Saltar al contenido
Mundo Entrenamiento

Ayuno de dopamina: 5 dosis de felicidad

25 noviembre, 2020

Analizamos el ayuno de dopamina y aportaremos caminos para establecer descansos cerebrales para una mejor salud mental y física.

ayuno de dopamina
Ayúdanos a difundirlo. El conocimiento tiene sentido sólo cuando se comparte.

Estudiaremos la necesidad y las ventajas de realizar ayuno de dopamina y aportaremos caminos para establecer descansos cerebrales para una mejor salud mental y física.

La sociedad actual vive inmersa en un continuo bombardeo de estímulos que buscan provocar el placer en las personas, a través de la comida, el sexo, las drogas, actividades extremas…

Hoy en día, el cerebro humano está expuesto a continuas liberaciones de dopamina; fruto, también, de las nuevas tecnologías y del uso de las redes sociales.

Ayuno de dopamina
Imagen 1. Nuevas tecnologías y redes sociales.

¿Qué es la dopamina?

La dopamina es el neurotransmisor catecolaminérgico más importante del Sistema Nervioso Central (SNC) de los mamíferos.

Esta participa en la regulación de diversas funciones como la conducta motora, la emotividad y la afectividad así como en la comunicación neuroendocrina (2).

Ésta se sintetiza a partir del aminoácido Ltirosina y existen mecanismos que regulan de manera muy precisa su síntesis y liberación (2).

¿Qué son las neuronas dopaminérgicas?

Las neuronas dopaminérgicas son las neuronas cuyo neurotransmisor primario es la dopamina. Existen 5 vías claramente diferenciadas  (3):

  • La vía dopaminérgica nigroestriada, que proyecta de la sustancia negra del mesencéfalo al estriado dorsal, formando parte del sistema nervioso extrapiramidal.
  • La vía dopaminérgica mesolímbica, que proyecta del área tegmental ventral al núcleo accumbens.
  • La vía dopaminérgica mesocortical, que proyecta del área tegmental ventral a diferentes regiones de la corteza prefrontal.
  • La vía dopaminérgica tuberoinfundibular, que proyecta del hipotálamo a la hipófisis anterior, controlando la secreción de prolactina.
  • La vía dopaminérgica que procede de diferentes localizaciones, como la sustancia gris periacueductal, el mesencéfalo ventral, diferentes núcleos hipotalámicos y el núcleo parabraquial lateral y que proyecta al tálamo.

Dopamina: ¿placer y adicción?

La dopamina es el neurotransmisor del placer. Ésta excita las neuronas y, en consecuencia, cierran sus receptores (1).

La dopamina del placer y de la adicción nos destruye. ¿Por qué? Porque generan dependencia, necesidad, siempre querer más para obtener la misma dosis de placer. Y una relación así en nuestra vida, no es saludable.

El no tenerla crea infelicidad, abstinencia, depresión, tristeza, intranquilidad…

En cambio, si incrementamos la serotonina del bienestar, cada día merece más la pena y establecemos conductas y experiencias positivas, saludables y equilibradas.

Podemos sentir paz, apreciar las personas, las relaciones, las cosas, los instantes y la vida en general.

Ayuno de dopamina
Imagen 2. Paz, tranquilidad y bienestar.

¿Qué es el ayuno de dopamina?

El ayuno de dopamina es una forma de desintoxicación digital, que implica abstenerse temporalmente de tecnologías adictivas como las redes sociales, juegos de Internet, etc. Además, puede extenderse a la privación temporal de la interacción social y la alimentación.

Placer vs. felicidad/bienestar

La dopamina del placer inhibe la serotonina del bienestar (1).

Confundir placer con felicidad o bienestar nos hace desgraciados

Según Lustig (1), el placer es egoísta, efímero, sensorial y visceral. Mientras que la felicidad o bienestar, solo son compartidos o no son, se proyectan hacia un futuro sin límites, son difusos, etéreos…

¿Por qué los confundimos? El placer es más fácil de obtener y ahí reside su trampa.

