Ejercicio y TDAH

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (4 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
Ejercicio y TDAH

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es un trastorno neuropsicobiológico o del neurodesarrollo, que aparece normalmente en las primeras etapas del desarrollo evolutivo (niñez e infancia) y se caracteriza por una alteración de las funciones ejecutivas causando una gran disfuncionalidad en las personas que lo padecen (1). En este artículo analizamos qué dice la ciencia sobre el ejercicio y TDAH.

Su origen no se puede identificar por una sola causa; más bien, es producido por múltiples factores que se combinan dando lugar a un trastorno complejo y con diferentes subtipos (2): tipo falta de atención, tipo hiperactivo-impulsivo y tipo combinado (Ilustración 1). Algunos de estos factores son genéticos, principalmente, y otros ambientales (3).

Se han identificado hasta 7 genes que muestran una asociación con el TDAH. Asimismo, los familiares de las personas con TDAH, tienen hasta cinco veces más posibilidades de padecerlo que las personas sin antecedentes (4). Los factores ambientales más relevantes son los relacionados con el embarazo el parto y post-parto, como son el nacimiento prematuro, el bajo peso al nacer y el consumo de tabaco y/o alcohol durante el embarazo (5).

Ejercicio y TDAH
Ilustración 1. Subgrupos del TDAH. Extraída de Young et al. (2).

Generalidades y datos de interés sobre el TDAH

La prevalencia y el número de personas afectadas es un dato confuso. Aunque se suele situar en torno al 5% (6), en otros estudios la cifra llega hasta aproximadamente el 14% (7). La causa de esta disparidad puede estar en la variación del criterio diagnóstico a lo largo de los años, al tipo de evaluación, a diferencias de género, tipo de muestra, y a errores en el diagnóstico diferencial (8).

Debido, entre otras causas, a lo expuesto anteriormente, el TDAH es uno de los conceptos que mayor controversia ha generado en los últimos años. Es frecuente escuchar que este trastorno, recogido como un trastorno en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría (9), no es más que una invención de psicólogos o educadores, que tratan de poner un nombre a la falta de valores del niño, o de rigor educativo por parte de los padres o profesores.

Aproximadamente el 70% de la personas que tienen TDAH presentan comorbilidades, por lo que el diagnóstico y el tratamiento son más complejos (10). Las más frecuentes son el trastorno negativista desafiante, el trastorno de conducta, el trastorno de ansiedad y el trastorno del aprendizaje entre otros (11).

Dibujo de un niño con TDAH

Ejercicio y TDAH: Diagnóstico y tratamiento del trastorno

No es objeto de éste artículo el detallar o analizar el diagnóstico y los diferentes tratamientos que se emplean en este trastorno, pero sí se van a exponer de manera breve y esquemática para ofrecer una visión general que permita contextualizar el lugar que ocupa la actividad física en este tipo de trastornos.

Aparte del diagnóstico clínico -exploración verbal en formato de entrevista, y exploración física, que deben llevarse a cabo por profesionales cualificados, con experiencia y formación específicas sobre TDAH (12)- existen dos sistemas de clasificación de criterios diagnósticos en los que se recoge el TDAH: el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM, para sus siglas en inglés) y la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE), editados por la American Psychiatric Association (APA) y por la World Health Organization (WHO, u OMS en sus siglas en castellano) respectivamente.

Estos sistemas, reúnen una serie de criterios y síntomas para el correcto diagnóstico de los trastornos mentales en general y, concretamente, del TDAH. Agrupan los síntomas en varias categorías como la falta de atención, la hiperactividad y la impulsividad aunque difieren en otros aspectos como la edad de comienzo y la presencia de comorbilidades (9,13).

En cuanto a los tratamientos habituales, podemos encontrar varios tipos (con distintos niveles de evidencia), recogidos en la Guía de Práctica Clínica sobre el TDAH en niños y adolescentes (14):

  • Psicológico: basado en los principios de la terapia cognitivo conductual (TCC).
  • Psicopedagógico: intervenciones en el campo del aprendizaje con el objeto de prevenir o tratar el trastorno.
  • Farmacológico.
  • Combinado: combinación de tratamientos farmacológicos y psicológicos.
  • Tratamiento de la comorbilidad: estrategia terapéutica asociada a las comorbilidades.
  • Medicina alternativa y complementaria: recursos de salud paralelos al sistema de salud.

Ejercicio y TDAH: revisión de meta-análisis

Los beneficios del ejercicio están ampliamente demostrados y evidenciados en casi cualquier problema de salud cardiovascular y en numerosas psicopatologías.

Solamente por la mejora en la condición física, el mantenimiento de una composición corporal saludable y el componente social y lúdico de la AF y el deporte, practicarla (especialmente de manera estructurada y/o supervisada) debería ser un dogma, salvo alguna contraindicación concreta.

Sin embargo en los trastornos mentales, habitualmente la AF aparece en un segundo plano (o apenas aparece, como en este caso) en cuanto a su recomendación de manera simplista, o cómo posible parte de un tratamiento de carácter multifactorial.

En los últimos años, en consecuencia con el creciente desarrollo de la investigación en las ciencias de la actividad física y el deporte, se ha comenzado a estudiar el impacto y relación entre ejercicio y TDAH. Los estudios experimentales de intervenciones con ejercicio han comenzado a multiplicarse, permitiendo realizar meta-análisis (el tipo de estudio científico que presenta mayor nivel de evidencia) con los que aumentar el conocimiento y posibilitar la elaboración de recomendaciones con respecto al efecto del ejercicio y TDAH.

