Ayuno intermitente: Pros y contras

El ayuno ha estado presente en el ser humano desde su existencia, pues este no es más que un periodo donde el organismo no obtiene ingesta de alimentos.

Los animales, incluidos los seres humanos han evolucionado en entornos donde la comida era relativamente escasa y terminaron por desarrollar adaptaciones para rendir física e intelectualmente bajo estas condiciones (26).

Algunas culturas como la musulmana tienen dentro de su creencia religiosa un periodo donde realizan un periodo de ayuno diario conocido como ramadán.

El propósito de este artículo no es otro que explicar en que consiste el protocolo del ayuno intermitente y conocer su relación riesgo-beneficio.

Pros y contras del Ayuno

  • Pros: El principal uso que se le atribuye actualmente es en relación a la pérdida de tejido adiposo, y en ese terreno parece obtener buenos resultados (29). Pese a ser una alternativa eficiente en la pérdida de peso habrá que evaluar con estudios adicionales la capacidad de mantener el peso perdido sin recuperarlo a largo plazo (30).
  • Contras: Toda restricción conlleva un componente psicológico y un nivel de adherencia que en la mayoría de ocasiones si es demasiado exigente conlleva al fracaso. Estudios recientes confirman una tasa de abandono relativamente alta cuando se inicia este tipo de programas (32).
Restricción intermitente
La restricción calórica intermitente.

¿Qué es el ayuno intermitente?

Se trata de un método de restricción calórica diaria, un régimen muy conocido y muy utilizado para la pérdida de peso, sin embargo las investigaciones sobre la restricción calórica sugieren que esta última efectuada de manera intermitente puede ser una estrategia similar en la pérdida de peso, porcentaje de grasa y manteniendo una mayor cantidad de porcentaje masa muscular.

Beneficios para la salud del ayuno intermitente

En la actualidad realizamos numerosas comidas a lo largo del día, 3 comidas o incluso 5 comidas al día. El consumo de alimentos que nutricionalmente no contienen ni aportan los macronutrientes necesarios,a menudo conducen a morbilidades metabólicas (resistencia a la insulina, acumulación de grasa visceral) (26). Estas últimas son las causas de enfermedades como diabetes y obesidad.

Estudios han observado una reducción significativa de eventos de hiperglucemia en diabéticos durante esta abstinencia (27).

El ayuno intermitente también ha demostrado ser efectivo para prevenir la progresión de la diabetes tipo 2 (24), y mejorar el riesgo de enfermedad cardiovascular (25).

¿Ayuno para retardar el envejecimiento?

La restricción calórica en periodos absolutos o en periodos intermitentes son métodos de privación de energía al organismo, a pesar de ello se han observado mejoras en diversos marcadores metabólicos asociados a la longevidad (28).

Debemos tener en cuenta que en la obtención de estos datos, las mejoras contrastadas no solo proceden de dicha restricción, sino de la alta calidad de las comidas de los profesionales sobre los que se ha llevado a cabo la investigación.

Se necesitan mas datos para poder afirmar que estas interacciones aumentan la longevidad. A pesar de esto, el hecho de mantenerse joven goza de un denominador común que se llama autofagia, proceso celular en el cual el organismo elimina aquellos orgánulos que no realizan bien su función o se encuentran en mal estado. Este proceso no solo se obtiene mediante la restricción calórica sino que el ejercicio también pone de manifiesto este proceso.

¿Es malo pasar tantas horas sin comer?

Como se mencionaba anteriormente el principal inconveniente de este tipo de programas reside en la propia adherencia a dichas pautas. En el caso del ayuno intermitente desde Mundo entrenamiento recomendamos un seguimiento paulatino de las mismas, hasta conseguir ejecutar el programa en su totalidad.

La restricción de ciertos macronutrientes puede poner en dificultad el desempeño de nuestra actividad rutinaria, es por ello que se recomienda un periodo de familiarización y siempre bajo la supervisión de un profesional cualificado.

¿Se pierde masa muscular durante el ayuno intermitente?

Como en todo protocolo, método o rutina a seguir, existen diversas variables que interfieren en su desarrollo. En este caso la distribución de los macronutrientes por parte del usuario serán clave para intentar que la masa muscular se mantenga constante a lo largo del proceso.

