Vibraciones mecánicas en la tercera edad

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos (1 Votos. Puntuación media: 5,00 de 5)
Cargando…
vibraciones mecánicas

En este artículo queremos abordar como las vibraciones mecánicas (VM) pueden llegar a convertirse en una herramienta de un enorme valor a la hora de prescribir entrenamiento de fuerza en personas de edad avanzada.

El hecho de que el entrenamiento de fuerza tiene múltiples beneficios sobre la salud y rendimiento en distintos colectivos de personas es algo que afortunadamente está siendo interiorizado por la sociedad en general.

Por el contrario, descensos en los niveles de fuerza y masa muscular tienen una estrecha relación con limitaciones funcionales y proceso de deterioro en condiciones de salud (1).

En los últimos años, diferentes estudios han mostrado las posibilidades terapéuticas y de mejora en el rendimiento deportivo mediante la influencia del entrenamiento con vibraciones mecánicas de manera controlada sobre la actividad muscular por vía refleja y también sobre el sistema óseo (2).

Cuando las vibraciones mecánicas (VM) se usan como modalidad de entrenamiento para obtener adaptaciones crónicas, los sujetos de edad avanzada parecen responder más favorablemente cuando se compara con sus homólogos más jóvenes posiblemente debido a un menor estado de condición física o a la reducción de la actividad de la motoneurona previo a la incorporación al entrenamiento con vibraciones mecánicas (VM) (3).

Por tanto, hemos de adaptar los parámetros de entrenamiento con vibraciones mecánicas (VM)en los grupos de mayor edad.

El descenso en los sistemas de control cognitivo y sensoriales combinado con la disminución de las masas muscular y ósea se traduce en un sistema de control menos efectivo entre la tercera edad (4, 5).

Dada la complejidad en muchos casos de implementar entrenamiento con cargas en personas de edad avanzada, el uso correcto de los parámetros con VM suponen una alternativa para comenzar un plan de entrenamiento o aumentar la intensidad, con un menor riesgo de lesión en nuestros/as entrenados/as de tercera edad.

¿Por qué aplicar vibraciones mecánicas en personas de edad avanzada?

Rehn y col. (6) concluyeron que existe una fuerte evidencia en que las vibraciones mecánicas (VM) a largo plazo pueden tener efectos positivos sobre el rendimiento entre sujetos no entrenados y de tercera edad. En su revisión, 9 de 14 estudios presentaron mejoras en la fuerza o la potencia y en 8 de los casos, los sujetos fueron o bien no entrenados o de tercera edad, mayoritariamente de género femenino.

Una de las razones principales razones de su posible inclusión en los programas de entrenamiento de fuerza para tercera edad, es la fácil postura que se ha de adoptar suponiendo un menor esfuerzo de coordinación por parte del sujeto.

Si nuestro objetivo por ejemplo, es mejorar la fuerza en el tren inferior, mientras enseñamos los patrones motores necesarios para un squat bien realizado, las VM nos pueden ayudar a conseguir los niveles de fuerza necesarios para mejorar y/o acelerar dicho proceso.

Otro motivo, es la posibilidad de invertir menos tiempo por sesión si en ciertas fases queremos aumentar la densidad de entrenamiento. La mayoría de los estudios usan series entre 30-60” asumiendo que tanto las musculaturas agonista, sinergista como antagonista están siendo activadas (7). Por ello, podemos dedicar más tiempo a mejorar otros aspectos necesarios en este rango de edad.

No sólo podemos obtener mejoras evidentes en las estructuras corporales sino también en aspectos tan cruciales en la tercera edad como el equilibrio. Cuando se han evaluado grupos, como por ejemplo, mujeres post menopáusicas que entrenaron con VM, éstas obtuvieron mejoras cercanas al 30% en los post test tras 8 meses de entrenamiento (8).

vibraciones mecánicas

 Mejoras en el sistema óseo

Ha sido sugerido que las VM pueden ser una intervención efectiva para incrementar o mantener la densidad mineral ósea. (DMO) (9).