Se han identificado varios de estos artículos de meta-análisis a través de las bases de datos de MEDLINE y PSYCINFO, de los cuales 2 analizan la relación AF-TDAH de una manera directa y como un objetivo principal:

  1. En el primer estudio, se encontró un efecto de moderado a grande en la intervención con AF sobre varios de los síntomas centrales del TDAH (en ejercicio aeróbico y yoga) así como en otros síntomas relacionados (ejercicio aeróbico). Se incluyeron 8 artículos revisados para un total de 249 participantes (media de edad: 6 años), concluyendo que el ejercicio aeróbico a corto plazo (media aproximada de 5 semanas con una frecuencia de 2-3 veces por semana en sesiones de 50 minutos; intensidad moderada) puede ser una herramienta interesante para mejorar la atención, hiperactividad e impulsividad en personas con TDAH (15).
  2. En el segundo, una revisión con meta-análisis (16) que incluyó 22 estudios (579 participantes de edades entre 3 y 25 años), se observó un efecto de pequeño a moderado, en la intervención de AF (diversos tipos de ejercicio) en niños con TDAH y/o trastorno del espectro autista, e varias áreas de la cognición (especialmente en funciones inhibitorias y de la memoria), si bien en otras no se encontró ninguna mejora, concluyendo finalmente en el respaldo del uso y la eficacia de la AF sobre algunos aspectos de las funciones cognitivas en estas personas, a la espera de comprender la relación entre dichas variables.

ejercicio y TDAH

Conclusión sobre el ejercicio y TDAH

El TDAH es un trastorno neuropsicobiológico controvertido y de causa confusa. Su diagnóstico es complejo pero existen varios tratamientos recomendados para su control.

Ejercicio y TDAH parece ser una excelente combinación. La actividad física es una herramienta imprescindible para cualquier persona y la evidencia científica actual (escasa en este caso) parece apoyar su uso en personas con este tipo de trastorno, mostrando beneficios en los síntomas del TDAH y en varias funciones cognitivas de relevancia.

La mejoría se ha observado en varios tipos de AF, por lo que es recomendable realizarla según nuestros gustos y posibilidades, aunque sería interesante conocer qué tipo o con que componentes se podrían maximizar estos beneficios.

Referencias bibliográficas sobre ejercicio y TDAH

  1. Hidalgo MI, Sánchez L. (2014). Trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Manifestaciones clínicas y evolución. Diagnóstico desde la evidencia científica. Pediatría Integr. 18(9):609–22.
  2. Young S, Fitzgerald M, Postma MJ. (2013). Ejercicio y TDAH: hacer visible lo invisible. 32.
  3. Herreros O., Rubio B, Sánchez F., Gracia R. (2002). Etiología del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad: Una revisión. Rev Psiquiatr Infanto Juv. 19(1):82–8.
  4. Biederman J, Faraone S V, Keenan K, Benjamin J, Krifcher B, Moore C, et al. (1992). Further evidence for family-genetic risk factors in attention deficit hyperactivity disorder. Patterns of comorbidity in probands and relatives psychiatrically and pediatrically referred samples. Arch Gen Psychiatry. 49(9):728–38.
  5. Braun JM, Kahn RS, Froehlich T, Auinger P, Lanphear BP. (2006). Exposures to environmental toxicants and attention deficit hyperactivity disorder in U.S. children. Environ Health Perspect. 114(12):1904–9.
  6. Soutullo C, Alda JA, Bonet T, Cardo E, Casas M, Cobos A, et al. (2013). Infrome PANDAH. El TDHA en España.
  7. Gómez-Beneyto M, Bonet A, Catalá MA, Puche E, Vila V. (1994). Prevalence of mental disorders among children in Valencia, Spain. Acta Psychiatr Scand. 89(5):352–7.
  8. Cardo E, Servera M, Vidal C, de Azua B, Redondo M, Riutort L. (2011). The influence of different diagnostic criteria and the culture on the prevalence of attention deficit hyperactivity disorder. Rev Neurol. 52 Suppl 1:S109-17.
  9. American Psychiatric Association (APA). (2002). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-IV-TR. Barcelona: Masson.
  10. Soutullo C. (2011). Guía esencial de psicofarmacología del niño y del adolescente. Panamericana EM, editor..
  11. Steinhausen H-C, Nøvik TS, Baldursson G, Curatolo P, Lorenzo MJ, Rodrigues Pereira R, et al. (2006). Co-existing psychiatric problems in ADHD in the ADORE cohort. Eur Child Adolesc Psychiatry. 15(S1):i25–9.
  12. Diagnóstico de TDAH ¿Cómo se identifica el trastorno? [Internet]. [cited 2018 Jan 21]. Available from: http://www.tdahytu.es/diagnostico-en-tdah/
  13. Oms. Cie-10 Trastornos mentales y de comportamiento de la décima revisión de la clasificación internacional de las enfermedades. 1999;238.
  14. Ministerio de sanidad política e igualdad. Guía de Práctica Clínica sobre el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad ( Ejercicio y TDAH ) en Niños y Adolescentes. Guía práctica clínica el SNS. 2010;251.
  15. Cerrillo-Urbina AJ, García-Hermoso A, Sánchez-López M, Pardo-Guijarro MJ, Santos Gómez JL, Martínez-Vizcaíno V. (2015). The effects of physical exercise in children with attention deficit hyperactivity disorder: a systematic review and meta-analysis of randomized control trials. Child Care Health Dev. 41(6):779–88.
  16. Tan BWZ, Pooley JA, Speelman CP. A (2016). Meta-Analytic Review of the Efficacy of Physical Exercise Interventions on Cognition in Individuals with Autism Spectrum Disorder and ADHD. J Autism Dev Disord. 46(9):3126–43.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.