Coeducación en Educación Física

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (4 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
coeducación en Educación Física

La coeducación en Educación Física está en búsqueda. Citado por Sánchez, A. (2012)1, la historia de la educación de las mujeres ha transcurrido desde una situación de exclusión en la que junto a los varones de las clases más desfavorecidas, pertenecientes a culturas minoritarias y/o con algún tipo de discapacidad, veían vetado su derecho a ser escolarizadas al logro del derecho a la educación en igualdad de condiciones (Calvo, A., Susinos, T., García Lastra, M., 2011)2.

coeducación 1
Tabla 1. Situación de la educación de las mujeres a lo largo de la historia. Fuente: elaboración propia.

¿Coeducación en Educación Física es hacer grupos mixtos para todo?, ¿Coeducar es decir y escribir “os” y “as” y @ a todas las palabras? Absolutamente no. A pesar de que se ha avanzado mucho en la Educación aún quedan matices por pulir, por ejemplo, una escuela mixta no tiene porque ser necesariamente coeducativa, siendo un claro ejemplo en las clases de Educación Física (EF) partidos de baloncesto con equipos mixtos donde sólo juegan los chicos y las chicas deambulan por los laterales de la pista sin intervenir. Acorde con Alonso-Rueda (2007)3, “la Coeducación en Educación Física exige una igualdad real de oportunidades académicas, profesionales y en general, sociales de manera que nadie, por razones de sexo, parta de una situación de desventaja o tenga más dificultades para alcanzar los mismos objetivos”.

Analizando lo anterior, hemos de entender que el tema de la coeducación en Educación Física entendido sólo como hombres y mujeres debería ser replanteado, porque la realidad muestra que son personas las que sufren los problemas, independientemente de su sexo, atreviéndome a decir que es más por su personalidad y su rol social, existiendo discriminación de hombres hacia hombres, de hombres a mujeres, de mujeres a hombres y de mujeres hacia mujeres.

La actual situación de igualdad de acceso a la educación no garantiza la coeducación en Educación Física porque niñas y niños se incorporan al proceso educativo con actitudes, experiencias e intereses estereotipados. Algunos de las situaciones cotidianas no coeducativas pueden verse en vídeos coeducativos como “Sorkunde4 y en “Hechos son amores5“. A ello se han sumado acciones institucionales (López, R., 2012)6 que han hecho posible cambios en la actual legislación educativa española, que incluye el principio de igualdad de oportunidades entre los sexos y la incorporación en el currículo de este principio como tema transversal. Como ejemplo tenemos el Día Internacional de la Mujer, el Día Internacional contra la violencia hacia las mujeres y las campañas anuales del juego y juguete no sexista.

En resumen, la coeducación en Educación Física va más allá de la lograda igualdad legal (Bermejo, L., 2015)7.

Estereotipos y actitudes sexistas: coeducación en Educación Física

La asignatura de Educación Física es un ejemplo de lo que la sociedad usa a interés personal. Hablamos de igualdad, sin embargo, a diferencia de por ejemplo otras materias como Inglés, en la Educación Física y en el deporte se siguen haciendo distinciones por sexo, con distintos baremos. ¿Alguien ha planteado si hay alguna diferencia biológica para valorar distintamente a chicos y chicas en Inglés? No hay en Inglés un baremo diferentes para chicos y chicas.

Estamos rodeados de estereotipos (configuraciones sociales sobre supuestos atributos naturales de hombre y mujeres), actitudes sexistas (hacen referencia a predisposiciones personales o grupales que, consciente o inconscientemente, contribuyen a discriminar a las personas en función de su sexo-género), de discriminación positiva, androcentrismo y feminismo. Es indiscutible que desde el punto de vista biológico hay diferencias entre hombres y mujeres en relación a sus órganos genitales y en su función en la reproducción humana, no obstante, no está demostrado que estas diferencias biológicas, para los que se utiliza el término sexo, impliquen por sí mismas capacidades, aptitudes o actitudes diferentes entre los individuos. Lo que confiere capacidades, comportamientos o personalidades distintas es el género, entendiéndose por este al conjunto de normas diferenciadas para cada sexo que cada sociedad elabora según sus necesidades y que son impuestos a los individuos a partir del nacimiento, como pautas que deben regir sus comportamientos, deseos y acciones de todo tipo.

