¿Es importante la Inteligencia emocional en el deporte?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (8 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
inteligencia emocional

Se llama inteligencia emocional a la capacidad de controlar las emociones para poder ser lo más productivo posible en la actividad que estemos realizando. Este control emocional ha estado presente en la historia de la humanidad desde el principio de los tiempos, cuando los griegos llamaban “esclavos de la pasión” a aquellos que no podían controlar las emociones, o los romanos denominaban templanza a la cualidad de poderlas controlar.

No estamos hablando del control de los “asuntos propios del corazón”, sino de la capacidad para analizar lo que pasa a nuestro alrededor y compararlo con nuestra experiencia vital -¿voy a ser capaz de hacer esto o me dejo guiar por lo que ya hice en el pasado?- para poder tomar la mejor decisión posible.

Hoy analizaremos la importancia de este tipo de inteligencia que poco a poco va a adquiriendo protagonismo en el ámbito deportivo, y cuyo aprendizaje se está volviendo tan importante como el entrenamiento físico. A estas alturas ya conocemos las ventajas que puede aportar el ejercicio físico a las emociones, como por ejemplo sus efectos antidepresivos, pero no sabemos cómo de importante es la inteligencia emocional para una mejora en el rendimiento deportivo.

Características de la inteligencia emocional

Cuando hablamos de emociones, el panorama ideal es llegar a controlarlas y alcanzar un equilibrio. Pero la realidad es que cualquier emoción, ya sea positiva o negativa, nos puede empujar a perder el control de la situación que tenemos delante. Por esta razón, si vamos perdiendo en un partido, los sentimientos de tristeza, de angustia o frustración pueden hacer mella en nosotros e imposibilitar que hagamos un buen papel a la hora de tomar decisiones.

Según el doctor Daniel Goleman, psicólogo estadounidense y autor del libro Inteligencia emocional (1995), las personas con mayores habilidades emocionales tienen más posibilidades de sentirse satisfechas y ser eficaces en su vida. Goleman también afirma que las personas que tienen que luchar con mayores batallas emocionales tienen menor capacidad de concentración y de pensar con claridad, por lo que son menos eficaces en su vida diaria.

penalty

Los autores Salovey y Mayer en su artículo de 1990, el primero que se hizo sobre inteligencia emocional, la definen como la capacidad de controlar nuestros sentimientos y los de los demás y así, usar esta información como guía de nuestros pensamientos y acciones. En ese sentido, los autores señalan que la inteligencia emocional está formada por cuatro habilidades:

  • La habilidad de reconocer nuestras emociones y saber calificarlas con un nombre
  • Ser capaces de producir emociones que faciliten el pensamiento
  • Entender nuestros cambio emocionales
  • Dirigir y manejar las emociones tanto positivas como negativas

Hoy por hoy, se considera a la inteligencia emocional como habilidad imprescindible para alcanzar el éxito en la vida, incluido el ámbito laboral, académico o deportivo.

Inteligencia emocional en la toma de decisiones en la competición

La importancia de la inteligencia emocional para rendir y alcanzar mayores éxitos en el deporte es algo que va estando, cada vez más, en boca de todos. El alto rendimiento de un deportista y las continuas presiones a las que está sometido, hace imprescindible el poder controlar de forma positiva sus emociones o aprender a re-dirigirlas.

La inteligencia emocional se torna imprescindible en el mundo deportivo, por la rapidez con la que hay que analizar las diferentes situaciones para valorarlas y poder tomar la mejor decisión en la competición. Goleman, por ejemplo, afirma que los sentimientos pueden afectar a los estados psicológicos y a la voluntad, por lo que hay que aprender a controlarlos para tomar la decisión más eficaz.

baseball

La buena noticia es que la inteligencia emocional se puede aprender y, de esta forma, llegar a controlar emociones que son habituales en la competición pero que hay que dominar para que sean productivas, como el estrés, la ansiedad, la presión, el miedo o la agresividad.

