Lesión del Ligamento Cruzado Anterior en la NBA

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (1 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
Jugador de la NBA

La lesión del ligamento cruzado anterior en la NBA (LCA) es una de las lesiones de rodilla más comunes. En el baloncesto adquiere una especial relevancia como consecuencia de sus acciones específicas, como son las paradas rápidas y secas, los cambios de dirección cortantes y los contínuos saltos con caídas.

Si estas roturas no son reconstruidas y rehabilitadas correctamente pueden poner en serio peligro las carreras de dichos profesionales deportivos, los cuales van a ver mermada su vuelta al juego, en nuestro caso, a las resplandecientes canchas de la mejor liga de baloncesto del mundo.

Alcance de la lesión de ligamento Cruzado Anterior en la NBA

Las lesiones de rodilla ocupan el 13’8% del total de lesiones posibles en los jugadores de baloncesto. La lesión de ligamento Cruzado Anterior en la NBA debido a la evolución que ha ido desarrollando esta liga en particular, cuya exigencia de las condiciones y el juego físico ha ido incrementando durante los últimos años.

Lesión del Ligamento Cruzado Anterior en la NBA
Figura 1. Rupturas de ligamento Cruzado Anterior en la NBA

La  lesión del ligamento cruzado anterior en la NBA (LCA) puede bifurcar en el fin de la carrera del deportista o en su progreso y vuelta a las pistas si se realiza un buen trabajo. Pero, ¿cómo se ve afectado su rendimiento en dicho retorno? Lo cierto es que la mayoría de estudios realizados son esperanzadores, ya que los jugadores tienen gran probabilidad de volver a jugar, la cual se encuentra entre el 78 y el 86%.

Tras una serie de estudios basados en capacidades físicas, se demostró que la reconstrucción del LCA no afecta a la velocidad, agilidad y salto de los basquetbolistas y que estas condiciones no deberían descender hasta en 2 años después de dicha reconstrucción. No obstante, si comparamos los datos con la edad de los jugadores y con los ratios de eficiencia en el juego mediante estudios de estadísticas de partidos, aunque no hablamos de diferencias significantes, se obtiene una peor actuación en el retorno, así como una disminución de sus porcentajes de eficacia y tiempo total de juego.

Lesión del Ligamento Cruzado Anterior en la NBA
Figura 2. Actuación previa y posterior a la lesión del LCA.

Es cierto que en el tiempo inmediatamente posterior a la reconstrucción del ligamento cruzado anterior (LCA), existe un período corto de tiempo en el que las condiciones de los jugadores se debilitan. Como ya hemos indicado, estas condiciones regresan al cabo de los pocos años, sin provocar déficits en las habilidades atléticas de los jugadores.

Evidentemente el factor físico toma una gran relevancia y todo ello puede verse afectado permanentemente a largo plazo produciéndose una disminución de la longevidad y de las capacidades físicas en la liga. Sin embargo, gran parte de esta regresión es provocada por factores psicológicos y podría mejorar levemente si se consiguiese frenar la inseguridad y la falta de confianza que desarrollan los jugadores al volver de la lesión.

P.E.R.

El PER o Player Efficiency Rating es la estadística personal individual de cada partido que permite a los analistas y entrenadores realizar comparaciones de los jugadores durante los partidos o las temporadas para determinar su evolución y tomar decisiones tácticas respectivamente. Diversos autores como Busfield et al. (2009), Harris et al. (2013) y Mehran et al. (2016), basándose en este tipo de estudios estadísticos, coinciden notablemente con los siguientes datos después de la lesión de LCA:

  • El 15% de los jugadores obtienen un incremento en el PER.
  • El 19% de los jugadores obtienen un descenso en el PER de menos de 1 punto.
  • El 44% de los jugadores obtienen un descenso en el PER de más de 1 punto.
  • El 22% de los jugadores restantes no volvió a jugar.

A pesar de las disminuciones del PER respecto a los grupos control, las diferencias que se observan no son significativas, pero sí existentes.

Ratios de eficiencia
Figura 3. Punto 1: primera temporada NBA; Punto 2: temporada previa a la lesión; Punto 3: primera temporada completa después de la lesión; Punto 4: temporada última o más reciente.

Otros datos en los estudios sobre ligamento Cruzado Anterior en la NBA

  • El 65% de las lesiones del ligamento cruzado anterior (LCA) ocurren en temporada regular.
  • El 62% de las lesiones del ligamento cruzado anterior (LCA) ocurren en los dos últimos períodos de juego.
  • El 40% de las lesiones del ligamento cruzado anterior (LCA)  ocurren en el 4º período de juego.
  • El 52% de los jugadores permanecieron en la liga por más de 4 años.

WNBA

Es importante hacer mención a la liga femenina de la NBA, ya que las mujeres atletas tienen de 2 a 8 veces más probabilidades de sufrir una lesión del ligamento cruzado anterior (LCA) en comparación con los hombres que participan en las mismas actividades. Esto es a causa de las diferencias anatómicas, hormonales, biomecánicas y neuromusculares que permiten que el riesgo sea mayor en la WNBA.

A pesar de que los porcentajes de retorno a las canchas se asemejan mucho con los de los hombres, los descensos en las condiciones físicas son más notorios y cobran mayor relevancia, con un peor porvenir para las mujeres blancas que, por si fuera poco, tienen 6 veces más probabilidad de padecer una lesión del Ligamento Cruzado Anterior (LCA).

Conclusiones sobre el ligamento Cruzado Anterior en la NBA

Las lesiones de Ligamento Cruzado Anterior en la NBA son una de las lesiones más devastadoras. Está demostrado que en los jugadores de la NBA no ofrece ningún descenso de las condiciones físicas, pero aún así, se observa un descenso del nivel de juego en cada uno de los casos mediante estudios de las estadísticas individuales.

Esto puede ser debido a diversos aspectos intangibles que no tenemos la capacidad de medir, como la falta de confianza de un jugador al volver de la lesión. No obstante, existen variables poco estudiadas en relación con las lesiones de LCA, como la edad, la altura, el peso, el IMC y la posición de juego, que quedan a la zaga de los estudios de PER.

Por lo tanto, debería anteponerse el estudio en términos de capacidades atléticas para conseguir detener el avance de ciertas inseguridades en los atletas y, en nuestro caso, en los jugadores de la NBA.

Bibliografía

  1. Busfield, B.T., Kharrazi, F.D., Starkly, C., Lombardo, S.J. & Seegmiller, J. (2009). Performance outcomes of anterior cruciate ligament reconstruction in the Nacional Basketball Association. Arthroscopy 25(8): 825-30
  2. Harris, J.D., Erickson, B.J., Bach, B.R. Jr., Abrams, G.D., Cvetanovic, G.L., Forsythe, B. et al. (2013). Return-to-sport and performance after anterior cruciate ligament reconstruction in National Basketball Association players. Sports Health 5(6): 562-8
  3. Kester, B.S., Behery, O.A., Minhas, S.V., Hsu, W.K. (2016). Athletic performance and career longevity following anterior cruciate ligament reconstruction in the Nacional Basketball Association. Knee Surg. Sports Traumatol. Arthrosc., March, 1-7
  4. Mehran, N., Williams, P.N., Keller, R.A., Khalil, L.S., Lombardo, S.J. & Kharrazi, F.D. (2016). Athletic performance at the Nacional Basketball Association combine after anterior cruciate ligament reconstruction. Orthop. J. Sports Med. 4(5): 2325967116648083
  5. Namdari, S., Scott, K., Milbey, A., Baldwin, K. & Lee, G.C. (2011). Athletic performance after ACL reconstruction in the Women’s National Basketball Association. Phys. Sportsmed. 39(1): 36-41

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.