Estudios han comprobado que en un periodo alrededor de un trimestre las pérdidas de masa muscular fueron del 1-4 % (7-12), sin embargo si esto se prolonga a un semestre aproximadamente la masa muscular se reduce entre el 2-8% (4,13-16). Esto significa que aunque sigamos una dieta estricta siempre habrá cierta degradación proteica en nuestra musculatura, a pesar de esto los beneficios siempre serán favorables pues conseguiremos reducir en una mayor proporción nuestro tejido graso(23).

¿Cómo funciona el ayuno intermitente?

La RC intermitente implica generalmente un día de consumo ad libitum, alternado con un «día de ayuno«, donde la ingesta de alimentos está total o parcialmente reducida por más de 24 horas; también se conoce como ayuno intermitente.

Existen otros formas de RC intermitente, que implican 2 a 4 días de ayuno intermitente, alternando con 2 a 4 días de alimentación ad libitum. La eficacia de la RC diaria e intermitente, ha sido probada en varias investigaciones (5,6).

Ayuno intermitente y pérdida de peso

Se han observado que a corto plazo (4-12 semanas), con una RC 25-60%, se produce un pérdida media del peso corporal entre 5-8 %, en cuanto al porcentaje de grasa se disminuyó del 10-20% (7-12).

A mediano plazo (13-24 semanas) con una RC 25-60%, se produce una pérdida del 6-19 % del peso corporal, el porcentaje de grasa disminuyó en un 11-34%(4,13-16). Esto quiere decir que en promedio la restricción calórica diaria produce una disminución del 75-80 en el porcentaje de grasa, y del 20-25 % en la masa muscular (23).

Por otra parte con la RC intermitente, después de sólo 2-3 semanas de seguir este régimen, se han observado pérdidas del 3% en hombres y 4 % en mujeres del peso inicial (17,18). Cuando el tratamiento se incrementó a 8-12 semanas, se observaron pérdidas más pronunciadas (6-8 % del peso corporal) (19-22).

En cuanto a la masa grasa y masa muscular, de 4-12 semanas, la masa grasa disminuyó en 11-16 %, y la masa muscular del 1-4 %. Esto  indica que mediante este protocolo, en promedio las pérdidas de masa grasa fueron del 90%, y de la masa muscular 10% (23).

¿Debemos desayunar?

Durante muchísimos años hemos escuchado frases tales como «El desayuno es la comida mas importante del día» o «desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo».

En este artículo tratamos de explicar cuanto hay de cierto en estas afirmaciones y comparar los beneficios que conlleva realizar esa comida o omitirla(31). Lejos de realizar afirmaciones de si se debe o no desayunar, la respuesta estará ligada al objetivo del individuo.

Conclusión sobre el ayuno intermitente

El sobrepeso y la obesidad siguen siendo de los principales problemas de salud a nivel mundial, esto se debe en gran parte a un estilo de vida sedentario y a la abundancia de alimentos altamente energéticos(26).

Con el incremento en los niveles de sobrepeso y obesidad, los trastornos metabólicos relacionados con estos también se incrementan, siendo los más importantes, el riesgo de enfermedad cardiovascular  y la diabetes tipo 2 (27).

Se ha demostrado que bajar de peso mediante  la restricción dietética, disminuye el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades (28). Actualmente la principal y más implementada forma de restricción dietética es  la restricción calórica (RC) diaria.

Esta última consiste en la reducción  entre el 15-60 % de la necesidades energéticas diarias. A pesar de ser una estrategia eficaz para la pérdida de peso, para muchas la  adherencia a estas dietas resulta difícil (29). Por lo tanto, la RC intermitente, fue creada para incrementar la adherencia a los protocolos de restricción dietética. A diferencia de la RC diaria la RC intermitente consiste en la restricción energética cada 2 días (30).

A pesar de que la restricción calórica diaria es el régimen más estudiado y con resultados comprobados, no toda la población es capaz de seguir este régimen, parece ser que el ayuno intermitente es una buena opción para estas personas, ya que no sólo se observan pérdidas similares en peso corporal, sino que de igual forma, existe evidencia de que las pérdidas son mayormente de tejido adiposo (90%) y con pérdidas muy reducidas en la masa muscular (10%) en comparación con la restricción calórica diaria.

