Electroestimulación muscular

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (8 Votos. Puntuación media: 4,13 de 5)
Cargando…
Entrenando con electroestimulación

Dado el gran auge que están teniendo los estudios de electroestimulación muscular integral y la gran discrepancia que existe entre sus defensores y detractores, publicamos este artículo para intentar arrojar algo de luz sobre esta temática tan de moda.

Lo haremos desde un punto de vista objetivo y científico para saber exactamente para qué sirve la electroestimulación muscular, cuales son sus beneficios y contraindicaciones, etc.

¿Qué es la electroestimulación muscular?

La electroestimulación muscular se basa en el uso de una corriente eléctrica para generar una contracción muscular. Es una técnica que lleva mucho tiempo utilizándose a nivel local en el campo de la rehabilitación y el deporte para fines concretos.

Pero desde hace relativamente poco, se han popularizado los centros de electroestimulación muscular, posiblemente por la publicidad enfocada a la pérdida de peso, recuperación de lesiones, recuperación de suelo pélvico, mejora de la hipertensión y un largo etcétera con tan sólo 20-25 minutos a la semana.

Con esto, no quiero decir que la electroestimulación muscular no funcione para todos estos fines, de hecho, como veremos ahora, puede resultar útil, pero quizá, atribuir todos estos beneficios a una sola sesión de 20 minutos semanales es, como poco, muy optimista y es posible que de esa publicidad tan agresiva venga tanta crítica.

¿Qué nos dice la ciencia sobre la electroestimulación muscular?

Se ha demostrado un mayor gasto energético durante entrenamiento de fuerza ligero con el biotraje frente al mismo entrenamiento sin el biotraje en sujetos jóvenes medianamente entrenados (6).

Chalecos de electroestimulación

En una población de mujeres sedentarias mayores, y en un estudio en el que durante 54 semanas se comparó un entrenamiento de electroestimulación muscular con 3 sesiones cada 14 días (80 sesiones con un volumen de 24 horas de trabajo total) frente a un grupo semi activo que realizaba bloques de 10 semanas de entrenamiento ligero con una sesión semanal de 60 minutos y 10 semanas de descanso. (20 sesiones con un volumen de 20 horas de trabajo total).

Los resultados favorecen ligeramente al grupo que trabajó con electroestimulación muscular  en valores como masa libre de grasa, masa muscular esquelética, fuerza isométrica máxima o fuerza en los extensores de tronco, sin diferencias notables en la masa grasa (7).

Las diferencias en ambos protocolos quizá pueda dar pie a estos resultados, ya que, a pesar de un volumen ligeramente inferior en el grupo que no usaba electroestimulación muscular  se alternaban periodos de 10 semanas de entrenamiento con otras 10 semanas de descanso, mientras que en el otro grupo no existían estos descansos.

FitMe

 

¿TE GUSTARÍA MEJORAR TU FORMA FÍSICA, TU AUTOESTIMA Y TU SALUD?

más información

El programa que cambiará tu vida...

En otro estudio de estos autores con mujeres postmenopáusicas con experiencia en actividad física, se evaluó un grupo control que realizaba dos sesiones semanales de 60 minutos de trabajo cardiovascular y de fuerza frente a otro que adicionalmente realizaba otras dos sesiones semanales de trabajo con electroestimulación muscular  (7).

Los resultados fueron favorables al grupo que además de trabajo voluntario realizaba entrenamiento con electroestimulación muscular  en valores como tasa metabólica en reposo, circunferencia de cintura o mejoras en la fuerza isométrica (7). A pesar de estas diferencias entre un grupo y otro, es importante destacar que el grupo que usó electroestimulación muscular realizaba un mayor número de sesiones de entrenamiento que el grupo control.

Kemmler y su equipo concluyen en la mayoría de sus estudios que el entrenamiento con electroestimulación muscular puede ser una forma de entrenamiento eficaz para aquellas personas que diferentes motivos no son capaces de realizar un entrenamiento convencional, aquellas personas con dificultades para conseguir altas intensidades de trabajo y personas a las que la falta de tiempo les impida entrenar de otra forma (4,6,7).

