Rotura de fibras en el recto anterior del cuádriceps

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (2 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
rotura de fibras

Este artículo tiene como objetivo hablar sobre la incidencia de lesiones en el ámbito futbolístico, centrándonos de manera más concreta en la rotura fibrilar del recto anterior del cuádriceps, una lesión común dentro de este deporte.

La práctica de ejercicio físico y actividades deportivas es uno de los principales elementos de ocupación del tiempo libre y ocio en la población, habiendo adquirido un importante desarrollo en nuestro país en las últimas décadas. Esto ha propiciado que el número de lesiones realizando práctica deportiva se haya visto incrementado (1).

El futbol es, según la última encuesta realizada por la FIFA en 2006 el deporte de mayor popularidad mundial con aproximadamente 270 millones de personas involucradas activamente. En el ámbito de las lesiones deportivas, la incidencia es elevada, con valores comprendidos entre 6-9 lesiones por cada 1.000 horas de exposición (2). Con respecto a los estudios analizados, el groso porcentaje de ellos afirman que la mayor proporción de lesiones son de tipo muscular, dentro de estas, las roturas musculares, son las que más bajas causan. Noya (2014), afirma que, en su estudio en futbolistas de Primera División Española, el 89,6% de las lesiones se producen en el miembro inferior siendo las zonas más lesionadas el muslo, el tobillo, la cadera, la rodilla, etc (3).

Clasificación de las lesiones

Según Noya (2014), divide las lesiones deportivas según la severidad de estas, clasificándolas en:

  • Mínima (3 días o menos). La mayoría de las lesiones con un 35,7% del total.
  • Leve (4-7 días). 26,8% del total.
  • Moderada (8-28 días). 29,2% del total.
  • Severa (+28 días). 8,3% del total.

Por otro lado, el mismo autor divide también las lesiones en función del momento en que se produce, dividiendo así:

  • Pretemporada.
  •  Temporada.
  •  Postemporada.
Meses de incidencia de lesiones durante los entrenamientos en una temporada de la Primera División Española (Noya, 2014).3
Meses de incidencia de lesiones durante la competición (Noya, 2014).(3)
Meses de incidencia de lesiones durante los entrenamientos en una temporada de la Primera División Española (Noya, 2014).3
Meses de incidencia de lesiones durante los entrenamientos (Noya, 2014).(3)

Noya (2014) afirma que las lesiones musculares y en el tendón son las más comunes siendo un 53,8% del total.

Por otro lado, aporta que el 65,7% de las lesiones fueron por “sobreuso” habiendo:

  • 213 lesiones por “sobreuso”
  • 113 lesiones traumáticas

 Causas de las lesiones en el recto anterior

Para ver las causas más frecuentes primero haremos una diferencia en las lesiones según su inicio (8):

  • Se habla de accidente deportivo cuando nos referimos a un proceso único y repentino que incapacita para la actividad física.
  • Alopatía primaria: proceso que provoca la lesión de forma retardada (sobrecarga) o por microtraumatismos repetidos y leves.
  • Alopatía secundaria: es la consecuencia de un accidente deportivo o de una alopatía primaria mal tratada o que ha sido muy grave y esto provoca una limitación para el deporte. Los accidentes deportivos pueden producirse por factores extrínsecos o intrínsecos (8).
  • Factores extrínsecos: traumatismos directos entre el lesionado con un objeto externo (patadas, golpes, el terreno de juego, etc.)
  • Factores intrínsecos: llamados traumatismos indirectos porque es el propio musculo quien produce la lesión sin intervención de un factor externo (sobreentrenamiento, desequilibrio de fuerzas, etc.)

 Recto anterior del cuádriceps

El recto anterior o recto femoral es uno de los músculos que forman parte del cuádriceps. El recto anterior tiene dos orígenes: la cabeza recta se origina en la espina ilíaca anteroinferior, la cabeza refleja se origina en el ilion justo por encima del acetábulo. Se ve inervado por el nervio femoral y su función, es la de flexionar el muslo en la articulación de la cadera y extender la pierna en la articulación de la rodilla (6).

Las dos cabezas del recto femoral se unen para formar un vientre muscular alargado que se dispone por delante del vasto intermedio, y entre el vasto interno y externo. En el extremo distal, el recto converge con el tendón del cuádriceps y se inserta en la base de la rótula (6). Es uno de los músculos más potentes del cuerpo humano y su correcta función depende de la perfecta coordinación entre su conjunto de músculos y su agonista (isquiotibial).

En el fútbol, este músculo se ve involucrado principalmente en los lanzamientos a puerta, en los choques de balón con adversario, en los sprints tanto en su fase excéntrica como concéntrica y siempre de una manera explosiva que hace peligrar su integridad (7).

