Prevención de edema óseo y fractura por estrés

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (5 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
edema óseo

Según Warden, Davis, & Fredericson, (2014), el edema óseo por estrés es la incapacidad del hueso de soportar la continua carga mecánica, que desencadena en su fatiga estructural, con dolor localizado y fragilidad. Esta lesión puede progresar hasta generar pequeñas fracturas por estrés o bien la fractura completa.

La carga sobre el hueso viene determinada principalmente por su magnitud y el número de impactos que recibe. El edema óseo puede tener varias localizaciones en las extremidades inferiores, según la técnica entre otras cosas. Los corredores de larga distancia que normalmente utilizan el talón en el primer contacto con el suelo, tienden a tener más lesiones en la tibia, fíbula (peroné) y fémur. De otro modo, en los velocistas son más comunes las lesiones de los huesos de los pies. Debemos tener presente que cuando corremos la carga que soportamos a cada paso es de entre 2 y 5 veces superior a nuestro peso en estabilidad bipodal.

Factura de tibia por estrés
Figura 1. Factura de tibia por estrés.

Para detectar la aparición del edema óseo, se utiliza una resonancia magnética tal y como muestran diversos estudios que han querido evaluar este fenómeno, como el de Mattil, Niva , Kiuru, & Pihlajamäki . (2007) en Risk factors for bone stress injurias Factores de riesgo

Carga vertical
Figura 2. Carga vertical al apoyar sobre talón en carrera.

Factores de riesgo de edema óseo

Bennell et al (1999) clasifican los factores de riesgo para la aparición de un edema óseo en internos y externos. Vamos a ver cuáles son estos factores de riesgo y cómo se desarrollan.

Factores Externos de riesgo del edema óseo

  • Volumen e Intensidad
  • Frecuencia de entrenamiento, descanso y métodos de recuperación
  • Tipo de calzado
  • Tipo de superficie

La gran cantidad de cargas es un factor determinante para la aparición del edema óseo, por lo tanto deberíamos ser capaces de establecer las cargas a fin de que éstas no sobrepasaran la capacidad del hueso de regenerarse en frente al daño que pueden producir. Para evitar esto varios autores recomiendan un aumento de cargas progresivo, tanto a nivel de volumen como intensidad, así como la combinación con otras actividades donde el impacto sea menor como por ejemplo la bicicleta.

Referente al tipo de superficie, Mattila, Niva, , Kiuru, & Pihlajamäki (2007) y otros autores en sus estudios hacen referencia a la dureza del terreno como elemento de riesgo para la aparición del edema óseo. Por tanto recomendaríamos no correr siempre en superficies duras como el asfalto. El calzado nos puede ayudar a absorber estas fuerzas producidas por el impacto, pero tenemos que intentar buscar un calzado que se adapte a nuestro tipo de pie y en la técnica de carrera, proporcionando no sólo amortiguación sino también estabilidad

Factores Internos de riesgo del edema óseo

  • Mecánicos
  • Musculares
  • Hormonales
  • Nutricionales

Si la alineación de las extremidades inferiores es anormal a la hora de recibir el impacto, el riesgo de lesión por estrés es mayor. A nivel fisiológico varios estudios aportan datos en que muestran como anormalidades anatómicas como el varo de la rodilla, la rotación externa de cadera, las dismetría, pies planus y pies cavus están directamente relacionados con la aparición de fracturas por estrés en las extremidades inferiores.

Los que han tenido alguna lesión por estrés suelen generar más aducción de cadera, rotación interna de rodilla y eversión del retropié, y podrían tener también menos flexión de rodilla. Todos estos factores, entre otros pueden alterar la magnitud de la carga ósea, así como la dirección normal de carga tal como indican Bennell et al (1999) y Warden, Davis, & Fredericson, (2014). Por lo tanto una buena técnica es necesaria para evitar lesiones de este tipo, y en carreras de larga distancia se recomendaría aumentar la frecuencia de pisada para reducir la carga a cada paso.

FitMe

 

¿TE GUSTARÍA MEJORAR TU FORMA FÍSICA, TU AUTOESTIMA Y TU SALUD?

más información

El programa que cambiará tu vida...

Si hacemos referencia a la flexibilidad, puede ser también un factor condicionante ya que una flexibilidad insuficiente puede llevar una mala técnica así como un mal aprovechamiento de la energía. Si se quiere ganar flexibilidad, es necesario que la articulación sea estable en este nuevo ROM. A nivel muscular, se ha visto como la resistencia y fuerza musculares permiten mantener la técnica durante el ejercicio así como la estabilidad y coactivación de los músculos con el fin de absorber las fuerzas.

Figura 3. Activación de la musculatura durante el apoyo.
Figura 3. Activación de la musculatura durante el apoyo.

Milgrom et al (1989) relacionaron la circunferencia (cm) del tríceps sural con la aparición de lesiones por estrés en la tibia. Por lo tanto podríamos relacionar este hecho con que para evitar lesiones óseas en las zonas más comunes como pueden ser los metatarsos, la tibia, el fémur y la cadera, habría que potenciar la fuerza en aquellos grupos musculares de las extremidades inferiores donde se aprecie más déficit , teniendo presente que de poco servirá ganar masa muscular en el cuádriceps si la lesión tiene ubicación en la tibia o el pie y que por lo tanto tenemos que trabajar aquellos músculos cercanos a la zona con más riesgo de lesión. El peso relacionado con el porcentaje de musculatura se debe tener presente también ya que sólo la musculatura nos ayudará a los huesos a absorber las fuerzas, por lo tanto la composición corporal también puede ser un desencadenante de esta lesión así como el reparto de esta masa entre las extremidades inferiores y el tronco y extremidades superiores.

