Saltar al contenido
Mundo Entrenamiento

Evaluación del riesgo cardiovascular

29 abril, 2015

En el siguiente artículo hablaremos de la importancia de realizar una evaluación del riesgo cardiovascular antes de comenzar un programa de ejercicio.

riesgo cardiovascular

Muchas personas que comienzan un programa de ejercicio físico no son conscientes del riesgo cardiovascular que pueden sufrir al padecer una enfermedad cardiovascular u otros problemas de salud que pueden agravarse por el ejercicio físico, cuando este se realiza de una forma no individualizada.

Es por ello que el entrenador o instructor profesional debe tener en cuenta diversos aspectos cuando realiza la selección de sus clientes antes de comenzar un programa de ejercicio realizando una evaluación del riesgo cardiovascular.

Evaluación del riesgo cardiovascular

Debemos recordar que el ejercicio físico puede alterar el organismo a nivel cardiovascular en personas con patologías anteriores y debe revisar el nivel de riesgo cardiovcasular y otros aspectos que tengan relación con otras enfermedades conocidas (1).

Objetivos de la evaluación

Dentro de la evaluación del riesgo cardiovascular, los objetivos principales pueden ser los siguientes (2):

  •  Identificar y excluir a clientes con contraindicaciones médicas para hacer ejercicio.
  • Identificar a los clientes con un alto riesgo cardiovascular debido a su edad, síntomas o factores de riesgo y someterlos a una evaluación médica antes de empezar un programa de ejercicio físico.
  • Identificar a clientes con enfermedades significativas que deben participar en un programa de ejercicio con supervisión médica.
  • Identificar a clientes con otras necesidades especiales.

Además, el proceso de evaluación puede empezar con una comunicación entre el entrenador personal y el profesional sanitario del cliente.

Clasificación del riesgo cardiovascular

Guiándonos por el proceso que sigue la ACSM (American College of Sports Medicine) (1), éste se utiliza para identificar a los clientes que deben someterse a una exploración médica y a una prueba de ejercicio antes de empezar un programa de ejercicio de moderado a vigoroso.

El proceso se basa en diferentes factores de riesgo cardiovascular que pueda tener el cliente (1):

  • Enfermedades cardiovasculares, pulmonares o metabólicas.
  • Signos y síntomas indicativos de enfermedad.
  • Antecedentes conocidos de alguna enfermedad.

Cuestionario Par-Q & You

Sin embargo, para realizar este proceso no es siempre necesario ponerse en contacto de forma repetida con un médico, aunque la autorización médica fuese necesaria (1).

Para ello pueden utilizarse cuestionarios que rellene el propio cliente, como el cuestionario de disposición para la actividad física (PAR-Q) (3).

Test Par-Q & You
Test Par-Q & You (3).

El Par-Q se centra principalmente en los síntomas de las cardiopatías, aunque también aborda posibles problemas musculares o esqueléticos que deben ser evaluados antes de comenzar un programa de ejercicio físico.

Factores de riesgo de enfermedad arterial coronaria

La clasificación del riesgo cardiovascular de la ACSM se ha actualizado recientemente, incluyendo factores como la edad, la prediabetes y la exposición ambiental al humo del tabaco (2). Además, existen otros factores de riesgo, los cuales podemos observar en la siguiente tabla (4).

riesgo cardiovascular
Factores de riesgo cardiovasculares. Extraído de American College of Sports Medicine, 2014 (1).

Estos factores de riesgo cardiovascular no deben ser interpretados como una enumeración exhaustiva, sino como un grupo de factores con umbrales de relevancia médica que deben considerarse en conjunto cuando se toman decisiones sobre el nivel de autorización médica.

La necesidad de hacer pruebas antes de comenzar a realizar ejercicio, el grado de supervisión para realizar la prueba de esfuerzo y la participación en programas de ejercicio físico, deben ir de la mano (1).

Conclusiones

Los entrenadores personales siempre deben confirmar con los clientes que su clasificación del riesgo y su información sobre su salud son precisas y están actualizadas antes de proceder al entrenamiento (4).

Los signos y los síntomas indicativos de ECV pueden aparecer de forma repentina, los cambios de medicamentos son frecuentes y las lesiones pueden producirse sin previo aviso (1).

Bibliografía

  1. American College of Sports Medicine. (2015). Manual ACSM para el entrenador personal. Editorial Paidotribo.
  2. Goldin, LA; Myers, CR; Sinning, WE; eds. Y´s way to physical fitness. 3rd ed. Champaing (IL): Human Kinetics, 1989.
  3. Thomas, S; Reading, J & Shepard, RJ. (1992). Revision of the Physical Activity Readiness Questionnarie (PAR-Q). Can. J. Spt. Sci. 17(4): 338-345.
  4. American College of Sports Medicine. (2014). ACSM´s Guidelines for Exercise Testing and Prescription (9th ed). Baltimore (MD): Lippincott Williams & Wilkins.

ACCEDE A 15 VIDEOS EXCLUSIVOS

 

Entrevistas de expertos

TOTALMENTE GRATIS

CON PILDORAS DE FORMACIÓN

SOBRE ENTRENAMIENTO Y NUTRICIÓN