Influencia del ejercicio en la atención

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (3 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
atencion-y-ejercicio-fisico

Un aspecto esencial del sistema atencional de los humanos es la habilidad para seleccionar aspectos relevantes de estímulos visuales mientras ignoramos la información irrelevante. Un comportamiento coherente en nuestro complejo entorno requiere un sistema de atención flexible que pueda adaptarse a cambios perceptuales y cognitivos y en situaciones de fatiga o estrés.

Sin embargo, la gran mayoría de las investigaciones se centran en experimentos atencionales en situaciones estables sin estrés físico o psicológico. Por lo tanto es interesante saber cómo el ejercicio físico afecta a la atención selectiva.

Ejercicio físico y aspectos cognitivos

El ejercicio físico puede influenciar el rendimiento de las tareas cognitivas debido a mecanismos fisiológicos que contribuyen a efectos de aumento del arousal, cambios en la frecuencia cardiaca o aumento del BDNF.

El ejercicio prolongado puede producir hipoglucemia, lo que resulta en un incremento de la fatiga central e incrementar el esfuerzo percibido porque las reservas de metabolitos en el cerebro esta restringido (5) lo que puede producir un efecto negativo a nivel cognitivo, sin embargo esto se contradice con la teoría del arousal en la cual debido al ejercicio el metabolismo experimenta un estado de excitación que hace que mejore el rendimiento del sistema cognitivo. Muchos de los efectos del ejercicio y la fatiga están poco claros.

Efectos del ejercicio físico en la atención

Los beneficios del ejercicio agudo y crónico han sido bien documentados. Las hipótesis sobre los efectos agudos son aumento del flujo cerebral, lo que permite un stock de nutrientes y oxigenación mayor, y aumento de neurotransmisores lo que posibilita que las conexiones entre neuronas estén más activas.

Por su parte la adaptación crónica está fundamentada en el aumento de las estructuras cerebrales por la plasticidad cerebral (plasticidad neuronal, aumento de la vascularización y neurogénesis). Las evidencias apuntan a que todas estas adaptaciones producen una mejor respuesta cognitiva en diversas pruebas sobre las funciones ejecutivas (memoria, atención, resolución de problemas, etc) (1).

Según varios estudios, el entrenamiento cardiovascular es eficaz en la mejora de las tareas de atención y análisis, mientras que el entrenamiento de fuerza es eficaz en la mejora de la praxis (2).

beneficios-cerebrales-ejercicio-fisico

En definitiva,  los estudios que han incluido sólo población sana han mostrado cómo el ejercicio físico tiene un menor deterioro de las funciones cognitivas, destacando la mejora del rendimiento en memoria y atención que en los grupos de ausencia de ejercicio. Incluso en algunos  estudios, el grupo control muestra un empeoramiento de las áreas evaluadas

En conclusión, aun existiendo ciertas  contradicciones, la tendencia general es que el ejercicio físico contribuye a la prevención del deterioro cognitivo, a la mejora de ciertos procesos cognitivos y por ello a la calidad de vida. La gran variedad y diferencia entre los instrumentos de valoración y resultados empleados dificulta concluir  que funciones son las más beneficiadas, aunque parece que la atención selectiva auditiva y visual, la memoria de trabajo, y la velocidad y flexibilidad en el procesamiento son las más sensibles al ejercicio físico.

Esta evidencia es lo que ha llevado a la salud publica a (6) recomendar el ejercicio físico para personas mayores, entre otras razones por la fuerte evidencia que tiene para la mejora cognitiva. En los últimos años la actividad física se ha tomado como una estrategia de prevención e intervención prometedora para la mejoría de las funciones cognitivas de personas mayores. Las investigaciones indican que las actividades de resistencia o aeróbicas estarían asociadas a mejoras en el rendimiento cognitivo (3).

Conclusiones

El deterioro cognitivo es actualmente un importante problema de salud que hoy en día carece de tratamiento farmacológico eficaz, siendo el ejercicio físico una estrategia de prevención que deberían adoptar  las personas mayores (4), fomentándose  con más intensidad en este colectivo para conseguir mejor calidad de vida y autonomía.

 Bibliografía

  1. Alves, C. R., Gualano, B., Takao, P. P., Avakian, P., Fernandes, R. M., Morine, D., et al. (2012). Effects of acute physical exercise on executive functions: a comparison between aerobic and strength exercise. J Sport Exerc Psychol, 34(4), 539-549
  2. Colcombe SJ, Kramer AF, Erickson KI, et al.( 2004). Cardiovascular fitness, cortical plasticity, and agingProc Natl Acad Sci. USA;101:3316–21.
  3. González-Palau F.(2012). Eficacia de un programa de entrenamiento físico y cognitivo basado en nuevas tecnologías en población mayor saludable y con signos de deterioro cognitivo leve: long lasting memories [tesis doctoral]. Salamanca: Universidad de Salamanca;
  4. Liu-Ambrose T, Nagamatsu LS, Graf P, Beattie BL, Ashe MC, Handy TC.(2010). Resistance training and executive functions: a 12-month randomized controlled trial. Arch Intern Med; 170: 170-8
  5. Nybo,L.,andSecher,N.H.(2004).Cerebralperturbationsprovokedbypro- longed exercise. Prog.Neurobiol. 72, 223–261.
  6. U.S. Department of Health and Human Services. (2008). Physical activity guidelines for Americans. URL: http:// www.health.gov/paguidelines/pdf/paguide.pdf.

Deja un comentario