Ataque Directo en Fútbol

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (4 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
Ataque Directo en fútbol

En este artículo se va a analizar el Ataque Directo en fútbol como un tipo de ataque que se puede desarrollar en el Fútbol. La realidad es que en la mayoría de manuales y libros el Ataque Combinativo y el Contraataque ocupan numerosas páginas (1). Parece que probablemente la mayoría de entrenadores consideran esta fórmula de juego ofensivo como el “Anti-Fútbol” (1).

Tipos de ataque en Fútbol

Tenorio, Del Pino y Martínez (1) observaron en los distintos autores consultados, y con independencia de la forma en que denominen al concepto, la existencia de coincidencias en sus definiciones, aun así, es necesario la delimitación del ataque directo en fútbol con los otros tipos de ataque y recursos ofensivos (Figura 1).

Delimitación conceptual de Ataque Directo
Figura 1. Delimitación conceptual de Ataque Directo (Tenorio, Del Pino y Martínez, 2008)

Ángel Vales (1998) citado en Tenorio, Del Pino y Martínez (1), diferencia tres métodos de juego ofensivo (Figura 2), teniendo en cuenta 4 variables: el tiempo (velocidades/ritmo de actuación), el número (volúmenes de jugadores implicados), el espacio (zonas de intervención preferentes) y el modo.

Características básicas de los métodos de juego ofensivos
Figura 2. Características básicas de los métodos de juego ofensivos (Tenorio, Del Pino y Martínez, 2008)

Ataque Directo en fútbol

El Ataque Directo en fútbol (1,2,3) o Rápido (4,5), estando para Tenorio, Del Pino y Martínez (1) estructurado dentro de los ataques organizados (Ataque Directo y Combinativo), responde a un estilo ofensivo, claramente determinado, preparado y realizado (carácter ofensivo) (1). De forma resumida, es aquel tipo de ataque que busca intentar llegar a la portería adversaria en el menor tiempo posible (2), generando por ello un ritmo de juego muy alto (3).

Sin embargo, este concepto se define de una forma más específica y completa de la siguiente manera, “se trata de un estilo de ataque organizado, que exige también organización defensiva del rival, basado en cinco fases de la acción de juego: preparación del lanzamiento, lanzamiento, disputa, rechace y segunda jugada, pero donde tan solo la fase de lanzamiento, debe ser considerada como imprescindible” (1).

Contraataque

Este tipo de ataque es una forma de organización ofensiva que al igual que el ataque directo en fútbol trata de llegar y buscar la portería contraria lo antes posible. No obstante, el contraataque procura asegurar las condiciones más favorables para preparar la fase de remate antes de que la defensa rival se organice efectivamente (1,4).

Al mismo tiempo, hay que tener en cuenta que hay contraataques que conllevan ataques directos, por el mero hecho de cumplir sus fases definidas en la acción de juego. Por ejemplo, tras un córner defensivo, el portero ataja el balón y busca con rapidez y mediante un saque largo a uno de los dos compañeros que quedó adelantado, este, tras disputa con su defensores, consigue controlar el balón y cedérselo a su compañero que finalizará la acción (1).

El contraataque se caracteriza por (4,5):

  • Rápida transición de las actitudes y comportamientos técnico-tácticos individuales y colectivos desde la fase defensiva hasta la fase ofensiva del juego.
  • Elevada velocidad de transición defensa-ataque.
  • Máxima cadencia/ritmo de circulación del balón y de los jugadores.
  • Simplicidad del proceso ofensivo, implicando un bajo número de jugadores en la intervención sobre el balón.
  • Ejecución de respuestas técnico-tácticas en condiciones favorables en términos de tiempo y espacio.
  • Impedimento de organización defensiva o de transición ataque-defensa del equipo contrario.
  • Creación constante de las mejores condiciones para utilizar a los jugadores mejor posicionados.
  • Obligación al equipo contrario a la utilización de métodos ofensivos en campo contrario.

