Saltar al contenido
Mundo Entrenamiento

Sistemas GPS en deportes de equipo: 3 utilidades

21 diciembre, 2020

El uso de Sistemas GPS en deportes de equipo ha aumentado en los últimos años, pero es importante conocer todas sus características.

sistemas GPS en deportes de equipo
Ayúdanos a difundirlo. El conocimiento tiene sentido sólo cuando se comparte.

En el presente artículo, analizaremos los sistemas GPS en deportes de equipo.

Son numerosos los avances tecnológicos que han surgido en los últimos años, y las ciencias del deporte no han quedado exentas de ello.

Uno de los instrumentos que más popularidad ha ganado han sido los sistemas de posicionamiento global o GPS, sobre todo en el mundo del fútbol.

Estos nos permiten tener un mayor control sobre nuestros deportistas, pero debemos conocer qué son, cómo funcionan, qué utilidades tienen y cuáles son sus ventajas e inconvenientes.

¿Qué son los sistemas GPS?

Los GPS son sistemas de posicionamiento global, es decir, instrumentos que nos determinan dónde se encuentra el elemento a medir en cada momento.

Si hablamos de los sistemas GPS en deportes de equipo, estos dispositivos han tenido un gran auge ya que nos proporcionan un sinfín de datos que nos permiten controlar la carga de entrenamiento y/o competición incluso a tiempo real (8).

Utilizando las señales de los satélites de la órbita, tras realizar una triangulación, el receptor GPS en deportes calcula la posición exacta del dispositivo y la velocidad a la que se mueve (8).

Los sistemas GPS en deportes de equipo han sido ampliamente validados por la literatura científica científica (3) para ser utilizados en deportes de equipo, aunque hay que ser consciente de sus limitaciones y de los diferentes tipos de GPS.

Existen varios tipos de GPS en deportes, dependiendo de las tasas de muestreo, medido en Hercios (Hz).

Se pueden encontrar GPS con 1Hz, 5Hz, 10Hz o 15Hz, siendo los dispositivos de 10Hz los que más validez parece que tienen hasta la fecha en carreras lineales y en situaciones simuladoras en deportes de equipo. Estos parece que son más sensibles a la hora de medir cambios más pequeños y rápidos (8).

sistemas GPS en deportes de equipo
Sistemas GPS en deportes de equipo.

¿Para qué sirven los GPS en deportes de equipo?

Al medir los movimientos de los jugadores, los sistemas GPS en deportes de equipo puede utilizarse para cuantificar objetivamente los niveles de esfuerzo y el estrés físico de los deportistas.

Además, permiten examinar las prestaciones durante la competición, evaluar las diferentes cargas de trabajo en función del rol posicional, establecer intensidades de entrenamiento y supervisar los cambios en las demandas fisiológicas de los jugadores (4).

Todo esto puede ser almacenado durante varios entrenamientos y competiciones, lo que nos puede permitir controlar en cierta manera el riesgo de lesión que pueden tener los jugadores, por ejemplo con el ratio Agudo: Crónico (6).

Además, otro de los campos en los que nos puede ayudar los sistemas GPS en deportes de equipo es en la recuperación de una lesión y en el Return To Play, con el objetivo de equiparar las respuestas del lesionado con las que se dan en competición (4).

Variables a tener en cuenta para el control de carga con GPS en deportes de equipo

En los últimos años se han integrado acelerómetros a los sistemas GPS en deportes de equipo, algo que nos permite obtener otras variables relacionadas con cambios de dirección, aceleraciones, deceleraciones y colisiones (4).

En una reciente revisión sistemática (7) se indicó las variables que se utilizaban más habitualmente, siendo en primer lugar, la distancia total recorrida. A partir de ahí, encontramos tres categorías de variables diferentes:

  • En relación a las variables basadas en la velocidad, la velocidad máxima, distancia por minuto y las zonas de velocidad fueron las más utilizadas. Esta última es muy común, y clasifica la velocidad del jugador hasta en seis zonas. Sin embargo, existe una gran variabilidad en los estudios a la hora de determinarlas, por lo que se recomienda individualizar las zonas de velocidad a cada jugador.
  • En cuanto a variables basadas en las aceleraciones, el Player Load y las zonas de aceleración y deceleración. Esta última es similar a las zonas de velocidad, determinando hasta cuatro diferentes.
  • Por último existen variables compuestas, que incluyen velocidad y aceleraciones. Estas surgen para solventar el problema de que las zonas de velocidad no consideran aceleraciones y deceleraciones, y viceversa. Sin embargo, estas son muy recientes y en la única que ha sido estudiada, la Potencia Metabólica, se observó una falta de validez.
GPS3
Frecuencia de variables GPS utilizadas en los estudios examinados en la revisión (5).

