¿Es bueno el ejercicio para el Parkinson?

En este artículo analizamos la influencia que tiene el ejercicio para el Parkinson: la enfermedad neurodegenerativa del siglo XXI.

Todos hemos oído hablar sobre el Parkinson, y es normal, ya que nos encontramos ante la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente después del Alzheimer.

Una enfermedad que suele aparecer entre los 52 y los 62 años, aunque también hay casos de Parkinson juvenil (entre 21 y 40años). Además, no se sabe muy bien porqué, afecta más a los hombres.  En el presente artículo analizamos  ejercicio para el Parkinson ¿Puede ser beneficioso para esta enfermedad?

Síntomas del parkinson: ¿Qué les pasa?

La alteración más conocida en el Parkinson es este temblor que encontramos en el 50% de los pacientes, y que aparece en las manos, sobre todo cuando están en reposo, y que cada vez se va haciendo más visible y molesto.

El Parkinson se caracteriza por síntomas motores como la bradiquinesia (lentitud en los movimientos), la acinesia (dificultad para iniciar el movimiento), la rigidez muscular, la inestabilidad postural, la pérdida de la destreza, el arrastre de los pies, la fatiga, y otros desórdenes del movimiento que acaban por dificultar acciones tan normales como vestirse solos …

Estos son los síntomas más hablados de la enfermedad, sin embargo, también encontramos síntomas que no tienen origen motor como problemas cognitivos, psiquiátricos y del Sistema Nervioso como la demencia, los delirios y la depresión.

Las personas que sufren la enfermedad de Párkinson son afectadas también en el área psicosocial (características de los enfermos crónicos de cualquier patología). Padecen de aislamiento social, de una reducción de la autoeficacia y suelen tener depresión. Todo esto afecta notablemente a su calidad de vida. (3)

Sin embargo, no todos los pacientes sufren los mismos síntomas. De hecho, existen diferentes niveles de gravedad en función de los síntomas que presenten y de lo avanzado de la enfermedad (2).

Hoen y Yahr (1967), citado por Fernández del Olmo, dicen que los síntomas motores comienzan cuando el 80% de las neuronas motores se han muerto (20 años antes de aparecer los síntomas, se van muriendo los células). Esta es la etapa presintomática. Pierden el olfato, sufren depresión y tienen numerosos cambios de humor.

síntomas del parkinson

Sin embargo, gracias a la medicación (L-dopa) no todos los estadios aparecen (3).

Causas del parkinson: ¿Por qué sucede?

El Parkinson es consecuencia de muchos factores, pero el más determinante es la pérdida de neuronas dopaminérgicas de la sustancia negra compacta. Además, se observa una pérdida celular en otras regiones del cerebro.

La disminución en los niveles de dopamina (neurotransmisor) se observa sobre todo en el estriado como consecuencia de la degeneración de la sustancia negra pars compacta, y es en este déficit que actúa la medicación de levodopa (dihidroxifenilalanina) para tratar el Parkinson.

Donde la L-dopa, que pasa con más facilidad la barrera hematoencefálica que la dopamina, se transforma en dopamina (por acción de la enzima dopa-descarboxilassa o DDC) y aunque no conseguimos curar la enfermedad, sí que conseguimos mejorar los síntomas motores.

Figura 2: Herramientas farmacológicas. Salud y medicina
Figura 2: Herramientas farmacológicas. Salud y medicina

Ejercicio para el Parkinson… ¿Es el ejercicio físico un buen método para tratar el Parkinson?

A pesar de los avances quirúrgicos y farmacológicos, las discapacidades motoras que van apareciendo progresivamente en la enfermedad del Parkinson necesitan terapias de rehabilitación adicionales para maximizar la función y la independencia de los afectados.

Se ha visto que la actividad física y el ejercicio tienen efectos beneficiosos en el rendimiento físico, a las caídas o en la calidad de vida de los pacientes con Parkinson, ya que parecen mejorar el rendimiento en las actividades diarias y en la movilidad funcional. (Earhart & Falvo, 2013)

Se ha visto en estudios con animales que el ejercicio para el parkinson puede aumentar la síntesis de dopamina y de factores tróficos. Estos factores tróficos modularán la neuroplasticidad del cerebro promoviendo el crecimiento neuronal y/o reduciendo la vulnerabilidad de las células dopaminérgicas (Smith & Zigmond, 2003).

