Choque FemoroAcetabular: Diagnóstico y posibles tratamientos

Este artículo busca conocer las características de una de las lesiones más comunes que se producen en la articulación de la cadera, como es el conflicto o choque femoroacetabular, así como saber cuales son sus principales síntomas, como podemos diagnosticarlo y las posibilidades que tenemos para su tratamiento

¿Qué es el choque femoroacetabular?

En primer lugar, debemos saber que entendemos por choque femoroacetabular. El conflicto o choque femoroacetabular (Femoroacetabular impingement) es el roce de la cabeza del fémur contra acetábulo de la pelvis. Esto es debido, frecuentemente a una alteración de la cabeza femoral, que provocara un pinzamiento, sobretodo en posiciones de flexión, aducción y rotación interne de cadera. (1)

De esta forma, podemos encontrar que es una patología común entre adultos jóvenes (2) y puede ser un factor de riesgo para la osteoartritis de cadera. (3)

Se han descrito dos patrones morfológicos de conflicto femoroacetabular (4):

  • Tipo CAM: donde la cabeza femoral no tiene forma esférica debido a una unión femoral cabeza-cuello engrosada. Este abultamiento en el cuello femoral choca con el reborde acetabular, pudiendo producir lesiones en él cartílago del acetábulo.
  • Tipo Pincer: El borde anterolateral del acetábulo se extiende más de lo habitual, cubriendo excesivamente la cabeza femoral, provocando también este conflicto.
A la derecha, la articulación coxo-femoral, con las distintas estructuras que la forman. A la izquierda, podemos ver los 2 tipos de conflictos que se pueden producir en la cadera, Tipo Cam o tipo Pincer.
A la derecha, la articulación coxo-femoral, con las distintas estructuras que la forman. A la izquierda, podemos ver los 2 tipos de conflictos que se pueden producir en la cadera, Tipo Cam o tipo Pincer.

Por este motivo, el roce repetitivo de estas estructuras pueden lesionar el labrum y cartílago acetabular, llevando a un proceso de osteoartritis de cadera. (4)

Anatomía de la articulación coxo-femoral

Seguidamente, haremos un repaso de los aspectos anatómicos más importantes. La articulación coxo-femoral, comúnmente conocida como la cadera, está formada por la unión entre el acetábulo de la pelvis y la cabeza del fémur. El acetábulo presenta un fibrocartílago llamado labrum, cuya función es aumentar la superficie articular para lograr una mayor concruencia articular. (5)

Además de esto, la articulación de coxo-femoral esta reforzada por un sistema ligamentoso muy potente, que le da una gran estabilidad:

  • Ligamento de la cabeza del femur: es un ligamento intrínseco, que va desde la fosa acetabular hasta la cabeza del fémur
  • El Ligamento ilio-femoral (anterior)
  • Ligamento isquio-femoral (posterior)
Anatomía de la articulación coxo-femoral
Anatomía de la articulación coxo-femoral (5)

¿Qué síntomas provoca el choque femoroacetabular?

El síntoma principal del choque femoroacetabular es el dolor en la zona de ingle o cadera, que aparece al realizar determinados movimientos o posiciones. Este dolor también se puede sentir en la espalda, la nalga o el muslo. (6)

Además del dolor, los pacientes también pueden describir sensación de atrapamiento, bloqueo, rigidez o rango de movimiento restringido.

El dolor puede aparecer en distintos tipos de pacientes y situaciones. De esta forma, encontraremos pacientes que experimentan los síntomas durante o después de una actividad intensa, como puede ser un partido de fútbol, otros que tienen dolor al realizar un rango suprafisiológico de movimiento, como puede ser el caso de la gimnasia deportiva, o incluso pacientes  que padecen los síntomas a pesar de llevar un estilo de vida sedentario (mucho tiempo sentados)

¿Cómo podemos diagnosticar el choque femoroacetabular?

Recientemente, un grupo de expertos sobre la material, llegaron a un consenso sobre cuáles deberían ser los criterios para diagnosticar el choque femoroacetabular (6). Estos criterios incluyen la presencia de síntomas, signos clínicos y pruebas de imagen.

