Sistema digestivo en el ejercicio

Analizamos el sistema digestivo y los efectos más importantes tanto positivos como negativos en la práctica de ejercicio físico.

Las respuestas y adaptaciones del sistema digestivo en el ejercicio han sido en general poco estudiadas y por tanto son mal conocidas en muchos aspectos.

No obstante, la sintomatología gastrointestinal es frecuente en relación a la práctica de ejercicio físico, especialmente cuando se trata de actividades relacionadas con un alto volumen de entrenamiento de resistencia, interfiriendo en la motilidad intestinal, los procesos de absorción u otros relacionados con la función gastrointestinal.

En líneas generales se conoce cómo actúa el ejercicio físico sobre el sistema digestivo, de manera que podemos afirmar que son dos los grupos de factores que determinan las alteraciones  más observadas en la práctica de ejercicio, factores relacionados con la actividad simpático adrenal y factores hormonales, los cuales son potenciados por la practica física desarrollada a una alta intensidad.

En el siguiente articulo, hablaremos del sistema digestivo en el ejercicio y su fisiologíahaciendo énfasis en los efectos más pronunciados, tanto positivos como negativos que se deben tener en cuenta en la practica regular de ejercicio físico.

Actividad simpático adrenal

Al realizar ejercicio físico intenso la actividad simpática adrenal aumenta, produciendo una regulación de la circulación periférica que se manifiesta en el sistema digestivo con una vasoconstricción del área esplácnica.

Este hecho es el principal responsable del descenso de la irrigación del área.

Como consecuencia, se dificultan los procesos de absorción intestinal, junto con otros procesos fisiológicos, como el aclaramiento de lactato por el tejido hepático (disminuye al descender de forma evidente el riego sanguíneo al hígado).

Los efectos de esta vasoconstricción esplácnica son más pronunciados cuando se realiza ejercicio con temperatura y humedad elevadas, ya que, en estos casos, al tener que redirigir sangre a la periferia (piel) para disipar calor (mecanismo de evaporación), se acentúa la reducción de irrigación al territorio esplácnico. (1, 2)

barriga de una mujer

Factores hormonales

La mayoría de los efectos relacionados con el entorno hormonal se provocan durante la realización de ejercicio intenso, provocando efectos indirectos sobre la función del sistema digestivo en general.

Casi todas las alteraciones del sistema digestivo en relación con el ejercicio físico están vinculadas con la intensidad del trabajo físico realizado.

La intensidad relativa de trabajo condiciona la aparición de determinadas disfunciones dentro del sistema digestivo, de forma que en los ejercicios que provoquen una gran acumulación de lactato, en los que no se produce un estimulación marcada del sistema simpático adrenal.

La realización de ejercicio físico puede provocar un aumento de la secreción de jugos dentro del sistema digestivo , de la actividad peristáltica general, junto con un incremento de la velocidad del vaciamiento gástrico. (3)

Por este motivo, el ejercicio físico moderado suele ser más indicado en sujetos con problemas relacionados con el tránsito intestinal, como por ejemplo el estreñimiento.

Del mismo modo, el ejercicio físico realizado a intensidad moderada después de haber ingerido alimentos puede tener efectos beneficiosos sobre la asimilación de nutrientes.

Sin embargo, si el ejercicio se realiza a intensidades elevadas perjudicando al aclaramiento del lactato, se produce un aumento de la actividad simpático adrenal muy marcado, objetivándose un descenso de la secreción de jugos gástricos y enlentecimiento del peristaltismo y  vaciamiento gástrico.

Esto puede generar síntomas como estreñimiento, diarreas, flatulencias, reflujos, ardor gástrico, etcétera.

Otra sintomatología que puede aparecer, un poco mas alarmante, son las hemorragias gastrointestinales. (4, 5)

mujer estirando

Modificaciones filológicas del sistema digestivo ocasionadas por el ejercicio físico

A continuación, abordaremos las distintas funciones individualizadas de cada órgano del sistema digestivo y sus mecanismos de acción o limitaciones frente al ejercicio físico y su dosificación.  Dentro de estas funciones y modificaciones especificas tenemos al esófago, estomago e intestino.

Función esofágica en el ejercicio físico

Las manifestaciones esofágicas más frecuentes en relación con el ejercicio físico son dolor en el pecho y ardor,  son debidas fisiopatológicamente a reflujo gastroesofágico, dismotilidad esofágica o angina esofágica.