Efectos no Motores

En estudios se ha observado que el ejercicio para el Parkinson y las medicinas alternativas, provocan beneficios no motores en pacientes con Parkinson.

El Tai chi mejora el sueño; la danza mejora la cognición, la apatía y además tiene una ligera tendencia a mejorar la fatiga; y la acupuntura mejora la depresión y el sueño (Subramanian, 2017).

Efectos Motores

Los efectos motores del Parkinson mejoran con ejercicios de fuerza combinados con estiramientos (Shulman et al., 2013), con entrenamiento de fuerza solo (Carvalho et al., 2015), con entrenamiento aeróbico (Carvalho et al., 2015), entrenamiento en cinta de baja intensidad, y de intensidad moderada (Schenkman et al., 2012).

También se han visto mejoras en entrenamientos fitness adaptados para pacientes con Parkinson (MFC) (Corcos et al., 2013), aunque mejoraron más con ejercicio para el Parkinson de fuerza progresiva (Corcos et al., 2013)

En el estudio (Demonceau et al., 2017) observó mejora de la capacidad funcional en grupos donde entrenaban fuerza, aeróbico o que recibían fisioterapia.

Por otra parte, con entrenamiento de fuerza con estiramientos se observó mucha más mejora de la fuerza que en entrenamiento con cinta de correr (mejora test 1RM) (Shulman et al., 2013).

Si se quiere mejorar la velocidad de la marcha de la persona lo mejor es hacer el entrenamiento en cinta de baja intensidad, aunque también se ve mejora con entrenamiento de fuerza y el entrenamiento de alta intensidad (Shulman et al., 2013).

No obstante, el entrenamiento en cinta de alta intensidad no interesa hacerlo, ya que las mejoras son menores y además existe mayor riesgo de caída. También mejora la velocidad de la marcha junto con una disminución de caídas el entrenamiento de fuerza progresiva y mFC (Rafferty et al., 2017).

También se ha visto que el entrenamiento con cinta, tanto a baja como alta intensidad mejoran el pico de VO2 (Shulman et al., 2013). Estos cambios también se observan en el estudio (Demonceau et al., 2017) con el entrenamiento aeróbico.

No obstante, es una mejora que no provoca tantas ventajas en la vida diaria de los pacientes con Parkinson, ya que su VO2 no les supone tanta limitación como les supone la incapacidad o dificultad de caminar y la pérdida de fuerza.

Por lo tanto, para mejorar al máximo la calidad de vida de las personas con Parkinson priorizaremos el entrenamiento de fuerza (normal y/o progresivo) para mejorar la funcionalidad y la fuerza, disminuyendo las caídas. Y el entrenamiento aeróbico de baja intensidad para mejorar la marcha y la funcionalidad motora, ya que muchas veces son una limitación para los afectados. Este entrenamiento aeróbico de baja intensidad además mejoraría el pico de VO2, que a pesar de no ser una limitación en Parkinson es beneficioso. Y, además, si fuera posible, se podría combinar con algunas sesiones de fisioterapia.

Figura 3: Esquema propuesta de entrenamiento para Parkinson. Fuente propia
Figura 3: Esquema propuesta de Ejercicio para el Parkinson. Fuente propia

Ejercicio para el Parkinson: Entrenamiento de Fuerza (2-3 días/semana): Empezar con mFC (enfocado a entrenamiento de balance, respiración y fuerza) las primeras semanas. Y, a medida que se observa tolerancia y mejoras adaptativas ir añadiendo entrenamientos de fuerza según la tolerancia de cargas:

  • Ejercicio para el Parkinson donde impliquen grupos musculares grandes
  • Priorizar ejercicio para el Parkinson de tren inferior que es el que genera más limitaciones en las fases más avanzadas de la enfermedad (ejemplo: leg press, leg curl)
  • Combinar con ejercicio para el Parkinson del tren superior
  • Combinar ejercicio para el Parkinson excéntricos y concéntricos.
  • 2 sets de entre 8 y 12 repeticiones
  • Incrementar la carga según la tolerancia: con carga que permita realizar por ejemplo 13 repeticiones y realizar en la práctica 10 o 11 (haciendo 2-3 repeticiones menos del máximo que podríamos realizar)
  • Sin llegar al fallo
  • Descanso: 1,5’ entre sets.