Rotura del recto anterior del cuádriceps

Para adentrarnos en la lesión en concreto, haremos referencia a la definición de la lesión. Según Pedro Gómez Piqueras en su artículo las define como lesiones musculares que pueden producirse de manera directa (contusión) o indirecta (elongación, movimiento balístico).

Debido a la inervación del musculo, el deportista nota un dolor muy agudo, concreto y que le impide continuar con la práctica deportiva (7). “La rotura se puede producir en el vientre muscular, en la unión entre el tendón y el vientre muscular, sobre el propio tendón o puede ser un arrancamiento de la inserción muscular en el hueso” Del Corral (2005) (12).

Estas lesiones conllevan una rotura de vasos que produce un hematoma en el que la extravasación de sangre puede ser intramuscular, cuando la fascia está intacta o intermuscular, cuando la fascia se rompe y la sangre se dispone en los espacios intersticiales, sin aumentar la presión muscular (7).  

La gravedad de la lesión viene determinada por el número de fibras musculares dañadas y tradicionalmente se ha dividido en 3 grados:

  • Grado 1: lesiones microscópicas que comprometen menos del 5% del espesor total del músculo.
  • Grado 2: roturas parciales en la que su extensión es mayor, comprometiendo más del 5% del espesor.
  • Grado 3: desgarro completo. Compromete el vientre completo del músculo.

Dentro de la lesión, su diagnóstico es muy importante, Travieso MM (2005) afirma que “la ecografía es un método barato y rápido que en las lesiones más graves puede infravalorar la gravedad de la lesión por lo que es la RM el sistema más recomendable en casos de sospecha de lesión complicada”. Dentro de la revisión encontramos dos artículos en los cuales se trata esta lesión deportiva y las indicaciones pertinentes para abordar este tipo de lesiones. El primer artículo, obra de los servicios médicos del FC Barcelona(9), nos muestra un protocolo para una lesión de grado II del septum intermuscular del músculo recto anterior. La lesión del septum es la típica que se produce cuando un jugador realiza un “chut” a portería. Está lesión tiene un pronóstico de no menos de 6 semanas de recuperación ya que es una lesión complicada y con alto riesgo de cronificarse. Las recomendaciones importantes en este tipo de lesión son (9):

  • Control evolutivo de la lesión mediante una ecografía.
  • Vigilar el momento de inicio de los ejercicios excéntricos. Mientras no se tenga una clara imagen de formación de tejido fibroso no deberemos comenzar con la realización de ejercicios excéntricos.
  • Prudencia a la hora de incorporar el trabajo de campo, sobretodo ejercicios como saltos, chuts, velocidad ya que son ejercicios muy explosivos.

rotura-fibras rotura-fibras-cuadriceps Tabla 1: Protocolo de recuperación de una lesión muscular grado II en el recto anterior (9).

Por otro lado, una tesis de Víctor Paredes en 2009(11), nos habla de una lesión real de un deportista, rotura de fibras en el recto anterior del cuádriceps. Su readaptación la realiza en 5 semanas.

La primera semana desde que se produce la lesión hasta el comienzo de la nueva semana realiza trabajo con el fisioterapeuta.

La segunda semana, sigue una progresión en cuanto a la carga de entrenamiento, empezando con entrenamientos de activación y muy liviano, basados en carrera de baja intensidad, tonificación de la musculatura afectada y ejercicios complementarios para mantener valores mínimos de condición física. Al finalizar la semana, realiza trabajo aeróbico con ejercicios de mayor intensidad, carrera moderada, fortalecimiento de la musculatura afectada a través de ejercicios concéntricos y excéntricos.

La tercera semana, mantiene la carga de intensidad moderada, y combina sesiones de entrenamiento aeróbico con dos días de descanso. Introduce ejercicios tácticos manteniendo una intensidad moderada.

Para finalizar, las dos últimas semanas, planifica dos sesiones de entrenamiento de entrenamiento anaeróbico con ejercicios específicos, realiza tres sesiones aeróbicas a su vez antes de volver a la competición. Finalmente analiza su vuelta a la competición, con su valoración psicológica y social dentro del equipo.

Del Corral (2005) señala una serie de premisas que han de cumplirse para asegurar una vuelta con garantías (12):

  • Que no existan restos de hematoma en la ecografía.
  • Que ecográficamente también se demuestre una cicatrización completa.
  • La masa muscular del lado lesionado ha de ser igual a la del lado sano.
  • La elasticidad del músculo sobre todo en la zona de la lesión ha de estar recuperada.
  • No hay ningún dolor o molestia durante el entrenamiento.
  • Las pruebas funcionales han de demostrar una actividad similar la del lado sano.

