Anorexia y bulimia nerviosa

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (1 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
anorexia y bulimia

Este artículo pretende informar sobre los trastornos alimenticios de la anorexia y bulimia nerviosa, así como el tratamiento y algunas evidencias del ejercicio físico controlado.

¿Qué es la anorexia y bulimia?

Según autores (1,2) la anorexia se caracteriza por una perdida extrema de peso, el rechazo  a mantener el peso corporal, el miedo intenso a ganar peso o a engordar aunque la persona esté delgada, una imagen distorsionada del cuerpo y la aparición de amenorrea (perdida de la menstruación durante al menos tres ciclos seguidos). La pérdida de peso se debe a una restricción alimenticia y ejercicio excesivo, así como alimentación desordenada (3,4). Como problemas psicológicos se asocian una baja autoestima y una imagen distorsionada del cuerpo. Además el estado de malnutrición extremo de una persona puede conducir a la apática, confusión, aislamiento social y la falta de respuesta. Hay dos tipos de anorexia (5):

  • De tipo restrictivo: no presenta episodios de atracones y purga mediante vómitos auto-inducidos o abuso de laxantes, diuréticos o enemas, sino que restringe la ingesta de alimentos en cuanto al tipo y la cantidad de alimentos consumidos. Es el tipo más habitual.
  • De tipo purgativo: presenta atracones de comida seguidos de purgaciones

Signos de alerta de la anorexia

Los signos de alerta de la anorexia son (1):

  • Perdida radical de peso (hasta un 15% o más por debajo del margen de lo esperado).
  • Negación: creencia de estar gordo aunque se esté delgado; obsesión por el peso, la dieta y el aspecto físico.
  • Uso de rituales con la comida; evitación de situaciones sociales que impliquen comer.
  • Obsesión con el ejercicio; hiperactividad.
  • Sensibilidad al frío.
  • Uso de varias capas de ropa ancha para disimular la pérdida de peso.
  • Fatiga (en los estados tardíos).
  • Descenso de rendimiento en el trabajo, estudios y el deporte.
  • Crecimiento de vello fino en la cara y el cuerpo (lanugo).
  • Piel, palmas de las manos y plantas de los pies de color amarillento (debido a niveles altos de caroteno).
  • Pérdida de cabello, cabello seco, piel seca, uñas quebradizas.
  • Pérdida de masa muscular.
  • Amenorrea.
  • Pulso lento en reposo, mareo leve al ponerse con rapidez.
  • Estreñimiento.

Si el profesional del centro fitness o entrenador personal observa estos signos en un cliente, debe derivarlo a un médico para que elabore un programa de tratamiento, incluyendo tratamiento médico, dietético y psicológico.

¿Qué es la bulimia?

Respecto a la bulimia es un trastorno que consiste en episodios recurrentes de atracones de comida seguidos de purgaciones. Durante los atracones la persona ingiere compulsivamente grandes cantidades de alimentos en un corto periodo de tiempo. La conducta de purga puede incluir vómitos auto-inducidos, uso de laxantes, diuréticos o enemas, y la practica excesiva y obsesiva de ejercicio para quemar calorías (3, 4, 5,6).

Para diagnosticarla, las conductas de atracones y purgas se deben producir una media de dos veces por semana como mínimo durante al menos tres meses. Durante la fase de atracón, la persona ingiere grandes cantidades de alimentos en un tiempo inferior a no más de dos horas y tiene la sensación de no tener control para dejar de comer, qué y cuánto está comiendo, o ambas cosas. Otros criterios para su diagnostico son el uso de uno o más métodos de purga o conductas compensatorias (como hacer ejercicio en exceso o ayunar) y una preocupación excesiva por el cuerpo o el peso (7). La detección precoz y la ayuda para romper el ciclo de atracones y purgas pueden evitar más daños o daños permanentes en el cuerpo, la mente y el espíritu.

No es fácil de detectar y suele pasar inadvertida, ya que quienes la padecen suelen ocultar su trastorno a familia  y amigos, siendo personas que pueden tener un peso normal o incluso ligero sobrepeso, provenir de diferentes ambientes y tener muchos tipos distintos de conductas alimentarias. Suelen presentar fluctuaciones de peso superiores a los 5kg (5).

