Tendinopatías en la práctica deportiva

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (4 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
Tendinopatía en la práctica deportiva

Cuando hablamos de tendinopatías durante la práctica deportiva, estamos haciendo referencia a un tipo de lesión muy común entre aquellas personas que practican deporte (3). Un estudio llevado a cabo por Renström (1991) muestra que el nivel de incidencia de este tipo de lesiones oscila de media entre el 30 y el 50% del total, obviamente, este dato variará en función de la especialidad deportiva  que se practique (1), así como del deportista y del nivel de intensidad de la práctica deportiva.

¿Qué son las tendinopatías?

Los autores Maffulli, Khan y Puddu (1998) señalan que actualmente el término tendinopatía se emplea para designar aquellos síntomas dolorosos de carácter crónico en una zona sensible y dolorosa del tendón (1).

Tipos más frecuentes en la práctica deportiva

En su escribo Rubio & Chamorro (3) indican las siguientes en función de la parte del cuerpo que se ve afectada:

  • Miembro superior: tendinopatía del manguito de los rotadores y  epicondilitis.
  • Pelvis: síndrome de la inserción de los aductores y sídrome de la inserción de los isquiosurales.
  • Miembro inferior: tendinopatía aquilea y tendinopatía rotuliana.

¿Por qué se producen?

El principal factor por el que se producen las tendinopatías es la actividad repetitiva, generalmente de tipo excéntrico que produce microtraumas que se van acumulando hasta debilitar las estructuras tendinosas, lo que origina una lesión por sobreuso (2).

Lesion tendón de aquiles

Tratamiento

Existen una gran variedad de tratamientos para está lesión, su eficacia varía en función del tipo de lesión, del deportista, de la especialidad deportiva, etc. (6). A continuación se explican algunos ejemplos de tratamientos conservadores recogidos por Sanchís (6):

  • Descanso: No se debe parar de hacer ejercicio, sino reducir su intensidad y duración. Se sugiere que el estímulo mecánico, particularmente la movilización temprana, tiene una influencia favorable en el proceso de reparación tendinosa.
  • Refuerzos y ortesis: Para corregir las posibles desaxaciones y disminuir la sobrecarga mecánica del tendón lesionado.
  • Ultrasonidos: Con la finalidad de reducir la inflamación en fases agudas y mejorar los procesos de curación tisular, también tiene efectos positivos sobre el proceso de síntesis del colágeno de los tendones.
  • Ondas de choque extracorpóreas: A las que se les otorgan efectos analgésicos, estimuladores del proceso de osteogénesis, regeneradores de la zona de fibrocartílago, remodeladores de la unión hueso-tendón y regeneradores tisulares.
  • Láser de baja intesidad: Puede reparar los tejidos dañados.
  • Masaje transverso profundo: Si se acompaña con estiramientos, recupera la elasticidad y la movilidad del tejido aumentando la proliferación de fibroblastos.
  • Electroterapia: Con fines analgésicos para enmascarar el dolor.
  • Termoterapia: No muy recomendable en la actualidad porque aumentaría el flujo sanguíneo en la zona afectada, las investigaciones actuales recomiendan reducirlo.
  • Crioterapia: Con el fin de disminuir el aporte sanguíneo y  el metabolismo celular, evitando la formación de proteínas de la matriz celular y la apoptosis celular.

Ejemplo de protocolo de rehabilitación

A continuación reproducimos un protocolo de rehabilitación conservador propuesto por Pangrazio (2) para tratar una tendinopatía en tres fases:

Fase I:

  • Reposo deportivo entre 2-4 semanas.
  • AINES (antiinflamatorios no esteroides).
  • Masoterapia de los rectos mayores y aductores.
  • Crioterapia-ultrasonido y electroterapia.
  • Plantillas ortopédicas.

Fase II:

  • Ejercicios de elongación progresivos y prolongados del psoas, recto anterior,
    isquiotibiales y aductores.
  • Fortalecimiento de los músculos abdominales.
  • Hidroterapia.
  • Bicicleta estática.

Fase III:

  • Reinserción del atleta al campo de juego en forma diferenciada.
  • Ejercicios aeróbicos.
  • Fortalecimiento muscular dinámico.
  • Insistir con la elongación.
  • Trabajos diferenciados con balón.
  • Alta si el atleta está libre de dolor en los trabajos con balón.

Lesiones en el tendón

¿En qué deportes existe un mayor riesgo de padecerlas?

En palabras del Dr. Pedret (7) “cualquier deporte o especialidad que implique correr, impactar y pisar nos puede generar una tendinopatía porque por definición es una lesión por sobrecarga muy repetida y mal controlada.” Algunos ejemplos salientables serían: fútbol, running, tenis, atletismo, etc.

Conclusión

Como se ha podido comprobar a lo largo de la lectura de este artículo, las tendinopatías son un tipo de lesión común a todas las modalidades deportivas. Por ello es importante conocerlas para estar familiarizado con ellas, pudiendo así, con la ayuda de un profesional cualificado, poder detectarlas a tiempo, evitando de esta manera que se puedan convertir en lesiones crónicas que llegarían a mermar nuestra práctica deportiva.

Bibliografía

  1.  Alonso, M. & Muriarte, D. (2013). Propuesta de recuperación funcional deportiva de una tendinopatía rotuliana. Recuperado el 21/02/2015.
  2. Pangrazio Kullak, O. (2009). Tendinopatías en deportistas. Recuperado el 21/02/2015.
  3. Rubio-Gimeno, S. & Chamorro, M. (2000). Lesiones en el deporte. Recuperado el 22/02/2015.
  4. Sánchez, J. M. (2003). Modelos teóricos del dolor en la tendinopatía rotuliana o Jumper´s Knee del deportista. Recuperado el 21/02/2015.
  5. Sánchez, J. M. (2007). Tratamiento de la tendinopatía rotuliana del deportista mediante electrólisis percutánea intratendinosa (EPI). Recuperado el 21/02/2015.
  6. Sanchís, D. (2010). Las tendinopatías del tendón de aquiles y del tendón rotuliano: tratamiento y prevención. Recuperado el 21/02/2015.
  7. Vives, L. (2014). Una tendinopatía no se cura parando la actividad. Recuperado el 22/02/2015.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.