 Conclusiones sobre la rotura del recto anterior

Noya (2014), afirma que, en su estudio en futbolistas de Primera División Española, el 89,6% de las lesiones se producen en el miembro inferior siendo las zonas más lesionadas el muslo, el tobillo, la cadera, la rodilla, etc (3).

Las lesiones pueden venir producidos por factores intrínsecos y extrínsecos. El cuádriceps es uno de los músculos más potentes del cuerpo, actuando en el futbol en los lanzamientos a puerta, en los choques de balón con adversario, en los sprints tanto en su fase excéntrica como concéntrica siempre de forma explosiva. La gravedad de la lesión viene determinada por el número de fibras rotas y existen 3 grados.

Es importante realizar un buen diagnóstico de la lesión y el método más fiable es la resonancia magnética. Es una lesión complicada que necesita al menos 5-6 semanas de recuperación.

Del Corral (2005) señala una serie de premisas que han de cumplirse para asegurar una vuelta con garantías (12):

  • Que no existan restos de hematoma en la ecografía.
  • Que ecográficamente también se demuestre una cicatrización completa.
  • La masa muscular del lado lesionado ha de ser igual a la del lado sano.
  • La elasticidad del músculo sobre todo en la zona de la lesión ha de estar recuperada.
  • No hay ningún dolor o molestia durante el entrenamiento.
  • Las pruebas funcionales han de demostrar una actividad similar la del lado sano.

 Bibliografía

  1. Pascual, C. M., Pérez, V. R., & Calvo, J. S. (2008). Epidemiología de las lesiones deportivas. Fisioterapia, 30(1), 40-48.
  2. Noya, J., & Sillero, M. (2012). Incidencia lesional en el fútbol profesional español a lo largo de una temporada: días de baja por lesión. Apunts. Medicina de l’Esport, 47(176), 115-123.
  3. Pérez del Pozo, D. (2015). Epidemiología de la lesión deportiva.
  4. Llana Belloch, S., Pérez Soriano, P., & Lledó Figueres, E. LA EPIDEMIOLOGÍA EN EL FÚTBOL: UNA REVISIÓN SISTEMÁTICA THE EPIDEMIOLOGY ON SOCCER: A SYSTEMATIC REVIEW.
  5. González Iturri, J. J. (1998). Lesiones musculares y deporte. Revista Brasileira de Medicina do Esporte, 4(2), 39-44.
  6. Drake, R.L., Wayne Vogl, A. y Mitchell, A.W.M. (2015). Gray’s Anatomy for Students, Barcelona, España: Elsevier.
  7. Gómez Piqueras, P. (2006). Rotura de fibras del recto anterior: el mal del futbolista. Recuperación funcional precoz.
  8. Montero Bonet, L. (2013). Rotura de fibras del recto anterior en futbolistas.
  9. Barcelona, F. C., & Mèdics, S. (2009). Guía de Práctica Clínica de las lesiones musculares. Epidemiología, diagnóstico, tratamiento y prevención. Versión 4.5 (9 de febrero de 2009). Apunts: Medicina de l’esport, 44(164), 179-203.
  10. Méndez Almeida, J. (2014). Propuesta de prevención y readaptación de las lesiones más comunes en fútbol.
  11. Hernández, V. P. (2009). Método de cuantificación en la readaptación de lesiones en fútbol (Doctoral dissertation, Universidad Autónoma de Madrid).
  12. Del Corral, A; Forriol, F. y Vaquero, J. (2005) “Cómo prevenir y curar lesiones deportivas”. Editorial Astrolabio. Navarra

1 Comentario

  1. Llevo hoy 21 días con rotura de fibras en el recto anterior del cuadriceps y el traumatólogo aún no ha valorado hacerme rehabilitación, es mas, en la ecografía sigue existiendo una rotura de al menos dos cms . Aquí leo que en la primera semana comienzan a hacer rehabilitación, mi lesión es de grado 2, cuando rompió, en urgencias quedaron asombrados del hinchazón que tenía ne ese momento, al día siguiente hice una ecografía y se veía bastante rotura a todo lo largo del musculo… me dicen que tengo para 6 semanas y soy de recuperar bastante rápido, aquí leo que en la segunda semana ya están corriendo, yo no puedo caminar aún bien, no puedo doblar la pierna hacia atrás… supongo que tendré que hacer caso a mi traumatólogo.. pero me gustaría leer otra opinión al respecto… Saludos.

Deja un comentario