En 2 metaanálisis llevados a cabo por Sitja-Robert et al. y Slatkovska et al. han demostrado que el entrenamiento con VM tiene efectos positivos sobre la articulación de la cadera y cuello del fémur (10, 11).

La frecuencia y la intensidad de entrenamiento con vibraciones mecánicas (VM) pueden afectar en los efectos sobre la DMO porque los estudios que han usado una alta frecuencia de entrenamiento (5 sesiones/semana), una frecuencia alta de vibración (30 Hz) y amplitud alta (5mm) han reportado cambios positivos en la masa ósea (12).

Un estudio reciente con duración de 8 meses cuya frecuencia de entrenamiento fue menos exigente (2 sesiones/semana) en personas octogenarias no obtuvo mejoras en la DMO en la región de la cadera (13). No obstante, dado que la frecuencia no era alta y que en personas octogenarias, quizás las VM solo nos pueden ayudar a mantener los niveles, la mejora de este indicador resulta más complicado.

Con mujeres en edades anteriores, (54-74 años), cuando la frecuencia llegó a 40 Hz, frecuencia 3-5 veces por semana, hubo mejoras positivas de osteogénesis en la región de la cadera (8).

Mejoras en el sistema muscular

Generalmente, amplitud baja y frecuencia alta se aceptan como métodos seguros y efectivos para mejorar la salud del sistema musculoesquelético (9).

Uno de los principales grupos musculares que han sido estudiados en los estudios de vibraciones mecánicas (VM) y que en nuestro tema de estudio resultan de vital importancia, son los extensores de rodilla. Frecuencias de 30 Hz han demostrado ser las más idóneas para obtener la mayor actividad muscular en el vasto lateral (14).

A pesar de que ha sido sugerido que el entrenamiento de fuerza con vibraciones mecánicas (VM) mejora la fuerza muscular, particularmente en sujetos no entrenados, la eficacia de las VM cuando se incorporan dentro de programas de fuerza para la mejora de la masa muscular, potencia y resistencia comparada con entrenamientos idénticos sin WBV, su eficacia es menos clara (15). Sin embargo, dos estudios han reportado que el ejercicio combinado con VM significativamente incrementó la sección transversal de los músculos del muslo en sujetos mayores de 60 años (16, 17).

Conclusiones

Como hemos visto en este artículo, ha sido demostrado que las vibraciones mecánicas (VM) son especialmente efectivas en las personas de edad avanzada (18, 19).

El entrenamiento con esta tecnología, ha mostrado tener una influencia positiva sobre la ganancia de masa muscular y rendimiento (20).  Dichos beneficios podemos utilizarlos en la prescripción de ejercicios que ayuden a fortalecer la musculatura y el control motor para mejorar los sistemas óseos y muscular, favoreciendo la prevención de caídas en la tercera edad.

La carga óptima de vibración se puede alcanzar con parámetros de 30 Hz, en torno a 4 mm de amplitud y con un ángulo de 60º en la flexión de rodilla (21).

Por ello, es importante adaptar los estímulos de entrenamiento con vibraciones mecánicas (VM) a las necesidades de la vida cotidiana en este grupo de edad.

Bibliografía

  1. Koster A., Ding, J., Stenholm, S. et al. (2011): Does the amount of fat mass predict age related loss of lean mass, muscle strength, and muscle quality in older adults. J Gerontol A Biol Sci Med Sci; 66 A, (8), 888-895.
  1. Baum, K.,Votteler,T. & Schiab, J. (2007). Efficiency of vibration exercise for glycemic control in type 2 diabetes patients. Int J Med Sci, 4(3), 159-163
  1. Rees SS, Murphy AJ, Watsford ML. (2008): Effects of whole-body vibration exercise on lower-extremity muscle strength and power in an older population: a randomized clinical trial. Phys Ther; 88(4): 462-70.
  1. Cheung WH, Mok HW, Qin L, et al. (2007): High-frequency wholebody vibration improves balancing ability in elderly women. Arch Phys Med Rehabil; 88(7): 852-7.
  1. Rehn B., J. Lidstrom, J. Skogland, and B. Lindstrom. (2007): Effects on leg muscular performance from whole-hody vihration exercise: a systematic review. Scand. ]. Med. Sci. Sports 17:2-11.
  1. Dolny, D.G.,G.F.C. Reyes. (2008): Whole body vibration exercise: training and benefits. Curr. Sports Med. Rep;7, (3) 152-157.

