Dolor lumbar durante el embarazo

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (6 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
Ejercicio y dolor en el embarazo
Ejercicio y dolor en el embarazo

El embarazo es un evento que crea importantes cambios en el cuerpo de la mujer, siendo el dolor lumbar y pélvico las complicaciones más frecuentes, ya que durante al menos el 50% de las mujeres padecen dolor lumbar durante el embarazo (10).

El propósito de este artículo es conocer un poco más el dolor lumbar durante el embarazo y cómo la práctica de ejercicio físico nos puede beneficiar.

Dolor lumbar durante el embarazo, incidencia y prevalencia

El dolor lumbar durante el embarazo le podemos definir como el dolor que se produce entre la última costilla y el pliegue glúteo (21).  El dolor pélvico es aquel dolor experimentado entre la cresta iliaca posterior y el pliegue glúteo, pudiendo incidir a su vez en la sínfisis del pubis, mientras que su prevalencia durante la gestación oscila entre el 20-50%(12,  17, 21).

Podemos encontrar una combinación de ambos denominándose dolor lumbopélvico, el cual posee una prevalencia anual del 45%, disminuyendo hasta el 7% tras 18 meses del parto(14, 20), por otra parte, se ha observado que las mujeres que experimentan dolor lumbopélvico tras el parto tienen más probabilidades de sufrirlo a largo plazo (18).

Factores de Riesgo

Los factores de riesgo que cuentan con mayor evidencia para la predisposición de padecer dolor lumbar durante el embarazo son: realizar un trabajo estresante junto con presentar dolor lumbar o lumbopélvico previo al embarazo (4, 8, 11).

Ejercicio físico durante el embarazo

La práctica de ejercicios específicos para reducir el dolor de la región lumbo-pélvica es eficaz cuando el ejercicio es supervisado y practicado de forma frecuente (13). Esta práctica física está recomendada realizarla durante el segundo y el comienzo del tercer trimestre, ya que es cuando se ha demostrado mayor reducción de la intensidad del dolor lumbar durante el embarazo, así como un mayor incremento de la flexibilidad de la columna (9). Dando apoyo a dichos datos la revisión realizada por Fisseha B. y colaboradores concluyen que la realización de ejercicio es más beneficioso que la atención que se presta de rutina a las embarazadas en cuanto a su dolor lumbopélvico (7).

Además, la práctica del ejercicio físico regular durante el embarazo nos va a producir otros beneficios, como la prevención de la diabetes gestacional y el aumento excesivo de peso gestacional, así como un efecto positivo en el estado de ánimo, los cuales quedan reflejados junto a otros en la figura 1(2, 3, 13) . Existen pruebas adicionales que afirman  que el ejercicio físico durante este periodo no aumenta el riesgo de lesiones musculares o cambios en la presión sanguínea arterial (13).

Ahora que conocemos los beneficios que nos puede reportar la práctica de ejercicio durante este periodo de vida, pasaremos a conocer qué clase de ejercicio y con qué frecuencia debemos de realizarlo.

Figura 1
Beneficios del ejercicio físico durante el embarazo

Tipo de ejercicio, intensidad, frecuencia y duración ideales.

La literatura nos indica que el ejercicio más beneficioso durante el embarazo es la combinación del ejercicio aeróbico junto con el de resistencia reportando, además efectos positivos en la función cardiorrespiratoria y en la disminución de padecer incontinencia urinaria. (16).

El ejercicio aeróbico a realizar puede consistir en cualquier actividad que utilice grandes grupos musculares de una manera rítmica y continúa, siendo la actividad acuática la que menos riesgo posee. Además, se debe de incluir un entrenamiento de resistencia como por ejemplo, a través del uso de pesas en 12 repeticiones de varios grupos musculares(1).

La intensidad recomendada es de una intensidad moderada, entendemos moderado como el ejercicio de 3-4Mets, lo que viene siendo equivalente a caminar a 4km/h, bailar, o realizar levantamiento de pesas. En cuanto a la duración y frecuencia debemos establecer programas progresivos comenzado desde los 15 minutos hasta los 30, realizándolo si no son todos, la mayoría de los días de la semana(1, 19).

También debemos incluir:

A todo esto, es beneficioso incluir  la práctica de estiramientos, incidiendo en los músculos cuadrado lumbar, rotadores de cadera y dorsal ancho, y siendo beneficiosas por lo tanto, actividades como el yoga o Pilates adaptados, ya que mejorarán la tonificación, higiene postural y estiramientos de la zona lumbar (8).

Contraindicaciones de la práctica de ejercicio físico

Algunas de las contraindicaciones que encontramos para la práctica de ejercicio en mujeres en periodo de gestación, son las siguientes, que las dividiremos en absolutas y relativas, siendo las absolutas las que bajo ningún concepto se podrá exponer a la realización del ejercicio, y las relativas, las que se debe tener una consideración en cuanto a su práctica(1, 2, 8).