Alumnos y alumnas son también transmisores de los estereotipos sexuales y de las actitudes sexistas, en el colegio en general, y en la clase de EF en particular. A continuación se expone una lista de actitudes no coeducativas basadas en mi experiencia y que he encontrado a lo largo de bastantes años. Son ideas que generalizan, ni todas las chicas son así, ni todos los chicos son así.

coeducación 2
Tabla 2. Coeducación y actitudes. Fuente: elaboración propia.

Tratamiento de la coeducación en Educación Física a través de los objetivos, contenidos, metodología y actividades de enseñanza

Para trabajar la coeducación en Educación Física debemos tener cuenta todos los elementos del currículum (Aguilar, J., 2010)8. Sin embargo, y como visión particular, no hay elementos del currículo especialmente destinados para ser coeducativos. Valga como ejemplo los tan propuestos juegos cooperativos que pueden ser efectivos o no dependiendo de numerosos factores.

Objetivos y Contenidos: lo más realista y objetivo principal es aumentar la participación de todos los alumnos sin ningún tipo de discriminación usando todos los contenidos que propugna el currículo actual.

Los especialistas propugnan la utilización de juegos cooperativos por su naturaleza intrínseca, juegos modificados (Allepuz, H., Porcar, S., 2015)9 y actividades físicas coeducativas (Ayuso, J., Núñez, M., 2008)10 como juegos populares, autóctonos y tradicionales (la china, el tejo o la rayuela, los bolos, las canicas, los trompos, los cromos y juegos de comba), actividades físicas alternativas (las palas, el platoball), juegos con canciones y actividades de vuelta a la calma (juegos de escasa movilidad y juegos específicos de relajación).

Metodología: no existe un estilo y método de enseñanza ideal y único para favorecer la igualdad de oportunidades. Contreras (1998)11, propone para conseguir una mayor integración entre alumnos y alumnas la siguiente estrategia: conformar grupos mixtos por el nivel de habilidad y destreza, sin que esto suponga una restricción a otras formas de organización que sean aconsejables en otro momento. No obstante, y haciendo nuevamente hincapié en la idea anterior, de nada sirve que estén organizados por similar nivel si hay actitudes discriminatorias.

El material debe ser lo más variado posible y sobre todo aquellos que no tengan implicaciones sexistas.

Actividades de enseñanza: Posada (2000)12 establece que es recomendable actividades con modificación de reglas que permitan a niños y niñas alcanzar el éxito en la actividad, más centrada en el proceso que en el resultado. Hay que proponer una serie de tareas que permitan a cada alumno y alumna una participación acorde con su capacidad. Hablar de rango de trabajo y no de x repeticiones para chicos y x para chicas.

Respecto a la organización y grupos, en cuanto al uso del espacio, los alumnos tienden a ocupar los espacios más amplios y centrales, mientras que las alumnas son “empujadas” a espacios más alejados y/o reducidos. Por este motivo, el profesor debe diseñar algunas estrategias para crear hábitos de distribución y uso equitativo del espacio, como:

  • Designar previamente el espacio que ha de ocupar, grupo de trabajo y no dejarlo a elección de los alumnos.
  • Si en plena clase se observa la desigual distribución del espacio, parar la clase y hacer que los alumnos observen la desigual distribución.
  • Establecer las rotaciones en el espacio.
  • En cualquier caso deberá evitar las agrupaciones mediante selección pública en la que las alumnas resultan normalmente elegidas las últimas y en el que siempre están los mismos compañeros juntos.

Aplicación Educativa y coeducación en Educación Física

Aunque no hay contenido coeducativo per se, siguiendo a Sánchez, A. (2012)1 daremos algunos ejemplos para hacer las clases de EF coeducativas. Podemos emplear Unidades Didácticas con combas, material que es normalmente estereotipado al género femenino. Antes de ejercicios individuales, a menudo más difíciles al ser la misma persona la que salta y la que mueve la cuerda, se propugnan actividades colectivas.

Otra Unidad Didáctica vital, es la que denominamos ¿Football o balompié? puesto que es una de las prácticas por excelencia que motiva más actitudes no coeducativas, por tanto, bien planteada es la que más rango de mejora ofrece al ser en la que más podemos cambiar actitudes.