Ataque Combinativo

El Ataque Combinativo, también conocido como Ataque Elaborado (1) o Posicional (4,5). Forma de juego o ataque indirecto, el cual se caracteriza por la progresión del balón en dirección a la portería contraria, basada en una construcción lenta que envuelve un gran número de pases (6 o más) (4).

El ataque posicional se caracteriza por (4,5):

  • Elevado tiempo de elaboración de la fase de construcción del proceso ofensivo.
  • Presupone la utilización de un gran número de jugadores y de acciones técnico-tácticas.
  • Imposición de actitudes y comportamientos individuales y colectivos que fomenten la resolución de las situaciones de juego de forma segura.
  • Creación constante de condiciones más favorables, en términos de tiempo, espacio y número, para una simple, eficaz y segura respuesta táctica.
  • Equilibrio constante de la organización del método ofensivo.
  • Posibilidad de aplicación de métodos defensivos presionantes que subrayen la preocupación por la recuperación de la posesión del balón.

Juego Directo

Esta forma de ataque responde a un recurso utilizado ante circunstancias como las siguientes: por no poder utilizar el estilo de juego habitual, por restar pocos minutos para el final y por encontrarse con un marcador adverso (carácter ofensivo) (1).

Despeje

El despeje es una acción técnica defensiva que responde a un recurso utilizado ante un acoso del rival (carácter defensivo) (1). Dentro de este último, se diferencia entre despeje orientado y no orientado, englobándose el primero dentro del juego directo (1).

Características del Ataque Directo en fútbol

Según Sánchez (3) los equipos que apuestan por un método de juego de tipo Ataque Directo en fútbol presentan:

  • Ritmo de juego muy alto.
  • Ocupación racional del terreno de juego.
  • La verticalidad (eje longitudinal) es su máximo exponente, ya que su orientación en el juego pasa por desplazamientos de balón en largo.
  • Elaboración del juego: mínima y simple.
  • La participación es alta, aunque en zonas activas de balón no es necesario que sea así.

Sin embargo, puede suceder que exista Ataque Directo en fútbol que conlleven las características propias del Contraataque (alta velocidad de juego o poco tiempo de ataque, pocas acciones técnico-tácticas y pocos participantes en la acción de juego) (1,4,5). A pesar de ello, se pueden diferenciar observando la organización defensiva del rival, ejecutándose el Ataque Directo en fútbol en defensas organizadas, y aplicando el Contraataque en defensas desorganizadas (1,4,5).

Por otro lado, existen formas de diferenciar los diferentes tipos de ataque en base a 9 variables (1): velocidad en el juego ofensivo, organización ofensiva del conjunto que está en posesión del balón y defensiva del adversario, fundamentos ofensivos que sustentan la acción (pretendidos), espacio deseado, intención con la que se efectúa el pase, seguridad del mismo y zona de ejecución (Figura 3).

Métodos de juego ofensivo según diversas variables
Figura 3. Métodos de juego ofensivo según diversas variables (Tenorio, Del Pino y Martínez, 2008)

Fases del Ataque Directo en fútbol

Preparación del Lanzamiento

Este elemento supone una serie de movimientos distractorios y/o preparativos a la aparición de las condiciones ideales (1). Por ejemplo, un equipo puede decidir iniciar su acción ofensiva mediante la realización de acciones propias del ataque combinativo, esperando la oportunidad adecuada de realizar el lanzamiento que dé el punto de partida a su Ataque Directo en fútbol (1).

Lanzamiento

Las características más importante de esta fase son (1):

  • Pase largo o medio, aéreo o raso y en profundidad, buscando a los jugadores más adelantados (superando o no alguna línea intermedia).
  • Desplazamiento de balón por parte del portero o línea defensiva de forma potente y precisa.
  • Comportamientos defensivos tras golpeo de balón: achicar espacios, vigilancias…
  • El jugador especialista en realizar el golpeo debe tener en cuenta: el jugador que realiza el lanzamiento debe encontrarse desmarcado, se realizará desde la zona más adelantada que nos permita el contrario, y el lanzamiento puede ser realizado por el portero fuera del área de penalti.
  • La zona a la que se envía el balón vendrá determinada por: el tipo de defensa realizada por el equipo contrario y su zona de repliegue, las características físico-técnico-tácticas de los jugadores de la línea de medios y delanteros, el sistema de juego y la disposición zonal de los jugadores del equipo contrario.
  • El lanzamiento puede efectuarse tras acción de juego o tras una acción a balón parado, siempre y cuando no constituya una jugada estratégica, previamente ensayada por el equipo, y no se esté en zona de finalización.