Absolutas:

  • EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva)
  • Hipertensión producida por el embarazo
  • Sangrado persistente durante el segundo o tercer trimestre
  • Cuello uterino incompetente, o poseer un cerclaje

Relativas:

  • Anemia severa
  • Arritmia cardíaca materna no evaluada
  • Bronquitis crónica
  • Diabetes tipo I mal controlada
  • Restricción del crecimiento intrauterino durante el embarazo

Cuando debemos de poner fin a la práctica física

A continuación, especificaremos las situaciones en las que se deberá finalizar el ejercicio físico: (1, 2)

  • Sangrado vaginal
  • Mareo
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de pecho
  • Debilidad muscular
  • Dolor en la pantorrilla o hinchazón (necesidad de descartar tromboflebitis)
  • Disminución de los movimientos fetales

Bibliografía

  1. Artal, R. (2003). Guidelines of the American College of Obstetricians and Gynecologists for exercise during pregnancy and the postpartum period. British Journal of Sports Medicine, 37(1), 6–12.
  2. Barakat, R., Perales, M., Garatachea, N., Ruiz, J. R., & Lucia, A. (2015). Exercise during pregnancy. A narrative review asking: what do we know? British Journal of Sports Medicine, 49(21), 1377–81.
  3. Bose, G. N. S. C. Changes in depression status in low socioeconomic perinatal subjects in rural India after supervised physical exercise: A randomized controlled study. Indian Journal of Psychiatry, 57(4), 412–3.
  4. Chang, H.-Y., Jensen, M. P., & Lai, Y.-H. (2015). How do pregnant women manage lumbopelvic pain? Pain management and their perceived effectiveness. Journal of Clinical Nursing, 24(9-10), 1338–1346.
  5. Cordero Rodriguez, Y., Peláez Puente, M., Miguel Abad, M. de, Perales Santaella, M., & Barakat Carballo, R. (2012, January 1). ¿Puede el ejercicio físico moderado durante el embarazo actuar como un factor de prevención de la Diabetes Gestacional? Ricyde. Revista Internacional de Ciencias del Deporte. Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (INEF)(UPM).
  6. Evenson, K. R., Barakat, R., Brown, W. J., Dargent-Molina, P., Haruna, M., Mikkelsen, E. M., … Yeo, S. (2014). Guidelines for Physical Activity during Pregnancy: Comparisons From Around the World. American Journal of Lifestyle Medicine, 8(2), 102–121.
  7. Fisseha, B., & Mishra, P. K. (2016). The effect of group training on pregnancy-induced lumbopelvic pain: systematic review and meta-analysis of randomized control trials. Journal of Exercise Rehabilitation, 12(1), 15–20.
  8. Gallo-Padilla, D., Gallo-Padilla, C., Gallo-Vallejo, F. J., & Gallo-Vallejo, J. L. (2015). [Low back pain during pregnancy. Multidisciplinary approach]. Semergen / Sociedad Espanola de Medicina Rural Y Generalista.
  9. Garshasbi, A., & Faghih Zadeh, S. (2005). The effect of exercise on the intensity of low back pain in pregnant women. International Journal of Gynaecology and Obstetrics: The Official Organ of the International Federation of Gynaecology and Obstetrics, 88(3), 271–5.
  10. Gomes, M. R. de A., Araújo, R. C. de, Lima, A. S., & Pitangui, A. C. R. (2013). Lombalgia gestacional: prevalência e características clínicas em um grupo de gestantes. Revista Dor, 14(2), 114–117.
  11. Greenwood, C. J., & Stainton, M. C. (2001). Back pain/discomfort in pregnancy: invisible and forgotten. The Journal of Perinatal Education, 10(1), 1–12.
  12. Liebetrau, A., Puta, C., Schinowski, D., Wulf, T., & Wagner, H. (2012). [Is there a correlation between back pain and stability of the lumbar spine in pregnancy? A model-based hypothesis]. Schmerz (Berlin, Germany), 26(1), 36–45.
  13. Miquelutti, M. A., Cecatti, J. G., & Makuch, M. Y. (2013). Evaluation of a birth preparation program on lumbopelvic pain, urinary incontinence, anxiety and exercise: a randomized controlled trial. BMC Pregnancy and Childbirth, 13(1), 154.
  14. Munjin L, M., llabaca G, F., & Rojas B, J. (2007). DOLOR LUMBAR RELACIONADO AL EMBARAZO. Revista Chilena de Obstetricia Y Ginecología, 72(4), 258–265.
  15. Olsson, C., Buer, N., Holm, K., & Nilsson-wikmar, L. (2009). Lumbopelvic pain associated with catastrophizing and fear-avoidance beliefs in early pregnancy. Acta Obstet Gynecol Scand, 88(January), 378–385.
  16. Perales, M., Santos-Lozano, A., Ruiz, J. R., Lucia, A., & Barakat, R. (2016). Benefits of aerobic or resistance training during pregnancy on maternal health and perinatal outcomes: A systematic review. Early Human Development, 94, 43–8.
  17. Robinson, H. S., Vøllestad, N. K., & Veierød, M. B. (2014). Clinical course of pelvic girdle pain postpartum – impact of clinical findings in late pregnancy. Manual Therapy, 19(3), 190–6.
  18. Sjödahl, J., Gutke, A., & Öberg, B. (2013). Predictors for long-term disability in women with persistent postpartum pelvic girdle pain. European Spine Journal : Official Publication of the European Spine Society, the European Spinal Deformity Society, and the European Section of the Cervical Spine Research Society, 22(7), 1665–73.
  19. Subirats Bayego, E., Subirats Vila, G., & Soteras Martínez, I. (2012). [Exercise prescription: indications, dosage and side effects]. Medicina Clínica, 138(1), 18–24.
  20. Sydsjö, A., Sydsjö, G., & Alexanderson, K. (2001). Influence of pregnancy-related diagnoses on sick-leave data in women aged 16-44. Journal of Women’s Health & Gender-Based Medicine, 10(7), 707–14.
  21. Vleeming A, Albert HB, Ostgaard Hc, Sturesson B, S. B. (2008). European guidelines for the diagnosis and treatment of pelvic girdle pain. – PubMed – NCBI.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.