La inteligencia emocional ha sido un factor que ha estado presente en juegos -o deportes- mentales tales como el ajedrez o el póker. En el juego de naipes, por ejemplo, cada vez hay más estudios que señalan imprescindible el control de las emociones para alcanzar el éxito.Leo Margets

Muchos jugadores de póker señalan a la inteligencia emocional como factor indispensable para ganar, situando a la fuerza del azar como algo anecdótico. Algunos de ellos incluso asisten a cursos de inteligencia emocional para mejorar su juego mental, como lo hizo la española.

Leo Margets y cuya experiencia recogió en el artículo “¿Cuán emocionalmente inteligente eres?“.

Parece evidente la importancia que puede tener en un deporte mental la mejora del control de las emociones y, en consecuencia, un mayor desarrollo de la inteligencia emocional. Lo que puede que nos cueste un poco más es reconocer que su importancia sea igual de relevante en deportes físicos.

Inteligencia emocional y deporte físico

Independientemente de factores tan importantes como la capacidad de generar una rápida respuesta imprescindible para la táctica de juego, sobre todo en los juegos de equipo, las emociones, como el estrés o la ansiedad, también afectan a la respuesta fisiológica.

Según Buceta (2013), los entrenamientos, como los partidos, pueden generar situaciones estresantes empeorando el funcionamiento psíquico y físico, por lo que además de poder cometer errores o actuar impulsivamente, se pueden sufrir trastornos de coordinación, agarrotarse o ser más proclives a tener lesiones.

Las emociones también pueden ser responsables de cambios fisiológicos como la alteración de la respiración, de la respuesta cardiovascular o muscular. En un partido todo pasa en milésimas de segundo, por lo que hay que buscar soluciones en muy poco tiempo: a veces elegimos mal debido a que la emoción ha conseguido inhibir a la acción.

jugador emocionado inteligencia emocional

En el artículo del 2013 “Inteligencia emocional y deporte: situación actual de la investigación”, se afirma que cada vez hay más estudios teóricos sobre la influencia de las emociones en el rendimiento deportivo. Tradicionalmente los deportistas de alto nivel se centraban en la preparación física y el progreso técnico dejando a un lado el factor psicológico. Sin embargo, las diferencias de rendimiento y destrezas entre unos jugadores y otros cada vez son menores, por eso la preparación psicológica y el control emocional es lo que hace que uno de ellos “juegue con ventaja”.

Conclusiones

En este artículo hemos intentado dar una visión global de las características de la inteligencia emocional y de cómo ésta puede afectar en el rendimiento deportivo. Aunque estaba clara su importancia en deportes mentales en los que la capacidad de control y concentración son imprescindibles para el éxito, hemos visto que el entrenamiento de la inteligencia emocional tiene un papel igual de importante que el físico.

El control de las emociones es tan eficaz para el buen funcionamiento de la psique como del físico, lo que nos llevará en la práctica de cualquier deporte a una toma de decisiones más eficaz y a un mejor funcionamiento de nuestro cuerpo.

Bibliografía

  1. Goleman Daniel (1995): Inteligencia emocional. Ed: Kairos. ISBN: 9788472453715
  2. Mayer J. y Salovey P. (1990) “Emotional Intelligence”. Baywood Publishing Company, Inc.
  3. Buceta (2013): “Tendencias actuales y futuras del fútbol moderno”. Cuadernillos de trabajos I Congreso de Castellón. España.
  4. Ucha G.G. (1996): “El papel de las emociones en el deporte”, 1996, Buenos Aires. UBA.
  5. Ros Martinez A., Moya-Faz F.J y Garcés de los Fayos Ruíz E.J. (2013): Inteligencia emocional y deporte: situación actual del estado de la investigación. Cuadernos de Psicología del Deporte, 13(1): 105-112. Servicio de publicaciones de la Universidad de Murcia. ISSN edición impresa: 1578-8423.

2 Comentarios

    • Muchas gracias por tu comentario, me agrada mucho tu opinión. En verdad lo emocional tiene un gran peso en el rendimiento.
      Un cordial saludo.

Deja un comentario