Saltar al contenido
Mundo Entrenamiento

Aceite CBD ¿Qué es y para que sirve esta sustancia?

15 octubre, 2020

Analizamos el aceite CBD o cannabidiol procedente del Cannabis Sativa ¿Para qué sirve? ¿Qué efectos tiene en nuestro organismo?

Aceite CBD

El aceite CBD o cannabidiol proviene de la Cannabis sativa o cáñamo Indio, que es una planta herbácea nativa de Asia central y occidental, que se comenzó a cultivar por sus propiedades médicas y producir cáñamo (fibra textil natural).

La planta contiene numerosos compuestos químicos entre los que se encuentran los cannabinoides, grupo al que pertenece el cannabidiol (CBD) (1).

¿Qué es el aceite CBD o cannabidiol?

El Cannabidiol o aceite CBD por sus siglas es un fitocannabinoide que se encuentra en las plantas del género Cannabis. Es un tipo de cannabinoide que no presenta actividad psicoactiva como otros compuestos que presenta la panta de la que se obtiene como el tetrahidrocannabinol (THC) (principal componente psicotrópico del cannabis), lo que le da un perfil mucho más seguro.

De hecho, el aceite CBD está aprobado por la FDA (Food and Drug Administration) desde 2018 para su uso en personas a partir de 2 años que sufren de trastornos convulsivos (Síndrome de Lennox-Gastaut y síndrome de Dravet), aunque se está investigando en otros campos como por ejemplo en psiquiatría, enfermedades neurodegenerativas, inflamatorias y diferentes tipos de cáncer (1).

Aceite CBD ¿Qué es y para que sirve esta sustancia? 1
Imagen 1. Estructura del THC y CBD

¿Cómo actúa el aceite CBD?

Se sabe que el aceite CBD presenta una baja afinidad por los receptores CB1 y CB2 (cannabioid receptor 1 y 2), en los cuales actúa como un modulador alostérico, es decir, que aumenta o disminuye de manera indirecta el efecto que produce una sustancia cuando se une a su receptor (1,2).

Se ha descrito que actúa como un modulador alostérico negativo del receptor CB1 (receptor que se encuentra principalmente en neuronas del sistema nervioso central y periférico).

Es decir, que no activa el receptor de manera directa sino que altera la potencia y eficacia de ligandos del receptor. Este hecho podría explicar sus efectos terapéuticos en el tratamiento de desórdenes que afectan al sistema nervioso central y periférico (2).

El rol como agonista inverso del receptor CB2 (receptor que se encuentra principalmente en células inmunes) podría explicar el efecto antiinflamatorio que se ha visto en estudios in vitro e in vivo (reducción de expresión de ciertas interleucinas por macrófagos y reducción de la producción de citosinas proinflamatorias como IL-1, IL-6 e interferón gamma) (2).

Sin embargo estos beneficios no están mediados únicamente por los receptores CB ya que el CBD tiene numerosos objetivos fuera del sistema endocanabinoide, como por ejemplo los receptores de adenosina A1A y A2A o receptores de glicina entre otros (2,3).

Efectos terapéuticos del aceite CBD

El aceite CBD presenta numerosos efectos terapéuticos como el tratamiento de desórdenes psiquiátricos como la esquizofrenia, ansiedad, adicción a la nicotina o desórdenes por consumo de cannabis y la epilepsia (2,3).

De entre todos las patologías en las que se ha estudiado, se han mostrado mayores efectos positivos del CBD sobre la ansiedad, esquizofrenia, epilepsia y adicción al tabaco, y efectos menores o ningún efecto sobre otras patologías y enfermedades que se han estudiado como la enfermedad de chron, colitis ulcerosa, dislipemia… (2,3)

Las posibles razones de la mejora de los desórdenes psiquiátricos estudiados son debidos a sus efectos antipsicóticos, antidepresivos, ansiolíticos y antiepiléptico, lo que mejoraría el trascurso de las diferentes patologías (4).

Esto se confirma lo confirma otra revisión llevada a cabo para investigar su uso clínico en personas con diferentes patologías. A pesar de la heterogeneidad de los estudios (dosis, tiempo, población y tipo de patología), se observa como el CBD posee un rango terapéutico muy amplio, el cual se está estudiando actualmente (3). Los beneficios en humanos se han observado con rangos de 300-600mg al día (2).

¿Cómo afecta el aceite CBD en la ansiedad?

Una revisión sistemática sobre condiciones específicas de ansiedad concluyó parece haber una creciente evidencia que apoya los efectos ansiolíticos del aceite de CBD, aunque remarcan que fueron estudios limitados a dosis agudas y mayoritariamente en personas sanas por lo que no se pueden realizar extrapolaciones a largo plazo y en personas con otras patologías (5).

Aunque todavía no existen suficientes estudios en población clínica, empieza a haber evidencia de su posible uso para disminuir la ansiedad en pacientes con desórdenes de ansiedad diagnosticados (3).