Síntomas

El principal síntoma, tal como hemos comentado en el apartado anterior, sería el dolor en la zona de la ingle, sobretodo en posiciones de flexión, aducción y rotación interna de cadera.

Signos Clínicos

Además de esto, a nivel de signos clínicos, existen gran cantidad de test diagnósticos, pero uno de los más conocidos y utilizados es el FADIR impingement test. (7) Este test consiste en, teniendo al paciente en una posición de decúbito supino, llevar su pierna hasta una posición de flexión, aducción y rotación interna de cadera (tal como mencionamos, esta es la posición que incrementa un posible conflicto o choque femoroacetabular). Si el test reproduce o aumenta el dolor que siente el paciente, este será positivo.

Test de valoración de conflicto femoroacetabular.
Test de valoración de conflicto femoroacetabular.

Otros signos clínicos son la restricción del ROM de cadera, y la debilidad de los músculos que actúan sobre esta (6)

Pruebas de imagen

En cuanto a las pruebas de imagen, se podría realzar una radiografía anteroposterior de la pelvis y otra lateral del cuello femoral, obteniendo una visión general de la cadera.

¡ESTOS SON

TUS REGALOS!

 

 

 

pack core regalo

- Mejora tu rendimiento y consigue una buena prevención de lesiones

GRACIAS POR LA VISITA 

Te regalamos una rutina y un webinar de formación sobre el entrenamiento de CORE

De esta forma, podríamos identificar una morfología tipo CAM o PINCER, e identificar o descartar otras causas de dolor de cadera (como podía ser una fractura, una displasia de cadera u osteoartritis) (6)

Tratamiento conservador vs tratamiento quirúrgico

En función de los datos obtenidos durante el diagnóstico, se han propuesto 3 posibles enfoques de tratamiento para pacientes con choque femoroacetabular: cuidado conservador, rehabilitación guiada por un fisioterapeuta o cirugía de cadera. (6)

Criterios de elección para un tratamiento conservador o quirúrgico
Criterios de elección para un tratamiento conservador o quirúrgico

El tratamiento conservador consistiría en la realización de ejercicios activos y técnicas de terapia manual por parte de un fisioterapeuta, la modificación de ciertas actividades y estilo de vida, y en el caso de que fuera necesario,  tomar analgésicos y anti-inflamatorios orales. (4)

En los casos más graves, o en los que el tratamiento conservador no ha funcionado, podría optarse por realizar una cirugía de cadera, donde, por medio de una artroscopia, se realizaría una resección de la morfología tipo CAM o PINCER.

Fisioterapia y ejercicio activo

Como ya sabemos, la musculatura de la cadera es la encargada de dar soporte, control y movimiento a esta articulación. De esta forma, aseguran la estabilidad dinámica de la cadera, pelvis y tronco.

Tal como se ha mencionado anteriormente, la debilidad en la musculatura que envuelve la cadera (especialmente musculatura profunda) es común en pacientes con choque femoroacetabular. (9)

Esta musculatura, además de ser uno de los motores para la flexión, rotación externa y abducción de la cadera, son también los músculos clave para garantizar la estabilidad dinámica de la articulación femoro-acetabular.

Por lo tanto, el objetivo del programa de rehabilitación debería ser restablecer la función y la fuerza de la musculatura que mueve y estabiliza la cadera, prestando especial atención a la musculatura profunda. De este modo, mejoraremos el control sobre la articulación, pudiendo reducir la compresión entre la cabeza del fémur y el acetábulo, y mejorando por lo tanto los síntomas. (4)

Propuesta de programa de rehabilitación

Con todo esto, en su estudio, Kemp JL et al (10) realizaron una propuesta de programa de rehabilitación para pacientes con choque femoroacetabular. El programa tubo una duración de 12 semanas, donde incluyeron:

  • Sesiones de fisioterapia con técnicas de terapia manual sobre la articulación de la cadera
  • Ejercicios específicos de fuerza para la musculatura de la cadera, incluyendo aductores, abductores, extensores y rotadores externos
  • Ejercicios específicos para la musculatura del CORE
  • Actividades funcionales, como saltos, subir escaleras, etc

Finalmente, tras analizar los resultados del programa de rehabilitación, concluyeron que los pacientes consiguieron una mejora de la fuerza de los aductores de la cadera, una reducción de la intensidad del dolor, y una mejora de la función.