Disputa

Para empezar, la disputa se puede dar por varias vía, tras un lanzamiento aéreo o a ras de suelo (en función de la trayectoria del lanzamiento), y mediante el envío del balón al jugador (cuerpo a cuerpo) o al espacio (tras desmarque o apoyo) (1).

Se debe prever, en relación con la zona donde se realice el control, la disposición de (1): los jugadores con gran capacidad físico-técnica para la protección del balón en el control, y de la aportación de 1 o 2 jugadores que apoyen para dar continuidad a la jugada y que puedan recuperar el balón en caso de producirse rebote o despeje.

Rechace o Prolongación

El rechace en el Fútbol y otros deportes se define como la acción de forzar a retroceder, mostrar oposición o forzar a alguien a que retroceda (6).

De forma resumida, se puede destacar como aspectos clave del rechace lo siguiente:

  • El medio campo es el encargado de crear el equilibrio ofensivo (ocupación de la línea de rechace donde debe caer el balón).
  • Alternar diferentes zonas de control del balón.
  • Disposición de los jugadores de la línea defensiva próximos a la línea de medio campo cuando el lanzamiento se produzca a una zona intermedia.
  • En el caso de que se produzca el rechace, se debe generar una situación de superioridad numérica momentánea en la zona del balón.

Segunda jugada

A partir del control del balón, y para finalizar el ataque, nuestro juego puede desarrollarse de dos modos, dependiendo de la disposición de los equipos y de la zona de recepción: a partir de la zona de progresión realizando movimientos técnico-tácticos similares a los utilizados en la fase de progresión en el estilo de juego en corto o, realización de rápidas acciones de juego en profundidad (1).

La ganancia del balón puede dar lugar a situaciones similares a los diferentes tipos de contraataque (1). Por esta razón, y en función de la zona de recepción del balón, las circunstancias específicas del juego y las consignas previamente determinadas en el equipo, podrá optarse por finalizar, conservar o seguir progresando, mediante la utilización del método ofensivo apropiado (1).

Tipos de Ataque Directo en fútbol

Teniendo como referencia la secuencia lógica del Ataque Directo en fútbol comentada anteriormente, existen otras alternativas (Figura 4), que no incluyen todas las fases, y sin embargo serán consideradas también como Ataque Directo en fútbol (1).

Tipos de Ataque Directo según las fases realizadas
Figura 4. Tipos de Ataque Directo según las fases realizadas (Tenorio, Del Pino y Martínez, 2008).

Circunstancias que aconsejan el uso del Ataque Directo en fútbol

Martín Doblado (2003) y Sans y Frattarola (1998) citados en Tenorio, Del Pino y Martínez (1), señalan los siguientes requisitos para la utilización del Ataque Directo en fútbol:

  • Cuando el rival es superior técnicamente y lo sabe.
  • Resultado en contra.
  • Equipo con pobreza técnica.
  • Terreno de juego en malas condiciones.
  • Falta de calidad de nuestro jugadores.
  • Presión agobiante del contrario.
  • Superficies de juego de dimensiones reducidas.

Finalmente, se podrían concretar estos condicionantes en varias categorías desde un punto de vista macro-estructural (1):

  • Características del equipo.
  • Particularidades del adversario.
  • Propiedades del terreno de juego.
  • Resultado y tiempo.
  • Factores psicológicos.
  • Competición.
  • Situación del equipo.
  • Arbitraje.