Por otra parte, como complemento beneficioso, entrenar la marcha como ejercicio para el Parkinson un día o dos a la semana mínimo, en una cinta de correr durante 15 minutos al inicio, y cada 2 semanas se aumentan 5 minutos.

Hasta los 50 minutos al 40-50% de la reserva de frecuencia cardíaca. Sin embargo, si esto no genera adherencia, o no motiva, se podría sustituir o complementar por caminatas en otros lugares, siempre que sea a baja intensidad.

No obstante, es una propuesta de entrenamiento generalizada, pensando en la población de Parkinson. En una situación real, habría que evaluar las necesidades y limitaciones de cada paciente (o grupo), y a partir de ahí, ya se diseñaría un programa adaptado.

Porque hay pacientes que su limitación principal puede ser la fatiga, y entonces en este caso priorizaríamos el entrenamiento de marcha, ante la fuerza; y en otros pacientes la limitación principal puede ser la fuerza o el equilibrio o la cognición… todo depende de cada caso.

Beneficios del baile para pacientes con Parkinson

Existen estrategias de estimulación que permite mejorar la realización de movimientos de los pacientes de Párkinson. Por ejemplo: la utilización de señales visuales, señales propioceptivas y señales auditivas.

Dentro de las señales visuales, la disposición de tiras de colores (ancladas al techo) a distancia de un paso, y en la dirección de la marcha del paciente (2).

Y es dentro de la estimulación sonora donde entra la asociación positiva entre la danza y la enfermedad del Párkinson.

La danza se caracteriza por la sincronización del movimiento a ritmos musicales que integra los elementos físicos, cognitivos, emocional y social.

Las actividades del complejo sensoriomotor han mostrado activar el núcleo medial genicular, por lo que es un estímulo potencial para mejorar las funciones motoras y no motoras en pacientes de Párkinson (4).

Y por si fuera poco, la danza es un tipo de ejercicio para el Parkinson muy relacionada con el equilibrio y la marcha humana. La mayoría de los estilos de baile implementan la marcha como principal movimiento (paso), lo que hace que haya una trasferencia positiva muy estrecha con la habilidad de caminar.

Además, se producen constantes retos al equilibrio dinámico, pues el bailarín debe de adaptarse a un entorno cambiante a medida que se mueve.

Movimientos asociados a un ritmo externo: tips metodológicos

Las orientaciones metodológicas para elaborar sesiones de danza o bailes para los pacientes de Párkinson son (1):

  • Alternar ejercicio para el Parkinson de tren superior y de movimientos asociados a la marcha.
  • Las sesiones durarán entre 45 y 60 minutos.
  • Centrar el trabajo en los movimientos simultáneos y en los simples, teniendo menor protagonismo los movimientos secuenciales.
  • Ejecutar la mayoría de los movimientos de forma sincronizada con el ritmo externo.
  • Los movimientos de marcha se pueden asociar a movimientos repetitivos no rítmicos.
  • La progresión, que se hará a lo largo de varias sesiones, es de los siguientes movimientos:
    o Movimientos simples de 1 segmento.
    o Movimientos secuenciales con 1 segmento.
    o Movimientos simples simétricos con 2 segmentos.
    o Movimientos simples alternos con 2 segmentos.
    o Movimientos simples secuenciales con 2 segmentos.
    o Movimientos simples repetitivos no rítmicos con 2 segmentos.