El placer es adictivo, porque cada vez necesitas más estímulo (substancias o conductas) para obtener la misma cantidad de placer. Ésta es la base de cualquier adicción (1).

A diferencia, del placer, la felicidad o el bienestar no requieren estímulos, sino actitudes, disposición, un camino…

Cuanta más felicidad, más fácil es obtener más. En consecuencia, no existe la adicción a la felicidad, pero sí al placer.

Ayuno de dopamina
Imagen 3. Sintiendo felicidad.

Inyectados de dopamina

La confusión que sentimos entre placer y bienestar/felicidad no es arbitraria, no es casual. Hay un interés enorme por parte de industrias que ganan billones con esta mera confusión.

Es la economía americana… Wall Street, Las vegas, Silicon Valley… Es gran parte de la economía mundial y nos hace desgraciados (1).

De las diez mayores exportaciones de los EE.UU. cuatro son sustancias o conductas adictivas. ¿La más reciente? La adicción digital.

Placer es dopamina y la felicidad es serotonina

La dopamina y la serotonina son dos neurotransmisores.

Cuando la dopamina excita a las neuronas, cierran los receptores reduciendo la gratificación.

Éste es el motivo de la necesidad de aumentar el estímulo placentero cada vez más para sentir el mismo placer. Esta dinámica lleva a dosis enormes y a la adicción.

Búsqueda incansable del placer (dopamina), esto nos hace desgraciados

Esa ansia incansable e inaccesible de más y más placer, nunca tener suficiente, querer y necesitar siempre más… nos hace desgraciados y a quienes nos quieren.

A diferencia de la dopamina, la serotonina es inhibidora de las neuronas y no las excita; más bien al contrario, nos relaja y aumenta al compartir con otros ese bienestar.

No obstante, la dopamina, al ser excitadora, impide a la serotonina actuar. Si hay dopamina (placer), no hay serotonina (bienestar, felicidad). Dicho de otra manera, buscar el placer, aleja a la felicidad.

En la antigüedad, los estoicos sabían que muchas cosas que en exceso nos dañan nos fortalecen al aplicarlas en la dosis adecuada. Este concepto se denomina hormesis, y es uno de los principios básicos de la biología.

Dosis Hormética
Figura 1. Dosis Hormética.

El exceso de actividad física nos perjudica, pero su ausencia también. Realizar un ayuno muy prolongado tiene efectos negativos, pero ayunos breves mejoran nuestra salud. Y lo mismo con el frío, el calor, la suciedad y multitud de otros estresores.

¿Cómo hacer un ayuno de dopamina?

Para hacer un ayuno de dopamina debes tomar un descanso de los pecados y los pequeños placeres actuales.

El ayuno de dopamina intenta “restablecer” el sistema de recompensa del cerebro, una red conectada, en parte, por una sustancia química llamada dopamina .

Después de un ayuno de dopamina, te sentirás más concentradosy encontrarás más alegría en las actividades que habían evitado.

La intención del ayuno de dopamina es proporcionar una justificación y sugerencia para desconectarse de los días de frenesí impulsado por la tecnología y sustituir actividades más simples para ayudarnos a reconectarnos con nosotros mismos y los demás.

Esta idea es noble, saludable y valiosa. La mayoría de las religiones también sugieren un día de descanso o días festivos sin distracciones tecnológicas, para que pueda reflexionar y reconectarse con la familia y la comunidad.

Miles de años de meditación también sugieren que un enfoque consciente de la vida produce muchos beneficios para la salud.

Desafortunadamente, la industria moderna del bienestar se ha vuelto tan lucrativa que la gente está creando títulos ágiles para conceptos antiguos.

Quizás esa sea la mejor manera de categorizar esta moda, si tan solo podemos lograr que sus defensores nos miren o nos hablen, sin alterar sus niveles de dopamina, para explicarles esto.

Ayuno de dopamina en el día a día

Pero entonces… ¿Qué necesitamos pues? Necesitamos realizar ayuno de dopamina.