Por tanto, la aparición de dolor en el pecho durante el ejercicio no indica necesariamente un problema cardíaco como se piensa habitualmente, sino que puede tener su origen en el sistema digestivo. (6)

La realización de ejercicio físico a una intensidad del 70%  del VO2max  parece incrementar la velocidad peristáltica en comparación con el reposo. Soffer y colaboradores (1994) desarrollaron dos estudios para investigar los efectos de la intensidad del ejercicio sobre la movilidad esofágica y el flujo gastroesofágico en sujetos entrenados y no entrenados.

Los resultados mostraron que el número y la duración de los episodios de reflujo aumentaron con la realización de ejercicio de elevada intensidad o alto consumo de oxigeno, pero no con bajas o moderadas intensidades. (7)

El mecanismo que puede explicar este aumento en el reflujo gastroesofágico podría ser un descenso de la presión del esfínter esofágico inferior inducido por el ejercicio de alta intensidad.

Este se asocia a un aumento de la estimulación nerviosa simpática y un descenso de la parasimpática. Por otra parte, la modalidad de ejercicio seleccionada parece influir enormemente en la aparición de reflujo, de manera que hay mayor incidencia durante la carrera y menor durante el ciclismo.

Función del estómago en el ejercicio físico

La secreción gástrica del sistema digestivo se modifica escasamente durante la realización de ejercicio físico a intensidades de trabajo entre el 50 y el 70% VO2max, habiendo un descenso de la secreción después del mismo.

Otros estudios no han encontrado efectos significativos de la actividad física sobre la función secretora gástrica posprandial. Zach y colaboradores observaron que en sujetos sanos una hora de ejercicio al 50% VO2max reduce significativamente el volumen del jugo gástrico y la concentración de ácido clorhídrico, provocando un mayor pH gástrico. (8)

Con respecto al vaciado gástrico, factores tales como la intensidad de ejercicio, el volumen de alimento/bebida ingerida, la osmolaridad, la temperatura, el estrés o la modalidad de ejercicio, hacen muy complicado el estudio de la influencia del ejercicio físico sobre la tasa de vaciado gástrico.

Incluso parece que el vaciamiento gástrico es habitualmente más lento en mujeres que en hombres.

Varios estudios han demostrado pocos cambios en la tasa de vaciado gástrico durante ejercicios realizados hasta el 70-80% VO2max; sin embargo, a mayores intensidades ocurre una mayor activación simpáticoadrenal, lo cual se constata en un enlentecimiento del vaciado gástrico.

intestino grueso y delgado

Función intestinal en el ejercicio físico

Se ha descrito un descenso del tránsito en el sistema digestivo durante el ejercicio, justificándose por un aumento de las concentraciones plasmáticas de catecolaminas y corticosteroides.

El ejercicio parece que influye en la actividad motora duodenoyeyunal, y este efecto parece dependiente de la intensidad. Recientemente, Dainese y colaboradores investigaron los efectos de la actividad física moderada sobre el tránsito de gas intestinal.

Los resultados mostraron que la retención de gas dentro del sistema digestivo fue significativamente menor durante el ejercicio que en reposo. Además, la retención de gas en reposo se asoció con distensión abdominal (8 ± 6 mm), que disminuyó con el ejercicio (3 ± 7 mm).

Parece por tanto que el ejercicio moderado mejora el tránsito de gas intestinal en sujetos sanos, logrando actuar como mecanismo de prevención de la retención de gas intraluminal y de la distensión abdominal asociada.

Los autores que investigaron el sistema digestivo, especularon que el ejercicio puede aumentar la presión intraabdominal induciendo una respuesta motora propulsiva en el estómago. (9)

Absorción intestinal en el ejercicio físico

La absorción de agua, electrólitos y nutrientes puede verse afectada con el ejercicio por una alteración de la motilidad, descenso de la irrigación o cambios neurohormonales.

Se ha evidenciado también un marcado descenso en la absorción de electrólitos y agua durante el ejercicio, especialmente en ejercicios de alta intensidad (80% VO2max).

Permeabilidad intestinal en el ejercicio físico

La mucosa del sistema digestivo a nivel intestinal actúa como una barrera entre un espacio no estéril (luz intestinal) y el interior del organismo, impidiendo que microorganismos y endotoxinas presentes fisiológicamente en el intestino puedan llegar a atravesar esa barrera.