         7. Gusi, N., A. Raimundo, A. Leal. (2006): Low-frequency vibratory exercise reduces the risk of bone fracture more than walkiny: a randomized control trial. BMC Musculoskeletial Disord. 7:92-99.

  1. Gomez-Cabello A, Ara I, Gonzalez-Aguero A, Casajus JA, Vicente- Rodriguez G.(2012): Effects of training on bone mass in older adults: a systematic review. Sports Med;42 (1):301-325.
  1. Sitja-Rabert M, Rigau D, Fort Vanmeerghaeghe A, Romero-Rodriguez D, Bonastre Subirana M, Bonfill X.(2012): Efficacy of whole body vibration exercise in older people: a systematic review. DisabilRehabil;34:883-893.

        10. Slatkovska L, Alibhai SM, Beyene J, Cheung AM. (2010: Effect of whole- body vibration on BMD: a systematic review and   meta-analysis. Osteoporos Int ;21(12):1969-1980.

         11. Ruan XY, Jin FY, Liu YL, Peng ZL, Sun YG.(2008): Effects of vibration therapy on bone mineral density in postmenopausal women with osteoporosis. Chin Med J;121:1155-1158.

        12. Santin-Medeiros, Fernanda; Santos-Lozano, Alejandro;Rey-López, Juan Pablo; Garatachea, Nuria. (2015). Effects of eight months of whole body vibration training on hip bone mass in older women. Nutr Hosp; 31 (4): 1654-1659.

       13. Paradisis, G., & Zacharogiannis, E. (2007). Effects of whole-body vibration training on sprint running kinematics and explosive strength performance. J Sci Med Sport, 6: 44-49.

       14. Cardinale M, Lim J. (2003): Electromyography activity of the vastus lateralis muscle

during whole-body vibrations of different frequencies. J Strength Cond Res; 17(3): 621–624.

      15. Marin PJ, Rhea MR.(2010): Effects of vibration training on muscle power a meta-analysis. J Strength Cond Res;24: 871-878.

     16. Bogaerts A, Delecluse C, Claessens AL, Coudyzer W, Boonen S, Verschueren SM. (2007): Impact of whole- body vbration versus fitness training on muscle strength and muscle mass in older men a 1-year randomized controlled trial. J Gerontol A Biol Sci Med Sci; 62: 630-635.

      17. Machado A, García-López D, González-Gallego J, Garatachea N. (2010): Whole-body vibraton training increases muscle strength and mass in older women a randomized controlled trial. Scand J Med Sci Sports; 20: 200-207.

     18. Bogaerts, A., Delecluse, C., Claessens, A., Troosters, T., Boonen, S. and Verschueren, S. (2009) Effects of whole body vibration training on cardiorespiratory fitness and muscle strength in older individuals (a 1-year randomised controlled trial). Age Ageing; 38, 448-454.

    19. Rapp, W., Feil, P., Grau, S. and Heitkamp, H.C. (2009) Vibration training compared with resistance training in patients with coxarthrosis. German J Sport Med; 60, 174.

    20. Lamont, H.S., Cramer, J.T., Bemben, D.A., Shehab, R.L., Anderson, M. A. and Bemben, M.G. (2009) Effects of a 6-week periodized squat training program with or without whole-body vibration on jump height and power output following acute vibration exposure. .J Strength Cond Res; 23,2317- 2325.

   21. Dennis Perchthaler, Thomas Horstmann, and Stefan Grau. (2013): Variations in neuromuscular activity of thigh muscles during whole-body vibration in consideration of different biomechanical variables. J Sci Med Sport 12, 439-446.

Deja un comentario