¿Cómo podemos hacer ayuno de dopamina?

En primer lugar, una de las maneras más óptimas y beneficiosas de hacer ayuno de dopamina es realizar un largo y profundo camino de autoconocimiento.

El autoconocimiento permite sentirse uno con el mundo y los demás y poder llegar a compartir el bienestar que ese proceso genera.

Ayuno de dopamina
Imagen 4. Camino de autoconocimiento.

En segundo lugar, renunciar a la gratificación inmediata que generan las drogas, el juego, la comida basura,… Por lo tanto, comer sano, tener buenos hábitos saludables 

En tercer lugar, reducir y gestionar la cantidad de conductas relacionadas con  la creciente adicción a la tecnología, redes sociales… y en resumen, a las pantallas.

Es importante realizar actividades que liberen serotonina, nos relajen y nos produzcan bienestar; nos permitan estar tranquilos… y no necesitados, agitados, estresados y ansiosos.

Ayuno de dopamina
Imagen 5. Actividades que producen tranquilidad.

En cuarto lugar, destacar la importancia de salir del ritmo frenético en el que vivimos y buscar y construir momentos de tranquilidad, de paz en nuestro día a día.

Intentar, dentro de lo posible, llevar un ritmo más saludable, hacer ejercicio, cuidarnos, mimarnos… Hacer aquellas actividades para las que nunca tenemos tiempo, quedar con aquellos que no vemos o vemos tan poco.

Y también, en quinto lugar, en estos tiempos de adicción digital, no olvidemos a los que nos rodean físicamente y volver y cuidar las relaciones reales físicas, reducir las virtuales.

Levantarnos y apreciar y disfrutar del mundo exterior  y todo lo que acontece en él, incluidos nosotros. Parar y contemplar, admirar, sentir, vivir.

No olvidemos que seguimos siendo, tal y como dijo Aristóteles, seres sociales por naturaleza; ergo, ahí radica gran parte de nuestro bienestar.

¿Y qué puedo hacer en un ayuno de Dopamina?

Cosas poco excitantes para la mayoría.

  • Beber agua.
  • Pasear por la naturaleza.
  • Escribir con lápiz y papel.
  • Ayunar o comer comida muy simple.
  • Evitar tecnología y especialmente, redes sociales.
  • Meditar.
  • Reflexionar sobre tu vida.
  • Hacer ejercicio.

Beneficios del Ayuno de Dopamina

Los usuarios del ayuno de dopamina reportan varios efectos beneficiosos de esta práctica, como:

  • Capacidad de disfrutar de las cosas simples y cotidianas que habitualmente pasamos por alto. Hablo de una comida con la familia, de un paseo con tu pareja o simplemente, de poder sentarte a leer un libro un Domingo por la tarde.
  • Menos impulsividad y menor tiempo en conductas compulsivas.
  • Mayor sensación de felicidad y entusiasmo por la vida.
  • Más motivación.

Conclusiones sobre el ayuno de dopamina

Debemos renunciar a la búsqueda del placer inmediato y realizar actividades que generen serotonina para sentir bienestar y felicidad.

Saber gestionar nuestra dopamina nos hará vivir con mayor calidad de vida, bienestar y felicidad.

Realizar dosis de ayuno de dopamina nos aporta paz, bienestar y equilibrio mental y físico. Tomar un descanso de una actividad estimulante (o de todas) dejará de activar el sistema de dopamina una y otra vez como lo hace la vida cotidiana.

Referencias bibliográficas

  1. Amiguet, L. (2020, 13 de noviembre). Entrevista con Robert Lustig. La Vanguardia, 52.
  2. Bahena-Trujillo, R., Flores, G. & Arias-Montaño, J. A. (2000). Dopamina: síntesis, liberación y
    receptores en el Sistema Nervioso Central. Revista Biomédica, 11, 39-60.
  3. Redolar, D. (2015). Neurociencia Cognitiva. Madrid: Editorial Médica Panamericana.


Ayúdanos a difundirlo. El conocimiento tiene sentido sólo cuando se comparte.