En este sentido, se sabe que en condiciones de isquemia prolongada de la mucosa intestinal, aumenta la permeabilidad intestinal a determinadas bacterias y/o entotoxinas, lo que puede ocasionar situaciones de extrema gravedad.

Por otro lado, es interesante recordar que el ejercicio de alta intensidad reduce el flujo sanguíneo del sistema digestivo de manera muy significativa (> 50%).

Esta respuesta fisiológica de la regulación de la circulación periférica, al prolongarse en el tiempo, como ocurre en las actividades de resistencia aeróbica, podría llevar a provocar lesiones de la mucosa intestinal y posiblemente alteraciones de la permeabilidad de la pared.

Aunque existen pocos estudios en este sentido, los resultados encontrados en el sistema digestivo, indican un aumento significativo de la permeabilidad intestinal en altas y prolongadas intensidades de ejercicio.

En contraste, Ryan y colaboradores, evaluaron el efecto de la carrera y el consumo de aspirina sobre la permeabilidad intestinal y no observaron cambios en relación al ejercicio.

La combinación de ejercicio de alta intensidad, hipertermia y deshidratación podría potenciar los cambios de permeabilidad intestinal observados. (10)

Intestino grueso en el ejercicio físico

Dentro del sistema digestivo, concretamente en el intestino grueso, las evidencias epidemiológicas de que la actividad física regular reduce el riesgo de cáncer de colon, puede estar asociado a cambios en el tránsito gastrointestinal y la microbiota.

Por otra parte, la alta incidencia descrita en corredores de fondo de diarreas y urgencia para defecar, durante o inmediatamente después de realizar el ejercicio, hace pensar en la influencia del ejercicio sobre la motilidad del intestino grueso.

Factores tales como la duración e intensidad de ejercicio, el tipo de actividad, el estado de entrenamiento, la hidratación, la dieta o el género pueden tener una influencia significativa en la respuesta de la función del colon durante la realización de ejercicio físico.

intestino grueso

Sangrado gastrointestinal en el ejercicio físico

A continuación nos centraremos en sangrados dentro del sistema digestivo, veremos qué dice la ciencia.

Se ha encontrado una frecuencia de sangrado oculto en heces del 8-30% y sangre macroscópica en un 2%, de los corredores de resistencia después de finalizar pruebas de larga duración.

Yges y colaboradores realizaron un estudio para investigar la prevalencia de sangre en heces en 15 corredores después del maratón de Madrid de 1992.

La detección de sangre oculta en heces resultó positiva en cuatro casos (33,3%) en las dos primeras muestras después del maratón, de los cuales tres casos (24,9%) se negaron en la tercera muestra post-carrera, persistiendo la positividad de la misma en un solo caso (8,3%). (11, 12)

Otro estudio de los mismos autores durante el maratón de Madrid de 1993, aportaron resultados parecidos, si bien este estudio utilizó técnicas inmuno-químicas para detectar hemoglobina en heces.

Esta técnica aumenta la fiabilidad de los resultados, ya que, anula la posibilidad de interferencias dietéticas (hemoglobina de origen animal), al estar los anticuerpos dirigidos específicamente contra la hemoglobina humana.

Aunque los mecanismos patogénicos del sangrado gastrointestinal durante el ejercicio no están del todo claros, se han barajado varias teorías, entre las que destacan:

  1.  La isquemia, debida a un descenso del flujo mesentérico hasta un 80% durante el ejercicio intenso.
  2. El trauma mecánico, originado en las vísceras huecas (ciego).
  3. La ingesta frecuente de antiinflamatorios no esteroideos.
  4. Las enfermedades perianales, como hemorroides y fisuras.
  5. Las alteraciones de la hemostasia, por aumento de la fibrinólisis.

Conclusiones sobre el sistema digestivo en el ejercicio físico

En síntesis, el ejercicio físico es una potente herramienta que influye de forma muy positiva en la salud, es una medicina no farmacológica con grandes efectos positivos sobre la salud.

Pese a esto, en su mala dosificación o excesiva utilización, diferentes mecanismos altamente estresantes pueden ocasionar algunos efectos a veces negativos (en casos extremos) sobre el sistema digestivo.

