¿Mejora el ejercicio nuestra vida sexual?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (7 Votos. Puntuación media: 4,86 de 5)
Cargando…
Pareja en la cama, vida sexual y ejercicio

En Mundo Entrenamiento ya hemos hablado en numerosas ocasiones que el hecho de realizar ejercicio físico de forma asidua es un aspecto saludable para nuestras vidas y además mantiene nuestro corazón sano, añadiéndole años de vida.

La evidencia empírica muestra que la actividad física regular actúa como un factor de protección contra muchas enfermedades crónicas, como las enfermedades cardiovasculares. La actividad física también es importante para reducir el riesgo de osteopenia, osteoporosis y sarcopenia asociado con el envejecimiento. Además, como ya se ha abordado en otras ocasiones, el ejercicio nos ayuda a prevenir enfermedades metabólicas como la obesidad y la diabetes (1).

Pues bien, ahora nos surge una pregunta, ¿Puede el ejercicio mejorar nuestra vida sexual? En el presente artículo respaldado por la evidencia científica daremos respuesta a esta pregunta.

Ejercicio y sex-appeal

El ejercicio te hace sentir más atractivo. Las personas que hacen ejercicio tienen una mejor imagen corporal de sí mismos en comparación con aquellas personas sedentarias. El estar más cómodos con su físico y con su cuerpo conduce a sentirse mejor y más relajado a la hora de practicar relaciones sexuales (2).

Ejercicio y rendimiento sexual

Un estudio reciente (2) mostraba que los hombres y mujeres físicamente activos que realizaban actividad física de forma asidua tenían relaciones sexuales más satisfactorias. El 80% de los hombres y el 60% de las mujeres que hacían ejercicio dos o tres veces por semana calificaron la calidad de sus relaciones sexuales como superior a la media. Además, a medida que el número de días de ejercicio se incrementaba, también lo hacía la satisfacción sexual y el apetito sexual de cada uno de ellos.

Autores como Krucoff, Stanten y Yeager (3) defienden y afirman que la actividad física puede incluso mejorar nuestro rendimiento y placer sexual. Un estudio realizado por Frauman ya en el 1982 (4) encontró que el aumento del tiempo dedicado a la actividad física se asociaba con una frecuencia más alta de actividad sexual y de relaciones más satisfactorias entre una población de estudiantes universitarios.

La resistencia física, el tono muscular y la composición corporal hace que nuestras relaciones sexuales se vean favorecidas según Krucoff (3).

Además, el ejercicio físico activa el sistema nervioso simpático, estimulando el flujo de sangre a la región genital según Staten y Yeager (5).

Pareja en la cama

¿Ejercicio significa más sexo?

Las personas que hacen ejercicio tienen más relaciones sexuales. Dicha población dispone de una salud mejor a nivel general y se sienten más jóvenes y más agusto con su cuerpo que las personas sedentarias.

Las investigaciones indican que el ejercicio puede aumentar el deseo sexual, la actividad sexual y la satisfacción sexual. Además de todo esto, los resultados de un estudio reciente informaron de que las mujeres eran sexualmente más sensibles después de 20 minutos de ejercicio (5).

El libido entre los hombres depende tanto de los niveles de testosterona, como de diversos factores psicológicos (6). Entre los hombres, el ejercicio intenso está relacionado con el aumento de los niveles de testosternoa, que estimula el comportamiento sexual. Sin embargo si llegamos a un exceso de ejercicio esto se asocia con lo contrario, una disminución de la testosterona y otras hormonas masculinas, lo que puede llegar a disminuir el deseo sexual (3), por lo tanto podemos decir eso de “más no siempre es mejor”.

Ejercicio y el envejecimiento sexual

La disfunción eréctil es a menudo causada por problemas circulatorios. Por ello la presión arterial alta y otros problemas cardiovasculares pueden interferir con el proceso de erección. El ejercicio mantiene el corazón y las arterias sanas, reduciendo el riesgo de disfunción eréctil.

Un reciente estudio examinó los datos de 31.742 hombres de entre 53 a 90 años de edad en el Health Professionals Follow-up Study para comprobar que los factores de estilo de vida afectan el riesgo de disfución eréctil (7). Los resultados de este estudio fueron que los hombres mayores de 50 años que se mantenían físicamente activos tenían un riesgo del 30% menor de sufrir impotencia en comparación con los hombres sedentarios e inactivos.