Limitaciones de los GPS en deportes de equipo

  • En primer lugar, se debe hacer referencia al precio de los GPS en deportes de equipo que, aunque dependerá de la gama que escojamos, suelen tener un alto coste que sólo se pueden permitir algunos equipos de élite.
  • Parece que emplear los GPS en deportes de equipo, tienen menos capacidad de medir con precisión la velocidad, conforme más cambios hay en esta. Por lo tanto, se debe ser prudente interpretando datos de aceleraciones, deceleraciones y cambios de dirección (1).
  • Los diferentes modelos de GPS y las actualizaciones de software de estos puede alterar el procesamiento de datos, por lo que se necesitaría una nueva validación para cada uno (2).
  • Los GPS en deportes de equipo, no pueden ser utilizados en interiores sin un sistema de satélite interior debido a la interferencia de la señal, además de ser menos precisos cuanto menor es el área de juego (5).

Conclusiones

Los sistemas GPS en deportes de equipo son una herramienta que nos permiten conocer multitud de variables de carga de los jugadores, y que nos puede ayudar a controlar esta, a reducir la probabilidad de lesión y a la recuperación de lesionados.

No obstante, debemos de conocer las limitaciones que existen actualmente al utilizar estos dispositivos.

Además, se sugiere que el uso del control de carga externa individualizado podría informar mejor sobre las adaptaciones al entrenamiento y las respuestas al entrenamiento, en lugar de las zonas de intensidad arbitrarias comúnmente adoptadas.

Bibliografía

  1. Akenhead, R., French, D., Thompson, K. G., & Hayes, P. R. (2014). The acceleration dependent validity and reliability of 10Hz GPS. Journal of Science and Medicine in Sport, 17(5), 562–566.
  2. Bourdon, P. C., Cardinale, M., Murray, A., Gastin, P., Kellmann, M., Varley, M. C., … Cable, N. T. (2017). Monitoring Athlete Training Loads: Consensus Statement. International Journal of Sports Physiology and Performance, 12(2), S2-161-S2-170. https://doi.org/10.1123/ijspp.2017-0208
  3. Cummins, C., Orr, R., O’Connor, H., & West, C. (2013). Global positioning systems (GPS) and microtechnology sensors in team sports: A systematic review. Sports Medicine, 43(10), 1025–1042.
  4. De Hoyo, M., & Aceña, Á. (2017). Tecnologías aplicadas al fútbol. Sistemas de posicionamiento global (GPS). Nuevas Tecnologías Aplicadas a La Actividad Física y El Deporte, (April 2019), 69–85. https://doi.org/10.13140/RG.2.2.30526.54083
  5. Duffield, R., Reid, M., Baker, J., & Spratford, W. (2010). Accuracy and reliability of GPS devices for measurement of movement patterns in confined spaces for court-based sports. Journal of Science and Medicine in Sport, 13(5), 523–525.
  6. Hulin, B. T., Gabbett, T. J., Lawson, D. W., Caputi, P., & Sampson, J. A. (2016). The acute: Chronic workload ratio predicts injury: High chronic workload may decrease injury risk in elite rugby league players. British Journal of Sports Medicine, 50(4), 231–236.
  7. Rago, V., Brito, J., Figueiredo, P., Costa, J., Barreira, D., Krustrup, P., & Rebelo, A. (2020). Methods to collect and interpret external training load using microtechnology incorporating GPS in professional football: a systematic review. Research in Sports Medicine, 28(3), 437–458.
  8. Scott, M., Scott, T., & Kelly, V. (2016). The validity and reliability of global positioning systems in team sport: A brief review. Journal of Strength and Conditioning Research, 30(5), 1470–1490.


Ayúdanos a difundirlo. El conocimiento tiene sentido sólo cuando se comparte.