Bicarbonato sódico como ayuda ergogénica

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (9 Votos. Puntuación media: 4,89 de 5)
Cargando…
Mujer haciendo ciclismo

El bicarbonato sódico (también conocido como bicarbonato de sodio) es una sustancia ergogénica que se puede emplear cómo método de suplementación deportiva. El motivo principal de que se empleen estas ayudas en el deporte es que las necesidades nutricionales de los deportistas (tanto de nivel profesional como amateur) no son las mismas que las de la población en general, estando estas necesidades nutricionales condicionadas al tipo de práctica deportiva (11).

¿Qué es el bicarbonato sódico?

Se trata de un compuesto sólido cristalino de color blanco muy soluble en agua, con un ligero sabor alcalino, parecido al del carbonato de sodio, de fórmula NaHCO3. Se puede encontrar como mineral en la naturaleza o se puede producir artificialmente (9).

Bicarbonato sódico

¿Qué efectos tiene en la práctica deportiva?

El principal efecto que el bicarbonato sódico tiene sobre el organismo es la de ejercer un efecto tampón que neutraliza el ácido láctico que se produce en ejercicios de alta intensidad y de corta duración (entre 1 y 10 minutos), o en aquellos que en los que se realizan, de manera repetida, esfuerzos muy intesos de corta duración que son repetidos en el tiempo (ejercicios interválicos), retrasando la aparición de la fatiga muscular (11). Asimismo neutralizaría los protones resultantes del metabolismo, ya que los hidrogeniones que se producen en la actividad física son unos de los factores limitantes del esfuerzo (8). Provocando que  no baje el pH intracelular (5). Si bien no produce efectos en aquellas pruebas o especialidades deportivas de muy corta duración, como por ejemplo el test de Wingate (2) o 100 m. natación (5).

En el estudio llevado a cabo por Hopkins; Van Montfoort; Van Dieren & Shearman (6) el bicarbonato sódico se reveló cómo la sustancia más beneficiosa para el rendimiento en sprints (más eficaz que el citrato de sodio y el lactato de sodio). Esta característica conlleva que se pueda utilizar en aquellos deportes de larga duración (30 – 60 min) cuyo ejercicio se encuentre por debajo del umbral anaeróbico, ya que apoyaría al deportista en los momentos en los que el ritmo de la competición aumente (3).

¿En qué deportes se suele emplear?

Teniendo en cuenta lo escrito en el apartado anterior, los lectores ya se pueden hacer una idea de en qué deportes es más efectivo el empleo del bicarbonato sódico. A continuación citamos algunos ejemplos:

Mujer nadando

¿Qué dosis son las recomendadas?

Se trata de una pregunta de difícil respuesta, ya que todo el mundo es diferente y la cantidad recomendada puede variar en función del sexo del deportista, del estado de salud, de la práctica deportiva, etc. Por ello, antes de comenzar a consumir cualquier tipo de sustancia desde Mundo Entrenamiento recomendamos que se consulte con profesionales en la materia para que puedan evaluar cada situación minimizando los posibles riesgos para la salud. Hablando en términos medios, la dosis efectiva del bicarbonato sódico es de 300 mg/Kg (11) diluído en, aproximadamente, 1 litro de agua (8). Su ingesta debería ser entre 1 y 2 horas antes de la práctica deportiva (8).

¿Tiene efectos secundarios?

Si, en su escrito Vanrell & Moranta (11) señalan los siguientes: vómitos, diarrea, hipertensión arterial, arritmias, calambres musculares y erosiones gastroesofágicas. Pérez (8) añade a esta lista las molestias gástricas. Además puede prolongar el tiempo de ejercicio hasta la extenuación (7), factor que puede ocasionar graves problemas de salud. Estos efectos secundarios pueden ser tan graves que algunos autores llegan a desaconsejar su consumo (5).

¿Es el bicarbonato sódico una sustancia dopante?

No, a fecha de hoy no se encuentra incluída en la Lista de Sustancias y Métodos Prohibidos de la Agencia Mundial Antidopaje (1).

Mujer realizando salida de tacos

Conclusión sobre el bicarbonato sódico

A la vista de los resultados obtenidos por las diferentes investigaciones y estudios, el bicarbonato sódico podría utilizarse en entrenamientos para lograr mayores adaptaciones metabólicas (4) gracias a las cuales el deportista pueda mejorar en la competición.

Si bien, sus múltiples efectos secundarios (algunos de ellos bastante graves) la convierten en una sustancia con un uso no muy recomendable, a no ser que se haga bajo una estricta supervisión médica.

banner webinar suplementación

Bibliografía

  1. Agencia Mundial Antidopaje (2015). Lista de sustancias y métodos prohibidos. Recuperado el 07/02/2015.
  2. Amieba Escribano, C. & Bellido Hernández, E. J. (2012). Effect of sodium bicarbonate in performance at the Wingate test. AGON International Journal of Sport Sciences. 2(2), 77 – 84.
  3. Burke, L. (2011). Consideraciones prácticas de la carga de bicarbonato y el desempeño en los deportes. Estrategia de asesoramiento nutricio para modular la eficiencia del entrenamiento. 1, 3 – 4.
  4. García Caicoya, A.M. (2003). Efectos del bicarbonato sódico sobre la acidosis láctica y el rendimiento en pruebas sucesivas de 300 m. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. 3(10), 112-124
  5. García Soto, H. (2012). Influencia de la ingesta de bicarbonato sódico en un test de 100 m. nado crol. Recuperado el 08/02/2015.
  6. Hopkins, W.; Van Montfoort, M.; Van Dieren, L. & Shearman J. (2004). Efectos de la ingestión de bicarbonato, citrato, lactato y cloruro sobre el rendimiento de esprint. Recuperado el 07/02/2015.
  7. Krcik, J. (2010). Suplementación deportiva. Entes reguladores en USA. Recuperado el 07/02/2015.
  8. Pérez Barroso, A. (2002). Ayudas ergogénicas en el deportista. Recuperado el 08/02/2015.
  9. Química.es. (2015). Bicarbonato sódico. Recuperado el 08/2/02/2015.
  10. Ramírez Astudillo, F. & Silva Ibaceta, C. (2005). Estudio sobre los efectos de la suplementación con bicarbonato de sodio en la fatiga de ciclistas de montaña amateurs. Recuperado el 08/02/2015.
  11. Vanrell Garau, B. & Moranta Ribas, F. (2012). Nutrición y deporte en la farmacia comunitaria. Farmacia comunitaria. 11, 53 – 59.

Deja un comentario