Saltar al contenido
Mundo Entrenamiento

Creatina en la salud mental

1 diciembre, 2020

En el presente artículo analizamos los efectos de la creatina en la salud mental. Vemos las conclusiones que dice la ciencia.

creatina en la salud mental

La creatina en la salud mental está ganando peso dentro de las investigaciones científicas. La creatina es unos de los suplementos más estudiados y con mayor evidencia científica en el ámbito del deporte como sustancia ergogénica.

Sin embargo, la creatina en la salud mental tiene cada vez más evidencia a su favor.

A continuación se muestran los avances y conocimientos que existen de la creatina en la salud mental hasta la actualidad y posibles usos en un futuro cercano más allá del ámbito deportivo.

Creatina en el ámbito deportivo

Además de los ya demostrados efectos de creatina en el ámbito deportivo por su mejora en el rendimiento deportivo, también se ha estudiado en el ámbito del sistema cognitivo y la salud mental.

Se ha hipotetizado que la creatina mejora y facilita el suministro de energía al cerebro, es decir, permite que haya mayor biodisponibilidad energética a nivel del cerebro, y también actuando en la protección neuronal.

De hecho, ya se ha demostrado que la administración exógena de creatina aumenta el suministro de energía sobre las neuronas en adultos sanos (1).

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de MundoEntrenamiento.com (@mundo_entrenamiento) el

Creatina en la salud mental y en la mejora cognitiva general

La revisión sistemática sobre los efectos de la suplementación con creatina en la salud mental llevada a cabo por Avgerinos, K. I., et al informan que de manera general, los efectos positivos que se observan en los estudios incluidos, se dan en adultos mayores sanos mientras que en adultos jóvenes sanos no se observan diferencias en cuanto a rendimiento y mejora de la función cognitiva.

Se cree que los efectos beneficios en personas mayores se debe a que estas personas necesitan un requerimiento energético mayor para realizar tareas cognitivas, lo que podría estar proporcionado por la ingesta de creatina (1).

Esta hipótesis ya se ha observado en otros estudios. Un ejemplo lo tenemos en un estudio de 2007 en personas mayores observó cómo ingestas de 20g al día repartidos en 4 dosis de 5g durante 2 semanas resultaron en una mejora significativa en el rendimiento cognitivo tras los test realizados aunque no se observaron diferencias significativas en todas las tareas realizadas (2).

Un ejemplo en la mejora con el uso de creatina en la salud mental del grupo de intervención (grupo 1) lo tenemos en la prueba de memoria a largo plazo.

Creatina en la salud mental 1
Figura 1. Media (SE) de ambos grupos, en cada período de tiempo, en la prueba de memoria a largo plazo

También es importante remarcar que los estudios difieren en cuanto a la dosis ingerida y duración de dicha ingesta, además de la manera de evaluar las mejoras a nivel cognitivo.

Se conoce que la creatina en la salud mental actúa por saturación y en el cerebro también se produce un aumento de la concentración de creatina.

Sin embargo, este aumento en la concentración no depende únicamente de la dosis y duración, sino también del estado basal (anterior al comienzo de la suplementación con creatina) por lo que el aumento de la concentración está inversamente relacionado con los niveles basales de creatina en el cerebro (1), mostrando beneficios sobre la salud mental.

Indirectamente también se ve afectado por la dieta de las personas ya que la creatina se encuentra sobre todo en pescados y carnes por lo que en un principio se espera que las mejoras en vegetarianos sean mayores como ocurre en estudios que evaluaron la mejora del rendimiento deportivo de la creatina en deportistas vegetarianos o veganos (3).

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de MundoEntrenamiento.com (@mundo_entrenamiento) el


La explicación a este mayor beneficio que presentan generalmente las personas vegetarianas o veganas cuando se suplementan con creatina comparado con personas omnívoras sería que al tener unos niveles basales de creatina menores podría favorecer que hubiera una “supercompensación”, viéndose reflejado en una mejora del rendimiento deportivo.

Aun teniendo en cuenta dicha información, un estudio controlado randomizado (4) en el que se investigó la influencia de la suplementación de creatina sobre el funcionamiento cognitivo de vegetarianos y omnívoros, no encontraron diferencias significativas en cuando a la salud y funcionamiento mental.

creatina en la salud mental
Figura 2. Test de memoria vegetarianos (blanco) vs omnívoros (negro) pre y post tratamiento

También se debe tener en cuenta que la duración de la suplementación fue de tan solo 5 días y aunque se dieron dosis altas (20g al día repartidos en 4 tomas), puede no ser suficiente como para llegar a saturar los niveles cerebrales y mostrar efectos beneficiosos significativos.