Reconocer cada parte del sistema digestivo  y como influye principalmente el estrés inducido por ejercicio sobre las estructuras digestivas es una variable importante para entender la sintomatología y crear mecanismos de prevención sobre los efectos secundarios ocasionados por la practica intensa, principalmente relacionada a actividades de resistencia.

Referencias Bibliográficas

  1. Bingham, S. A., Cummings, J. H. (1989). Effect of exercise and physical fitness on large intestine function. Gastroenterology ; 97: 1389-1399. (enlace)
  2. Clausen, J. P. (1977). Effect of physical training on cardiovascular adjustments to exercise inman. Physiological Reviews. 57:779-815. (enlace)
  3. Colditz, G. A-, Cannuscio, C. C., Frazier, A. L. (1997). Physical activity and reduced risk of colon cancer: implications for prevention. Cancer Causes Control. 8:649-667. (enlace)
  4. Dainese, R., Serra J., Azpiroz, F., Malagelada, J. R. (2004). Effect of physical activity on intestinal gas transit and evacuation in healthy subjects. The American Journal of Medicinal. 116:536-539. (enlace)
  5. Feldman, M., Nixon, J. V. (1982). Effect of exercise on postprandial gastric secretion and emptying in humans. Journal Applied Physiology. 53:851-854.
  6. Hilsted, J., Galbo, M., Sonne, B. (1980). Gastroenteropancreatic hormonal changes during exercise. The American Journal of Physiology. 239:G136-G140.(enlace)
  7. Soffer, E. E., Mechant, R. K., Duethman, J., Gisolfi, C., Adrian, T. E. (1993). Effect of graded exercise on esophageal motility and gastroesophageal reflux in trained athletes. DigDis Sci. 38:220-224.
  8. Zach, E., Markiewicz, K., Lukin, M., Cholewa, M. (1973). The behaviour of basal gastric secretion during exercise and restitution in chronic gastric and duodenal ulcer patients. Effect of exercise on gastrointestinal secretions. Journal Applied Physiology. 34:324-328.
  9. Peters, O., Peters, P., Clarys, J. P., De Meirleir, K., Devis, G. (1988). Esophageal motility and exercise. Gastroenterology. 94:A351.
  10. Ryan, A. J., Chang, R. T., Gisolfi, C.V. (1996). Gastrointestinal permeability following aspirin intake and prolonged running. Medicine Science Sports Exercise.28:698-705.
  11. Yges, C., Chicharro, J. L., Lucía, A., Bandrés, F., Legido, J. C (1993)Detección de sangre en heces tras el ejercicio mediante anticuerpos monoclonales. Mapfre Medicina. 4:239-242.
  12. Robertson, G., Meshkinpour, H., Vandenberg, K., James, N., Cohen, A., Wilson, A. (1993) Effects of exercise on total and segmental colon transit. J Clin Gastroenterol. 16:300-303.
banner dudyfit

Autor: Lic. Ortiz, Jonathan Nahuel | Página del escritor

imagen del autor del artículo

BIO: Magister y Licenciado en Ciencias del ejercicio fisico y el Deporte. Especializado en entrenamiento personal orientado a la mejora de la composición corporal y entrenamiento deportivo. Mi instagram: https://www.instagram.com/kinesiscorporal/

Directrices Editoriales | Redactor Mundo Entrenamiento SL | Contacto | Linkedin | Facebook

✅ El artículo ha sido verificado para garantizar la mayor rigurosidad posible (el artículo incluye enlaces a estudios científicos de revistas de impacto o bases de datos como Pubmed). Todo el contenido de nuestra revista online se ha revisado por profesionales altamente cualificados. Si consideras que nuestro contenido está desactualizado, puedes contactarnos en revision@mundoentrenamiento.com

Deja un comentario

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Mundo Entrenamiento SL
  • Finalidad: Gestión y moderación de comentarios.
  • Legitimación: Consentimiento expreso del usuario a través de la selección de la casilla check de envío del formulario. Consentimiento del interesado.
  • Destinatarios: Proveedor de hosting de la web en EU, Raiola Networks SL, cuyos niveles de protección son adecuados según Comisión de la UE.
  • Derechos: Podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, portabilidad y retirada de consentimiento de sus datos personales en la dirección de correo electrónico info@mundoentrenamiento.com
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad