Coaching deportivo: ¿Aumenta el rendimiento del entrenador?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (1 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
Coaching

Los últimos años ha surgido y se dio a conocer el término “coaching”. Éste, adquirió gran relevancia sobretodo en el ámbito deportivo, donde la figura del psicólogo deportivo está en auge. A pesar de la fama y la repercusión que tiene el coaching deportivo, a los entrenadores todavía le suena a algo raro o lejano y no conocen bien su posible aplicación en el ámbito del deporte o cómo se puede emplear para aumentar el rendimiento. El coaching es un proceso de aprendizaje interpersonal entre un maestro (coach) y un aprendiz (coachee), de aproximación individual y aplicado a distintas realidades (personal, empresarial, deportiva…), cuyo propósito es el desarrollo de nuevas conductas (2).

Para esta evolución, es necesaria una mayor especialización por parte del entrenador. El entrenador de hoy en día, debe controlar diferentes aspectos propios de su deporte (metodología de entrenamiento, técnica, táctica, estrategia, preparación física, preparación psicológica…), técnicas de comunicación y liderazgo, ofimática, informática, idiomas…y cuanto más sepa de todo ello, mucho mayor será su preparación y mayores serán sus posibilidades de desarrollo de nuevas conductas. El coaching deportivo enseña al entrenador a: (1)

  • Confiar en uno mismo y eliminar dudas que puedan existir.
  • Convertir sueños en metas precisas y alcanzables
  • Motivar la acción
  • Estar ágil mentalmente, ser paciente con el éxito y manejar situaciones de estrés con seguridad
  • Pero para que se motive la acción y el entrenador pueda aprender a trabajar en sí mismo, debe comprometerse en: (6)
  • Motivación
  • Confianza en uno mismo
  • Disciplina
  • Disposición al desafío

Los pasos en un proceso de “coaching” en un entrenador

Las fases de cambio dentro de un proceso de coaching deportivo son:

1- Toma de conciencia de la realidad que rodea al entrenador
El primer paso que debe dar un entrenador para producir un cambio, es ver su realidad. Identificar todo aquello que le produce incremento o disminución de su rendimiento, analizarlo (y analizarse) y descartar o potenciar todo aquello que tiene relación con un mayor desempeño de su labor. El modelo de toma de conciencia en coach se divide en 5 niveles: (3)

1er nivel: El ambiente o entorno: Es el lugar donde el entrenador realiza su trabajo. El entrenador debe localizar todos los factores ambientales que lo rodean y determinar a partir de los mismos, los que ofrecen posibilidades de mejora para potenciarlos y los que encarecen el rendimiento para eliminarlos.

2º nivel: El comportamiento o conducta: Son los actos que realiza el entrenador y su equipo dentro del entorno. Estos comportamientos surgen como respuesta al ambiente. La presión, desconfianza, los nervios…pueden producir una conducta indeseada por parte del entrenador y la confianza, la comprensión…producen una mejor respuesta ante posibles problemas.

3er nivel: Capacidades y habilidades: Son las estrategias que utiliza el entrenador para dirigir sus acciones dentro de su entorno. Estas estrategias están directamente influidas por su estado de ánimo interno.

4º nivel: Creencias y valores: Explica el porqué de las acciones de los entrenadores en ese momento y lugar determinados.

5º nivel: Identidad: El entrenador debe preguntarse quién es él realmente para encontrar el sentido más profundo de su ser y de esta forma conocer las cosas que le gustaría cambiar en sí mismo y cuales mantener

coaching deportivo

2- Querer cambiar (Voluntad del entrenador para que se produzca un cambio)

El segundo paso que se debe dar, una vez identificada su realidad y todo lo que le rodea, es querer cambiar. Esto tiene que ver con aspectos volitivos de la persona, que una vez sabe cuáles son sus fortalezas y debilidades, debe trabajar para potenciar unas y disminuir otras. Para ello, el entrenador debe plantearse cuestiones como: (6)

– ¿Cuántos cambios quieres hacer en tu vida? Una vez que se ha iniciado el proceso de auto análisis para la mejora, es porque algo mueve al entrenador a querer mejorar en su desempeño profesional. Como gestionar los cambios y la cantidad de ellos a realizar en un determinado tiempo va a depender de la motivación.

– ¿Te crees digno y merecedor de buenas cosas? Esta pregunta es clave para conocer la confianza que uno tiene en sí mismo. Querer mejorar es fundamental para tener mayor dominio como entrenador y por tanto aumentar tus conocimientos y confianza a modo de bucle que se retroalimenta.

– ¿Cómo lo vas a hacer y con qué regularidad? Para llevar a cabo un proceso de cambio es muy importante la disciplina. Trabajar en mayor o menor medida sobre estos cambios va a ser factor fundamental de éxito

– ¿Hasta dónde vas a retarte y a retar al mundo? La ambición del entrenador es indispensable para que se produzca un cambio, una mejora. Aceptar el desafío, buscar metas alcanzables una vez conocido nuestro entorno y nuestra voluntad de mejora y tratar de conseguirlas para poder avanzar en el proceso de cambio

3- Saber cómo cambiar (Tener herramientas y recursos para cambiar)

Una vez que se conoce nuestro entorno y se está decidido a mejorar en su desempeño como entrenador, hay que saber cómo hacerlo. El entrenador debe focalizar su atención en todo lo que esté a su alcance para mejorar. Aprovechar los recursos disponibles, los medios y todo lo que sea susceptible de producir un cambio en las conductas deseadas. Para ello, el entrenador, debe experimentar vivencias de diferentes valores como: (4)

  • Ser equilibrado
  • Vivir el momento presente
  • Ser justo
  • Liderar al equipo
  • Ser buen comunicador
  • Ser buen motivador y gestor del talento
  • Creer en uno mismo

4- Actuar (Establecer plan de acción y ponerlo en marcha)

Es el último paso para que se produzca la mejora. El entrenador ya conoce toda su realizad, ya sabe dónde intervenir para mejorar o potenciar sus habilidades, tiene la voluntad de hacerlo y sabe de sus medios y posibilidades de realización. Ahora sólo hay que elaborar un plan para el desarrollo y llevarlo a cabo. Cuándo comenzar, de qué manera hacerlo y lo más importante, hacerlo.

El proceso de coaching deportivo es un bucle de retroalimentación que no debería terminar nunca en la mejora de un entrenador. Siempre hay algún campo en el que se puede mejorar o en el que se puede conocer más y siempre hay algún campo que es desconocido o del que no se sabe mucho y se puede aprender. El entrenador no sólo debe obtener un buen rendimiento de sus deportistas, también debe lograrlo de sí mismo e intentar siempre hacerlo con el mejor resultado posible.

Bibliografía

  1. Bou, J.F. (2007). Coaching para docentes. Editorial Club Universitario: Alicante.
  2. Cantera, J. (2004). Coaching. Mitos y Realidades. Pearson Educación: Madrid
  3. Dilts, R. (2004). Coaching: “Herramienta para el cambio”. Editorial Urano
  4. Gutiérrez, D y Scheele, S. (2009). “Anatomía del Coaching Deportivo” en Conde, M. Fútbol. Camino al éxito III. Editorial Supérate: Pontevedra.
  5. Gutiérrez, D. (2011). “Coaching deportivo para entrenadores de fútbol sala” Revista fútbol-táctico. Edición nº 47,48,49.
  6. Hernandez, J.V. y López L.F. (2007). “Entrenar el éxito”. La esfera de los libros: Madrid.

Deja un comentario