También existe evidencia de que el ayuno intermitente puede prevenir enfermedades relacionadas con trastornos metabólicos. Sin embargo es importante mencionar que la mayoría de los estudios se han realizado en personas con sobrepeso y obesidad, y existen todavía muy pocas investigaciones de los efectos a largo plazo de la restricción calórica intermitente.

Ayuno Intermitente

Bibliografía

  1. Rokholm, B., Baker, J. L., & Sørensen, T. I.(2010). The levelling off of the obesity epidemic since the year 1999–a review of evidence and perspectives. Obesity reviews, 11(12), 835-846.
  2. Haffner, S. M. (2006). Relationship of metabolic risk factors and development of cardiovascular disease and diabetes. Obesity, 14(S6), 121S-127S.
  3. Fontana, L. (2009). Modulating human aging and age-associated diseases. Biochimica et Biophysica Acta (BBA)-General Subjects, 1790(10), 1133-1138.
  4. Del Corral, P., Chandler-Laney, P. C., Casazza, K., Gower, B. A., & Hunter, G. R. (2009). Effect of dietary adherence with or without exercise on weight loss: a mechanistic approach to a global problem. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, 94(5), 1602-1607.
  5. Varady, K. A., & Hellerstein, M. K. (2007). Alternate-day fasting and chronic disease prevention: a review of human and animal trials. The American journal of clinical nutrition, 86(1), 7-13.
  6. Chaston, T. B., & Dixon, J. B. (2008). Factors associated with percent change in visceral versus subcutaneous abdominal fat during weight loss: findings from a systematic review. International Journal of Obesity, 32(4), 619-628.
  7. Nørrelund, H., Børglum, J., Jørgensen, J. O. L., Richelsen, B., Møller, N., Nair, S., & Christiansen, J. S. (2000). Effects of growth hormone administration on protein dynamics and substrate metabolism during 4 weeks of dietary restriction in obese women. Clinical endocrinology, 52(3), 305-312.
  8. Haugaard, S. B., Vaag, A., Mu, H., & Madsbad, S. (2009). Skeletal muscle structural lipids improve during weight-maintenance after a very low calorie dietary intervention. Lipids in health and disease, 8(1), 34.
  9. Luscombe, N. D., Tsopelas, C., Bellon, M., Clifton, P. M., Kirkwood, I., & Wittert, G. A. (2006). Use Of [^ 1^ 4C]-sodium bicarbonate/urea to measure total energy expenditure in overweight men and women before and after low calorie diet induced weight loss. Asia Pacific journal of clinical nutrition, 15(3), 307.
  10. Kirk, E., Reeds, D. N., Finck, B. N., Mayurranjan, M. S., Patterson, B. W., & Klein, S. (2009). Dietary fat and carbohydrates differentially alter insulin sensitivity during caloric restriction. Gastroenterology, 136(5), 1552-1560.
  11. Redman, L. M., Heilbronn, L. K., Martin, C. K., Alfonso, A., Smith, S. R., & Ravussin, E. (2007). Effect of calorie restriction with or without exercise on body composition and fat distribution. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, 92(3), 865-872.
  12. Tapsell, L., Batterham, M., Huang, X. F., Tan, S. Y., Teuss, G., Charlton, K., & Warensjö, E. (2010). Short term effects of energy restriction and dietary fat sub-type on weight loss and disease risk factors. Nutrition, Metabolism and Cardiovascular Diseases, 20(5), 317-325.
  13. Lee, K., Lee, J., Bae, W. K., Choi, J. K., Kim, H. J., & Cho, B. (2009). Efficacy of low‐calorie, partial meal replacement diet plans on weight and abdominal fat in obese subjects with metabolic syndrome: a double‐blind, randomised controlled trial of two diet plans–one high in protein and one nutritionally balanced. International journal of clinical practice, 63(2), 195-201.
  14. Lantz, H., Peltonen, M., Ågren, L., & Torgerson, J. S. (2003). Intermittent versus on‐demand use of a very low calorie diet: a randomized 2‐year clinical trial. Journal of internal medicine, 253(4), 463-471.
  15. Nicklas, B. J., Wang, X., You, T., Lyles, M. F., Demons, J., Easter, L., & Carr, J. J. (2009). Effect of exercise intensity on abdominal fat loss during calorie restriction in overweight and obese postmenopausal women: a randomized, controlled trial. The American journal of clinical nutrition, 89(4), 1043-1052.