Una baja densidad ósea facilitará la aparición de micro roturas por tanto hay que tener cuidado en este tipo de población. No es tan evidente que la suplementación con calcio aporte mucho beneficio a nivel de regeneración ósea pero Warden, Davis, & Fredericson, (2014) creen que una suplementación con calcio y vitamina D para su absorción podría ser beneficioso para la prevención de este tipo de lesiones. También evidencian la necesidad de seguir una dieta sana y equilibrada para cubrir todos los requerimientos energéticos de la actividad deportiva y diaria. Recordar también que un exceso de proteínas puede dificultar la absorción del calcio.

Finalmente, varios estudios como los de Micklesfield, Lambert, Fata et al (1995), Tomten , Falch, Birkeland et al (1998) o Drinkwater, Nilson, Chesnut, et al. (1984) han relacionado las fracturas por estrés a alteraciones en los ciclos menstruales de las mujeres

Recomendaciones para la prevención del edema óseo

Después de haberme informado sobre este tipo de lesiones, quisiera hacer un pequeño resumen de cómo prevenir las lesiones por estrés en las extremidades inferiores muchas veces producidas por sobre uso. Clasificaré en 3 subapartados en los que más podemos incidir.

Referente al control de las cargas y el edema óseo

  • Deben ser progresivas.
  • Alternar tipo de superficie al correr y utilizar un calzado que proporcione amortiguación y estabilidad.
  • Alternar con otras actividades con requerimientos metabólicos similares pero sin impacto para favorecer la regeneración ósea, como por ejemplo la bicicleta.
Figura 4. Control de cargas.
Figura 4. Progresión de cargas del entrenamiento.

Referente a la Preparación física, técnica y el edema óseo

  • Tener un ROM adecuado para poder desarrollar una buena técnica de carrera
  • En distancias largas, aumentar la frecuencia de pisada y reducir la amplitud
  • Trabajar la fuerza y ​​resistencia musculares para absorber los impactos y mantener la técnica (extremidades inferiores pero también control del núcleo “Core“). Importancia del trabajo excéntrico.
  • Realizar estiramientos y masajes para liberar tensión muscular
  • Corregir asimetrías entre extremidades

Referente a la Nutrición y el edema óseo

  • Dieta sana y equilibrada según las necesidades energéticas.
  • Suplementación con calcio y vitamina D.

Una última recomendación que quisiera hacer una vez visto en todos los estudios y artículos consultados que uno de los principales factores para la aparición de fracturas en los huesos es la baja densidad ósea. Rubin et al. (2003) o Pekka Kannus et al (2005) entre otros autores, muestran como la aplicación de vibraciones mecánicas incrementa la masa ósea en los sujetos de estudio.

Por lo tanto haciendo caso a las referencias también de Padullés (2017) durante el máster de entrenamiento Deportivo, actividad física y salud, se cree que la aplicación de 5 sesiones por semana, durante no más de 1 minuto por sesión ( 3 sesiones al día ) de vibraciones mecánicas producidas para una máquina vibratoria entre 25 y 30Hz y con un desplazamiento de 4mm en posición de medio squad, puede ayudar a prevenir el riesgo de lesiones óseas aumentando la densidad. Otros programas de entrenamiento con plataforma vibratoria también muestran mejoras en la densidad ósea.

Figura 5. Plataforma vibratoria para la prevención de lesiones.
Figura 5. Plataforma vibratoria para la prevención de lesiones.

Hay que recordar que cada atleta es diferente y que este post incluye recomendaciones generales, pero debemos tener presente que el hecho de no seguir estas pautas de entrenamiento tanto a nivel de cargas, como de técnica, preparación física y nutrición, podría desencadenar nuevos factores y situaciones que dirigieran al atleta hacia una lesión ósea por estrés. Por lo tanto creo que estos factores son los principales a tener presentes en la hora de prevenir una lesión de este tipo.

Referencias bibliográficas

  1. Bennell, K., Matheson, G., Meeuwisse, W., & Brukner, P. (1999). Risk factors for stress fractures. Sports Medicine, 28(2), 91-122.
  2. Mattila, V. M., Niva, M., Kiuru, M., & Pihlajamäki, H. (2007). Risk factors for bone stress injuries: a follow-up study of 102,515 person-years. Medicine and science in sports and exercise, 39(7), 1061-1066.
  3. Milgrom, C., et al. (1989). The area moment of inertia of the tibia: a risk factor for stress fractures. Journal of biomechanics, 22(11-12), 1243-1248.
  4. Padullés, JM. ( 2017 ). Apunts Màster en rendiment esportiu, activitat física i salut. El anàlisi del movimiento y las fuerzas al deporte. Soluciones tecnológicas y modelos de anàlisis. Blanquerna
  5. Warden, S. J., Davis, I. S., & Fredericson, M. (2014). Management and prevention of bone stress injuries in long-distance runners. Journal of orthopaedic & sports physical therapy, 44(10), 749-765.

ALEIX LLOVERA. Estudiante del Máster de Entrenamiento deportivo, Actividad Física y Salud. Facultad de Psicología, Ciencias de la Educación y Deporte Blanquerna – Universidad Ramón Llull

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.