Creatina y salud mental a nivel cognitivo

Cuando se trata de personas jóvenes o adultos más mayores pero con patologías relacionadas con el sistema cognitivo-nervioso, sí se han observado efectos beneficiosos sobre diferentes enfermedades o desórdenes mentales (5), en el parkinson (6), enfermedad de Huntington (7) y otros.

Por ello la creatina se muestra como un suplemento con mucho potencial en la mejora de la salud mental.

Creatina y memoria

A pesar de que hay estudios que sí muestran una mejora de la capacidad de la memoria, los autores de una revisión sistemática remarcan que en algunos estudios son cuestionables ya que presentan alto riesgo de sesgo, es decir, que los resultados beneficiosos no se deban realmente a la acción de a creatina.

En otro estudio solo observaron mejoras en vegetarianos pero no en personas omnívoras (1).

También hay que ser cautelosos en relación a la memoria ya que existen diferentes tipos de memoria (memoria espacial, a corto plazo, a largo plazo…) y se han reportado resultados inconcluyentes (1).

Creatina e inteligencia

Como vemos, la creatina en la salud mental parece tener efectos positivos.

Cuando hablamos de creatina e inteligencia los estudios evaluaron la inteligencia mediante procesos matemáticos y observaron una tendencia en la mejora del rendimiento mental aunque no son suficientes para establecer conclusiones debido a los escasos estudios que lo han investigado (1).

Creatina y depresión

La creatina en la salud mental también se ha estudiado en el contexto de los desórdenes depresivos mayores. Existe una revisión extensa donde investiga y muestra en detalle cómo la creatina puede ayudar en la mejora de dichos desórdenes.

Tal y como comentan los autores del estudio, el flujo de energía en el cerebro están alterados en la depresión y otros desórdenes relacionados, los cuales están en aumento en la sociedad actual.

Y concluyen que la utilización de creatina en la salud mental podría tener un impacto importante en desórdenes depresivos gracias a sus efectos antidepresivos y la mejora del flujo y biodisponibilidad energética del cerebro.

Aunque de nuevo, aún es necesario que se realicen estudios a mayor escala y con mayor tiempo de duración, investigando los efectos de la creatina como tratamiento único y utilizado de manera conjunta con otros medicamentos para evaluar su eficacia más a largo plazo mejorando asi, mediante la suplementación con creatina en la salud mental (8).

depresion

Conclusiones sobre la creatina en la salud mental

La evidencia actual de la creatina en la salud mental muestra efectos positivos, concretamente parece ser más beneficiosa para población mayor o con patologías relacionadas con el sistema cognitivo.

A pesar de tener resultados prometedores de los beneficios que muestra la creatina en la salud mental, todavía no se pueden sacar conclusiones debido a que los estudios actuales son a corto plazo y existe disparidad en los métodos de evaluación del rendimiento cognitivo, en la duración de la dosis y duración de la suplementación.

Bibliografía

  1. Avgerinos, K. I., Spyrou, N., Bougioukas, K. I., & Kapogiannis, D. (2018). Effects of creatine supplementation on cognitive function of healthy individuals: A systematic review of randomized controlled trials. Experimental Gerontology, Vol. 108, pp. 166-173. https://doi.org/10.1016/j.exger.2018.04.013
  2. McMorris, T., Mielcarz, G., Harris, R. C., Swain, J. P., & Howard, A. (2007). Creatine supplementation and cognitive performance in elderly individuals. Aging, Neuropsychology, and Cognition, 14(5), 517-528.
  3. Kaviani, M., Shaw, K., & Chilibeck, P. D. (2020). Benefits of creatine supplementation for vegetarians compared to omnivorous athletes: A systematic review. International Journal of Environmental Research and Public Health, Vol. 17.
  4. Benton, D., & Donohoe, R. (2011). The influence of creatine supplementation on the cognitive functioning of vegetarians and omnivores. British Journal of Nutrition, 105(7), 1100-1105.
  5. Allen, P. J. (2012). Creatine metabolism and psychiatric disorders: Does creatine supplementation have therapeutic value? Neuroscience and Biobehavioral Reviews, Vol. 36, pp. 1442-1462.
  6. Fernandez-Espejo, E. (2004). Pathogenesis of Parkinson’s disease: Prospects of neuroprotective and restorative therapies. Molecular Neurobiology, Vol. 29, pp. 15-30.
  7. Bender, A., Auer, D. P., Merl, T., Reilmann, R., Saemann, P., Yassouridis, A., … Klopstock, T. (2005). Creatine supplementation lowers brain glutamate levels in Huntington’s disease. Journal of Neurology, 252(1), 36-41.
  8. Kious, B. M., Kondo, D. G., & Renshaw, P. F. (2019). Creatine for the treatment of depression. Biomolecules, 9(9).