Por otra parte, Posada (2000)12 indica una serie de medidas relacionadas con la evaluación para favorecer la igualdad de género en la Educación Física:

  • Realizar una evaluación cualitativa mediante la observación directa y de forma personalizada. No realizar una evaluación centrada en el rendimiento sino en la evolución progreso individual de cada alumno y alumna.
  • Es necesario evaluar actitudes próximas a la coeducación en Educación Física. De esta forma introducir escalas de valoraciones con criterios como “discrimina por razón de sexo”, “realiza interacciones de género estereotipadas”…

Conclusiones sobre la Coeducación en Educación Física

  • La sociedad ha impuesto y a veces los ciudadanos se han autoimpuesto diferentes comportamientos dando fruto a estereotipos y actitudes sexistas que hoy en día existen en la sociedad en general y en las clases de EF en particular.
  • La mujer ha abierto el campo a la lucha por la coeducación, sin embargo, debe ser ampliada a cualquier persona que sea perjudicada por otros y luchar porque haya igualdad real de oportunidades.
  • La coeducación en Educación Física en muchas ocasiones llega a las clase muy “mal educada”, por la calle, la familia, las relaciones de pareja y cualquier manifestación social que influye en ella.
  • Las asignatura de Educación Física tiene un potencial enorme para favorecer la coeducación porque en esta materia salen a la luz verdades discriminatorias muchas veces ocultas en otras áreas de conocimiento y que podemos eliminar a la vez que fomentar las correctas.

Referencias bibliográficas

  1. Sánchez, A. (2012). La coeducación en Educación Física. Trabajo Fin de Master (en línea). Recuperado el 16/10/2017 de: https://repositorio.unican.es/xmlui/bitstream/handle/10902/1749/Sánchez%20Pérez%20Ángela.pdf?sequence=1
  2. Calvo, A., Susinos, T., García Lastra, M. (2011). El largo camino hacia la coeducación. Un análisis de las etapas de la educación de las mujeres a partir de tres relatos de vida escolar. Revista de Educación; 354: 549-73.
  3. Alonso-Rueda, J.A. (2007). Coeducación y Educación Física (en línea). Sumuntán; 24: 165-79. Recuperado el 16/10/2017 de: http://www.cismamagina.es/pdf/24-09.pdf
  4. Sorkunde (en línea). Recuperado el 16/10/2017 de: https://www.youtube.com/watch?v=iLjZgz7tlzs
  5. Hechos son amores (en línea). Recuperado el 16/10/2017 de: https://www.youtube.com/watch?v=GQ5hIZ6FyLk
  6. López, R. (2012). La coeducación en el área de Educación Física: revisión, análisis y factores condicionantes (en línea). Recuperado el 12/10/2017 de: http://www.efdeportes.com/efd169/la-coeducacion-en-educacion-fisica.htm
  7. Bermejo, L. (2015). Coeducación y juego en Educación Física (en línea). Revista Funcae digital; 62: 10-17. Recuperado el 16/10/2017 de: http://www.fundacionfuncae.es/archivos/documentosarticulos/BERMEJO%20MARIN(2).pdf
  8. Aguilar, J. (2010). La coeducación desde la Educación Física de Secundaria (en línea). Temas para la Educación; nº 7. Recuperado el 16/10/2017 de: https://www.feandalucia.ccoo.es/docu/p5sd7090.pdf
  9. Allepuz, H., Porcar, S. (2015). Coeducación en la Educación Física; participación en función del género (Trabajo Fin de Grado). Recuperado el 16/10/2017 de: http://repositori.uji.es/xmlui/bitstream/handle/10234/136185/TFG_2014_porcarS.pdf?sequence=1
  10. Ayuso, J., Núñez, M., (2008). Aplicación didáctica del juego para la eliminación de estereotipos sexistas (en línea). Recuperado el 16/10/2017 de: http://www.efdeportes.com/efd125/aplicacion-didactica-del-juego-para-la-eliminacion-de-estereotipos-sexistas.htm
  11. Contreras, O. (1998): Didáctica de la Educación FísicaUn enfoque constructivista. Inde. Barcelona.
  12. Posada, F. (2000). Ideas prácticas para la enseñanza de la Educación Física. Lérida: Ágonos.

 

Deja un comentario