Características Psicológicas del Ataque Directo en fútbol

Es importante conocer las necesidades de este deporte en cuestión y de los futbolistas, para poder aplicar los medios más efectivos para incrementar el rendimiento (1). Las características psicológicas que a nuestro entender deben poseer los jugadores para poder efectuar el juego planteado en el modelo de Ataque Directo en fútbol estarán reflejadas en la figura 5. Específicamente, se puede observar los factores psicológicos implicados en el rendimiento futbolistico desde el plano cognitivo (1).

Características psicológicas del Ataque Directo
Figura 5. Características psicológicas relacionadas con el Ataque Directo (Tenorio, Del Pino y Martínez, 2008).

Por último, para poder lograr esa transferencia es necesario envolver cada situación y sesión de entrenamiento, con determinados objetivos de tipo psicológico, cuyo objetivo fundamental, es el de anticipar a los jugadores a situaciones que luego deberán resolver en competición (1). Por ello, Tenorio, Del Pino y Martínez (1) ofrecen un propuesta de medidas y reglas de provocación encaminadas a mejorar este aspecto del rendimiento (Figura 6).

Reglas de provocación
Figura 6. Reglas de provocación (Tenorio, Del Pino y Martínez, 2008)

Modelo Práctico

Modelo práctico
Figura 7. Modelo Práctico (Elaboración propia a partir de Tenorio, Del Pino y Martínez, 2008).

Conclusiones del ataque directo en el fútbol

En primer lugar, es necesario la delimitación del Ataque Directo en el fútbol con los otros tipos de ataque (Ataque Combinativo y Contraataque) y recursos ofensivos (Despeje y Juego Directo). Para ello, se puede utilizar un modelo de diferenciación basado en 4 variables (Tiempo, Número, Espacio y Modo), o bien, en base a 9 variables (velocidad en el juego ofensivo, organización ofensiva del conjunto que está en posesión del balón y defensiva del adversario, fundamentos ofensivos que sustentan la acción (pretendidos), espacio deseado, intención con la que se efectúa el pase, seguridad del mismo y zona de ejecución).

De forma resumida, el Ataque Directo en fútbol se caracteriza por desarrollarse en un tiempo de ataque reducido, con pocas acciones técnico-tácticas, pocos jugadores que intervengan sobre el balón y con una elevada organización del equipo adversario. En relación a lo anterior, este tipo de ataque consta de una serie de fases bien definidas (Preparación del Lanzamiento, Lanzamiento, Disputa, Rechace o Prolongación y Segunda Jugada), aunque, existen otras alternativas de Ataque Directo en fútbol, que no incluyen todas las fases.

Existen una serie de requisitos o circunstancias que aconsejan el uso del Ataque Directo en fútbol, como por ejemplo, resultado en contra, presión agobiante del contrario, equipo con pobreza técnica, entre otros.

Para finalizar, el Fútbol está compuesto por una serie de factores y necesidades psicológicas que determinan el éxito. Concretamente, las características psicológicas que a nuestro entender deben poseer los jugadores para poder efectuar el juego planteado en el modelo de Ataque Directo en el fútbol deberán estar reflejadas en cada situación y sesión de entrenamiento, mediante una serie de reglas de provocación (limitaciones técnicas, tácticas, espaciales, zonales, simulación de competición, equipo en inferioridad, entre otros).

Bibliografía

  1. Tenorio, D., Del Pino, J. M. y Martínez, J. A. (2008). Estructuración Táctica y Entrenamiento del Ataque Directo. MCsports: Pontevedra.
  2. Alonso, A. (1996). Fútbol: Entrenamiento de los ataques directos. Wanceulen: Sevilla.
  3. Sánchez, F. (2015). ¿Qué esconde tu rival?. Fútbol de Libro.
  4. Castelo, J, (1999). Fútbol. Estructura y dinámica del juego. INDE: Barcelona.
  5. Castelo, J. (2004).  Futebol. Organizaçao Dinámica do Jogo. Lusofonas Universal: Portugal.
  6. Real Academia Española. (2016). Rechazar. Diccionario de la lengua española (22.aed). Recuperado de http://dle.rae.es/?id=VQ9HPVI

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.