Signos de alerta de la bulima

Los signos de alerta son (1):

  • Vómitos auto-inducidos al menos dos veces por semana durante al menos tres meses.
  • Uso de laxantes diuréticos o enemas.
  • Ejercicio en exceso.
  • Preocupación excesiva por el cuerpo.
  • Fluctuaciones de peso de más de 5kg.
  • Trazas de olor a vómito en el aliento.
  • Costras o cicatrices en los nudillos.
  • Rostro y mejillas constantemente hinchados.
  • Vasos sanguíneos rotos en la cara y los ojos.
  • Dolor de garganta y problemas dentales.
  • Síntomas abdominales.
  • Cambios rápidos de peso de 1 a 2,5 kg de la noche a la mañana.
  • Rendimiento errático en el trabajo, el deporte y los estudios.
  • Menstruación irregular o ausente.
  • Heridas en la cavidad oral.
  • Diarrea.
  • Estreñimiento.
  • Fatiga.
  • Alteración en los electrólitos.
  • Irregularidades cardíacas.
  • Desgarros en el estómago.

Los pasos a seguir serían (8):

  • Búsqueda de datos.
  • Confrontar y derivar al deportista.
  • Derivar al deportista al especialista.
  • Seguimiento.

Lo que no se debe hacer al intentar ayudar:

  • Monitorizar la ingesta, haciendo que se pesen con frecuencia, dándoles información nutricional o diciéndoles que tienen buen aspecto.
  • Cuando se piensa que el problema realmente puede existir, hay que evitar las medidas momentáneas, debiendo derivar al deportista para una evaluación completa.

Estrategias de prevención de trastornos alimenticios:

  • Proporcionar pautas para la pérdida de peso, ya que se controla la tasa apropiada de pérdida de peso y se evalúa periódicamente la composición corporal.
  • Pesar y valorar la composición corporal con un objetivo.
  • Uso de estándares individualizados de composición corporal.

Ejercicio en pacientes con anorexia y bulimia

En un estudio (9) se llegó a la conclusión de que los ejercicios aeróbicos moderados, como el caminar moderado, son terapias conductuales adecuadas para superar la bulimia nerviosa en mujeres jóvenes obesas.

En otra investigación (10) el uso de un programa de ejercicios que se enfoca en tratar el abuso de ejercicio en mujeres con trastornos alimentarios es factible durante el tratamiento residencial y da como resultado un cambio positivo sin interferir con el aumento de peso aunque se discuten las limitaciones que resultan de la falta de asignación aleatoria al grupo de ejercicio y control.

Conclusión sobre pacientes con anorexia y bulimia

Tras esta información, resumir que los trastornos de anorexia y bulimia son delicados y difíciles de tratar, pero es perfectamente posible su cura si se actúa en equipo multidisciplinar, incluyendo la familia y amigos. Por otro lado se requiere de más evidencia sobre el efecto de ejercicio controlado como tratamiento.

Referencias bibliográficas sobre anorexia y bulimia

  1. Coburn, J., & Malek, M. (2014). Manual NSCA, fundamentos del entrenamiento personal (2ª ed.). Badalona, España: Paidotribo.
  2. Baechle, T., Earle, W. (2008). Essentials of strenght training and conditioning (3rd) United States: Human Kinetics.
  3. Nagata, J. M., Carlson, J. L., Kao, J. M., Golden, N. H., Murray, S. B., & Peebles, R. (2017). Characterization and correlates of exercise among adolescents with anorexia nervosa and bulimia nervosa. International Journal of Eating Disorders.
  4. Peñas‐Lledó, E., Vaz Leal, F. J., & Waller, G. (2002). Excessive exercise in anorexia nervosa and bulimia nervosa: relation to eating characteristics and general psychopathology. International Journal of Eating Disorders31(4), 370-375.
  5. Magrann, S. & S. Keagy. (2001). Weight control and eating disorders. Eureka, California: Nutrition Dimension.
  6. Otis, C. L., & Golidingay, R. (2000). The athletic woman’s survival guide: how to win the battle against eating disorders, amenorrhea, and osteoporosis. Human Kinetics Publishers.
  7. Edition, F., & American Psychiatric Association. (1994). Diagnostic and statistical manual of mental disorders. American Psychological Association, Washington Google Scholar.
  8. Baechle, T. R., & Earle, R. W. (Eds.). (2007). Principios del entrenamiento de la fuerza y del acondicionamiento físico. Ed. Médica Panamericana.
  9. Habibzadeh, N., & Daneshmandi, H. (2010). The effects of exercise in obese women with bulimia nervosa. Asian journal of sports medicine1(4), 209.
  10. Calogero, R. M., & Pedrotty, K. N. (2004). The practice and process of healthy exercise: an investigation of the treatment of exercise abuse in women with eating disorders. Eating Disorders12(4), 273-291.

Deja un comentario