Referencias bibliográficas

  1. ⁠Shulman, L. M., Katzel, L. I., Ivey, F. M., Sorkin, J. D., Favors, K., Anderson, K. E., …ejercicio para el Parkinson
  2. Macko, R. F. (2013). Randomized clinical trial of 3 types of physical exercise for patients with Parkinson disease. JAMA Neurology, 70(2), 183–190.    https://doi.org/10.1001/jamaneurol.2013.646. ejercicio para el Parkinson
  3. Carvalho, A., Barbirato, D., Araujo, N., Martins, J. V., Cavalcanti, J. L. S., Santos, T. M., Deslandes, A. C. (2015). Comparison of strength training, aerobic training, and additional physical therapy as supplementary treatments for Parkinson’s disease: pilot study. Clinical Interventions in Aging, 10, 183–191. https://doi.org/10.2147/CIA.S68779
  4. Corcos, D. M., Robichaud, J. A., David, F. J., Leurgans, S. E., Vaillancourt, D. E., Poon, C., … Comella, C. L. (2013). A two-year randomized controlled trial of progressive resistance exercise for Parkinson’s disease. Movement Disorders: Official Journal of the Movement Disorder Society, 28(9), 1230–1240. ejercicio para el Parkinson
  5. Demonceau, M., Maquet, D., Jidovtseff, B., Donneau, A. F., Bury, T., Croisier, J. L., … Garraux, G. (2017). Effects of twelve weeks of aerobic or strength training in addition to standard care in Parkinson’s disease: a controlled study. European Journal of Physical and Rehabilitation Medicine, 53(2), 184–200.  ejercicio para el Parkinson
  6. Rafferty, M. R., Prodoehl, J., Robichaud, J. A., David, F. J., Poon, C., Goelz, L. C., … Corcos, D. M. (2017).       Effects of 2 Years of Exercise on Gait Impairment in People With Parkinson Disease. Journal of Neurologic Physical Therapy, 41(1), 21–30. https://doi.org/10.1097/NPT.0000000000000163
  7. Schenkman, M., Hall, D. A., Barón, A. E., Schwartz, R. S., Mettler, P., & Kohrt, W. M. (2012). Effect of High-Intensity Treadmill Exercise on Motor Symptoms inPatients WithDeNovoParkinson Disease. Physical Therapy, 92(11), 1395–1410.  ejercicio para el Parkinson
  8. Earhart, G. M., & Falvo, M. J. (2013). Parkinson Disease and Exercise. In Comprehensive Physiology (Vol. 3, pp. 833–848). Hoboken, NJ, USA: John Wiley & Sons, Inc. https://doi.org/10.1002/cphy.c100047
  9. Smith, A. D., & Zigmond, M. J. (2003). Can the brain be protected through exercise? Lessons from an animal model of parkinsonism. Experimental Neurology, 184(1), 31–39. Retrieved from http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14637076
  10. Subramanian, I. (2017). Complementary and Alternative Medicine and Exercise in Nonmotor Symptoms of Parkinson’s Disease. In International Review of Neurobiology. ejercicio para el Parkinson
  11. Del Olmo, M (2001). Efectos de un programa de intervención basado en la imposición de ritmos sonoros en pacientes con la enfermedad del Párkinson. Tesis. Universidad de A Coruña. ejercicio para el Parkinson
  12. Del Olmo, M (2020). Curso de ejercicio físico en la enfermedad de Párkinson. Madrid
  13. López Campo, N; y Picabea Arburu, J. M. (2021). Efectos del baile en pacientes con Párkinson: revisión sistemática. MLS Sport Research. 1(1), 35-50. ejercicio para el Parkinson
  14. Rasheeqa Ismail, S; et al (2021). Evidence of disease severity, cognitive and physical outcomes of dance interventions for person with Parkinson´s Disease: a systematic review and meta-analysis. BMC Geriatrics. 21:503. ejercicio para el Parkinson.

 

Coautor del artículo | Juanma Campos

Autor: Laura Muñoz Bravol | Página del escritor

imagen del autor del artículo

BIO: Graduada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte

Directrices Editoriales | Redactora Mundo Entrenamiento SL | Linkedin

✅ El artículo ha sido verificado para garantizar la mayor rigurosidad posible (el artículo incluye enlaces a estudios científicos de revistas de impacto o bases de datos como Pubmed). Todo el contenido de nuestra revista online se ha revisado por profesionales altamente cualificados. Si consideras que nuestro contenido está desactualizado, puedes contactarnos en revision@mundoentrenamiento.com

1 comentario en «¿Es bueno el ejercicio para el Parkinson?»

  1. Me parece un artículo muy interesante era hora de que los profesionales o futuros proyectos fesionales se preocupen del ejercicio y entrenamientos de personas que padecen este tipo de patologías. Gracias

    Responder

Deja un comentario

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Mundo Entrenamiento SL
  • Finalidad: Gestión y moderación de comentarios.
  • Legitimación: Consentimiento expreso del usuario a través de la selección de la casilla check de envío del formulario. Consentimiento del interesado.
  • Destinatarios: Proveedor de hosting de la web en EU, Raiola Networks SL, cuyos niveles de protección son adecuados según Comisión de la UE.
  • Derechos: Podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, portabilidad y retirada de consentimiento de sus datos personales en la dirección de correo electrónico info@mundoentrenamiento.com
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad