto a lo largo del artículo, las peculiaridades del fútbol han provocado que los modelos de planificación tradicionales queden en cierta manera obsoletos, ya que las peculiaridades del mismo como pueden ser la presencia de un elevado número de competiciones o de un periodo competitivo largo requieren de nuevas formas de entender la planificación del entrenamiento.

En este sentido, la periodización táctica ha surgido en los últimos años como un modelo alternativo y válido para la planificación del entrenamiento en fútbol. Según este modelo la táctica es la base sobre la que se asienta todo el resto del trabajo del equipo, en busca de una mayor especificidad del entrenamiento que posibilite el mantener un buen estado de forma a lo largo del periodo competitivo. De esta forma, el combinar el desarrollo del modelo de juego sin descuidar el control de las cargas de trabajo va a permitir optimizar los requirimientos específicos que se demandan en el fútbol (15).

Bibliografía

  1. Navarro, F. (2003). Modelos de planificación según el deportista y el deporte. Lecturas: Educación Física y Deportes, (67). Recuperado de http://www.efdeportes.com/efd67/planif.htm
  2. Dantas, E.H., García-Manso, J.M., Salum de Godoy, E., Sposito-Araujo, C.A., y Gomes, A.C. (2010). Aplicabilidad de los modelos de periodización del entrenamiento deportivo: Una revisión sistemática. RICYDE: Revista Internacional de Ciencias del Deporte, 6(20), 231-241.
  3. Arjol, J.L. (2012).  La planificación actual del entrenamiento en fútbol: Análisis comparado del enfoque estructurado y de la periodización táctica. Acciónmotriz, (8), 27-37.
  4. Reverter, J., Jové, C., Fonseca, T., y Navarro, E. (2012). Análisis de la planificación del entrenamiento en deportes colectivos. Revista Movimiento Humano, (3), 79-98.
  5. Seirul-lo, F. (1987). Opción de planificación en los deportes de largo periodo de competiciones. Revista de Entrenamiento Deportivo, 1(3), 53-62.
  6. Domínguez, E. (2013). Alternativas en la estructura y diseño del microciclo en el futbol. FútbolPF: Revista de Preparación Física en el Fútbol, (8).
  7. Roca, A. (2009). El proceso de entrenamiento en el fútbol Metodología de trabajo en un equipo profesional (FC Barcelona). Pontevedra: McSports.
  8. Moliner, D., Legaz, A., Munguía, D., y Medina, R.E. (2010). Características de la planificación del entrenamiento en los deportes de equipo españoles de élite. Apunts: Educación Física y Deportes, (102), 62-69.
  9. Oliveira, B., Amieiro, N., Resende, N., y Barreto, R. (2007). Mourinho: ¿por qué tantas victorias?. Pontevedra: McSports
  10. Xamarit, X. (2007). ¿Qué es la periodización táctica?. Madrid: McSports.
  11. Marcos, F.M., González, J.J, Sánchez-Oliva, D., Guardiola, J.M., y García-Calvo, T. (2013). Entrenamiento de las capacidades condicionales a través de un microciclo de competición basado en el modelo de juego de un equipo de fútbol. Acciónmotriz, (10), 84-102.
  12. Ramallo, T., Riveiro, J., y Rodríguez, F. (2010). La intensidad táctica: propuesta de planificación y cuantificación en el entrenamiento. Recuperado el 14/04/2015.
  13. Silva, M. (2008). O desenvolvimento do jogar, segundo a Periodização Táctica. Pontevedra: McSports.
  14. Delgado-Bordonau, J.L., Mendez-Villanueva, A. (2012). Tactical periodization: Mourinho’s best-kept secret?. Soccer Journal, 57(3), 28-34.
  15. Morente-Sánchez, J. (2014). ¿La periodización táctica compromete la condición física del futbolista?. Habilidad Motriz: Revista de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, (42), 36-46

9 Comentarios

    • Gracias por comentar Pedro, en mi opinión los principios sobre los que se sustenta la periodización táctica pueden ser aplicables para muchos deportes colectivos.

      Un saludo!

Deja un comentario