Conclusiones sobre choque femoroacetabular

Para finalizar, y a modo de resumen, podemos decir que el choque femoroacetabular es el roce de la cabeza del fémur contra acetábulo de la pelvis, pudiendo diferenciar 2 patrones de conflicto, tipo CAM y tipo Pincer.

El síntoma principal es el dolor en la zona de ingle o cadera, especialmente al realizar movimientos de flexión, aducción y/o rotación interna de cadera.

Existen distintos tipos de tratamiento, tanto conservador como quirúrgico.

El tratamiento conservador consistiría en técnicas de fisioterapia, ejercicios de fuerza y control motor de los músculos que actúan sobre la cadera, especialmente la musculatura profunda, y también fortalecimiento del CORE.

En los casos más graves, o en los que el tratamiento conservador no ha funcionado, podría optarse por realizar una cirugía de cadera, donde, por medio de una artroscopia, se realizaría una resección de la morfología tipo CAM o PINCER.

Bibliografía

  1. Diamond, L. E., Bennell, K. L., Wrigley, T. V., Hinman, R. S., Hall, M., O’Donnell, J., Hodges, P. W. (2018). Trunk, pelvis and hip biomechanics in individuals with femoroacetabular impingement syndrome: strategies for step ascent. Gait Posture.  61:176-182.
  2. Frank, J. M., Harris, J. D., Erickson, B. J., Slikker, W., Bush-Joseph, C. A., Salata, M. J. (2015). Prevalence of Femoroacetabular Impingement Imaging Findings in Asymptomatic Volunteers: A Systematic Review. Arthroscopy. 31:1199-204.
  3. Agricola, R., Waarsing, J. H., Arden, N. K., Carr, A. J., Bierma-Zeinstra, S. M., Thomas, G. E. (2013). Cam impingement of the hip: a risk factor for hip osteoarthritis. Nat Rev Rheumatol. 9:630-4.
  4. Murphy, N. J., Eyles, J., Bennell, K., Bohensky, M., Burns, A., Callaghan, F. M. (2017). Protocol for a multi-centre randomised controlled trial comparing arthroscopic hip surgery to physiotherapy-led care for femoroacetabular impingement (FAI): the Australian FASHIoN trial. BMC Musculoskelet Disord. 18(1):406.
  5. Schünke, M., Schulte, E., Schumacher, U. (2015) Prometheus: Texto y atlas de anatomía. Tomo 1.
  6. Griffin, D. R., Dickenson, E. J., O’Donnell, J. (2016). The Warwick Agreement on femoroacetabular impingement syndrome (FAI syndrome): an international consensus statement. Br J Sports Med. 50:1169–76.
  7. Reiman, M. P., Goode, A. P., Cook, C. E. (2015). Diagnostic accuracy of clinical tests for the diagnosis of hip femoroacetabular impingement/labral tear: a systematic review with meta-analysis. Br J Sports Med. 49:811
  8. Casartelli, N. C., Maffiuletti, N. A., Bizzini, M. (2018). What treatment options exist for patients with femoroacetabular impingement syndrome but without surgical indication? Br J Sports Med. 52(9):552-553
  9. Casartelli, N. C., Maffiuletti, N. A., Bizzini, M. (2016). The management of symptomatic femoroacetabular impingement: what is the rationale for non-surgical treatment? Br J Sports Med. 50:511–2.
  10. Kemp, J. L., Coburn, S. L., Jones, D. M., Crossley, K. M. (2018) The Physiotherapy for Femoroacetabular Impingement Rehabilitation STudy (physioFIRST): A Pilot Randomized Controlled Trial. J Orthop Sports Phys Ther. 48(4):307-315

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here