Aceite CBD y efectos en la esquizofrenia

Los resultados que se han obtenido de investigaciones que estudiaron la eficacia del uso de aceite CBD mostraron efectos positivos sobre los síntomas psicóticos, sobre todo en pacientes con síntomas psicóticos agudos, mientras que no hubo efectos positivos sobre pacientes con esquizofrenia crónica que habían sido tratados con antipsicóticos. Tampoco observaron efectos beneficiosos significativos sobre la función cognitiva (6).

¿Cómo influye el aceite CBD en el rendimiento deportivo?

Dados los efectos fisiológicos que se han reportado del CBD, el aceite de CBD también se ha hecho eco en el mundo del deporte. A pesar de que la información actual es limitada, parece tener un potencial uso gracias a sus propiedades antiinflamatorias, neuroprotectoras, analgésicas y ansiolíticas en determinados momentos para determinados deportistas.

De esta manera no se trataría de una sustancia ergogénica como tal (no mejora el rendimiento per se) sino de la mejora de problemas asociados a los entrenamientos y la competición. Aunque todavía es muy pronto para recomendar su uso en deportistas (7).

Efectos adversos del aceite CBD

El aceite CBD puede causar un daño hepático dosis dependiente. También puede ser contraproducente con la toma de otros medicamentos ya que pueden aumentar el daño hepático o aumentar o disminuir la acción de ciertos fármacos que sean metabolizados principalmente en el hígado. Por ello no debe tomarse a la ligera, sobre todo en aquellas personas con cierto daño hepático (1,8).

Los efectos adversos más comunes en personas que estaban en tratamiento para la epilepsia o desórdenes psiquiátricos fueron cansancio, diarrea, náuseas y hepatotoxicidad (7). A pesar de ello actualmente existe cierta evidencia en relación a la seguridad que tiene el CBD en el tratamiento de trastornos psiquiátricos como la psicosis crónica y la ansiedad (4,7).

De hecho, la mayoría de estudios realizados en humanos no se ha informado de efectos adversos con una administración aguda y efectos mínimos o moderados con una administración crónica (de 4-6 semanas) (2). Sin embargo todavía queda realizar estudios más a largo plazo para determinar su seguridad. Aunque su uso parece tener menores efectos adversos que otros tratamientos para epilepsia o desórdenes psicóticos (2).

Conclusiones

El aceite CBD se muestra como una sustancia potencialmente beneficiosa en diferentes contexto como la mejora de la ansiedad, como ansiolítico y posible uso en pacientes con esquizofrenia o síntomas psicóticos, además de su uso en el tratamiento de la epilepsia.

Sin embargo, aún no tiene suficiente evidencia en diferentes contextos y todavía falta realizar más estudios a largo plazo que determinen la eficacia de su uso de diferentes contextos y conocer mejor los efectos adversos que pueda presentar.

Bibliografía

  1. Meissner, H., & Cascella, M. (2020). Cannabidiol (CBD). En StatPearls. Recuperado de http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/32310508
  2. Larsen, C., & Shahinas, J. (2020). Dosage, Efficacy and Safety of Cannabidiol Administration in Adults: A Systematic Review of Human Trials. Journal of Clinical Medicine Research, 12(3), 129-141. https://doi.org/10.14740/jocmr4090
  3. Millar, S. A., Stone, N. L., Bellman, Z. D., Yates, A. S., England, T. J., & O’Sullivan, S. E. (2019). A systematic review of cannabidiol dosing in clinical populations. British Journal of Clinical Pharmacology, Vol. 85, pp. 1888-1900. https://doi.org/10.1111/bcp.14038
  4. Bonaccorso, S., Ricciardi, A., Zangani, C., Chiappini, S., & Schifano, F. (2019, septiembre 1). Cannabidiol (CBD) use in psychiatric disorders: A systematic review. NeuroToxicology, Vol. 74, pp. 282-298. https://doi.org/10.1016/j.neuro.2019.08.002
  5. Blessing, E. M., Steenkamp, M. M., Manzanares, J., & Marmar, C. R. (2015, octubre 1). Cannabidiol as a Potential Treatment for Anxiety Disorders. Neurotherapeutics, Vol. 12, pp. 825-836.
  6. Batalla, A., Janssen, H., Gangadin, S. S., & Bossong, M. G. (2019). The Potential of Cannabidiol as a Treatment for Psychosis and Addiction: Who Benefits Most? A Systematic Review. Journal of Clinical Medicine, 8(7), 1058. https://doi.org/10.3390/jcm8071058
  7. McCartney, D., Benson, M. J., Desbrow, B., Irwin, C., Suraev, A., & McGregor, I. S. (2020, diciembre 1). Cannabidiol and Sports Performance: a Narrative Review of Relevant Evidence and Recommendations for Future Research. Sports Medicine – Open, Vol. 6, p. 27.
  8. Huestis, M. A., Solimini, R., Pichini, S., Pacifici, R., Carlier, J., & Busardò, F. P. (2019). Cannabidiol Adverse Effects and Toxicity. Current Neuropharmacology, 17(10), 974-989.

 

 

 

CANALES DE TELEGRAM

GRATUITOS

No te pierdas ningún artículo

y entérate de todo lo que publicamos

 

telegram movil