Más centrados en el ámbito del rendimiento deportivo, se ha llegado a comprobar cómo el entrenamiento de electroestimulación muscular integral combinado con entrenamiento pliométrico ayuda en la mejora del salto vertical, aunque las mayores ganancias se obtuvieron combinando entrenamiento pliométrico con entrenamiento de fuerza. A pesar de todo, los autores concluyen que se necesitan más estudios al respecto (2). También se han visto mejoras en la fuerza y potencia de los deportistas en deportes como el rugby (1).

Electroestimulación con biotraje

En sujetos deportistas tras una lesión de rodilla, se ha visto cómo la combinación de electroestimulación junto con ejercicio voluntario en el proceso de recuperación ofrece mejores resultados que la aplicación por separado de cada uno de ellos ofreciendo una recuperación más rápida y completa (5)

¿Qué contraindicaciones tiene la  electroestimulación muscular?

El entrenamiento con aparatos de  electroestimulación muscular tiene una serie de contraindicaciones principales que son las siguientes:

  • Personas con marcapasos, desfibriladores intracardíacos u otro tipo de problemas cardíacos.
  • Personas con epilepsia.
  • Personas con tumores.
  • Abdomen de mujeres embarazadas.
  • Personas con procesos febriles, inflamatorios o hemorrágicos.
  • Personas con trombosis, tromboflebitis y varices.

Además de estas contraindicaciones, se han detectado otros tipos de problemas como rabdomiolisis relacionados con el uso de estos dispositivos por lo que el uso de la electroestimulación integral no sería recomendable para principiantes ni por supuesto como única fuente de actividad física (3).

Conclusiones de la electroestimulación muscular

Las conclusiones que se extraen sobre este método de entrenamiento (Electroestimulación muscular) no son ni a favor ni en contra. Existen evidencias de que en ciertos casos ayuda a la preparación física o mejora la salud de la población y en otros no, ya que el entrenamiento tradiciona ha conseguido los mismos beneficiso. Son necesarias más investigaciones que, de alguna forma, establezcan protocolos de entrenamiento para evitar confusiones.

Es relevante estar pendientes de futuras investigaciones en la materia para tener una herramienta más al servicio de los entrenadores. No la única, ni la más completa, ni la mejor, puesto que dependerá de cada individuo, sus características individuales, objetivos, disponibilidad… para que, como los buenos entrenadores puedan ofrecer programas de entrenamiento completos y adaptados a cada persona en función de sus necesidades.

Bibliografía del artículo sobre electroestimulación muscular

  1. Babault, N, Cometti, G, Bernardin, M, Pousson, M, Chatard, J. (2007). Effects of electromyostimulation training on muscle strength and power of elite rugby players. J Strength Cond Res. 21(2): 431-437.
  2. Pérez-Gómez, J., Calbet, JA. (2013). Training methods to improve vertical jump performance. J. Sports Med Phys Fitness. 53(4): 330-357.
  3. Guillén Astete CA, et al. (2015). Rabdomiólisis secundaria a la realización de actividad física y electroestimulación simultánea: reporte de un caso. Reumatol Clin. Recuperado el 01/03/2015.
  4. Kemmler, W., Stengel, S. (2012). Alternative Exercise Technologies to Fight against Sarcopenia at Old Age: A Series of Studies and Review. Hindawi Publishing Corporation. Journal of Aging Research.
  5. Paillard T. (2008). Combined application of neuromuscular electrical stimulation and voluntary muscular contractions. Sports Med. 38(2): 161-77.
  6. Kemmler, W., Von Stengel, S., Schwarz, J., Mayhew, J. (2012). Effect of whole-body electromyostimulation on energy expenditure during exercise. J Strength Cond Res. 26(1): 240-245.
  7. Kemmler, W., Bebenek, M., Engelke, K., Stengel, S. (2014). Impact of whole-body electromyostimulation on body composition in elderly women at risk for sarcopenia: the Training and ElectroStimulation Trial (TEST-III). AGE. 36: 395–406
  8. Kemmler, W., Stengel, S. (2012). Alternative Exercise Technologies to Fight against Sarcopenia at Old Age: A Series of Studies and Review. Hindawi Publishing Corporation. Journal of Aging Research.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.