  16. Das, S. K., Gilhooly, C. H., Golden, J. K., Pittas, A. G., Fuss, P. J., Cheatham, R. A., & Roberts, S. B. (2007). Long-term effects of 2 energy-restricted diets differing in glycemic load on dietary adherence, body composition, and metabolism in CALERIE: a 1-y randomized controlled trial. The American journal of clinical nutrition, 85(4), 1023-1030.
  17. Michalsen, A., Riegert, M., Lüdtke, R., Bäcker, M., Langhorst, J., Schwickert, M., & Dobos, G. J. (2005). Mediterranean diet or extended fasting’s influence on changing the intestinal microflora, immunoglobulin A secretion and clinical outcome in patients with rheumatoid arthritis and fibromyalgia: an observational study. BMC complementary and alternative medicine, 5(1), 22.
  18. Heilbronn, L. K., Smith, S. R., Martin, C. K., Anton, S. D., & Ravussin, E. (2005). Alternate-day fasting in nonobese subjects: effects on body weight, body composition, and energy metabolism. The American journal of clinical nutrition, 81(1), 69-73.
  19. Johnson, J. B., Summer, W., Cutler, R. G., Martin, B., Hyun, D. H., Dixit, V. D., & Mattson, M. P. (2007). Alternate day calorie restriction improves clinical findings and reduces markers of oxidative stress and inflammation in overweight adults with moderate asthma. Free Radical Biology and Medicine, 42(5), 665-674.
  20. Varady, K. A., Bhutani, S., Church, E. C., & Klempel, M. C. (2009). Short-term modified alternate-day fasting: a novel dietary strategy for weight loss and cardioprotection in obese adults. The American journal of clinical nutrition, 90(5), 1138-1143.
  21. Varady, K. A., Bhutani, S., Klempel, M. C., & Kroeger, C. M. (2011). Effect of alternate day fasting combined with exercise on body composition parameters in obese adults. Unpublished data.
  22. Varady, K. A., & Hellerstein, M. K. (2007). Alternate-day fasting and chronic disease prevention: a review of human and animal trials. The American journal of clinical nutrition, 86(1), 7-13.
  23. Varady, K. A. (2011). Intermittent versus daily calorie restriction: which diet regimen is more effective for weight loss?. Obesity Reviews, 12(7), e593-e601.
  24. Diabetes Prevention Program Research Group. (2009). 10-year follow-up of diabetes incidence and weight loss in the Diabetes Prevention Program Outcomes Study. The Lancet, 374(9702), 1677-1686.
  25. Brown, J. E., Mosley, M., & Aldred, S. (2013). Intermittent fasting: a dietary intervention for prevention of diabetes and cardiovascular disease?. The British Journal of Diabetes & Vascular Disease, 13(2), 68-72.
  26. M.P.Mattson.,V.D.Longo.,M.Harvie(2017).Impact of intermittent fasting on health disease processes.Ageing research reviews.(39):46-58.
  27. R.Malek.,S.Hannat.,A.Nechadi.F.Z.Mekideche.,M.Kaabeche.(2019).Diabetes and Ramadan :a multicenter study in Algerian population.Diabetes research and Clinical Practice.
  28. Rizza.W.,Veronese.N.,Fontana.L.(2014).What are the roles of calorie restriction and diet quality in promoting health and longevity?. Ageing.res. rev(13):38-45.
  29. K.A.Varady.,S.Bhutani.,M.C.Klempel.,C.M.Kroeger.,J.F.Trepanowski.,J.M.Haus.,K.K.Hoddy.,Y.Calvo(2013).Alternate day fasting for weight loss in normal weight and overweight subjects: a randomized controlled trial.Nutr J 2013;12:146.
  30. K.Ganesan.,Y.Habboush.,S.Sultan(2018).Intermittent fasting:The choice for a healthier lifestyle.Cureus10(7): e2947.DOI 10.7759/cureus.2947.
  31. Spence, C.(2017).Breakfast: The most important meal of the day?.International Jounal of Gastronomy and food science.(8):1-6.
  32. Cioffi, I., Evangelista, A., Ponzo, V., Ciccone, G.,Soldati, L., Santarpia, L., Contaldo, F., Pasanisi, F., Ghigo, E. & Bo, S.(2018). Intermittent versus continuous energy restriction on weight loss and cardiometabolic outcomes: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials.Journal of translational medicine.16:371.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here