Por otra parte, un estudio de la Universidad de Harvard examinó a 160 nadadores masculinos y femeninos y mostró una relación positiva entre la actividad física regular y la frecuencia y disfrute de las relaciones sexuales. Bortz y Wallace (8) encontraron un alto nivel de actividad sexual y de satifacción que se correlaciona con el grado de condición física de los hombres y las mujeres de más edad.

Sexo y liberación de endorfinas

El ejercicio libera endorfinas que dan una sensación de placer. La “euforia del corredor” es un ejemplo clásico. Cada vez que hagas ejercicio o tengas relaciones sexuales, tu cuerpo libera estas endorfinas generando placer. Cuanto más frecuente sea tu práctica de ejercicio más fácil será la excitación sexual y el placer.

Los estudios han demostrado que las mujeres que hacen ejercicio con frecuencia se excitan con mayor rapidez y son capaces de llegar al orgasmo más rápido y con mayor intensidad.

Pareja haciendo el amor

El ejercicio añade opciones

Si estas en buena forma física, es posible que tengas más opciones para el sexo. El sexo en sí es una actividad física que requiere de fuerza y resistencia. Al hacer ejercicio de forma asidua, tu fuerza y resistencia se verán aumentadas, abriendo así la posibilidad de que las posiciones sexuales sean más variadas.

Conclusión

El hecho de realizar ejercicio físico de forma asidua hará aumentar las probabilidades de experimentar un mayor nivel de satisfacción sexual. La mayoría de los individuos que practican regularmente actividad física tienen una vida más saludable y pueden estar más predispuestos a tener relaciones sexuales más satisfactorias.

Además, realizar ejercicio hará que aumenten tus relaciones sexuales, ya que las investigaciones indican que el ejercicio puede aumentar el deseo sexual, la actividad sexual y la satisfacción sexual.

El ejercicio reduce el envejecimiento sexual, se observó que los hombres mayores de 50 años que eran físicamente activos reportaron mejores erecciones y un riesgo 30% menor de sufrir impotencia en comparación con los hombres inactivos o sedentarios.

Desde la juventud hasta la edad avanzada, la sexualidad sigue siendo un tema clave en la calidad de vida. Por todos es sabido que existe una disminución en el rendimiento sexual y en la satisfacción con la llegada del envejecimiento, pero los recientes estudios parecen indicar que la actividad física de forma regular puede ser una manera efectiva de frenar esta disminución.

Bibliografía

  1. Wilmore, J. H. (2003). Aerobic exercise and endurance. Physician and Sports Medicine, 31, 45-51.
  2. Penhollow, T. M. & Young, M. (2004). Sexual desirability and sexual performance: Does exercise and Fitness really Matter?. Electronic Journal of Human Sexuality, 7.
  3. Krucoff, C., & Krucoff, M. (2000). Peak performance. American Fitness, 19, 32-36.
  4. Frauman, D. C. (1982). The relationship between physical exercise, sexual activity, and desire for sexually activity. The Journal of Sex Research, 18, 41-46.
  5. Stanten, N., & Yeager, S. (2003). Four workouts to improve your love life. Prevention, 55, 76-78.
  6. Weiss, J. (1997). Not tonight honey, I’ve got a bodyache. Women’s Sports and Fitness, 19, 66-68.
  7. Bacon, C. G., Mittleman, M. A., & Kawachi, I. (2003). Sexual function in men older than 50 years of age: Results from the health professionals follow-up study. Annals of Internal Medicine, 139, 161-168.
  8. Bortz, W. M. 2nd, & Wallace, D. H. (1999). Physical fitness, aging, and sexuality. Western Journal of Medicine, 170, 167-175.

3 Comentarios

  1. La única pega que tiene esta publicación es que las referencias que se toman no son muy actuales, y supongo que hay cosas escritas en esta última década de mucho interés y no hace falta remontarse a 1982.

    Seguís en la misma línea de escribir artículos que cualquiera puede entender, y más uno con esta temática, que atrae a mucha gente.

    Me ha gustado mucho, seguid así.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.