Bullying y el área de Educación Física

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (5 Votos. Puntuación media: 4,40 de 5)
Cargando…
bullying o acoso escolar

La violencia en el ámbito escolar es un asunto que requiere de una prevención y control continuo por parte de los docentes y profesionales de la educación. El término de violencia escolar es muy amplio y se manifiesta incluso en las relaciones entre alumnos/as dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje (1).

Por desgracia, desde siempre han persistido conflictos y situaciones de enfrentamiento entre escolares, derivados todos ellos de la lógica convivencia. Sin embargo, en la mayoría de los casos se conseguían encauzar de forma correcta por los profesores. Si bien es cierto, en las últimas décadas, estos conflictos ascienden en escala de violencia, provocando incluso agresiones y creando un ambiente poco adecuado para la educación y desarrollo de la persona (2).

¿Qué significa el término bullying?

La palabra bullying proviene del inglés “bully” que significa matón o agresos. En este sentido se enfoca con conductas o comportamientos que se relacionan directamente con la intimidación, amenza, insultos sobre una víctima.

El término “bullie” hace referencia al agresor, que realiza por tanto, comportamientos que tienen que ver con la intimidación, la amenaza, los insultos sobre una o varias víctimas señaladas.

¿Es frecuente el acoso escolar o el bullying en nuestras aulas?

Son muchos los estudios científicos que muestran que la existencia de este fenómeno es muy frecuente. En países como Noruega, se calcula que su presencia en las aulas sea de alrededor del 16 % en alumnos/as de Educación Primaria y Secundaria.

En nuestro país, tal y como se puede observar en la imagen inferior, la incidencia de escolares que sufre bullying o acoso escolar es muy elevada. Hasta el 23, 3 % de los escolares sufre o ha sufrido situación de intimidación o acoso. Dentro de las diferentes Comunidades Autónomas de España, es Madrid, Asturias, Andalucía, Cantabria, Euskadi y Navarra las que disponen de unos porcentajes por encima del promedio, llegando incluso hasta el 27, 79 % en el caso de Andalucía.

La mayoría de los encuestados no manifiesta haber acosado en ningún momento, sin embargo los datos están presentes y por desgracia las situaciones de acoso se pueden ver de forma reiterada en algunos centros educativos de nuestro país.

acoso escolar o bullying
Imagen 1. Bullying o acoso escolar en las aulas de nuestro país (4).

Características del agresor y de la víctima

La víctima que sufre acoso escolar o bullying suele ser de carácter débil, durante las sesiones de educación Física se hará más visible y podrá ser causa de mofa por parte de sus compañeros y compañeras. Del mismo modo, se caracteriza por permanecer más tiempo en soledad dentro del centro educativo y por una actitud introvertida.

Además de esto, la víctima suele presentar un déficit elevado de confianza en sí mismo y en los demás, lo que en muchos casos provoca un descenso del rendimiento escolar. Por ello, es fundamental que el docente ataje estas situaciones lo antes posible.

Según Solís y Herrero-Tuero (2), el alumno que tenga algún defecto de tipo físico parece estar más expuesto a la violencia escolar severa, debido a que se juntan conductas de discriminación para dañar la imagen social del niño/a.

En cambio, los agresores se caracterizan por una elevada autoestima y confianza en ellos mismos, una mayor fortaleza física y por disponer junto a ellos un grupo de alumnos que muestran apoyo continuo.

banner

El bullying dentro del área de Educación Física

Autores como Conejero y García en el 2010 (3), destacan ya el notable aumento del acoso escolar o también llamado bullying en el ámbito educativo, se refleja de forma particular en el área de Educación Física o en el recreo. 

Debido a las relaciones sociales que permite nuestra área, esto hace que facilite en gran medida la aparición de conductas de carácter intimidatorio, de rechazo o acoso sobre diferentes perfiles de alumnos/as que no se ajusten al patrón o canon hegemónico que demanda la sociedad actual.

Lo docentes debemos de detectar estas situaciones tan pronto como sea posible, buscando la evaluación del conflicto y realizando una observación continua, registrando los aspectos más relevantes acaecidos.

Sería ideal el establecer un reglamento específico dentro del área de Educación Física, en donde gire todo en torno a “las dos R” Respeto y Responsabilidad por parte de todos y de todas. Realizar actividades y tareas de refuerzo social, compañerismo y respecto por el prójimo, incidiendo en la importancia del diálogo como resolución pacífica de conflictos y abogando por la tolerancia y por la no discriminación.

La pieza fundamental, son los docentes, por ello, se debe dotar a los profesores de los recursos, conocimiento y formación necesarios para poder afrontar con éxito situaciones de bullying, acoso o intimidación escolar.

bullying o acoso escolar

Conclusión

El área de Educación Física, permite por sus características dentro del aula, ser un ambiente propicio para que situaciones de acoso escolar o bullying salgan a la luz, pero también el escenario perfecto para poder paliarlas, prevenirlas y tratarlas de forma correcta.

Como docentes debemos orientar las clases de Educación Física como un espacio que permita a los alumnos y alumnas integrarse y solucionar de forma constructiva los conflictos mediante el diálogo y la negociación.

Bibliografía

  1. Cezar, N.; Neta, M. APB . El impacto del fenómeno de la intimidación en la vida y el aprendizaje de los niños y adolescentes. Cuiabá: Fapemat de 2008.
  2. Solís García, P. y Herrero-Tuero E. (2011) Violencia Escolar y riesgos emergentes en adolescentes: bullying y niños con necesidades educativas especiales, una revisión de la literatura. En Román, J.M.; Carbonero, M.A. y Valdivieso, J.D. (comp.) Educación, Aprendizaje y Desarrollo en una Sociedad Multicultural. Ediciones de la Asociación Nacional de Psicología y Educación.
  3. García, J.N.; Conejero, M.A. (2010). Obesidad ¿diferencia o acoso? Educación física ¿problema u oportunidad?. Trances, 2(2), 430-453.
  4. Piñuel, I. y Oñate, A. (2006). Informe Cisneros X. Acoso y violencia escolar en España. Instituto de Innovación Educativa y Desarrollo Directivo. Recuperado el 14/04/2016 de http://www.fapacne.com/publicaciones/acoso-escolar/acosoescolar.pdf.

Deja un comentario